Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Octavio Paz - El Arco y La Lira

Octavio Paz - El Arco y La Lira

Ratings: (0)|Views: 1|Likes:
Published by Mónica Echegarreta

More info:

Published by: Mónica Echegarreta on Nov 01, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/01/2013

pdf

text

original

 
Octavio Paz 
 El Arco y la Lira
 
 Advertencia a la primera edició
Escribir, quizá, no tiene más justificación que tratar de contestar a esa pregunta que un día noshicimos y que, hasta no recibir respuesta, no deja de aguijonearnos. Los grandes libros —quierodecir— los libros necesarios son aquellos que logran responder a las preguntas que, oscuramentey sin formularlas del todo, se hace el resto de los hombres. No sé si la pregunta que ha dadoorigen a este libro les haya quitado el sueño a muchos; y es más dudoso aún que mi respuestaconquiste el asentimiento general Pero si no estoy seguro del alcance y de la validez de micontestación, sí lo estoy de su necesidad personal. Desde que empecé a escribir poemas mepregunté si de veras valía la pena hacerlo: ¿no sería mejor transformar la vida en poesía que hacerpoesía con la vida?; y la poesía ¿no puede tener como objeto propio, más que la creación depoemas, la de instantes poéticos? ¿Será posible una comunión universal en la poesía?En 1942, José Bergamín, entonces entre nosotros, decidió celebrar con algunas conferencias elcuarto centenario del nacimiento de San Juan de la Cruz, y me invitó a participar en ellas. Me dioasí ocasión de precisar un poco mis ideas y de esbozar una respuesta a la pregunta que desde laadolescencia me desvelaba. Aquellas reflexiones fueron publicadas, bajo el título de Poesía desoledad y poesía de comunión en el número cinco de la revista El Hijo Pródigo, Este libro no essino la maduración, el desarrollo y, en algún punto, la rectificación de aquel lejano texto.Una loable costumbre quiere que, al frente de obras como ésta, el autor declare los nombres deaquellos a quienes debe especial reconocimiento. Mis deudas son muchas y a lo largo de estelibro he procurado señalarlas, sin omitir ninguna. De ahí que no lo haga ahora. Deseo, sinembargo, hacer una excepción y citar el nombre de Alfonso Reyes. Su estímulo ha sido doble:por una parte, su amistad y su ejemplo me han dado ánimo; por la otra, los libros que hadedicado a temas afines al de estas páginas —La experiencia literaria, El deslinde y tantos ensayosinolvidables, dispersos en otras obras— me hicieron claro lo que me parecía oscuro, transparentelo opaco, fácil y bien ordenado lo selvático y enmarañado. En una palabra: me iluminaron.
 
OCTAVIO PAZ México, agosto de
 Advertencia a la segunda edició
Esta nueva edición revisada y aumentada de El arco y la lira recoge todas las modificaciones queaparecen en la versión francesa del libro y otras más recientes. Las más importantes son laampliación del capítulo Verso y prosa (en la parte consagrada al movimiento poético moderno) y la substitución del Epílogo por uno nuevo: Los signos en rotación. Este último es el punto deunión entre El arco y la lira y otros dos escritos: Recapitulaciones (1965) y La nueva analogía(1967), ¿Todos estos cambios indican que la pregunta a que alude la Advertencia a la primeraedición no ha sido contestada? La respuesta cambia porque la pregunta cambia. La inmovilidades una ilusión, un espejismo del movimiento; pero el movimiento, por su parte, es otra ilusión, laproyección de Lo Mismo que se reitera en cada uno de sus cambios y que, así, sin cesar nosreitera su cambiante pregunta —siempre la misma.
OCTAVIO PAZ Delhiy mayo de 1967 
 
Poesía y poema 
La poesía es conocimiento, salvación, poder, abandono. Operación capaz de cambiar al mundo, la actividad poética es revolucionaria por naturaleza; ejercicio espiritual, es un método de liberación interior. La poesíarevela este mundo; crea otro. Pan de los elegidos; alimento maldito. Aisla; une. Invitación al viaje; regreso ala tierra natal. Inspiración, respiración, ejercicio muscular. Plegaria al vacío, diálogo con la ausencia: el tedio,la angustia y la desesperación la alimentan. Oración, letanía, epifanía, presencia. Exorcismo, conjuro, magia.Sublimación, compensación, condensación del inconsciente. Expresión histórica de razas, naciones, clases. Niega a la historia: en su seno se resuelven todos los conflictos objetivos y el hombre adquiere al finconciencia de ser algo más que tránsito. Experiencia, sentimiento, emoción, intuición, pensamiento nodirigido. Hija del azar; fruto del cálculo. Arte de hablar en una forma superior; lenguaje primitivo.Obediencia a las reglas; creación de otras. Imitación de los antiguos, copia de lo real, copia de una copia de laidea. Locura, éxtasis, logos. Regreso a la infancia, coito, nostalgia del paraíso, del infierno, del limbo. Juego,trabajo, actividad ascética. Confesión. Experiencia innata. Visión, música, símbolo. Analogía: el poema es uncaracol en donde resuena la música del mundo y metros y rimas no son sino correspondencias, ecos, de laarmonía universal. Enseñanza, moral, ejemplo, revelación, danza, diálogo, monólogo. Voz del pueblo, lenguade los escogidos, palabra del solitario. Pura e impura, sagrada y maldita, popular y minoritaria, colectiva y personal, desnuda y vestida, hablada, pintada, escrita, ostenta todos los rostros pero hay quien afirma que no posee ninguno: el poema es una careta que oculta el vacío, ¡prueba hermosa de la superflua grandeza de todaobra humana!¿Cómo no reconocer en cada una de estas fórmulas al poeta que la justifica y que al encarnarla le da vida?Expresiones de algo vivido y padecido, no tenemos más remedio que adherirnos a ellas —condenados aabandonar la primera por la segunda y a ésta por la siguiente. Su misma autenticidad muestra que laexperiencia que justifica a cada uno de estos conceptos, los trasciende. Habrá, pues, que interrogar á lostestimonios directos de la experiencia poética. La unidad de la poesía no puede ser asida sino a través deltrato desnudo con el poema.Al preguntarle al poema por el ser de la poesía, ¿no confundimos arbitrariamente poesía y poema? YaAristóteles decía que «nada hay de común, excepto la métrica, entre Hornero y Empédocles; y por esto con justicia se llama poeta al primero y fisiólogo al segundo». Y así es: no todo poema —o para ser exactos: notoda obra construida bajo las leyes del metro— contiene poesía. Pero esas obras métricas ¿Son verdaderos poemas o artefactos artísticos, didácticos o retóricos? Un soneto no es un poema, sino una forma literaria,excepto cuando ese mecanismo retórico —estrofas, metros y rimas— ha sido tocado por la poesía. Haymáquinas de rimar pero no de poetizan Por otra parte, hay poesía sin poemas; paisajes, personas y hechossuelen ser poéticos: son poesía sin ser poemas. Pues bien, cuando la poesía se da como una condensación delazar o es una cristalización de poderes y circunstancias ajenos a la voluntad creadora del poeta, nosenfrentamos a lo poético. Cuando —pasivo o activo, despierto o sonámbulo— el poeta es el hilo conductor ytransformador de la corriente poética, estamos en presencia de algo radicalmente distinto: una obra. Un poema es una obra. La poesía se polariza, se congrega y aisla en un producto humano: cuadro, canción,tragedia. Lo poético es poesía en estado amorfo; el poema es creación, poesía erguida. Sólo en el poema la poesía se aisla y revela plenamente. Es lícito preguntar al poema por el ser de la poesía si deja de concebirsea éste como una forma capaz de llenarse con cualquier contenido. El poema no es una forma literaria sino ellugar de encuentro entre la poesía y el hombre. Poema es un organismo verbal que contiene, suscita o emite poesía. Forma y substancia son lo mismo.Apenas desviamos los ojos de lo poético para fijarlos en el poema, nos asombra la multitud de formas queasume ese ser que pensábamos único. ¿Cómo asir la poesía si cada poema se ostenta como algo diferente eirreducible? La ciencia de la literatura pretende reducir a géneros la vertiginosa pluralidad del poema. Por sumisma naturaleza, el intento padece una doble insuficiencia» Si reducimos la poesía a unas cuantas formas — épicas, líricas, dramáticas—, ¿qué haremos con las novelas, los poemas en prosa y esos libros extraños que sellaman Aurelia, Los cantos de Maldoror o Nadja? Si aceptamos todas las excepciones y las formasintermedias —decadentes, salvajes o proféticas— la clasificación se convierte en un catálogo infinito. Todaslas actividades verbales» para no abandonar el ámbito del lenguaje, son susceptibles de cambiar de signo ytransformarse en poema: desde la interjección hasta el discurso lógico. No es ésta la única limitación, ni la

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->