Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Resumen - R. H. Hilton (1988) "Introducción"

Resumen - R. H. Hilton (1988) "Introducción"

Ratings: (0)|Views: 48|Likes:
Published by ReySalmon
Historia de la Edad Media - Transición de feudalismo al capitalismo - Debate Brenner
Historia de la Edad Media - Transición de feudalismo al capitalismo - Debate Brenner

More info:

Categories:Types, School Work
Published by: ReySalmon on Oct 23, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/14/2014

pdf

text

original

 
1
R. H. Hilton
INTRODUCCIÓN
El artículo de
Robert Brenner
inició un debate de gran interés para todos aquellos interesados en las transiciones entre formacionessociales sucesivas. En cierto sentido se le puede considerar como continuación de otro bien conocido debate sobre la transición delfeudalismo al capitalismo, suscitado por la crítica del economista norteamericano
Paul Sweezy
a la obra de
Maurice Dobb
,
 Estudios sobre el desarrollo del capitalismo
. Algunas de las primeras respuestas procedían de historiadores a quienes Brenner calificaba de
“neo
-malthusian
os”, dado que Brenner criticaba una forma de determinismo demográfico en la interpretación del desarrollo de las
economías agrarias de la Europa pre-industrial. Sin embargo, el problema clave reside en la rivalidad entre teorías explicativas deldesarrollo histórico. Otra importante crítica teórica provine de un crítico tan feroz del neomaltusianismo como el mismo Brenner:
Guy Bois
, quien en su obra
Crisis del feudalismo
dedicaba especial atención al movimiento de la población entre los siglos XIII yXVI. Otras reacciones procedieron de historiadores interesados en el fundamento factual de la argumentación que en las cuestionesteóricas.
Patricia Croot
y
Davis Parker
pusieron en duda la comprensión de Brenner de las estructuras agrarias y del desarrollo deFrancia e Inglaterra a principios de la Edad Moderna.
Heide Wunder
expresaba su desacuerdo por lo que se refería al mismo temarelacionado con Alemania oriental y occidental. Los restantes participantes en el debate estaban en realidad más al margen de la polémica.Brenner tiene en parte razón cuando se refiere el neomaltusianismo como la ortodoxia predominante en los estudios históricos sobre eldesarrollo económico preindustrial, aunque esta ortodoxia está muy ligada con el desarrollo de la demografía histórica a partir de ladécada de 1950 como una contribución indispensable al análisis histórico. Cierto es que
M. M. Postan
, a quien puede considerarsecomo el abanderado de esta ortodoxia, apenas menciona a Malthus, aunque da prioridad a la expansión y al declive de la poblacióncomo elementos explicatorios de los acontecimientos del período por él estudiado.
Emmanuel Le Roy Ladurie
ya desde suscomienzos siguió firmemente el modelo malthusiano, según el cual la expansión de la población iba más allá de los medios desubsistencia disponibles en el momento, por lo que ocurría una regresión inevitable fruto del hambre, la peste y la guerra queobligaban a la población a ret
omar una “adecuada” relación con los recursos existentes.Lo que diferencia de forma más clara a Postan y los de su escuela, de Brenner, es el rechazo de las “relaciones de clase” com
o tema básico de la historia económica. Para Brenner el tema de la explotación y de la lucha de clases es fundamental para entender aspectosclaves de la economía medieval. Los campesinos medievales no podían actuar libremente tomando o dejando la tierra según susconveniencias. Una proporción elevada de estas comunidades campesinas estaba sujeta a lazos serviles legalmente establecidos; otras,aunque legalmente libres, estaban sometidas al poder del señor. Para los historiadores marxistas, el poder del señor era el elementoesencial para determinar el nivel de la renta, fuera cual fuera la influencia de la proporción tierra/trabajo o del nivel tecnológico de la
 producción agrícola. La relación entre el señor y el campesino era más “política” que “económica”, de donde procede el concep
to de
“coacción extraeconómica”. La exacción
de la renta significaba para el campesino una clara apropiación de su producto. Y opusoresistencia mediante diferentes formas: de la insuficiente prestación de trabajo personal a la rebelión abierta. En esto consistía elconflicto de clases, núcleo central de la teoría marxista. Central pero no exclusivo. La contribución de Guy Bois al debate nos recuerdaque existen importantes divergencias entre los historiadores que trabajan en la tradición marxista. A partir del momento en que elmarxismo se define como una doctrina materialista, hay que entender el modo de producción como integrado, en primer lugar, de las
“fuerzas productivas”, esto es, los recursos naturales, la tecnología y la fuerza de trabajo. El segundo elemento lo constitu
yen las
“relaciones de producción”. Los “modos de producción” constituyen tan sólo el esqueleto del análisis marxista. Un modo de
 producción consiste en la infraestructura de una sociedad, cuyas leyes, religión, formas de estado y cultura son o bien rasgossuperestructurales estrechamente relacionados con la estructura económica o bien se han desarrollado a partir de ésta. Pero el tema noes tan simple como parece: una formación social determinada, aunque en principio esté configurada por un modo de produccióndominante, puede contener elementos de otros modos de producción, como también de sus formas superestructurales. Brenner seinclina claramente por la primacía de la lucha de clases. Pero quienes le critican desde una óptica marxista creen que el mismo Marxconsidera más adecuado dar primacía al conflicto que se plantea entre el desarrollo de las fuerzas productivas y las relaciones de producción existentes, así como con la superestructura legal, política e ideológica. Brenner considera que la lucha de clases, en mayor medida que las fuerzas productivas, es la causa determinante de los cambios en las diferentes formas de desarrollo histórico que sedieron en varios países europeos durante la Baja Edad Media y la Edad Moderna.Tanto Bois como Kula enfatizan la fundamental contradicción estructural entre propiedad feudal a gran escala y la pequeña tenenciacampesina que funcionaba como unidad de producción. En el feudalismo medieval tuvo lugar una caída a largo plazo de la tasa deexacción feudal, la cual se inició durante la fase de expansión cuando un número creciente de familias campesinas se vieron abocadasa la situación de pequeños arrendatarios sin los medios adecuados para su subsistencia.
 
2
Robert Brenner
ESTRUCTURA DE CLASES AGRARIA Y DESARROLLO ECONÓMICO EN LA EUROPAPREINDUSTRIAL
Las interpretaciones generales de los procesos de cambio económico de larga duración en Europa durante el período comprendidoentre el fin de la Edad Media y el inicio de la Edad Moderna, han continuado elaborándose casi exclusivamente en términos de lo que
 podrían denominarse fuerzas económicas “objetivas”, particularmente las referidas a las fluctuaciones demográficas y al creci
mientodel comercio y de los mercados. En la construcción de estos modelos económicos, el tema de la estructura de clases suele tratarse deformas diversas. La efectividad de la explicación, es decir, de la aplicación del modelo a procesos histórico-económicos concretos,acostumbra a tratar de forma marginal la estructura de clases, o incluso la supone. En otras formulaciones la estructura de clases no se
acepta, entendiéndose el desarrollo económico a largo plazo en términos de transformaciones de las relaciones de “intercambio
 
igual”
institucionalizadas, relaciones que se establecen entre individuos que comercian co
n “factores” diferentes y relativamente escasos bajo
condiciones de mercado fluctuantes. Es la estructura de las relaciones de clase, del poder de clase, lo que determina el modo y el gradoen que los cambios concretos que se operan desde una perspectiva demográfica o comercial afectan a la distribución de la renta aldesarrollo económico a largo plazo. La estructura de clases presenta dos aspectos analíticamente diferenciables, pero históricamenteunificados. El primero consiste en las relaciones de los productores directos tanto entre sí como con la tierra y sus medios de producción. El segundo reside en las conflictivas relaciones de propiedad, garantizadas por la fuerza. La argumentación pretendedefender que las diferentes estructuras de clase y más co
ncretamente las “relaciones de propiedad” o de “extracción del excedente”,
una vez establecidas, tienden a imponer posibilidades y límites estrictos, verdaderos modelos de larga duración del desarrolloeconómico de una sociedad.I. EL MODELO DEMOGRÁFICOEl origen de la preponderancia del factor demográfico en la historiografía económica europea ya fue planteado en 1958 por 
H. J.Habakkuk 
. Mucho antes de su artículo,
M. M. Postan
ya había presentado los perfiles fundamentales de lo que sería la interpretaciónhabitual del cambio socioeconómico a largo plazo en el período medieval. Sin embargo, esta interpretación demográfica no esexclusiva de la historia económica inglesa, ya que se ha aplicado de forma rigurosa en el trabajo más influyente de la historiaeconómica francesa del período preindustrial: la monografía clásica de
Emmanuel Le Roy Ladurie
 Les paysans de Languedoc
. Contan eminentes representantes resulta apenas sorprendente que lo que podría calificarse como malthusianismo secular haya alcanzado
algo así como niveles de ortodoxia. Su dinámica cíclica ha reemplazado el unilineal “despegue mercantil” como la clave del ca
mbioeconómico y social a largo plazo en la sociedad preindustrial. La creciente subdivisión o sobrepoblación de las tenencias y elagotamiento correlativo de los recursos naturales, supone una superpoblación, que genera correctores malthusianos, especialmentehambre y escasez, lo que a su vez produce un descenso demográfico y consecuentemente un comportamiento opuesto por lo que serefiere a la distribución de los ingresos a partir de la primera fase del período.a)
 Demografía, distribución de la renta y crecimiento económico
 El maltusianismo secular, en términos de sus premisas concretas y del pequeño número de variables que a ellas se vincula, semeja casiinfalible. Lo que en realidad debe cuestionarse es su relevancia para la explicación del cambio histórico actual. Las suposiciones yconstantes del modelo, ¿iluminan u oscurecen las condiciones y los procesos cruciales que subyacen en los diferentes modelos de
cambio económico secular? La cuestión que exige un planteamiento inmediato cuando se intentan estudiar los “movimientos a lar 
go
 plazo del ingreso social” consiste en plantearse si es totalmente admisible abstraerse del “f 
uncionamiento de las instituciones sociales
y legales” ¿Es que los problemas del desarrollo de los que Postan denomina “base económica” pueden entenderse fuera de las
relaciones de clase?Las interpretaciones demográficas de las economías del período, al intentar explicar las tendencias generales de la producción total,crecimiento o estancamiento económico, tropiezan con dificultades. El estancamiento continuado de la mayoría de las economíastradicionales europeas en la época no puede explicarse en su totalidad sin dar cuenta del crecimiento económico real experimentado por las economías que efectivamente se desarrollaron. Al describir el ciclo de dos etapas de la economías agraria, iniciado en algunaseconomías europeas a fines de la Edad Media y principios de la Edad Moderna a partir del declive de la productividad agraria, losteóricos malthusianos han establecido un importante modelo de desarrollo y estabilidad económica de larga duración. Pero este ciclo

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->