Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Famila - Eva Giberti - Claudio Tobal.doc

Famila - Eva Giberti - Claudio Tobal.doc

Ratings: (0)|Views: 49|Likes:
Published by Nes Reynoso

More info:

Published by: Nes Reynoso on Oct 17, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/17/2013

pdf

text

original

 
Familia (Eva Giberti)Claudio Tobal
FAMILIA
La idea de familia como unidad o totalidad inamovible intercepta las alternativas que podrían elegir quienes las construyen, limitándolos en sus posibilidades como sujetoscapaces de transformaciones personales y sociales.
Modelos que se desvían de la norma
La trascendencia que históricamente se adjudial
linaje
basado en laconsanguineidad como garante de legitimidad y calidad para quienes descendieron deantepasados en línea directa, se mantuvo durante siglos y persiste en algunos grupossociales. No obstante ha disminuido su estrictez dando cabida a modelos que se instalanen los bordes de lo que se entiende por linaje. Quienes viven de acuerdo con ellosreclaman su reconocimiento como familias aunque trasgredan las pautas concebidascomo recomendables por el paradigma que reguló, durante los últimos dos siglos, elfuncionamiento de la familia en Occidente.Algunos ejemplos:1-Hombres y mujeres
divorciados
que legalizan un
nuevo matrimonio
e incluyenen él a los hijos del matrimonio anterior de uno de los miembros de la pareja, loscuales vivirán con el hijo nacido del nuevo casamiento, y resultarán “
mediohermanos
” según la expresión popular. Situación que genera dudas en losabuelos porque ignoran sí deberían proceder como abuelos de aquellos niñosque, sin llevar el apellido ni la “sangre” de uno de los cónyuges, resultanhermanados con quien es su “verdadero” nieto. El nuevo hijo se legitimasocialmente porque, a diferencia de sus “medio hermanos” convive con sus padres, consagrando la existencia del pacto tradicional: matrimonio que vive consus propios hijos, distinguiéndose de sus “medio hermanos” que viven con unosolo de sus padres, que se volvió a casar. Estos “medio hermanos” también pueden vivir con el miembro de la pareja que no ha reincidido en unmatrimonio, no obstante lo cual entablan un vínculo fraterno con el hijo del otromiembro de la pareja concebido en un nuevo casamiento.2-Parejas formadas po
homosexuales que adoptan niños
. Se trata de un procedimiento no legalizado, no obstante de frecuente aparición en la realidad.3-Matrimonios que deciden procrear a partir de una
inseminación heteróloga
,recurriendo al semen de un donante desconocido, de este modo incorporan en lafamilia las
marcaciones genéticas
de un hombre ajeno al vínculo matrimonial.Su inversa, la maternidad gestante a cargo de una mujer que
alquila
” su
útero
 para transportar durante nueves meses el embrión concebido por una pareja: estamujer no aportará como en la situación anterior sus cromosomas, pero sí la
historia de nueve meses uterinos
. De acuerdo con la experiencia, podránegarse a entregar el bebé recién nacido no obstante los compromisos que hayafirmado inicialmente, como sucedió en algunas oportunidades.4-Hombres y mujeres que no forman parte de una pareja estable y que en sucondición de “
solos
deciden adoptar
.1
 
Familia (Eva Giberti)5-
Familiares de desaparecidos
durante la dictadura militar que
rescatan a loshijos de esas víctimas
, originalmente apropiadas por las fuerzas de seguridad ya veces incorporadas en las familias de quienes cometieron el delito. En estascircunstancias se trata de una
falsa adopción
, ya que las criaturas no fueronabandonadas por sus padres, sino secuestradas conjuntamente con ellos onacidos durante el cautiverio de sus madres. Dicho modelo se amplía cuando setrata de familias que adoptaron a los hijos de desaparecidos desconociendo suorigen y al ser encontrados por sus legítimos familiares mantienen un vínculoafectuoso con quienes fueron sus adoptantes.6-
Matrimonios
cuyos miembros viven en zonas o barrios distantes y sólo seencuentran los
fines de semana
. El procedimiento es el resultado de la escasezde recursos económicos que impide que uno de sus miembros invierta dinero enviáticos rumbo a su trabajo, alejado del lugar de vivienda de la mujer.Estas prácticas, que sólo enuncian un aspecto parcial del tema, cuestionan la eficaciadel paradigma tradicional respecto de la familia. Son personas que comparten unimaginario social impregnado por principios convencionales acerca de la organizaciónfamiliar, diferente de la empírica que ellos formaron. Principios que durante añossostuvieron un orden que parecía garantizar la bondad de la institución familiar en tantose la consideraba un pilar de la sociedad. Las propias vivencias de la infancia de quienesconstruyeron las nuevas familias empíricas probablemente se hayan aposentado en pautas tradicionales; lo cual podría suscitar inconscientemente, cierto rechazo hacia susactuales posicionamientos. Deben asumir una contradicción inconsciente que opone suelección actual a su historia de vida previa.Estas familias deben crear sus propias leyes en lo que hace al funcionamiento de susvínculos y a sus vivencias actuales, es decir, una legalidad intrafamiliar que legisleacerca de lo que conviene o no para sus miembros entre sí y en relación a la comunidad.Los conflictos encontrados con mayor frecuencia son los que se dan a partir de laaparición de la descendencia. Son interrogantes vinculados con el sufrimiento que puedesurgir y que demanda la lectura de las distintas transacciones que los adultos suelen proponerse como defensa psíquica ante el posible rechazo no consciente producido por los hijos, tanto por su origen como por los conflictos sociales que resultan de su presencia. Podemos interrogarnos acerca de las vicisitudes vinculares inconscientes por las que quizás atraviesen algunas de estas familias que asumen el desafío de las normasconvencionales.
Los medios de comunicación: la otra familia
A través de su encendido permanente en numerosos hogares, la radio y latelevisión producen un peculiar efecto de familiaridad resultante del contacto condeterminadas voces e imágenes.Los medios suelen actuar como educadores informales especialmente para losniños y mujeres insertos en el orden de la vida doméstica. Las recomendaciones queescuchan los niños respecto del consumo de algunos productos o la exhibición deespectáculos teñidos por violencias extremas forman parte de una realidad cotidiana quese incorpora desde la propia casa.Cabe considerar que las informaciones que llegan desde los medios sobrepasan,a veces, los conocimientos de los padres quienes, en determinadas oportunidades,quedan jaqueados por su no saber ante las preguntas de los hijos. Un ejemplo de ello eslo sucedido con los interrogantes acerca del sida, la homosexualidad y otras prácticas2
 
Familia (Eva Giberti)sexuales a cargo de niños en edad preescolar. De donde, la inquebrantable autoridad parental sobrelleva una serie de fisuras resultantes de las sucesivas ignorancias que lainquisicn filial deja al descubierto, desactivando la creencia acerca de laomnipotencia adulta, que todo dea saberlo, como lo creyeron los niños degeneraciones anteriores.Este fenómeno ilustra uno de los niveles de decepción que asumen los hijosactuales; otro nivel es el que corresponde a la frustración que resulta de no poder adquirir aquellos productos que los medios sugieren (o imponen) como necesarios. Estadecepción de los hijos se combina, a menudo, con la ira y la humillación por parte delos padres que se ven a sí mismos incapaces de satisfacer demandas que consideran justas (ellos mismos atrapados por las publicidades).El aporte de los medios a la crianza y educación de los hijos, contratando profesionales especializados. De este modo fueron sustituidos los consejos de abuelos,sacerdotes o de los médicos de familia.
Los parafamiliares mediáticos
Otro nivel de análisis remite al reconocimiento de la voz o imagen de un/a periodista a quien se mira o escucha periódicamente. Su inclusión como personacercana, casi “como de la familia” menciondola por su nombre como si se laconociera íntimamente. Se trata de una instancia nueva que aporta vivencia defamiliaridad, aun de parentesco, debido a la elegida y sistemática presencia de ese profesional en el hogar. Y que adquiere particular relevancia cuando se trata de aquelloscon los que se inicia la jornada: los periodistas que transmiten desde las seis de lamañana o bien aquellos con los que se finaliza el día.El profesional supone y descuenta la existencia del público pero carece de datosacerca de su persona: no le resulta posible generar un vínculo de acuerdo con lascaracterísticas de familiaridad que en este caso se supone por parte del receptor. El público no ignora la ficción que implica investir de modo familiar a estos profesionales,lo cual no le impide la creación de un vínculo de intimidad diferenciable de la amistad,ya que no es habitual la compañía de un amigo durante los trescientos sesenta y cincodías del año a la misma hora, dispuesto a hablar o silenciarse según se lo indique el dialy la sintonía. Estamos frente a otro, un parafamiliar, que, a diferencia de losconsanguíneos, los parafamiliares se eligen.Podríamos conjeturar la existencia de un vínculo de intimidad acoplado a lafamilia que no exige la presencia corporal de uno de los miembros y que se diseñatrazando vínculos imaginarios a cargo del oyente / televidente. Diseño que se investiría proyectando en el profesional la capacidad de contener, adjudicándole la calidad deresorte contra la vivencia de soledad que puede sentir un miembro de la familia, o biende desamparo, ambas imaginariamente diluidas por la voz y/o la imagen del parafamiliar mediático. Las características de ese diálogo imaginario dependerá de lahistoria personal de quien, desde su casa, no se siente público sino interlocutor del profesional que actúa en el medio. Posición signada por el poder que le otorga ladecisión de encender o apagar el aparato.La costumbre de
almorzar o comer en familia
, compartiendo el encuentro conlos protagonistas de los medios, genera una índole de
autohipnosis
que previamente
reclama concentracn y aislamiento de los otros miembros de la familia
físicamente cercanos, sentados a la misma mesa, pero
todos capturados por la imagendel televisor
.Podemos suponer cierto grado de
autismo momentáneo
que podría asemejarseal autismo de masa pero en minidimensión doméstica. Lo que permite interrogarnosacerca de esa forma del “estar en familia”.3

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->