Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
007_003.pdf

007_003.pdf

Ratings: (0)|Views: 16|Likes:
Published by Karina Wainschenker

More info:

Published by: Karina Wainschenker on Nov 08, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/29/2014

pdf

text

original

 
L
etras
 U
niversales
60695 -16 copias-
 
HTU
MAURICE MAETEKLINCK
La intrusa
 Los
ciegos
t Pelléas
 y Mélisande
 
El pájaro azul
Edición de Ana González Salvador Traducción de Ma.Jesús Pacheco
CÁTEDRA LETRAS UNIVERSALES
 
2 de 11
«Los
ciegos
»
(1890)
Dedicada a Charles Van Lerberghe, es representada en di-ciembre de
1891
 en el
Thédtre dMrt
 de París. Se trata de una creación de Paul Fort y LugnéPoe, quien actuó en el papel del Primer ciego.Obra hermética sobre la muerte y el miedo obsesivo que ésta provoca en el ser humano, plantea un problema en cuan-to a la puesta en escena y su significado. 'Se la considera como una posible precursora de
Esperando
 
a Godot
 de Samuel Beckett1.
1Cfr. Roger Bodard,
 Maurice Maeterlinck,
 París, Seghers, 1962.
[107]
 
Personajes
1
E
l
 
sacerdote
T
res
 
ciegos
 
de
 
nacimiento
 
El
ciego
 
más
 
 viejo
 
El
quinto
 
ciego
 ;
El
sexto
 
ciego
T
res
 
 viejas
 
ciegas
 
en
 
oración
 
La
ciega
 
más
 
 vieja
 
U
na
 
 joven
 
ciega
 
U
na
 
ciega
 
loca
1Como en
La intrusa,
 los personajes carecen de nombre propio. Sin em- bargo, aqel procedimiento es más radical puesto que todos, excepto el sa-cerdote, pertenecen a la misma categoría; todos son los ciegos, diferenciándo-se, principalmente, por la edad o el número.
[108]
3 de 16
Un viejísimo bosque septentrional,.de aspecto eterno,,bajo un cielo
 
muy estrellado. En el medio, en elfondo de la noche, está sentado
 
un viejo sacerdote'envuelto en un amplio abrigo negro. El busto y
 
la cabeza, ligeramente inclinados y morlalmente inmóviles, están
 
apoyados ¿n el tronco de un enorme roble cavernoso. En su rostro,
 
de una extrema, lividez como la cera, se entreabren los labios, amo-ratados. Los ojos mudos y  fijos ya no miran hacia el lado visible de
 
la eternidad y parecen ensangrentados por las lágrimas y por un
 
sinfín de pesares, inmemoriales. Los cabellos blancos, dignos, caen
 
en mechones.lacios y escasos sobre_.su cara, más iluminada  y cansa-da que todo lo qtiele. rodea en el atento silencio del sombrío bosque.
 
Las manos flacas están juntas sobre los muslos, muy rígidas. A la
 
derecha, seis viejos ciegos están sentados sobre unas piedras, unos
 
' troncos y unas hojas .secas. A la izquierda, separadas de ellos po
 
un árbol muerto y unas rocas,: seis mujeres,.también ciegas, están,
 
sentadas enfren te de los viejos. Tres de ellas están rezando y se la-mentan sin parar, con voz sorda. Otra es muy vieja. La^quinta,
 
con una actitud de demencia muda, tiene sobre las rodillas un ni
 
ñito dormido. La sexta es de una deslumbrante juventudy sus ca-bellos inundan todo su ser. Como los viejos, llevan ' amplias vesti-duras oscuras y uniformes. La mayoría espera, con los codos sobre
 
las rodillas,y el rostro entre las manos; todos parecen haber perdi-do el hábito del gesto inútilyya no giran la cabeza hacia los sofo-cados e.inquietos rumores déla isla. Grandes árboles  funerarios,, te- jos, sauces llorones y cipreses, los cubren con sus fieles sombras.. No
 
muy lejos, del sacerdote, florece en la noche un grupo de largos y, en- fermizos asfódelos. Está extraordinariamente oscuro, a pesar del 
 
claro de luna que.se esfuerzjifafu'íy^WMfpor romper por un mo-mento las tinieblas del  follaje.
[109]

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->