Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Bacon, Francis - La nueva Atlántida

Bacon, Francis - La nueva Atlántida

Ratings: (0)|Views: 0|Likes:
Published by Alvise Pérez

More info:

Published by: Alvise Pérez on Nov 15, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/15/2014

pdf

text

original

 
INTRODUCCION
La nueva Atlántida pertenece a las grandes utopías clásicas de la historia del pensamiento. La obra de Bacon posee un gran interés dentro del género, debido a que, además de sus valores intrínsecos, su autor es un filósofo eminente y un cltísico literario de la lengua inglesa. A diferencia de omás !oro, cuya fama radica precisamente en su "topía, Bacon escribió La nueva  Atlántida como por a#adidura de su profunda obra filosófica. odo el $ensamiento de !oro se halla en su "topía% parte del pensamiento de Bacon se encuentra en su libro La nueva Atlántida. &sto no desmerece, naturalmente, la valía de la obra que va a conocer el lector. Al contrario, para quien se halle familiari'ado con las doctrinas de Bacon ofrece redoblado interés saber qué pensaba el gran empirista inglés sobre la organi'ación social y el porvenir de la ciencia y de la técnica.&n un sentido La nueva Atlántida sigue la línea de las utopías clásicas( la ficción de un &stado ideal en el cual son felices los ciudadanos debido a la perfecta organi'ación social reinante% al menos, los males sociales se han reducido al límite mínimo. &l título mismo, como habrá comprendido el avisado lector, remite a $latón, creador de otra utopía, y que en una de sus obras habla de un antiguo continente hundido en el océano.$ero, por otra parte, esta utopía es diferente de las demás. &n efecto, no se ocupa primordialmente de la organi'ación de la economía y de la sociedad% esto es secundario y resulta más bien como una consecuencia de la dirección e)ercida por una institución minoritaria y selecta. Bacon, preocupado con el porvenir de la ciencia y sus posibilidades futuras, orienta su interés hacia la conquista de la naturale'a por el hombre. *on geniales las predicciones contenidas en La nueva Atlántida( el submarino, el avión, el micrófono, el crecimiento artificial de los frutos, etc., etc. Aunque sin decirlo e+plícitamente, Bacon sugiere una idea interesante, a saber( que la armonía entre los hombres puede alcan'arse mediante un control de la naturale'a que les facilite los medios precisos para su vida. &sto que parece tan sencillo no ha sido logrado  )amás en la historia de la humanidad, ya que el dominio sobre la naturale'a ha sido limitado, insuficiente para que los hombres logren el dorado sue#o de vivir sobre la ierra sin miedo al hambre de una parte de la población, por mínima que sea.La idea de suponer un &stado ideal donde los hombres vivan felices ha tentado siempre a los filósofos. &n este sue#o late la creencia, no demostrada, desde luego de que lo que es posible es reali'able. &l concepto de utopía no debe admitirse sólo como algo puramente imaginario sino como susceptible de ser llevado a la práctica.Las utopias son, en cierto sentido, programas de acción. Al decír esto no nos referimos al con)unto de detalles que a veces, en efecto, son imposibles de reali'ar% sino s bien a que la utopía posee, la implícita creencia en la $erfectibilidad y en el progreso del género humano. &l pensamiento utópico se halla le)os de todo conservadurismo, considerado en su más pura esencia. &l
 
conservadurismo aspíra a mantener como eterno lo que de hecho es así y por el solo hecho de serlo. uando el curso de los acontecimientos e+ige una evolución conveniente, el pensamiento conservador se aferra al empirismo absurdo del mantenimiento del pasado, apoyándose para ello en el concepto, mal entendido, de tradición. -rente a esta doctrina los creadores de utopías fi)an su mirada en el porvenir, entreviendo la posibilidad de un &stado, reino o repblica ideal, donde las imperfecciones que aque)an a la humanidad y consideradas hasta entonces como inevitables, quedan abolidas. $ero /cómo quedan abolidas0$recisamente por la errónea manera de lograrlo la palabra utopía ha dado origen a un ad)etivo, utópico, que sirve $ara designar aquello que, de una u otra manera, se halla. ale)ado de la realidad. Las imperfecciones son resueltas a priori debido a la perfección del sistema imperante en el &stado. &+iste una diferencia fundamental entre el pensamiento de la utopía clásica y el pensamiento político científico 1!ar+, aplicándolo a su doctrina, lo e+plicó con precisión al hablar de 2socialismo utópico2 y 2socialismo científico23. para el pensamiento de las utopías clásicas las soluciones no son proporcionadas por la realidad misma, o basándose en ella, sino resueltas de antemano% en una palabra, las dificultades no e+isten. *i en $latón, la abolición de la propiedad privada, dentro del ámbito de una clase social, impide el egoísmo y la lucha entre los hombres. &n Bacon, la e+istencia de una sociedad perfecta, 2La casa de *alomón2, conduce de tal modo la vida que la felicidad y el progreso se derivan de su actuación como corolario ineludible y necesario.La utopía posee un carácter racional e+tremado, ya que frente a lo que de hecho es, opone lo que, segn el pensamiento más estricto, debe ser. 4istóricamente el enfrentamiento con la realidad circundante no ha sido a veces cil, e incluso la mayoa de ellas imposible, es natural que el pensamiento haya huido a otros ámbitos buscando un &stado ideal en ninguna parte 1"topía3 creado con arreglo a ideas racionales. 5 un mundo construido por la ra'ón debe ser perfecto. Además de anticipaciones del futuro, las utopías son críticas del presente. odos aquellos problemas que no han sido resueltos adecuadamente en la vida diaria de los &stados contemporáneos del autor, obtienen brillantes soluciones en su creación filosófico6poética. La utopía es la contrapartida del &stado e+istente hic et nunc.Bacon presenta en La nueva Atlántida su visión de una utopía. omo hombre de ciencia se hallaba más preocupado con la resolución de problemas científicos y técnicos que sociales. 7e ahí que su mirada se diri)a por otros caminos. Anticipa inventos que han tardado en ser reali'ados muchísimos a#os. La casa de *alomón2, sociedad que figura en este libro, y cuya misión es la de dirigir la vida del país, sirvió de modelo para crear la 8oyal *ociety inglesa, que tan alto papel ha desempe#ado en la 9ran Breta#a.
Y, ahora, dejemos que hable Bacon.
 
LA NUEVA ATLANTIDA (Francis Bacon).
:arpamos del $er 1donde habíamos permanecido durante todo un a#o3 hacia hina y ;apón, por el mar del *ur, llevando provisiones para doce meses% tuvimos vientos favorables del &ste, si bien suaves y débiles, por espacio de algo más de cinco meses. <o obstante, luego el viento vino del =este durante muchos días, de tal modo que apenas podíamos avan'ar, y a veces, incluso, pensamos en regresar. $ero más adelante se levantaron grandes y fuertes vientos del *ur, con la ligera tendencia hacia el &ste, que nos llevaron hacia el <orte% por este tiempo las provisiones nos faltaron, aunque habíamos hecho buen acopio de ellas. Al encontrarnos sin provisiones, en medio de la mayor inmensidad de agua del mundo, nos consideramos perdidos y nos preparamos para morir. *in embargo, elevamos nuestros cora'ones y voces a 7ios, al 7ios que 2mostró sus milagros en lo profundo2, suplicando de su merced que así como en el principio del mundo descubrió la fa' de las profundidades y creó la ierra, descubriera ahora también la ierra para nosotros, que no queríamos perecer.5 sucedió que al día siguiente por la tarde vimos ante nosotros, hacia el <orte, a poca distancia, una especie de espesas nubes que nos hicieron concebir la esperan'a de encontrar tierra% sabíamos que aquella parte del mar del *ur era totalmente desconocida, y que podría haber en ella islas o continentes que todavía no se hubieran descubierto. $or consiguiente, viramos hacia el lugar donde veíamos se#ales de tierra, y navegamos en aquella direccn durante toda la noche% al amanecer del a siguiente pudimos comprobar con claridad que era tierra, en efecto, llana y cubierta de bosque% y esto la hacía aparecer más obscura. 7espués de hora y media de navegación penetramos en un buen fondeadero, que era el puerto de una bella ciudad% no era grande, ciertamente, pero estaba bien edificada y ofrecía una agradable perspectiva desde el mar. 5 figurándose los largos los minutos hasta que estuviéramos en tierra firme, llegamos )unto a la costa. $ero inmediatamente vimos a muchas personas, con una especie de duelas en las manos, que parecían prohibirnos desembarcar% no obstante, sin e+clamaciones ni signos de fiere'a, sino sólo como avisándonos mediante signos de que nos ale)áramos. &ntonces, bastante desconcertados, nos consultamos unos a otros acerca de lo que deberíamos hacer.7urante este tiempo nos enviaron un peque#o bote con unas ocho personas a bordo, de las cuales una llevaba en la mano un bastón de ca#a, amarillo, pintado de a'ul en ambos e+tremos% subió el hombre a nuestro barco sin la menor muestra de desconfian'a, 5 cuando vio que uno de nosotros se hallaba ligeramente destacado de los des, saun peque#o rollo de pergamino 1un poco más amarillo que el nuestro, y brillante como las ho)as de las tablillas de escribir, pero suave y fle+ible3, y se lo entregó a nuestro capitán. &n este rollo estaban escritas en hebreo y griego antiguos, en buen latín escolástico y en espa#ol las siguientes frases( 2<o desembarque ninguno de ustedes y procuren marcharse de esta costa dentro de un pla'o de dieciséis días, e+cepto si se les concede más tiempo. !ientras tanto, si desean agua fresca, provisiones o asistencia para sus enfermos, o bien alguna reparación en

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->