Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword or section
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Ens Iniciado

Ens Iniciado

Ratings: (0)|Views: 5 |Likes:
Published by Viviana Camus

More info:

Published by: Viviana Camus on Oct 10, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/10/2013

pdf

text

original

 
MAX HEINDEL
ENSEÑANZASDE UN INICIADO
SEXTA EDICIÓN
THE ROSICRUCIAN FELLOWSHIPInternational Headquarters
P.O. Box 713Oceanside, CA. 92049-0713, USASpanish@rosicrucianfellowship.org http://www.rosicrucian.com/foreign/default.htm 
 
 
PREFACIO
 Este volumen de los escritos por Max Heindel, el místico occidental, es el que abarca yencarna los últimos mensajes que envió en cartas mensuales a sus estudiantes. Estaslecciones, reimpresas después de que aquella gran alma fue llamada a un trabajo mayor enlos mundos superiores el día 6 de enero de 1919, pueden hallarse en los libros siguientes,además del actual: "Masonería y Catolicismo", "El Velo del Destino", "La Interpretación Mística de Navidad", "Los Misterios de las Grandes Operas", "Recolecciones de un místico"  y "Cartas a los Estudiantes". Estos trabajos comprenden las últimas investigaciones de estevidente iluminado. Los mensajes provechosos y el estímulo espiritual que los lectores han recibido de las palabras inspiradas de los volúmenes anteriores, sabemos que han tenido unos efectostrascendentales. Asimismo, presumirnos que con el correr de los años los estudiantesavanzados e investigadores respecto de líneas de orden místico y oculto, comprenderán mas y más el verdadero valor de las obras de Max Heindel. Sus palabras llegan a lo más profundo del corazón de los lectores. Muchos de los que han leído su primer trabajo"Concepto Rosacruz del Cosmos", han quedado cautivados por él. Max Heindel, que fue el mensajero elegido y autorizado de la verdadera Fraternidad uOrden Rosacruz, vivió las enseñanzas que enseñaba. Solamente uno que haya sufrido físicamente, como él sufrió durante toda su vida, es capaz de hacer vibrar las fibras del corazón de la humanidad. Únicamente uno que como él haya sentido los dolores de unnacimiento espiritual que le admitió en los planos del alma, puede escribir con el poder decautivar a sus lectores. Como resultado de su nacimiento espiritual los escritos de Max Heindel que él legó a la humanidad pueden fructificar y dar fruto. Ojalá los lectores de estelibro puedan sentir los latidos del corazón de este gran espíritu amante de la humanidad,quien sacrificó su propia existencia física en su deseo de impartir al hombre las verdadesmaravillosas que él recogió por medio de su contacto con los Hermanos Mayores de laOrden Rosa-cruz.
AUGUSTA FOSS DE HEINDEL
 
CAPÍTULO ILOS DÍAS DE NOE Y DE CRISTO
Cuando Nicodemus vino a Cristo y le oyó hablar de, la necesidad del renacimiento, preguntó:"¿Cómo pueden ser estas cosas?" También nosotros, con nuestro afán de investigación,anhelamos muchas veces más luz sobre las distintas enseñanzas que se refieren a nuestro porvenir. Es una ayuda para nosotros cuando sentimos que estas enseñanzas se adaptan ahechos fisicos conocidos por nosotros. Entonces nos parece que tenemos un fundamento mássólido para nuestra creencia en cosas que aun no hemos comprobado.La tarea del autor de este libro ha sido la de investigar hechos espirituales y relacionarlos conlos físicos, de tal modo que satisfagan la razón y preparen de este modo el camino de la fe.De esta forma ha tenido el privilegio de iluminar para las almas aspirantes muchos misteriosde la vida.Recientemente se hizo otro descubrimiento, el cual, aunque parezca estar tan lejos decontacto con la venida de Cristo, como el Oriente dista del Occidente, proyecta mucha luzsobre este acontecimiento y ante todo sobre la manera de nuestro encuentro con el Señor "enun abrir y cerrar de ojos", como dice la Biblia. Nuestros estudiantes saben perfectamente queal autor no le agrada nada contar sus experiencias propias, pero alguna vez, tal en el caso presente, parece necesario hacerlo así, y pedimos al lector que nos perdone si empleamos el pronombre personal "yo" en el relato de este incidente.Una noche, hace algún tiempo, mientras me hallaba en camino hacia un país lejano dondetenía que cumplir una misión, oí de repente un grito. Aunque la voz humana puede ser oídasolamente en el aire, hay tonos superiores que se oyen en las regiones espirituales, adistancias que exceden a las atravesadas por la telegrafía sin hilos. Este grito, sin embargo,venia de cerca, y yo estuve en el lugar del suceso en un instante, pero no lo bastante prontocomo para prestar la ayuda necesaria. Hallé a un hombre resbalando por un terreno abrupto,sin vegetación, de unos doce pies de ancho, y como luego pude comprobar, casi liso, sin lamenor grieta donde se pudieran asir los dedos. Para haberle podido salvar hubiera tenidonecesidad de materializar los brazos y hombros, pero no había tiempo. En un momento huboresbalado por el borde del precipicio y cayó al fondo, probablemente hasta varios miles de pies de profundidad, aunque no estoy muy seguro, pues tengo poca facilidad para esta clasede apreciaciones.Empujado por un sentimiento natural de fraternidad humana, yo fui detrás de él, y en la bajada observé el fenómeno que es la base de este artículo, es decir, que cuando el cuerpohubo alcanzado una velocidad considerable, los éteres que componen el cuerpo vitalempezaron a esparcirse hacia fuera, y cuando el cuerpo chocó abajo contra la roca, quedandocomo una masa desfigurada, ya quedaba poquísimo éter en él si había algo.Pero gradualmente los éteres se reunieron entonces, tomando forma, y flotaban con losvehículos más finos por encima del cuerpo aplastado; pero el hombre estaba completamenteatontado e incapaz de darse cuenta del hecho de su modificado estado.En cuanto vi que toda ayuda era inútil por el momento, me marche; pero meditando sobre elasunto me pareció que algo fuera de lo común había sucedido y que me incumbía el deber deaveriguar si los éteres salían de este modo de todo cuerpo que cae, y en el caso afirmativo, por qué razones. En tiempos pasados esto hubiera sido difícil de investigar, pero hoy en díalos aviones ocasionan muchas victimas, especialmente en estos desgraciados tiempos de laguerra. Fue por consiguiente fácil de poner en claro el hecho de que, cuando un cuerpo quecae ha alcanzado cierta velocidad, los éteres superiores salen del cuerpo denso, y el hombreque cae se hace insensible. Cuando el cuerpo llega al suelo queda destrozado, pero el pobre

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->