Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Un desnudo realista

Un desnudo realista

Ratings: (0)|Views: 2 |Likes:
Published by BubokSpain
http://www.bubok.es/libros/228735/Un-desnudo-realista Un hombre y una mujer se sientan a dialogar con la muerte en el segundo piso de una casa.
http://www.bubok.es/libros/228735/Un-desnudo-realista Un hombre y una mujer se sientan a dialogar con la muerte en el segundo piso de una casa.

More info:

Published by: BubokSpain on Nov 12, 2013
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/12/2013

pdf

text

original

 
 
Un desnudo realista
Carlos Alberto Azuero Cervera 2013
 
Personajes: -
 
La muerte. -
 
Doña Hilda. -
 
Don Rolando. Acto I. En la segunda planta de la casa de la pareja.
 
Escena 1. Sentados en el comedor, tomando jugo de mandarina. La muerte: ¿Cómo les ha ido, qué me cuentan de nuevo? Doña Hilda: Pues estamos muy agradecidos de que nos haya permitido conversar con usted. Don Rolando: Sabemos que usted es alguien muy ocupada. La muerte: Tan queridos, yo dialogo con los que sean capaces de ver la realidad, los que viven de acuerdo a algún tipo de misticismo, siempre andan evadiéndome, de todas maneras eso me ayuda a hacer mi trabajo con tranquilidad. Doña Hilda: ¿Por qué dices eso, no entendí la última parte? Don Rolando: Sí, explíquese mejor. La muerte: Pues lo que pasa es que, por ejemplo, los religiosos son muy buenos conmigo, porque hacen que yo siga creciendo, yo soy la que reino en éste mundo, tengo el poder para llevármelos a todos cuando deseo. Doña Hilda: Dios prometió que tú no trabajarías si la gente lo sigue a él. Don Rolando: Eso es lo que han dicho los predicadores por siglos. La muerte: Es mentira, yo existo cuando la gente se reproduce, esa es mi regla, si procrean puedo seguir trabajando.
 
Doña Hilda: Mucha gente tiene la esperanza de que cuando llegue al cielo, usted no existirá. Don Rolando: Los creyentes confían en permanecer con sus dioses eternamente. La muerte: Esa es una buena trampa para que yo siga existiendo, con el señuelo del cielo, los practicantes de alguna religión consideran que vale la pena formar una familia, y así yo sigo haciendo mis travesuras. Doña Hilda: Hay muchas personas que dicen haber muerto, y en ese estado presenciaron una nueva dimensión, ¿Qué tiene para decir frente a eso? Don Rolando: Ahora sí ya va a tener que admitir que se ha equivocado. La muerte: Esas personas son cómplices de mi obra, en los momentos en los que ellos dijeron haber presenciado alguna clase de firmamento, yo me encargaba de mostrarles esas escenas, para que los terrícolas se llenen de ilusiones, y eso es lo que me permite seguir obrando. Doña Hilda: Por ejemplo, en el cristianismo, Jesucristo venció a la muerte, murió en una cruz, luego resucitó, se le apareció a muchos individuos y luego ascendió, ahora está a la diestra de su padre. Don Rolando: Hay más de 2000 millones de personas que creen en esa historia. La muerte: Eso es algo ficticio, todo lo relacionado con las religiones es algo creado para hacer un gran negocio, dense cuenta, la Biblia se ha vendido más de 5000 millones de veces, eso definitivamente es con ánimo de lucro. Doña Hilda: Entonces, para usted, ¿Cuál es el propósito de las religiones? Don Rolando: Me imagino que piensa que existen con fines comerciales. La muerte: Exactamente, aunque estén muy arraigadas en la cultura y en la mente de muchos practicantes, los intereses primordiales siempre han sido económicos.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->