Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
7Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Vazquez-Figueroa-Manaos

Vazquez-Figueroa-Manaos

Ratings:

4.0

(1)
|Views: 1,054|Likes:
Published by Ander1988
Un interesante libro de vieje una aventura sobre las peripecias de un grupo de forajidos del caucho, uyendo por sus vidas de la selva amazonica con todos sus misterios
Un interesante libro de vieje una aventura sobre las peripecias de un grupo de forajidos del caucho, uyendo por sus vidas de la selva amazonica con todos sus misterios

More info:

Published by: Ander1988 on Jul 31, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/11/2014

pdf

text

original

 
MM
anaosanaos..
alberto vázquez–figueroa.alberto vázquez–figueroa.
n
unca creí que
a
rquímedes da
c
osta, ‘el
n
ordestino’, fuera algo más que unaleyenda amazónica –como lo habían sido las “
m
ujeres
g
uerreras” o “
e
l
p
ríncipede
e
ldorado”–, hasta que, durante mi primer viaje a
m
anaos, lo conocí, viejo,borrachín y ya acabado.
é
l mismo me contó gran parte de su increíble historia.
l
o traté luego durante mis diversos viajes a la ciudad, sin conseguir sacarlonunca de su querida taberna de ‘
i
rmao
p
aulista’, y acudí a su entierro cuando meencontraba de nuevo en el
g
ran
r
ío, recogiendo datos para mi libro: ‘
l
a ruta de
o
rellana’.
e
n esos días la
p
rensa dedicó amplio espacio a las andanzas de
a
rquímedes casimedio siglo atrás, y debo reconocer que el serial publicado bajo el título “
l
as
s
emillas del
c
aucho” constituye, junto con los relatos del propio
a
rquímedes, labase de esta novela.
c
aracas, 1970’
a
.
v
.–
f
.
 
a
l poco de abandonar las agitadas aguas del gran cauce del
a
mazonas y entrar enlas quietas del río
n
egro, comenzaron a distinguirse al frente, muy lejos aún,las luces de la ciudad.
e
l timonel iba buscando intencionadamente la orilla opuesta y dio orden a losbogas de que aceleraran la marcha.
e
l hombre que aparecía encadenado junto a
a
rquímedes, y que apenas había dichomedia docena de palabras durante las dos semanas que duraba el viaje, comentó:
m
anaos. ¿
l
a conoces?
a
rquímedes negó con un gesto.
n
o.
y
o soy del
n
ordeste; de
a
lagoas.
e
n la oscuridad no pudo distinguir la expresión del otro cuando dijo:
h
ay muchos nordestinos en las caucherías.
s
e dejan engañar.
f
íjate bien en esasluces, porque no volverás a verlas.
d
e donde vamos, nadie vuelve.—¿
e
res de aquí?
n
ací bajo un árbol de caucho.
c
reo que en vez de leche me criaron con goma.
s
é todo lo que se puede sabersobre estas tierras y me consta que nunca volveremos.
m
i deuda es pequeña –señaló
a
rquímedes–.
c
on suerte, en un año la habrépagado.
n
o seas iluso –comentó una voz bronca tras él–.
d
entro de un año, aunque hayastrabajado por cien, tu deuda será diez veces mayor.
a
rquímedes da
c
osta, ‘el
n
ordestino’, recorría el sendero que él mismo habíaabierto entre su árbol treinta y cinco y treinta y seis.
l
e vino una vez más ala memoria lo que le dijeron casi dos años atrás, cuando una noche distinguieraa lo lejos las luces de
m
anaos.
h
abía trabajado duro, muy duro: tenía cientocincuenta y cinco árboles a su cargo, y se veía obligado a caminar de uno a otrodesde antes de salir el sol, hasta que no se distinguía una rama de otra en laoscuridad de la selva.
p
ese a ello, pese a casi quinientos días de fatiga, supatrón juraba que no había sido capaz de liquidar la deuda por la que le habíancomprado, e insistía en que el par de pantalones, los machetes de trabajo y lamiserable comida que le había proporcionado en este tiempo la habían hechoaumentar.
d
e nada valía protestar en las soledades del
c
uricuriarí, y si insistía en susprotestas, acabaría muerto a latigazos como otros tantos.
a
l capataz le gustabamanejar el látigo.
l
legó al nuevo árbol y se detuvo un instante a descansar.
l
uego recogió la blancasavia que había ido deslizándose por las hendiduras hasta la pequeña cazoleta, yla vació en el saco que llevaba al hombro.
d
aba gracias mentalmente porque susárboles eran buenos, grandes y sanos.
c
onocía “siringueros”, que tenían queingeniárselas y trabajar extra para reunir los veinte litros de goma que seexigían diariamente.
a
l pensar en esos veinte litros, ‘el
n
ordestino’ cayó en la cuenta de que talvez, con un poco de suerte, habría reunido los de la jornada.
e
so le permitiríaregresar a la ranchería sin tener que emprender la pesada caminata hasta elpróximo árbol.
s
opesó el saco; lo abrió para comprobar lo que había dentro y
 
llegó a la conclusión de que si el capataz no estaba de mal humor, tal vezpodría pasar con lo que llevaba.
d
esde donde se encontraba, y atravesando la zona de
h
oward, ‘el
g
ringo’,ahorraría casi media hora de camino.
e
xistía el peligro de que el norteamericanole sorprendiera y creyera que estaba tratando de robarle goma de sus árboles,pero
a
rquímedes creía poder evitar encontrarse con él.
a
unque llevaba poco tiempo en la ranchería y apenas habían hablado un par deveces, presentía que
h
oward era un tipo peligroso.
c
olocó de nuevo al pie del árbol la cazuela, abrió con su machete un tajo másancho en la corteza ya cuajada de cicatrices, y emprendió el camino hacia el
s
uroeste, hacia la zona de ‘el
g
ringo’.
t
uvo suerte al localizarle, y de no ser por el ruido que hacía, probablemente selo habría topado inesperadamente.
e
se ruido era el espaciado golpear de un objeto duro contra otro; inconfundiblesonido en la espesura de un machete al clavarse en un árbol.
a
‘el
n
ordestino’le intrigó advertir que el golpe era más violento y mucho menos rítmico que elacostumbrado machetear del siringuero que sangra un gomero.
s
e fue aproximando, conducido por el extraño ritmo, hasta que al fin, en undiminuto claro al otro lado de un riachuelo, distinguió la silueta de
h
oward,con su cabello de fuego, su alta estatura y sus caídos bigotes.
n
o parecía dedicado a su tarea de cauchero, sino a arrojar, contra el gruesotronco de una ceiba aislada, un corto y ancho cuchillo fabricado con los restosde un machete.
o
culto en la espesura,
a
rquímedes no pudo menos que asombrarse por laextraordinaria pericia del americano.
u
na y otra vez el cuchillo iba a clavarse a pocos centímetros de una pequeñacruz grabada en el tronco de la ceiba.
s
orprendente resultaba también el modocomo extraía el arma oculta en la manga de su camisa y la lanzaba, sin alzar elbrazo, haciéndolo balancear ligeramente a la altura del muslo.
a
parentementedesarmado podía matar a quien se le aproximara a menos de quince metros, antesde que su víctima tuviera tiempo de comprender lo que estaba ocurriendo.
e
n la ranchería corrían muchos rumores sobre
h
oward.
d
ecían que allá, en
c
alifornia, había matado a tanta gente en los yacimientos de oro que toda la
p
olicía y parte del
e
jército lo andaban buscando con la intención de ahorcarle.
e
n
m
anaos, donde vivió un tiempo como guardaespaldas de
s
ierra, también habíahecho de las suyas, logrando salir con bien gracias a la protección de supoderoso patrón.
u
n día cometió, sin embargo, la estupidez de acostarse con laamante de su jefe, y éste, en lugar de matarle, optó por la refinada y cruelvenganza de enviarle a sus caucherías del
c
uricuriarí.
t
odos sabían en elcampamento que no duraría mucho, porque no era hombre hecho a aquellas tierras,y pronto las fiebres o el beriberi se lo llevarían para siempre.
a
rquímedes dejó al norteamericano entretenido en su tarea de lanzar el cuchillo,y se alejó en silencio, dando un amplio rodeo.
c
uando llegó a la ranchería, la encontró agitada.
u
n niño había muerto defiebres, y su madre, una de las más antiguas mujerucas del campamento, lolloraba a grandes gritos.
a
 
a
rquímedes le sonó a comedia.
e
lvira no se había preocupado nunca, ni de ése, ni de ningún otro de sus cuatrochicuelos, y jamás pareció importarle mucho o poco que se los llevaran lasfiebres, un jaguar o una anaconda.
s
us gritos y desesperos pretendían algo, tal

Activity (7)

You've already reviewed this. Edit your review.
fernandasnavarro liked this
1 thousand reads
1 hundred reads
nuriaabad liked this
sanabressanabres liked this
iba_hon6355 liked this
miahelyzet liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->