Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Las Parteras Están de Regreso, Domingo El Universal

Las Parteras Están de Regreso, Domingo El Universal

Ratings: (0)|Views: 22|Likes:
Patrocinada por Round Earth Media, una investigación sobre el oficio de partería, que las políticas públicas en salud marginaron durante años. El caso de la primera escuela de parteras gubernamental, en Tlapa de Comonfort, en la marginada región de La Montaña, Guerrero.
(En colaboración con Monica Ortiz, de National Public Radio. Publicado en Domingo El Universal no. 63, 10 de marzo de 2013)
Patrocinada por Round Earth Media, una investigación sobre el oficio de partería, que las políticas públicas en salud marginaron durante años. El caso de la primera escuela de parteras gubernamental, en Tlapa de Comonfort, en la marginada región de La Montaña, Guerrero.
(En colaboración con Monica Ortiz, de National Public Radio. Publicado en Domingo El Universal no. 63, 10 de marzo de 2013)

More info:

Published by: Lilián López Camberos on Nov 01, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/14/2014

pdf

text

original

 
28
10 DE MARZO DE 2013
DOMINGO
LAS
PA RT E R A S
Por
LILIÁN LÓPEZ CAMBEROS
   F   O   T   O    E   S   P   E   C   I   A   L
H I S T O R I AS
as alumnas son jóve-nes,todas. Parecenes-tudiantes de preparato-ria y los fines de semanaaprovechanpara irseasus comunidades:dos,tres, siete horas de ca-mino,hay deslavesypocos caminos. Todasellas estudian en la pri-mera escuelapública departeras queexisteen México.Soningenas delasetnias originarias de Guerrero: mixtecas,nahuas y tlapanecas. Bilingües.Guadalupe Mainero, directora de laescuela, les reparte folletos sobre aten-ción prenatalen distintaslenguas in-genaspara quelosllevena susco-munidades. Hay pocos y sólo las queviven muy lejos pueden tomar uno.La es clase ‘parto humanizado’: re-comendaciones dela OrganizaciónMundial de la Salud en diapositivas dePower Point. La partería tradicional seinclina por el parto vertical, en el quese da a luz sentada o hincada: es máscómodo y la posición recta de las ca-deras permite expulsar al bebé más fá-cilmente. Algunas dicen que en sus co-munidades se usan cuerdas amarradasa travesaños, de los que las mujeres secuelgan mientras dan a luz.Luego, Guadalupe repasa el métodopara reconocer el borramiento del cue-llo uterino (el canal que comunica lavagina con el útero) mediante el tacto:duro se asemeja a la punta de la nariz,suave es como el lóbulo de la oreja. Al final se enumeran los derechos dela mujer durante el parto: escoger a unfamiliar que la acompañe, elegir la po-sición que le parezca más cómoda, es-tar informada, conservarsus amule-tos…La mujer es la protagonista de supropio parto, dice una diapositiva. An-tonia Córdova,directora clínicade la
ESTÁN DE
REGRESO
Su labor es milenaria,pero en Méxicoestaba prohibidadesde los años 60.
 Ahora, con la creaciónde la primera escuelapública para parterasubicada en Guerrero,se le regresa a esteoficio el nivelque siempre ha tenidoen las comunidadesrurales e, incluso, en lasciudades.El objetivo esobvio y claro: se buscadisminuir la altamortalidad de mujeresy recién nacidos
L
 
28
10 DE MARZO DE 2013
 DOMINGO
escuela, les repite: “la que va a parir esla mujer. La mujer, no ustedes”.
Objetivos sin cumplir
Tlapa proviene de un vocablo náhuatl,“lugar de tierra roja”,“lugar de tintore-ros”,“donde se tiñe o lava o se quema”,nadie lo tiene muy claro. El sufijo, Co-monfort, se le agregó por ser la ciudadnatal del general Ignacio Comonfort.Tlapa de Comonfort es el punto neu-rálgico de la región de La Montaña, lamás pobre de Guerrero. Está rodeadade cerros y tiene calles largas, angostasy desiguales, de piso de tierra o de ce-mento. Tieneuna discoque sellamaLos Simpson y otra que se llama El 300,yen elcentro unaplaza blancaconkiosco que podría ser bonita. 127 kiló-metros laseparan deChilpancingo,quese traducenenseishoras deca-mino por unacarretera zigzagueantede doble carril: todo son curvas angos-tas y voladeros. Aquí se eligió fundar la primera es-cuela pública de parteras del país (hayotra privada, dependiente de la orga-nización civil CASA, en San Miguel de Allende, Guanajuato). En México mue-rens demil mujeresanualmentepor complicaciones derivadas del par-to.Laescalofriante mayoría,pormo-tivos prevenibles. Internacionalmentese hareconocido quela muertema-terna es un indicador de la atención ala salud. En otras palabras: una mujerque muere en trabajo de parto es sím- bolo de política pública fallida.Guerrero es el estado con mayor nú-merode muertesmaternas: 100porcada 100 mil, eldoble del promedionacional. Con67.4% desu poblaciónviviendo en la pobreza (la tercera partede estos en pobreza extrema, datos delConeval), sufre un retrasoen el accesoa la salud, carreteras, comunicacionesy transportes. También, tiene el mayornúmero delocalidades sinestableci-mientos de salud próximos, es decir, a
64%
de habitantes
de Guerrero vivenen la pobreza,según cifrasof i c i a l e s
100
embarazadas
de cada 100 milmueren enGuerrero, el doblede lo nacional
1000
mujeres
mueren en Méxicoanualmente porcomplicacionesdel parto
 
DOMINGO729
 
30
10 DE MARZO DE 2013
DOMINGO
PA RT E R AS
menos de dos horas de desplazamien-to. Un ejemplo es Metlatónoc, el segun-do municipio más pobre del país, a cin-co horas de Tlapa por caminos de te-rraceríaqueen épocasdelluviasevuelven intransitables. En estos cami-nos mueren decenas de mujeres mien-tras intentan dar a luz.En septiembre de 2000, México fueuno de los 189 países que firmaron laDeclaración del Milenio de la ONU. Elpunto número cinco consistía en me- jorar la salud materna en varios rubros.Para nuestro país,esto significaba re-ducir la mortalidad materna en 75% pa-ra2015,respectoa losíndicesquesetenían en 1990.Según datos del Centro Nacional deEquidad de Género y Salud Reproduc-tiva (CNEGySR), que depende del Go- bierno federal, alcanzar el objetivo su-pondría unareducción anualde 7.7puntos porcentuales. El promedio quese haalcanzado hasta ahora(que pa-recemásque desalentador),esde2.2%. Las complicaciones relacionadascon los embarazos constituyen la prin-cipal causa de muerte de mujeres entre15 y 19 años de edad.
Lugar de los árboles frutales
Paulina es la alumna más sobresalientede la primera generación de estudian-tes de la escuela de parteras. En la ce-remonia de inauguración del ciclo es-colar, con el gobernador del estado pre-sente, Ángel Aguirre, dio un discursoen el que se cuidó de decir que los ser-vicios de salud aveces son discrimi-natorios con las mujeres indígenas. “Sino, me lo censuraban”, dice.Unodelos requisitosdeadmisiónera que las futuras alumnas tuvieranuna pariente que se dedicara a la par-tería. “Para quetengan nociones”, ex-plica Antonia Córdova, “porque luegopiensan que esto es otra cosa y al finalse desencantan”.La mamá de Paulina es la partera deTlaquiltzingo, una comunidad a cua-renta minutos de Tlapa, que en náhuatlsignifica “lugar de los árboles frutales”.Paulina nos ha invitado a pasar la no-che en su casa, al pie de un río.“¿Hay víboras en Tlaquiltzingo?”,pregunto, preocupada por mi fobia, pe-ro enseguida agrego que, en mi mente,no hay. “¡Allá tampoco!”, responde ellaentre risas y este breve diálogo, que ladivirttanto,se locuentadespsatodo el mundo.(Si hay un paréntesis es éste: es fácilquerer a Paulina.) Al camión de redilas que sale de unparadero en Tlapa le llaman
 p a s a j e ra
.En ella, de pie, se recorre un camino deterracería a las faldas de un cerro: a ve-ces, en las curvas pronunciadas, en lu-gardepisose venlolosdespa-deros. Vuelas.Detrás de la montaña y las milpas demaíz rojo, se abre una calle de tierra conunascuantascasas detepetateodecemento pero en obra negra. La
 pasa- jera
nos deposita en la puerta de Ma-crina Martínez, sentada afuera de sutiendita y depósito de medicinas. Pau-lina le avisó que íbamos. Sonriente, an-te las disculpas por la visita inesperada,dice: “No hay problema, aquí quere-mos mucho a las mujeres”.(También es fácil querer a doña Ma-crina.)Pasamos el resto de la tarde y el díasiguiente con ella. Dormimos en su ca-ma, mientras ella y Paulina lo hacen enlos petates. Esa clase de amabilidadque no sabe de negativas. En la ma-drugada, Macrina entra por sus zapa-tos,iluminando elcuartocon lapan-talla de su celular. Tiene una cita conun curandero para su hija Ana, que lle-va días con dolor de estómago. El costode la consulta es de 2,500 pesos. “Soncreencias, pues”, dice, con gesto culpa- ble. Culpable tal vez porque Macrina es
EN LABORES.
En la escuela departeras sólo sonadmitidas mujeresque tenganp a r i e n te srelacionadas con eloficio, para que“no sed e s e n c a n te n”
   F   O   T   O   S   L   I   L   I    Á   N   L    Ó   P   E   Z   Y   C   O   R   T   E   S    Í   A
 Han pasado muchos gobiernos  y administraciones,
 y la preguntaes muy clara: ¿Por qué no hemos impulsadoeste tipo de programas antes? 
RAÚL LÓPEZ ROQUE,
responsable de los hospitales generales en Guerrero

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->