Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El Socialismo en Francia - August Hamon

El Socialismo en Francia - August Hamon

Ratings: (0)|Views: 1|Likes:

More info:

Published by: Kolectivo Conciencia Libertaria on Nov 02, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/15/2014

pdf

text

original

 
“El socialismo en Francia” de August Hamon
EL SOCIALISMO EN FRANCIA
*
August Hamon
CAPÍTULO ILAS OPINIONES POLÍTICAS EN FRANCIA
Los franceses tienen, naturalmente, opiniones políticas diversas. Se puede decir que, en realidad, salvo una pequeña minoría, son todos republicanos. El realismo está bien muerto, sea el que fuera el ruido que mueven algunos de sus sostenedores.Los republicanos se dividen en progresistas liberales conservadores, en radicales y radicales-socialistas y en socialistas. Son los primeros una ínfima minoría. Los otros tienen diversos puntos comunes, especialmente sus tendencias democráticas fuertemente acentuadas. Los demcratas franceses se reclutan entre los aldeanos, obreros, pequos burgueses !comerciantes, pequeños funcionarios, pequeños industriales y artesanos". #onstituyen la masa de la nacin, sin disputa posible. $omando por base la representacin en la #ámara de los %iputados -elegida en &ayo de '(')-, se encuentra que los radicales y radicales-socialistas constituyen aproimadamente los +' de la masa electoral los socialistas !comprendidos los llamados socialistas independientes" /'los progresistas-liberales-conservadores republicanos, aproimadamente tambi0n /' los realistas, apenas el '/. La diferencia '/ está constituida por los ciudadanos franceses que, sin mostrarse indiferentes por las luc1as políticas, se niegan a tomar parte en las elecciones. #on la mayor frecuencia son, por otra parte, de opiniones muy avan2adas, pues muc1os de entre ellos son anarquistas o anarqui2antes. Los miembros de las clases ricas raramente se abstienen de votar.3a4o la denominacin de 5socialistas6 encontramos, pues, los 5socialistas independientes6 y los que llamábamos antes de la guerra 5socialistas unificados6, porque estaban reunidos en un partido, compuesto de diversos grupos socialistas unificados en un solo partido. Sus adversarios tienden 1oy a llamarles 5bolc1evistas6, con la esperan2a de desacreditarles.Los socialistas independientes slo tienen algunos representantes en la #ámara de los %iputados. Son muy poco numerosos en el país, acaso no lleguen a una trig0sima parte de los electores. 3riand, 7ugagneur, 8iviani, pertenecen a este grupo, que es una especie de transicin entre los radicales y el partido socialista. Su programa no es esencialmente socialista, pues no persiguen como ob4eto la sociali2acin de los medios de produccin.
'
 9or el contrario, los anarquistas-comunistas deben ser incluidos entre los socialistas, dado el carácter del ideal cuya reali2acin persiguen. Son poco numerosos, pero tienen influencia en las agrupaciones obreras. La tuvieron muc1o mayor quince o veinticinco años atrás. #itaremos entre ellos a 9ablo :ecl;s, sobrino del ilustre gegrafo y socilogo Eliseo :ecl;s, <ean =rave, 7ndr0s =irard, etc. 7lgunos, sin abandonar su ideal de libertad y de comunismo, se 1an ad1erido al partido socialista, considerando que la accin colectiva y de con4unto es la ;nica que permitiría modificar la sociedad capitalista y transformarla en una sociedad sociali2ante, luego socialista.
*
 
 A. Hamon
: profesor del Institut des Hautes Études, de Brúselas; antiguo encargado de Cursos Libres en la Universidad de Pars ! en la Universidad de Londres" #ersi$n espa%ola de Crist$bal Litr&n" 'igitali(aci$n: )CL"
 +abido es, coo lo -e deostrado en i voluen
Socialisme et Anarchisme
 .Pars, /012, 3ue el car&cter esencial del socialiso es la sociali(aci$n de los edios de producci$n, sea ba4o la fora de colectiviso, sea ba4o la fora el couniso"
5
 
“El socialismo en Francia” de August Hamon
CAPÍTULO IICONSTITUCIÓN Y ORGANIZACIÓN DEL PARTIDO SOCIALISTA
El partido socialista es el ;nico partido político franc0s slidamente organi2ado sobre bases democráticas. Esta es una de las causas de su considerable influencia en la política francesa, tanto interior como eterior. 7l partido pueden ad1erirse todos, 1ombres y mu4eres, que cuenten a lo menos die2 y oc1o años de edad y acepten los siguientes principios>5?nteligencia y accin internacionales de los traba4adores organi2acin política y econmica del proletariado en partido de clase para la conquista del poder y la sociali2acin de los medios de produccin y de cambio, es decir, la transformacin de la sociedad capitalista en una sociedad colectivista o comunista6.$al es la base constitucional del partido, cuyo título oficial es 9artido Socialista, Seccin @rancesa de la ?nternacional Abrera !9. S.-S. @. <. A.". En cada municipio, los miembros del partido forman una seccin, que celebra reuniones privadas y p;blicas, a voluntad. 7 cada miembro se le provee de una tar4eta con timbres o sellos mensuales que representan la coti2acin. Bsta es variable, seg;n las secciones y las federaciones. En efecto, el importe de la coti2acin se reparte en tres fracciones desiguales> una, la más crecida, para la seccin, la segunda para la @ederacin, la tercera para el organismo central del partido. Las grandes ciudades que constituyen municipios muy importantes, como 9arís, Lyon, &arsella, Cantes, tienen varias secciones, generalmente una por departamento. El artículo D del :eglamento del partido establece que cada miembro del mismo tiene el deber de pertenecer al sindicato obrero de su profesin y a la cooperativa de su localidad. En cada departamento, el con4unto de las secciones constituye una @ederacin, que tiene una administracin federal. #uando en un departamento el n;mero de secciones es inferior a cinco y el de los miembros a cien, no puede eistir @ederacin, y entonces las secciones se ad1ieren a una @ederacin vecina. 9ara ser encargado de un mandato del partido !delegado en los rganos directivos y administrativos", es preciso figurar como ad1erido al partido desde cinco años atrás cuando menos. 9ara ser candidato a diputado, es menester serlo desde tres años. El sistema de la representacin proporcional eiste en el partido en todos los grados de la organi2acin. $odo esto figura consignado en un reglamento imperativo para todos los ad1eridos.La administracin de la @ederacin se efect;a por medio de un #omit0 federal -uno o dos delegados por seccin-, que se re;ne tantas veces como lo cree conveniente. %ic1o #omit0 nombra un secretario federal y un tesorero federal. 7nualmente la @ederacin celebra un #ongreso federal, compuesto por uno o varios delegados por seccin. #ada delegado dispone de cierto n;mero de mandatos, seg;n el n;mero de los coti2antes de la seccin. Las federaciones más numerosas son las del Sena, del Corte, del 9aso de #alais, del :dano, de la =ironda, etc.La direccin del partido radica en el #ongreso nacional, que se celebra una ve2 cuando menos al año. Los delegados para esos congresos son elegidos por los congresos federales. $ienen un mandato por veinticinco coti2antes de la @ederacin. El #ongreso nacional nombra la #omisin 7dministrativa 9ermanente !#. 7. 9.", compuesta de veinticuatro miembros. Su funcin es la de administrar el partido con la ayuda del #onse4o nacional. Bste, formado por delegados de las federaciones, sobre poco más o menos como para el #ongreso nacional, se
6
 
“El socialismo en Francia” de August Hamon
re;ne cuando menos cada trimestre. Los elegidos socialistas para el 9arlamento forman un grupo parlamentario distinto de todos los otros grupos del mismo. Este grupo socialista del 9arlamento tiene representantes en los conse4os y congresos nacionales. $iene, efectivamente, una respetable influencia en la direccin del partido, lo propio que la #. 7. 9. !de la que no pueden formar parte más de oc1o diputados". En efecto, estos dos organismos !#. 7. 9. y grupo socialista del 9arlamento", por ser permanente, son los reales rganos directores del partido. Los congresos y conse4os nacionales no pueden más que indicar la orientacin general. Los miembros del grupo socialista en el 9arlamento -actualmente lo son solamente los diputados, pues el partido no tiene senadores- ingresan en el partido una coti2acin anual de F. francos, de 0stos, './ para la ca4a de la organi2acin central. En 9aris y en el departamento del Sena, como los conse4eros municipales y generales perciben de la ciudad y del departamento un salario, deben ingresar en el partido '/ francos anuales. En cada municipio y departamento en que 1ay elegidos en los #onse4os municipal y general, deben formar un grupo distinto de los otros grupos políticos.$al es la organi2acin del partido fi4ada por un reglamento, que indica, además> 'G. El
control 
 de las federaciones y del partido sobre la conducta de los miembros /. Los modos de 4uicio arbitral en caso de discrepancia. Hasta los artículos del DF al D( de dic1o reglamento están consagrados a establecer el control del partido sobre la prensa socialista, propiedad o no del partido. %e 1ec1o, ese control sobre la prensa es ilusorio, salvo para los peridicos pertenecientes al partido mismo.Se ve que esta organi2acin es realmente democrática, pues la base es la seccin, es decir, el con4unto de ad1eridos. Es muy difícil a delegados en los diversos conse4os y congresos y a los diputados no obrar de conformidad a las direcciones dadas por la mayoría del con4unto de ad1erido
CAPÍTULO IIILAS FUERZAS DEL PARTIDO SOCIALISTA
 7ntes de la guerra contaba el partido con cerca de I+. coti2antes. La guerra disminuy considerablemente ese n;mero, puesto que en los comien2os de '('+ no alcan2aba ya a /+.. Las mayores fuer2as del partido son o 4venes u 1ombres en el vigor, de la edad. La proporcin de los vie4os es muy ínfima. La de los 1ombres de cuarenta y cinco a sesenta años no es elevada. %epende esto de que la mayoría de los socialistas es reclutada en el mundo obrero, donde el promedio de la vida es bastante ba4o. %ada la edad de casi todos los ad1eridos al partido socialista, la movili2acin les cogi desde el origen de las 1ostilidades !7gosto de '(')". 7l convertirse en soldados, la mayor parte cesaron de coti2ar. 9ero en el transcurso de '('+ debi restablecerse la vida industrial para las municiones, las armas, los alimentos y el vestuario. Los obreros volvieron al taller, los sindicatos crecieron considerablemente, y de rec1a2o el partido socialista vio aumentar un poco sus miembros. En '('J alcan2 F). coti2antes. La suspensin de la vida política primeramente, despu0s las trabas que la censura de la prensa, la censura postal, el r0gimen del estado de sitio para ciertas regiones, el semiestado de sitio para otras y la supresin de las reuniones p;blicas imponen a la vida política desde '('D a '('J, 1icieron que el aumento fuera muy lento. Se trata del n;mero de coti2antes, no del de aquellos que acuden al socialismo. Bste, por el contrario, es muy elevado, como eplicar0 ulteriormente.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->