P. 1
El Problema Del Ser y Del Destino

El Problema Del Ser y Del Destino

Ratings: (0)|Views: 2 |Likes:
Published by Lizzi298

More info:

Published by: Lizzi298 on Oct 24, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/25/2013

pdf

text

original

 
EL PROBLEMA DEL SER, DELDESTINO Y DEL DOLOR
León Denis
 
INDICE
Introducción
PRIMERA PARTEEl PROBLEMA DEL SER
I - La evolución del pensamientoII - El criterio de la Doctrina de los EspíritusIII - El Problema del SerIV - La Personalidad IntegralV - El alma y los diferentes estados del sueñoVI - Desprendimiento y exteriorización. Proyecciones telepáticasVII - Manifestaciones después de la muerteVIII - Estados vibratorios del alma. La memoriaIX - Evolución y finalidad del almaX - La MuerteXI - La vida en el Más alláXII - Las misiones, la vida superior
SEGUNDA PARTEEl PROBLEMA DEL DESTINO
XIII - Las vidas sucesivas. La reencarnación y sus leyesXIV - Las vidas sucesivas. Pruebas experimentales.Renovación de la memoriaXV - Las vidas sucesivas. Los niños-prodigio y la herenciaXVI - Las vidas sucesivas. Objeciones y criticasXVII - Las vidas sucesivas. Pruebas históricasXVIII - Justicia y responsabilidad. El problema del malXIX – La ley de los destinos
TERCERA PARTELAS POTENCIAS DEL ALMA
XX - La VoluntadXXI- La conciencia. El sentido íntimoXXII - El libre-albedríoXXIII - El PensamientoXXIV - La disciplina del pensamiento y la reforma del carácterXXV - El AmorXXVI - El DolorXXVII - Revelación por el dolorProfesión de fe del siglo XX
 
INTRODUCCION
Una dolorosa observación sorprende al pensador en el ocaso de la vida. Resulta también, más punzantes lasimpresiones sentidas en su giro por el espacio. Reconoce él entonces que, si las enseñanzas administradas por lasinstituciones humanas, en general - religiones, escuelas, universidades -, nos hacen conocer muchas cosassuperfluas, en compensación casi nada enseña de lo que más precisamos conocer para la orientación de la existenciaterrestre y preparación para el Más Allá.Aquellos a quienes incumbe la alta misión de ilustrar y guiar el alma humana parecen ignorar su naturaleza ysu verdadero destino.En los medios universitarios reina todavía una completa incertidumbre sobre la solución del más importanteproblema con que el hombre jamás se enfrenta en su paso por la Tierra. Esa incertidumbre se refleja en toda laenseñanza. La mayor parte de los profesores y pedagogos aparta sistemáticamente de sus lecciones todo lo que serefiere al problema de la vida, las cuestiones de extensión y finalidad...La misma impotencia encontramos en los sacerdotes. Por sus afirmaciones desprovistas de pruebas, apenasconsiguen comunicar a las almas que le son confiadas una creencia que ya no corresponde a las reglas de una criticasana ni a las exigencias de la razón.Efectivamente, en la universidad, como en la Iglesia, el alma moderna no encuentra sino oscuridad ycontradicciones en todo lo que respecta al problema de su naturaleza y de su futuro. Es a ese estado de cosas quese debe atribuir, en gran parte, los males de nuestra época, la incoherencia de las ideas, el desorden de lasconciencias, la anarquía moral y social.La educación que se da a las generaciones es complicada; más, no les aclara el camino de la vida, no les da eltemple necesario para las luchas de la existencia. La enseñanza clásica puede guiar en el cultivo, en el ornamento dela inteligencia; no inspira, entre tanto, a la acción, al amor, a la dedicación. Todavía menos obtiene se haga unaconcepción de la vida y del destino que desarrolle las energías profundas del yo y nos oriente los impulsos y losesfuerzos para un fin elevado. Esa concepción, entre tanto, es indispensable a todo ser, a toda sociedad, porque esel sustentáculo, el consuelo supremo en las horas difíciles, el origen de las virtudes viriles y de las altasinspiraciones.Carl du Prel refiere el siguiente hecho:
1
"Un amigo mío, profesor de la universidad, pasó por el dolor de perder una hija, lo que le reavivó el problemade la inmortalidad. Se dirigió a los colegas, profesores de Filosofía, esperando encontrar consuelo en susrespuestas. Amarga decepción: pidiera pan, y le ofrecían una piedra; buscaba una afirmación, le respondían con untalvez!"Sarcev
2
, modelo completo del profesor universitario, escribía;
3
"Estoy en la Tierra. Ignoro absolutamentecomo vine aquí ni como aquí fui lanzado. No ignoro menos como de aquí saldré ni lo que será de mí cuando lo haga."Nadie lo confesaría más francamente: la filosofía de la escuela, después de tantos siglos de estudio y delabor, es todavía una doctrina sin luz, sin calor, sin vida
4
.El alma de nuestros hijos, sacudida entre sistemas variados y contradictorios - el positivismo de AugusteComte, el naturalismo de Hegel, el materialismo de Stuart Mill, el eclectismo de Cousin, etc, -, fluctúa incierta, sinideal, sin fin preciso.De ahí el desánimo precoz y el pesimismo disolvente, molestia de las sociedades decadentes, amenazasterribles para el futuro, al que se junta el escepticismo amargo y burlón de tantos mozos de nuestra época; nocreen en nada más que en la riqueza, no honran nada más que el éxito.El eminente profesor Raoul Pictet señala ese estado de espíritu en la Introducción de su última obra sobrelas Ciencias Psíquicas
5
.Habla él del efecto desastroso producido por las teorías materialistas en la mentalidad desus alumnos, y concluye así:"Esos pobres mozos admiten que todo lo que pasa en el mundo es efecto necesario y fatal de condicionesprimarias, en las que la voluntad no interviene; consideran que la propia existencia es, forzosamente, juguete de lafatalidad ineluctable, a la cual están entregados de pies y manos atadas.Esos mozos cesan de luchar enseguida ante las primeras dificultades. Ya no creen en sí mismos. Se tornantumbas vivas, donde se encierran, promiscuamente, sus esperanzas, sus esfuerzos, sus deseos, fosa común de todo
1
Carl du Prei - La Mort et l'Au-Delà, pàg. 7.
2
Francois Sarcey de Suttléres, célebre critico literario y conferencista inspirado, era también conocido como Francisque Sarcey - Notade la Editora (FFB), en 1975.
3
Petit Journal crónica, 7 de marzo de 1894.
4
 A propósito de los exámenes universitarios, escribía M. Ducros, Decano de la Facultad de Aix, en el Journal des Débats, del 3 demayo de 1912:
5
Etude critique du Matérialisme et du Spirltisme Par la Physique expérimentale- F. Aican, ed., 1896.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->