Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword or section
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
álvarez. Orfismo_en_poetas_helenísticos_

álvarez. Orfismo_en_poetas_helenísticos_

Ratings: (0)|Views: 7 |Likes:
Published by gustavo isola

More info:

Published by: gustavo isola on Nov 06, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/15/2014

pdf

text

original

 
1. I
NTRODUCCIÓN
1.1.
 El orfismo en la época helenística
Las conquistas de Alejandro Magno y la configuración de losgrandes reinos helenísticos generaron radicales cambios históricos moti-vados por la difusión de la cultura griega y su combinación con diver-sas tradiciones autóctonas. En este marco, las creencias y prácticasreligiosas se conservan en gran medida, pero siguen nuevas orienta-ciones y se enriquecen con otros dioses y cultos propios de los terri-torios conquistados
1
. Como parte que eran de la cultura griega, tam-bién las formas de religiosidad mistérica, entre ellas el orfismo,alcanzan gran difusión y desarrollo en los nuevos reinos, en especialen el Egipto ptolemaico
2
. Los misterios, centrados en la purificacióny la salvación personales, se ven favorecidos en su expansión por elpredominio de lo individual frente a lo comunitario en esta nuevaetapa de la cultura griega. Así se manifiesta en la filosofía y la reli-gión, que buscan ahora sobre todo satisfacer las necesidades espiri-tuales y morales del hombre como individuo y no como ciudadano,de forma que pueda orientarse en un mundo nuevo, cosmopolita,
1339
1
Para el sincretismo en la religión helenística, v. Nock, 1953; Grant, 1953; Nilsson,1961, 119-131. El orfismo, sobre todo a partir de esta época, también adopta varios ele-mentos orientales, de ahí que West, 1976, haya llegado a hablar de orfismo greco-oriental.Sobre elementos orientales en el orfismo, véase cap. 39.
2
Acerca de los cultos mistéricos en época helenística, sigue siendo fundamental el estu-dio de Reitzenstein, 1927; v. también Nilsson, 1961, 90-103, y, sobre los misterios dionisía-cos, Nilsson, 1957; Matz, 1964; y Burkert, 1993.
ORFEOY EL ORFISMO EN LOS POETASHELENÍSTICOS
Marco Antonio Santamaría Álvarez
Universidad de Salamanca
LV
 
multicultural y de amplias fronteras, una vez perdido para siempre elmarco de referencias de la polis, vigente en la época clásica.Sin duda, también benefició al orfismo el apoyo decidido de losgobernantes a los cultos dionisíacos. Las características de Dioniso con-geniaban muy bien con los nuevos tiempos, por ser el dios extranjeropor excelencia, por su disponibilidad para el contacto personal con losfieles y por su fácil identificación con dioses foráneos como Osiris oSabazio. Surgen muchas asociaciones privadas (
qivasoi
o
 e[ranoi
) en lasque se celebraban ceremonias mistéricas, probablemente también detipo órfico. En Macedonia los cultos en honor de Dioniso estaban yamuy extendidos desde la época clásica y tantoAlejandro como los Pto-lomeos y losAtálidas consideraron a este dios como antepasado y pro-tector de sus estirpes. En Egipto se aprovechó su identificación conOsiris para promover su culto
3
. Contamos además con testimonios delinterés de los gobernantes macedonios por la figura de Orfeo y por eltipo de religiosidad que representaba. Diversos relatos míticos relacio-naban a este poeta legendario tanto con Tracia como con Macedonia(en concreto con la región de Pieria, donde se encontraba el monteOlimpo), territorios cercanos. Es posible que la vinculación de Orfeocon Pieria fuera inducida por la propia corte macedonia, para así poten-ciar su prestigio cultural en Grecia, al igual que buscó ascendientesmíticos y hasta divinos para su dinastía. Se ha defendido que la figurade Orfeo fue sometida por el rey macedonio Arquelao, a finales delsiglo
 V
 a.C., a un proceso de «pierización», por el cual se empezó arelacionar al cantor con Macedonia, en detrimento de Tracia
4
.Existen incluso varios testimonios de la vinculación del propioAlejandro Magno con Orfeo y el orfismo, hecho que sería determi-nante en la difusión de estas creencias, favorecida por el prestigio desu corte. En efecto, Pseudo-Calístenes dice que cuando partía a suexpedición enAsia,Alejandro visitó un templo de Orfeo en la ciudad
1340
3
Véanse Gernet-Boulanger, 1932, 408-420; Nilsson, 1961, 152 s., sobre los Ptolo-meos, y 165-167 sobre los Atálidas. Ya Hecateo de Mileto había identificado a Osiris conDioniso por sus similitudes (Hdt. 2.144 = Hecat.
 FGrHist 
 1 F 300).
4
Di Marco, 1996, quien apunta como apoyo a su teoría de la «pierización» los testi-monios de Timoteo y Eurípides. Timoteo vivió en la corte macedonia y es el primero quemenciona como madre de Orfeo a Calíope, una musa, habitante del Olimpo (
Pers
. 236).Eurípides sitúa a Orfeo en Tracia (
 Hipsipila Fr
. 759a [1619] Kannicht), pero luego, cercadel Olimpo, en Macedonia, en las
 Bacantes
 (560-566), compuestas durante su estancia enesa región. Rossi, 1996, relaciona esta iniciativa de Arquelao con la institución en Dío defiestas y de competiciones escénicas en honor de Zeus y las Musas (D. S. 17.16.3 s.), conlas que Orfeo estuvo seguramente relacionado (como sugieren Gruppe, 1897-1902, 1083; yZiegler, 1939, 1232). Quizá no por casualidad, continúa la estudiosa, Arriano sitúa conse-cutivamente un sacrificio hecho por Alejandro en estas fiestas y su visita a la estatua deOrfeo (
 An
. 1.11.1-2).
Orfeo y el orfismo en los poetas helenísticos
 
de Hiperia, al norte de Asia Menor, donde había una estatua del can-tor rodeado por las Musas y por animales salvajes. También Plutarcoy Arriano mencionan esta visita
5
. A la llegada de Alejandro, cuentan,la estatua sudó profusamente. Este prodigio causó temor, pero el adi-vino Aristandro, según Plutarco, lo interpretó como señal de que elgeneral macedonio realizaría notables portentos, que causarían a lospoetas y a los músicos grandes sudores para poder celebrarlos. ParaPseudo-Calístenes (1.42.6), el adivino Melampo (introducido anacró-nicamente) interpretó el sudor como signo del esfuerzo que supondríapara Alejandro someter a tantos pueblos bárbaros. Que Alejandro seacercase a visitar una estatua de Orfeo antes de su expedición, acciónque cuentan sus tres principales biógrafos griegos, parece indicar quesentía una especial confianza en el personaje y que quizá esperaba deél una señal divina sobre el resultado de sus campañas. También Plu-tarco da testimonio de cultos órficos y dionisíacos practicados conextraordinario celo por Olimpíade, la madre deAlejandro, en los cua-les quizá introdujo a su hijo
6
. Una prueba del arraigo del orfismo enMacedonia la constituyen todas las laminillas que se han encontradoallí 
7
, además del célebre papiro hallado en una tumba de Derveni,muy cerca de Tesalónica.1.2.
 Orfeo y el orfismo en la literatura helenística
En el periodo helenístico, la literatura órfica no sólo sigue culti-vándose, sino que alcanza un notable florecimiento. Contamos convarios testimonios que lo prueban, como un buen número de lamini-llas áureas de los siglos
 III
 y
 II
 a.C.
8
y varios papiros encontrados enEgipto que son muestra de la circulación de poemas órficos (como el
Papiro de Berlín
) y de la existencia de cultos órficos durante estaépoca (como el que describe el
 Papiro de Gurob
). Del siglo
 II
 a.C. o
1341
5
Ps.-Callisth. 1.42.6. Según Plu.
 Alex
. 14.5 y Arr.
 An
. 1.11.2 la imagen se encontrabaen Pieria (Plutarco precisa aún más: en Libetra), pero no mencionan ningún templo. Estostres testimonios forman el
 OF 
 1084.
6
Plu.
 Alex
. 2.5. V. Ath. 13.560f y 14.659f, pasaje que recoge una carta de Olimpíadedonde dice que los ritos báquicos eran tradicionales en la familia.
7
Se trata de las laminillas breves de Pela (
OF 
 496a, b y f), Peonia (
OF 
 496g), Metona(
OF 
 496h), Egas (Vergina) (
OF 
 496k), Hagios Athanassios, junto a Tesalónica (
OF 
 496 l)y Anfípolis (
OF 
 496n).
8
Láminas de Creta:
 OF 
 478-483. Laminillas breves: tres de Egio en Acaya: «Dexilaoiniciado», «Filón iniciado» e «Iniciado» (
OF 
 496c, d y e), una en la Élide (siglo
 III
 a.C.):«Filemena» (
OF 
 496j), una en Egas (Vergina): «Filiste saluda a Perséfone» (
OF 
 496k), unaen Anfípolis (
OF 
 496n) y una en Milopótamo (Creta), del siglo
 II
 a.C.: «Saludos a Plutón yPerséfone» (
OF 
 495).
Capítulo LV 

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->