Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
59Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
LOS RESENTIMIENTOS

LOS RESENTIMIENTOS

Ratings:

5.0

(8)
|Views: 11,527 |Likes:
Published by Yosokichi
El peor enemigo de los enfermos emocionales
El peor enemigo de los enfermos emocionales

More info:

Published by: Yosokichi on Jan 27, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/01/2013

pdf

text

original

 
LOS RESENTIMIENTOS
Al analizar los diferentes principios deAA llegamos a uno que se prestadosiempre a mayor discusión, y que estáen el fondo de todas las dificultades.Este principio es:
EL ENEMIGO MERO UNO DELALCOHÓLICO SON LOSRESENTIMIENTOS
En el alcolico, las frustracionesengendran resentimientos, losresentimientos engendranautocompasn, la autocompasnengendra el beber, el beber engendrafrustraciones, las frustracionesengendran resentimientos, losresentimientos engendranautocompasn, etc., etc., en uncírculo sin fin hasta enfrentarnos contres caminos: el de la SOBRIEDAD, elde la LOCURA, o el de la MUERTE. Fueentonces cuando escogimos el de laSOBRIEDAD en AA., y fue aquí dondeaprendimos el principio de que: “Si elalcohólico repetía cualquier parte delcírculo, el círculo se repetiría ahorapor mismosin importar cuántotiempo se haya pasado sin beber. Sise tolera el resentimiento, volveránuevamente el viejo patrón: elpensamiento alcolico y de ahí abeber. Ignoramos por qué sucedeesto, pero sabemos por nuestra largaexperiencia que así es.(Para el alcohólico, el resentimiento yla autocompasn son hermanosgemelos pues la autocompasión no esotra cosa que el resentimientovolteado al revés. La autocompasiónes el tipo cobarde del resentimiento;cuando el alcolico se encuentrafrustrado, se resiente, se encona y sellena de autocompasión. De talmanera que de aqen adelanteusaremos sólo el término deresentimiento, incluyendo en él laautocompasión.)Es un hecho que en el fondo de lamayoría de los problemas de la vida –incluyendo la espiritual- eselresentimiento, pues casi el 100% dedichos problemas germinan de algúnresentimiento, que es para elalcohólico, sin excepción, el preludio ala botella. Es tan importante estaverdad que, quien controle elresentimiento(y en este términoincluimos cualquiera de sus miles degrados, desde el caerle a uno alguienmal, hasta el maléfico odio) controlarásu vida presente y futura.Ahora bien, si todo lo anterior escierto, nos interesan entonces lasrespuestas a trespreguntas pertinentes: ¿Qué seentiende por resentimiento? ¿Dedonde provienen? ¿Qse puedehacer para eliminarlos?. 
Empecemos con el análisis deltérmino mismo:
Resentimiento se deriva del latín re ysentire. “Sentire” quiere decir sentir, yel re” nuevamente, o sea que elresentimiento nace de volver a sentiruna lesión al orgullo, al amor propio,al ego. Cuando alguien nos hiere elamor propio, tal vez sintamos enojo,irritación o molestia, pero n noestamos resentidos. Esta lesión seríaleve de no ser porque en elresentimiento volvemos a sentirla; lanutrimos, la removemos, lacultivamos. Estamos lastimados einfectamos la herida porque volvemosa rascarla, a escarbarla y una vezinfectada, sólo un antibiótico positivopodrá curar y eliminar esta herida. Yel único antibiótico en el área del odiohacia el que todo resentimiento sedirige, es la práctica de la virtudopuesta: el AMORDe este pequeño análisis podemosderivar 3 importantes concusiones:
PRIMERA CONCLUSIÓN:Los resentimientos se derivan delorgullo herido. Tendremossiempre esta tendencia, ya que elorgullo lo llevaremos hasta lamuerte; pero es posible aminorary eliminar gran parte de él, pormedio de su antónimo (sucontrario): la HUMILDAD.
Algunas personas piensan que esposible eliminar totalmente laspasiones, como la vanidad, la lujuria,la ira, etc.; pero esto no puedelograrse. Los seres humanos estamosdotados de siete pasiones básicas,
1
 
siete impulsos a la acción, sietetendencias fundamentales humanas.Es la ley de la carne peleando contrala ley del espíritu, mencionada porSan Pablo. Dichas tendencias no sólono pueden ser eliminadas, sino queson necesarias para la vida, para laacción. Son buenas por mismaspero tienden a salirse de su caucenormal y nos conviene controlarlas.Cerrar los ojos a las pasiones es lo quela psiquiata llama represn y esresponsable de muchas neurosis.Veamos uno o dos ejemplos. Todos tenemos la pasión de la lujuria,el sexo. El negar que tenemos seimpulso o deseo, es “represión”, no essano, y nos lleva a uncomportamiento neutico. Esto noquiere decir que se deba dar riendasuelta al sexo. El dar rienda suelta a lalujuria no cura la neurosis. Es mejoraceptar, en forma consciente, que eseimpulso sexual existe, y luego, ya sea:a) Utilizarlo de acuerdo a las leyes delo que consideramos moral, haciendouso razonable del sexo; o b) Abstenernos voluntariamente deactividades sexuales.O sea que la lujuria puede controlarsede una de esas dos maneras y las dosson prácticas sanas, ya que laabstinencia no es represión.Otro ejemplo: Todos tendemos a enojarnos, aunquehay quien dice que jamás se irrita o seenoja, y también se dice que existenpersonas tan sonsas en este mundo,que no cometen pecado. Pero,amigos, los alcohólicos nopertenecemos a esa clase, y el enojopuede ser una buena tendencia: es lachispa que nos da el impulso, elempuje, la iniciativa, cosas necesariaspara una vida normal. Pero cuandodamos rienda suelta al enojo comopuerta abierta a la frustracn o alresentimiento, entonces este enojo yano es racional y también lleva a laneurosis, y en el alcolico¡a labotella!.Es cil entender entonces, que latarea no consiste en eliminar esastendencias. No es posible. Estarán connosotros hasta la muerte. Peropodemos gradualmente controlarlas yencauzarlas practicando la virtudopuesta. Y precisamente, la prácticade la virtud opuesta es la que nosdará, poco a poco, control sobre lastendencias: es posible aminorar lasheridas del ego, origen de todos losresentimientos, practicando lahumildad. Una actitud de humildadhace que sean mucho menos severoslos efectos de conflictos con el ego.Un corolario práctico a la verdadanterior es entonces, que a medida dela práctica de la humildad nos ayude adisminuir el ego, se da menos cabidaa los resentimientos, y estemecanismo será más efectivo cuantomás profunda sea la humildad quelogremos adquirir.
SEGUNDA CONCLUSIÓN:Los resentimientos se ahondarány crecerán, si volvemos a sentirlas heridas, a pensar y pensar enellas. Y por el contrario, no sequedarán ni crecerán sisistemáticamente rehusamos apensar en esas heridas, y lasdejamos ir con una actitud deindiferencia, negándonos a volvera sentir la irritación.
La mayoa de las irritaciones seevaporarían rápidamente si en todaslas ocasiones que algo nos molestara,inmediatamente elimináramos denuestro pensamiento el incidente.Pero ¿cuántas veces es lo contrario?.En lugar de olvidarlo, nos loguardamos, pensamos en él,volvemos a sentirlo una y otra vez, yen sólo 24 horas, lo que era heridaleve, se vuelve un hondo, profundo yfenomenal resentimiento. “¿Qué es loque dijo?ah, sí, lo que quisodecir…” “¡el tal por cual!” “me la va apagar” “me voy a desquitar” y…Los resentimientos engendran…¿recuerda?.¿Qué hacer? ¡Olvídelo!... El dijo tal ycual cosa, y ¿qué?. Rehúse a volver asentir. Y, ¿sabe algo?. Si alguien nosdice que somos tal o cual, ¿lo somos ono lo somos?. Y si lo somos, ¿q
2
 
vamos a hacerle?. Y si no lo somos,¿por qué vamos a enojarnos por ello?.
TERCERA CONCLUSIÓN:Para eliminar los resentimientosya adquiridos, no es suficientesólo con el deseo de quitarlos. Esabsolutamente imperativatambién la práctica sistemáticade acciones de amor.
Para la eliminación de losresentimientos, hemos encontradoque la mejor táctica es hacer el bien aaquellos que son la causaprecisamente de nuestrosresentimientos. De otra forma, sinesos actos positivos de amor,continuaremos odiando, sin importarqué tanto queramos no sentir u odiar. Y aquí también, entre más consistentesea el bito de amar en nuestrodiario vivir, menores oportunidades deresentimiento habrá y s cil yrápidamente desaparecerán cuandosurja un problema.
TÁCTICAS ANTI-RESENTIMIENTOS
En AA encontramos, especialmente enel comienzo de nuestra sobriedad,que como alcolicos, no estamosacondicionados a la práctica del amoro de la humildad. Hemos vivido tantotiempo con nuestro patrón de labebida, que hemos recogido hábitospatológicos de orgullo, odio yresentimiento, pero algunos hemosencontrado gran ayuda en esto decontrolar los resentimientos haciendouso de ciertas tácticas, martillandociertas ideas, que si penetran ennuestro subconsciente, servirán comoarmadura contra las flechas delinfortunio.
LA PRIMERA TÁCTICA ES:“Espere la crítica. No importaquién ni qué tan bueno sea usted,no importa qué tan competente eimportante, ni lo bueno que seansus motivos: si hace algo en lavida, siempre habrá quiencritique”
Si nos enfrentamos diariamente a lavida sabiendo que en cualquiermomento hará su aparición lainevitable crítica, entonces, cuandollegue, no nos tomará desprevenidos,no nos lastimará, no nos sorprenderá,porque ya sabíamos que vendría y,además llegaremos hasta buscarlascomo a las tiras cómicas de losdomingos, ya que en vez demolestarnos, las críticas nosdivertirán.
LA SEGUNDA TÁCTICA es tenersiempre presente que:“Existe en toda clase de gruposde seres humanos, cuando menosuno que está en contra de todo yde todos. Dios lo puso allí con elfin de dar a los demás laoportunidad de practicar latolerancia, paciencia,comprensión, amor, etc.”
Con este conocimiento, será un reto eltolerar y pasar inadvertidas todas lasdiatribas (críticas) del individuo en elGrupo que siempre está en contra detodo y no deja que el trabajo de nadiese haga sin molestias, y quien porgeneral, no quiere a nadie, ni a élmismo. Gente así merece sercompadecidos, no culpados. Ellos sonpsicopáticos, sufren mucho perollenan un hueco en la vida, la cualnecesita de todas las partes paracompletar su maquinaria.Gente así nos recuerda a un individuoque murió y en su tumba decía elepitafio: “Pobre Julio, ni Dios le va acaer bien”.
LA TERCERA TÁCTICA a usar paraproteger ese ego “tierno” es:“Hay que dejar que sea otro elque se enoje”
Estamos en AA esencialmente parapermanecer sobrios y en segundormino para lograr conservar lafelicidad. Tanto la sobriedad como lafelicidad dependen la una de la otra.No podemos ser felices a menos quepermanezcamos sobrios, no nosconservaremos sobrios a menos queseamos felices.Por lo tanto, cuando las acciones dealguien nos irriten, no nos convieneenvolvernos en ese asunto; que seanellos los que se inquieten, los quehablen, los que griten. Sencillamente
3

Activity (59)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Orlyn Gonzalez liked this
Elsy Maldonado liked this
joseyale liked this
Alejandro Ventura added this note
gracias muy bueno esto para una mente como la mia eh tratado de practicarlo se que es dificil pero no imposible seguire tratando gracias otra ves por darse la oportunidad de publicarlo como lo capto un poquito mas lo tengo el libro pero lo leo y luego me da sueno
Johanna Pappe liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->