Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Miguel León Portilla - Los antiguos mexicanos a través de sus crónicas, 1961

Miguel León Portilla - Los antiguos mexicanos a través de sus crónicas, 1961

Ratings: (0)|Views: 20 |Likes:
Published by Horacio Gutiérrez
Miguel León Portilla - Los antiguos mexicanos a través de sus crónicas y cantares, 1961
Miguel León Portilla - Los antiguos mexicanos a través de sus crónicas y cantares, 1961

More info:

Categories:Types, School Work
Published by: Horacio Gutiérrez on Oct 27, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/10/2014

pdf

text

original

 
Miguel León-Portilla, nacidoen la ciudad de México en1926, de larga trayectoriaeditorial y académica, es
uno
de los más notables nahuatlatos mexicanos. Destacado porla brillantez con que ha
asu
mido la investigación, elanálisis y la preservacióndel gran legado cultural delMéxico antiguo, ha hechosuyos los conceptos de Hernando
Acarado
Tezozómoc en su
Crónica mexicáyotl:
En verdad estas palabras son
to-pializ
(tli),
"lo que nos compete
presera.'.";
así nosotros también, para nuestros
hijos,
nietos, losque tienen nuestra
sangre
y color, los que saldrán de nosotros, paraellos las dejamos, para que ellos, cuando ya nosotros hayamosmuerto, también las guarden.La
socedad
nahua prehispánica se sabía en
posesión
de unaherencia de plena significación cultural, que era fruto del trabajode sus
antepasados;
herencia que debía
proseguirse
para fortalecer lo más valioso de su propio ser, "lo que nos competepreservar".Con minuciosidad, el autor ha procurado: 1) la búsqueda de lasignificación de la cultura antigua del país; 2) el análisis de variascreaciones prehispánicas de naturaleza
individual
y colectiva,y 3) el acercamiento a textos determinados.
 Los
antigugs
mexicanos a través de
susM
^R
^ñr^
,
-
r
ofrece al lector
—ante
la aún imposible
tare;
completa del México
antiguo—,
una
imagen'
f7
evolución cultural de ios pueblos
nanita? ta''
y dejaron consignada en susde
Alberto
Beltrán,
tomad-
CCEH
 
Primera edición (Antropología), 1961Primera edición en Lecturas Mexicanas, 1983
D. R.
®
1961, FONDO DI; CULTURA ECONÓMICA
Av.
de la Universidad
975; 03100
México,
D.F.ISBN
968-16-1528-X
Impreso
en
México
Introducción
QUERER formarse una imagen de todo lo que existe es afán heredado de los griegos. Porque nada más bello ni más placenteropara los sabios helenos que el arte de saber contemplar.Por afortunada coincidencia, los herederos de su cultura
—de
manera especial los europeos
renacentistas—
iban a tener ante susojos, al finalizar el siglo
xv,
nada menos que un Nuevo Mundo
pletórico
de sorpresas. Primero fueron las Antillas, que Colónpensó eran parte de las Indias. Después, la Tierra Firme, con ríosinmensos en cuya desembocadura se formaban golfos de aguadulce y por fin, el descubrimiento de otro océano, más allá delcontinente. Pero si todas
"esas
cosas naturales" del Nuevo Mundocausaban asombro, "las cosas humanas" despertaban todavía mayor interés y admiración.La presencia de nativos en las islas y Tierra Firme, en su mayoría
semidesnudos,
que practicaban extraños ritos y vivían
en
pobreschozas, hizo pensar a los descubridores que estas partes del NuevoMundo habían existido hasta entonces enteramente desprovistasde cultura. Sin embargo, una nueva sorpresa aguardaba a quienesiban a penetrar al interior del continente. Los conquistadores quese adentraron en ese mundo que tenían por bárbaro, contemplarondos "a manera de imperios" de pujanza cultural no sospechada.Eran precisamente las dos grandes zonas nucleares, asiento deculturas superiores, dotadas de fisonomía propia. En la parte surdel continente florecía la cultura Incaica del altiplano del Perú,y en lo que hoy es la nación mexicana existían las antiguas civilizaciones creadoras de la grandeza maya,
mixtecc-zapoteca
de Oa-xaca y náhuatl
(tolteca-azteca)
del altiplano central de México,para sólo nombrar los focos principales.Nuestro interés es acercarnos a lo que aquí llamaremos
México Antiguo,
o sea, principalmente la zona central de la actual República Mexicana, en la que florecieron en diversas épocas centrostan importantes como Teotihuacán, Tula, Cholula,
Culhuacán,
Azcapotzalco, Texcoco,
Tlaxcala
y
México-Tenochtitlan.
Posee-
 
dores los antiguos mexicanos de conciencia histórica, como lo prueban sus códices y tradiciones, serán fundamentalmente sus propios
testimonios
los que guiarán este acercamiento a su pasadocultural. Dichos testimonios se conservan en el idioma habladopor
los
aztecas y sus varios precursores, o sea el
náhuatl,
conocido también como "mexicano" o "azteca".Otros pueblos no nahuas, como los otomíes, habitaron y habitanaún lugares situados en la zona central de México. Pero, sometidosentonces en diversos grados a los nahuas, no cabe la menor dudaque fueron éstos
—al
menos desde los tiempos
toltecas—
los creadores de formas superiores de cultura en el México Antiguo. Sonprecisamente los testimonios de los antiguos mexicanos de lenguay cultura náhuatl los que hacen posible el tema del presente estudio
:
descubrir a través de sus textos, su propia imagen cultural.Mas, para situar este trabajo dentro de la historiografía acercadel México Antiguo, convendrá recordar al menos en forma sumaria los principales intentos europeos de forjarse una imagen de lavida cultural
prehispánica,
desde los primeros tiempos de la Conquista.Llegados los españoles, el jueves santo de
1519
a Chalchiuhcue-can, que llamaron San Juan de
Ulúa,
en las costas de
Veracruz,
la realidad cultural que fue saliendo a su paso despertó desdeluego su curiosidad y admiración. El
8
de noviembre de
1519
contemplaron Hernán Cortés y su gente por vez primera el corazóndel México
Antiguo:
el valle con sus lagos y la gran ciudad de
México-Tenochtitlan.
El estupor que esta vista les produjo, loshizo concebir la primera imagen, visión asombrada, del MéxicoAntiguo. El pintoresco
Bernal
Díaz del Castillo tipifica, mejor quenadie, el asombro característico de esta primera imagen europeadel antiguo
Anáhuac:
Y desde que vimos tantas ciudades y villas pobladas en el agua,y en tierra firme otras grandes poblazones, y aquella calzada tanderecha y por nivel cómo
iba
a México, nos quedamos admirados,y decíamos que parecía a las cosas de encantamiento que cuentanen el libro de
Amadís,
por las grandes torres y
cues
y
edificios
que tenían dentro en el agua, y todos de calicanto, y aun algunosde nuestros soldados decían que si aquello que veían si era entresueños, y no es de maravillar que yo escriba aquí de esta manera,porque hay mucho que ponderar en ello que no sé cómo lo
cuente:
ver cosas nunca oídas, ni
aun
soñadas, como
veíamos.
1
1
Díaz del Castillo, Bernal.
Historia
verdadera de ta
conquista
de ta
Nue
va España,
2
vols.,
Editorial
Porrúa,
México, 1955, T. I, p. 260.
A esta primera categoría de "visiones asombradas" del MéxicoAntiguo siguieron pronto otra gran variedad de imágenes. Unas sedebieron a los primeros misioneros, otras a oficiales de la Coronao viajeros ilustres. Descendientes de la antigua nobleza indígena,mestizos y criollos consignaron asimismo sus propias ideas acercade la antigua cultura. Cambiando los puntos de vista, variabantambién las imágenes y concepciones del México Antiguo. Existeya un libro escrito por Luis Villoro,
Los grandes momentos delindigenismo en México,
acerca de esos puntos de vista que hicieron posibles las imágenes aparecidas durante casi cuatro siglos ymedio, a partir de la Conquista. Aquí mencionaremos sólo lasmás
importantes.
2
Tras la "visión asombrada" de los conquistadores, surgieron las
í
"imágenes cristianizantes" de algunos misioneros que, como
Moto-
linía
y Mendieta, veían en la religión y otras instituciones indígenas la obra del demonio. Mas a su lado también existió la"imagen apologética" de Las Casas, así como la "visión integral",
i
auténtica etnografía, de Fray Bernardino de Sahagún.Durante la segunda mitad del siglo
xvi
comienzan a aparecerotro tipo de imágenes europeas del antiguo mundo indígena.
El
precursor de este tipo de obras había sido el célebre literato italiano Pedro Mártir de Anglería. Pero las tres grandes síntesis, decarácter más bien informativo, consecuencia de relaciones, cartasy documentos que se iban reuniendo en España, se deben a loscronistas reales Oviedo y Herrera, así como al célebre
jesuíta
Joséde Acosta.En México mismo, especialmente a principios del
xvn,
variosindígenas o mestizos como don Fernando Alvarado Tezozómoc,Chimalpain e Ixtlilxóchitl, descendientes de la antigua noblezaindígena, escribieron en idioma náhuatl o en castellano sus propias historias, basadas principalmente en documentos de procedencia prehispánica. Imbuidos ya en la manera europea de escribirla historia, sus imágenes del mundo antiguo pueden describirse,no obstante, como los primeros intentos indígenas de defenderante el mundo español sus tradiciones e historia. Desde un puntode vista distinto, don Carlos de Sigüenza y Góngora, investigadory coleccionista de documentos indígenas, ofrece asimismo atisbosque, si son incompletos, resultan sumamente valiosos.
>
El siglo
xvni,
que contempló el descubrimiento de las dos esculturas aztecas más extraordinarias
:
la Piedra del Sol y la
Coatli-
-
Véase Villoro, Luis,
Los grandes
momentos
del
indigenismo
en Méxi
co.
El Colegio de México, México,
1950.
89

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->