Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Biozonas-de-la-región-Patagónica

Biozonas-de-la-región-Patagónica

Ratings: (0)|Views: 10 |Likes:
Published by Mártin Pizzi

More info:

Published by: Mártin Pizzi on Oct 15, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/15/2013

pdf

text

original

 
Consorcio DHV-Swedforest. Desertificación en la Patagonia.
 
BIOZONAS DE LA REGIÓN PATAGÓNICA
 Paruelo, J.M., E.G. Jobbagy y O.E. Sala. Departamento de Ecología e IFEVAFacultad de Agronomía (UBA) Av. San Martín 4453 (1417) Buenos Aires –  Argentina. E-mail: paruelo@ifeva.edu.ar 
Resumen
 En este artículo se presenta una clasificación de los ecosistemas patagónicosbasada en atributos funcionales derivados de las curvas estacionales del IndiceVerde Normalizado (IVN) calculado a partir de datos espectrales provistos por lossatélites de la serie NOAA/AVHRR. Los atributos usados fueron la integral anual, elrango relativo del IVN y la fecha en que ocurre el máximo valor de IVN. Estosatributos representan aspectos fundamentales de la dinámica estacional de lasganancias de carbono y permiten describir la variabilidad espacial de este aspectodel funcionamiento del ecosistema en zonas templadas.Se definieron 12 biozonas que representan el estado actual del funcionamiento delos ecosistemas patagónicos. Las unidades definidas mostraron asociación con lasprovincias fitogeográficas definidas para Patagonia. A diferencia de lasclasificaciones basadas en atributos estructurales la definición de biozonas es capazde capturar el estado actual de los ecosistemas. El mapeo de la biozonas en base aatributos derivados de datos satelitarios no requiere de supuestos acerca de larelación entre unidades de vegetación y factores del ambiente. Esto minimizaerrores asociados a la falta correlación entre la vegetación y factores ambientalesfácilmente observables.
Indice
Introducción........................................................................................................................................1Metodología........................................................................................................................................2Resultados y Discusión......................................................................................................................3Observaciones finales........................................................................................................................5Referencias.........................................................................................................................................6
Introducción
Tradicionalmente la descripción de la heterogeneidad regional o continental de losecosistemas se basó en características estructurales de la vegetación. El objetivo engeneral era describir y mapear la vegetación potencial (no disturbada por el hombreo sus actividades) del área. Las descripciones de la heterogeneidad de la Patagoniaa escala regional no fueron la excepción. Los atributos que más frecuentemente seusaron fueron la composición florística, la abundancia de tipos funcionales o lafisonomía de la vegetación. La correlación entre la estructura de la vegetación ycaracterísticas del ambiente fácilmente observables (unidades de paisaje,geoformas) fue el método más común para cartografiar de la vegetación
 
Paruelo et. al.
Consorcio DHV-Swedforest. Desertificación en la Patagonia.
 
2
extrapolación de observaciones puntuales basándose en algún tipo de correlacióncon factores. Estas relaciones entre la vegetación y el ambiente pocas veces fueronsometidas a una evaluación empírica rigurosa a escala regional.Gran parte de la Patagonia ha sido alterada por actividades antrópicas y existensólidas evidencias de que tanto desde el punto de vista estructural como funcionalde que estos disturbios alteraron estos ecosistemas (Leon and Aguiar, 1985,Borelli, 1988 , Paruelo, 1993 , Aguiar, 1996 , Bisigato, 1997 , Perelman, 1997 ). Unadescripción que pretenda entender como responden o respondieron los ecosistemasoriginales a los disturbios humanos debe ser capaz de caracterizar el estado actualde la vegetación. Basar dicha caracterización sólo en observaciones estructurales(composición específica, fisonomía, etc.) tiene algunos inconvenientes. Por un lado,es difícil extrapolar observaciones estructurales de la vegetación actual sobre labase de una descripción del ambiente físico (suelos, topografía, geomorfología, etc.)ya que el impacto de los disturbios y la respuesta de la vegetación a ellos varíaentre unidades del paisaje. Por otro lado, la estructura de la vegetación muestra unainercia a las perturbaciones (Pennington, 1986, Malanson, 1992, Milchunas, 1995 )que demoraría la percepción de la respuesta del ecosistema a un disturbio.El funcionamiento del ecosistema, la manera según la cual intercambia materia yenergía, tiene en general una constante de respuesta menor que la estructura. Estorepresenta una ventaja de los atributos funcionales sobre los estructurales en lacaracterización de los ecosistemas. Una ventaja adicional de los atributosfuncionales es que pueden estimarse a partir de datos provistos por sensoresremotos (Malingreau, 1986, Lloyd, 1990 , Loveland, 1991 , Soriano, 1992 , Paruelo,1993 ). El uso de sensores remotos resuelven a su vez el problema de lacaracterización espacial de la heterogeneidad y de su mapeo. En este artículousamos datos espectrales obtenidos de los satélites NOAA/AVHRR paracaracterizar biozonas (Soriano and Paruelo, 1992) para la Patagonia. El áreaconsiderada en este trabajo corresponde a la definición geográfico-política de laPatagonia. Incluye, pues, las provincias de Neuquén, Río Negro, Chubut, SantaCruz y Tierra del Fuego.El enfoque es similar al usado para la definición de biozonas en las zonastempladas de Sudamérica (Paruelo et al., in prep). Sin embargo el grado de detalleal cual se definen las unidades es mayor. La clasificación se realizó en base a losvalores promedio para un período de 10 años de tres atributos de la curvaestacional de Indice verde Normalizado (IVN): la integral anual, el rango relativo deIVN y el mes del máximo IVN.
Metodología
Se utilizaron imágenes del Indice Verde Normalizado (IVN) de la base de datosPathfinder AVHRR Land producida por la NASA (James and Kalluri, 1994). El IVNse calcula a partir de la reflectancia en el canal 1 (rojo, 580-680 nm) y el canal 2(infrarrojo cercano, 725-1100 nm) de los satélites AVHRR/NOAA (IVN = (Canal 2 -Canal 1) / (Canal 1 + Canal 2)). Se dispuso de 36 imágenes por año para el período
 
Informes Técnicos Recursos Naturales. 1.2. Biozonas.
 
Consorcio DHV-Swedforest. Desertificación en la Patagonia.
 
3
1982-1991. La resolución espacial de las imágenes es de 8 km, cada píxelrepresenta entonces un área de 64 km
2
. A partir de las curvas estacionales promedio para el período 1982-1991 secalcularon tres atributos funcionales del ecosistema: la integral anual, el rangorelativo del IVN y la fecha en que ocurre el máximo valor de IVN (figura 1) (Parueloet al., in prep). Estos atributos representan aspectos fundamentales de la dinámicaestacional de las ganancias de carbono (Tucker et al., 1985a, Loveland, 1991,Paruelo, 1991, Paruelo, 1995). La integral anual del IVN (IVN-I) corresponde elpromedio de 10 años del área bajo la curva del IVN (figura 1). El IVN-I es un buenestimador de la fracción de la radiación fotosintéticamente activa absorbida por elcanopeo (Sellers et al., 1992) y, por lo tanto, de la productividad primaria (Tucker etal., 1985b, Prince, 1991, Paruelo, 1997). El rango relativo del IVN (RREL)corresponde a la media de la diferencia entre el máximo y el mínimo valor de IVNdividida por IVN-I (figura 1). La fecha del máximo IVN (MMAX) corresponde al mesde máxima frecuencia (moda) del pico de IVN para los diez años analizados (figura1). RREL y MMAX capturan aspectos esenciales de la estacionalidad de lasganancias de carbono (Paruelo and Lauenroth, 1998). Los tres atributos calculadostienen una correlación muy baja (menor a 0.01) por lo que pueden ser consideradoscomo ortogonales.Para caracterizar la heterogeneidad de la región Patagonia a partir de los datossatelitales se realizó una clasificación de los pixels de las imágenes sobre la basede los tres atributos de la curva del IVN. Se utilizó el método ISODATA para generar firmas espectrales (Tou and Gonzalez, 1974) y se realizó una clasificación usando elmétodo de máxima probabilidad como regla de decisión (Hord, 1982). A lasbiozonas definidas se les asignaron dos denominaciones. La primera es un código yse basa en los niveles de los tres atributos funcionales usados en su definición. Laprimera letra (mayúscula) corresponde a el rango de IVN-I, A corresponde a valoressuperiores a 0.45 y k a valores menores a 0. La segunda letra (minúscula)corresponde a el rango relativo de IVN, a corresponde a rangos mayores a 0.45 e i arangos menores a 0.1. En ambos casos los intervalos de las clases son de 0.05unidades de IVN. El tercer elemento del código es un número que corresponde almes del máximo. Además de este código basado sólo en atributos funcionales se leasignó a cada clase un nombre de fantasía basado en el tipo fisonómico másabundante en la biozonas. El IVN-I fue convertido en productividad primaria netaaérea (PPNA) usando las ecuaciones presentadas por (Paruelo et al., 1998) (paracorreccion de IVN-I) y Paruelo et al. 1997 (para cálculo de PPNA).
Resultados y Discusión
Los análisis realizados permitieron identificar 12 biozonas en la región patagónica(figuras 2 y 3, tabla 1). Una de ellas (Valles agrícolas regados, Gd12) corresponde aambientes altamente modificados por el hombre tales como los valles frutihortícolasdel Río Negro, Río Colorado, Río Chubut y Sarmiento. La biozona más abundanteen la región es la Jg11 o estepas arbustivas de la Provincia fitogeográficapatagónica. Esta unidad presenta valores de IVN-I y RREL bajos y un pico deproducción en noviembre (figura 3). Ocupa un 15% de la región y en generalcorresponde a la transición entre los semidesiertos y las estepas arbustivo-

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->