Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Ética punto com

Ética punto com

Ratings: (0)|Views: 123|Likes:
Published by Saladeprensa.org
En 1631 con la aparición de La Gazette de Teophraste Renaudot, era la primera vez que se imprimían con periodicidad regular las noticias. Renaudot es consciente de la implicación ética del privilegio obtenido del Rey y de la aplicación de una técnica nacida dos siglos antes. Por eso escribe en su primer editorial: “a todos aquellos que son como yo, amantes de la verdad”. Era un poder en función de la verdad, como repetirían hasta convertirlo en fórmula sacramental y en lugar trillado, todos los directores de periódicos del mundo, en sus primeras ediciones.

(Discurso de Javier Darío Restrepo en la apertura del taller “Ética en la Red: reglas para un periodismo útil y sensato”, dictado por Gumersindo Lafuente.)
En 1631 con la aparición de La Gazette de Teophraste Renaudot, era la primera vez que se imprimían con periodicidad regular las noticias. Renaudot es consciente de la implicación ética del privilegio obtenido del Rey y de la aplicación de una técnica nacida dos siglos antes. Por eso escribe en su primer editorial: “a todos aquellos que son como yo, amantes de la verdad”. Era un poder en función de la verdad, como repetirían hasta convertirlo en fórmula sacramental y en lugar trillado, todos los directores de periódicos del mundo, en sus primeras ediciones.

(Discurso de Javier Darío Restrepo en la apertura del taller “Ética en la Red: reglas para un periodismo útil y sensato”, dictado por Gumersindo Lafuente.)

More info:

Published by: Saladeprensa.org on Nov 09, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/25/2014

pdf

text

original

 
1 1
Ética.com
Discurso de Javier Darío Restrepo en la apertura del taller
“ 
Ética en la Red: reglas para un periodismo útil y sensato
” 
 , dictado por Gumersindo Lafuente. Bogotá DC. Colombia. Noviembre 1° de 2013.
Dos historias paralelas
 Hubo un tiempo en que los humanos no sabían leer ni escribir yen que sólo usaban la voz y los gestos para comunicarse entre sí. En las ruinas de Pompeya se encontraron testimonios del tiempo en que ese analfabetismo de la especie comenzó a ceder. Fue en unos recibos del comisario Jucundus donde los investigadores pudieron concluir que 7 de cada 13 ciudadanos sabían escribir y solo 3 entre 13 tenía el hábito de la escritura. Además, la de la escritura era una ocupación de esclavos, porque el romano cultivado tenía una memoria auditiva. Estos datos del siglo I de la era cristiana vienen a cuento como referencia para emprender un recorrido por la evolución que han tenido las tecnologías de las comunicaciones paralela al desarrollo de la conciencia ética de sus usuarios. Puesto que en aquellas remotas épocas la escritura
 esa elemental tecnología de la comunicación- no se miraba como un mecanismo de poder, no merecía consideración ética alguna. Hay que insistir en el dato: leer y escribir eran asuntos de esclavos. El ciudadano poderoso tenía esclavos que escribían por ellos y leían para ellos. Este medio de comunicación comenzó a revelar su importancia en las universidades en donde hacia finales del siglo XIII los estudiantes se habían acostumbrado a copiar las clases que dictaban sus profesores. Hay
 
2 2
miniaturas de la época que muestran al estudiantado escuchando y copiando. Se decía que los profesores dictaban para la pluma o para el cálamo, en referencia a la pluma de ave, o a la caña recortada que servían para escribir. La edad media recibió las tablas de cera y los punzones, el pergamino, la caña, la pluma y el pincel; después vendría de la China el papel y como invención propia, Europa recibiría la ordenación alfabética de las palabras, la planificación de las páginas y los índices temáticos. Anotan los historiadores, sin afán retórico, que coincidieron en la misma época las grandes catedrales góticas y el libro portátil que reemplazó al libro monumental y profusamente ornamentado. Para entonces el libro y la escritura se relacionaron con el poder y los conflictos éticos vinculados al medio de comunicación, comenzaron a formularse. También entonces se pudo hablar de brecha entre los que tenían acceso a los textos y podían leerlos en monasterios ricos, y universidades que poseían aquellos libros monumentales, y la mayoría de la población que apenas si sabía de la existencia de los libros, o que si los tenían a su alcance no podía leerlos, circunstancia que reveló el deber de la comunicabilidad que se cumplía con las pinturas que acercaban a la población analfabeta los contenidos de los textos; de ahí surgiría otro deber ético: el de ser fieles a las realidades y a la doctrina; un esbozo de lo que hoy conocemos los periodistas como compromiso con la verdad. Llámese una ética en borrador, o esbozo primitivo de la ética periodística, pero evidencia de que esas primitivas y toscas manifestaciones de la técnica de la comunicación traían de la mano los deberes éticos, porque donde aparece una manifestación de poder surge como su aura, el deber ético. En una sugestiva nota de pie de página en su libro El Viñedo del texto, Ivan Illich menciona como hardware del siglo XII, el papel, la vitela o las plumas con punta de fieltro y como software las notas de pie de página, los subrayados, los índices o los cambios de tipo de letra. Así hace notar
 
3 3
este autor la persistencia, a través del tiempo, de unas señales de identificación de la actividad comunicativa. También fue clara en esos remotos comienzos, la naturaleza del poder que confería la palabra escrita. De Casiodoro es este texto:
“Qué feliz
invento. Predicar a los hombres con la mano, abrir sus lenguas con el dedo, otorgar la salvación silenciosa a los mortales y luchar contra el diablo con
la pluma y la tinta”.
Expresiones claras del sentido de la responsabilidad que produce el poder de comunicar. No se estaba inventando una nueva ética, se estaba tomando conciencia de un nuevo poder y de sus obligaciones. Así ocurrió cuando en 1475 Gutemberg y sus asociados imprimieron el primer libro del mundo occidental. Los chinos se habían adelantado con su libro de 7 hojas pegadas una tras otra en 868 y con aquellas planchas de madera grabadas en relieve con las obras de Confucio, publicadas en 953.Con la biblia de Gutemberg volvió a suceder: ¿cómo responder por los efectos que traería la aplicación de esa nueva tecnología? Fue una percepción ética la que provocó el fenómeno de las biblias encadenadas, porque los productos de la imprenta no podían caer en todas las manos sin daño. En 1631 con la aparición de La Gazette de Teophraste Renaudot, era la primera vez que se imprimían con periodicidad regular las noticias. Renaudot es consciente de la implicación ética del privilegio obtenido del Rey y de la aplicación de una técnica nacida dos siglos antes. Por eso
escribe en su primer editorial: “a todos aquellos que son como yo, amantes de la verdad”. Era un poder en función de la verdad, como
repetirían hasta convertirlo en fórmula sacramental y en lugar trillado, todos los directores de periódicos del mundo, en sus primeras ediciones. Y lo que fue un instrumento militar, operado desde la torre Eiffel en la primera guerra mundial, en 1922 daría lugar a la aparición del primer radioperiódico en Francia, seguido una semana después por la BBC Noticias.

Activity (2)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->