Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword or section
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Bochenski J M - Introduccion Al Pensamiento Filosofico

Bochenski J M - Introduccion Al Pensamiento Filosofico

Ratings: (0)|Views: 10 |Likes:
Published by facusobrido

More info:

Published by: facusobrido on Oct 15, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/27/2014

pdf

text

original

 
INTRODUCCIÓN ALPENSAMIENTOFILOSÓFICO
 J. M. BOCHENSKI
 
2
INTRODUCCIÓN AL PENSAMIENTO FILOSÓFICO BOCHENSKY
PRÓLOGO
Estas diez conferencias fueronpronunciadas en la Radio de Baviera durantelos meses de mayo, junio y julio de
1958.
 Alpublicar el texto, sólo he introducidomodificaciones estilísticas aisladas. En lodemás, lo tiene el lector delante tal como fueradiado. Por ahí se explica tambn laparticularidad del presente opúsculo. Sucontenido es muy popular. No puedenaturalmente hablarse de un intento de ser completo ni en In enumeración de lastendencias ni en el modo de tratar losproblemas. El fin fue más bien, partiendo dealgunos problemas, explicar al oyente ayunode preparación filosófica lo que es la filosofíay la manera como ésta trata sus temas. Deahí que no tenga importancia aunquepersonalmente lo lamento no habementado siquiera el concepto existencialistadel hombre, el espíritu objetivo hegeliano yternas semejantes. Se imponía unaselección, y ya la estricta limitación a los 27minutos me obligó en muchos casos aun aborrar lo escrito. Estas meditacionespudieran absolutamente desarrollarse de dosmodos. Una seria la exposicn objetiva,
imparcial de las varias opiniones,
sin que elautor dejara traslucir la suya propia.La otra consiste en tomar desde elprincipio una posición determinada y, desdeella, discutir los problemas y sus soluciones.Yo he escogido adrede este segundométodo, y eso por la sencilla razón de que elprimero me parece imposible. En mi opinión,no existe ni puede existir en absoluto unaexposición objetiva de los problemasfilosóficos fundamentales. Ahora bien, caede su peso que el punto de vista aquídefendido es el del autor. Con ello, esta seriede meditaciones ha venido a ser cosatotalmente distinta de lo que en principiotenía que ser, a saber: la exposición muyesquemática, pero en muchos puntos muyclara, de una filosofía, de aquella filosofíaque yo tengo por verdadera. Con lapublicación, abrigo la esperanza de quealgunos de mis oyentes gustarán de tener eltexto de las conferencias y que, además,otros podrán hallar facilitado el acceso alpensamiento filosófico.
LA LEY
Hoy quisiera meditar con ustedes acercade la ley. Pero no me refiero a las leyes queson votadas por el parlamento y se aplicanluego en los tribunales, sino a las leyes en elsentido científico de la palabra; por ejemplo,las leyes sicas, químicas, biológicas y,sobre todo, las de las ciencias puras, comolas diversas ramas de la matemática. Ahorabien, todo el mundo sabe que existen esasleyes. También debiera ser cosa clara quetienen una importancia realmente enormepara toda la vida humana. La cienciaefectivamente, establece las leyes y por ellasha formado la técnica. Las leyes son lo claro,lo cierto, el apoyo último de toda acciónracional. Si no conociéramos las leyesmateticas, seamos sencillamenterbaros, seres indefensos, entregados alimperio caprichoso de las fuerzas naturales.No exagero al decir que conocemos pocascosas que tengan para nosotros tantaimportancia vital como las leyes. Tales sonentre otras y, acaso, sobre todas las leyesmatemáticas, las leyes puras. Pues bien hayhombres que se sirven tranquilamente de uninstrumento sin tener la menor idea de suestructura. Conozco locutores de radio queno saben siquiera si su micrófono es unmicrófono de cinta o un micrófono decondensador, y conductores de auto quesólo conocen en su coche el lugar dondeesel acelerador. Incluso parece que elmero de tales hombres que diamosautoticos, que lo manejan todo y nosaben nada, va constantemente en aumento.Es un hecho realmente triste que muy pocosde entre el número inmenso de radioyentesse interesen por esta verdadera maravilla dela técnica que es el receptor. Sin embargo,aun cuando fuera cierto que la mayor partede nosotros hubiéramos perdido todo interéspor los aparatos, yo me permito esperar queno suceda así con las leyes. Porque la ley noes lo un instrumento o aparato. La leyentra profundamente en
 
nuestra vida es el
 
J. M. BOCHENSKY INTRODUCCIÓN AL PENSAMIENTO FILOFICO
3
supuesto de nuestra civilización y, comohemos dicho, el elemento de claridad yracionabilidad en nuestra visión del mundo.Por eso creo yo que hemos tambn deplantearnos la cuestión de qué es una ley.Basta plantearla y reflexionar un momentosobre ella para damos cuenta de que la leyes algo muy notable y extro. Acaso loveamos mejor de la siguiente manera: Elmundo que nos rodea consta de muchas ymuy diversas cosas; pero todas estas cosas,que los fisofos llaman entes poseendeterminadas cualidades comunes. Po«cosa» o «ente» entiendo aquíabsolutamente todo lo que en el mundoexiste: hombres, animales, montes, piedras yasí sucesivamente. Las cualidades comunesde estas cosas son, entre otras, lassiguientes: Primeramente, todas las cosas sehallan en algún lugar ahora: por ejemplo, yome hallo en Friburgo, sentado ante mi mesade trabajo.En segundo lugar, las cosas esn osuceden en determinado tiempo: para mí,por ejemplo, ahora es martes, 12 de lamañana. En tercer lugar, no conocemoscosa alguna que no haya tenido origen oprincipio en un punto determinado del tiempoy, en cuanto sabemos, todas las cosas soncontingentes o perecederas. Viene un tiempoen que desaparecen. En cuarto lugar, todasestán sometidas a cambio: un día el hombreestá sano, otro día enfermo; el árbolpequeño se hace grande. En quinto lugar,cada cosa es única e individual. Yo soy yo yno otro. Este monte es precisamente estemonte y no otro. Todo lo que hay en elmundo es individual y único. Finalmente — yeste punto es muy importante —, todas lascosas que conocemos en el mundo son detal naturaleza, que podrían ser también deotro modo y dejar de existir. Cierto quemuchos hombres se tienen a sí mismos por necesarios, pero se engañan. Podrían muybien no ser, y, probablemente, sin gran dañopara el universo.Tales son, pues, las notas de todo ente eneste mundo: todo está en un espacio y en untiempo, todo tiene origen, pasa, cambia, esalgo individual y no es necesario. Así es elmundo o, por lo menos, así nos parece ser. Ahora bien, en este cómodo mundo deltiempo y del espacio, compuesto de cosascontingentes e individuales, aparece la ley.Pero la ley no tiene ninguna de lascualidades de las cosas que acabamos deenumerar, ni una sola.Porque, en primer lugar, no tiene sentidoalguno decir que una ley matemática está enun lugar. Si la ley es cierta, lo es igualmenteen todas partes. Cierto que me formo en lacabeza una idea de esa ley; pero es sólo unaidea, no se identifica con la idea, sino queestá fuera. Y este algo está por encima detodo espacio.En segundo lugar, está también sobre eltiempo. Es absurdo decir que una ley nacióayer o que ha dejado de existir.Indudablemente, fue conocida en unmomento determinado del tiempo, acaso enotro momento se caerá en la cuenta de quees falsa, de que no era tal ley; pero la ley, desuyo, es intemporal.En tercer lugar, la ley no está sometida acambio alguno, ni puede tampoco estarlo.Que dos y dos son cuatro es cosa quepermanece así eternamente, sin cambioposible — sería absurdo imaginar semejantecambio —. Finalmente — y esto sea acaso lomás notable —, la ley no es un individuo, noes particular, sino general. Se halla acá yallá, y más allá, hasta lo infinito. Hallamos,por ejemplo, que dos y dos son cuatro nosólo sobre la tierra, sino también en la luna, yen casos innumerables hemos halladosiempre exactamente la misma ley; subrayo:
exactamente la misma ley.
Con esto está relacionado lo másimportante: la ley es necesaria, es decir, nopuede ser de otro modo que como seenuncia. Aun cuando se trate de lasllamadas leyes de probabilidad, éstas dicenque algo sucede con esta o la otraposibilidad; pero lo necesario es que se déprecisamente con esta y no con otraprobabilidad. Se trata realmente de algo muypeculiar que no hallamos en ninguna partedel mundo fuera de las leyes. Porque, como

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->