Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
1Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
LNR 102 La Nueva Republica

LNR 102 La Nueva Republica

Ratings: (0)|Views: 118|Likes:
La Nueva República es el semanario del CID en Cuba
La Nueva República es el semanario del CID en Cuba

More info:

Published by: Cuba Independiente y Democratica on Nov 18, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

03/21/2014

pdf

text

original

 
LA NUEVA
 
REPÚBLICA
 
ES
 
EL
 
SEMANARIO
 
DEL
 CID
LA NUEVA REPÚBLICA
Desbalances en el sistema de salud cubano
 
Con el envío de miles de médicos al extranjero para cumplir “misión internacionalista”, lo que
sucede inmediatamente es que disminuye el número de profesionales de la salud en Cuba y empeora la situación de la población para acceder a un servicio no ya necesario, sino funda-mental. La paradoja es que, luego de tanto pregonar un aparato estatal de salud perfecto, últi-mamente se prioriza llenar las plazas que abren gobiernos foráneos para completar sus propios programas de salud en sus respectivos países, dejando descubiertas las plazas de trabajo en Cuba. El motivo para tal movimiento es el dinero que va a parar al Estado Cubano directamente por concepto de contratación de personal altamente calificado y exportación de servicios médi-cos. Mientras tanto, ¿qué pasa en la Isla? La situación higiénica de los centros urbanos es muy precaria. Dada la obsolescencia de las redes hidráulicas y sanitarias, así como la ausencia de un sistema efectivo de recogida y tratamiento de desechos, la exposición
 
a brotes epidé-
micos es alta. De hecho, este problema ha dado lugar a que en los últimos tiempos hayan resurgido enfermedades que estaban erradicadas no ya en las ciudades, sino en todo el territorio nacional. Los medios oficiales de difusión siempre echan tierra sobre el asunto y 
 lo tratan de forma
distorsionada por tal de ocultar la realidad a una población cada vez más enterada de que ya la salud no es la misma de antes (refiriéndose a los tiempos en que Cuba sí llegó a tener índices en el tema que eran verdaderamente envidiables). Hacia las zonas rurales es todavía peor, porque a la falta de infraestructuras adecuadas hay que sumar la carencia de transporte para trasladar a las personas que requieran servicios de urgen-cia. Los habitantes del interior de Cuba que necesitan tratamientos especializados deben realizar larguísimos viajes y sacrificar varias jornadas para moverse a las cabeceras provinciales o, inclusive, a la capital del país para ser atendidos. Esto suma una carga más a ese sistema de salud del que se habla. Pero volviendo al tema de exportación de doctores, véanse las consecuencias de la política actual en las clínicas municipales
y hospitales: la ausencia de médicos que “están de misión” ha creado un vacío que dificulta una atención de calidad.
 
Ni hablar de las instalaciones y centros de atención destinados “al pueblo”. Las grandes quintas que antes albergaron cómodos
 hospitales en La Habana se han convertido en ruinas que carecen de las más elementales medidas profilácticas, y en donde los ingresados sufren
 las des-
atenciones de un personal quizá cada vez más rebajado moral y éticamente, pero que tampoco tiene las condiciones para brindar un
 servicio
medianamente bueno. A modo de ejemplo, vale mencionar que ya servicios como los de dentista y oftalmológicos, han pasado a ser casi com-pletamente privados. Es un secreto a voces que para obtener un buen tratamiento dental o hacerse unos lentes es necesario tener mucho dine-
ro. En caso contrario, pasarán meses antes de conseguir que el Estado, ese “generoso padre” que dice garantizarlo todo, final
mente resuelva el problema. No pasa lo mismo con los centros hospitalarios donde se atienden militares y dirigentes. Por supuesto, si se pertenece a la clas
e social de “los ungidos” (aquellos que desempeñan algún cargo en los aparatos del Poder) se tendrá una mejor atención y mayores posibilidades
 de
 bienestar.
Mientras tanto, los cubanos comunes, “de a pie”, deben utilizar tanto sobornos como amistades para acceder a estos lugares ex 
clusivos. Por  Víctor Ariel González
China dictadura capitalista con careta comunista
Desde que los comunistas tomaron el poder en China en 1949 el pueblo chino fue víctima del fanatismo y la paranoia de Mao, quien en su afán de forzar el desarrollo industrial provocó la mayor hambruna conocida en la historia humana. Entre 1958 y 1961 y como resultado del plan Gran Salto Hacia Adelante
38 millones de personas murieron de hambre, agotamiento y suicidios porque para vender
sus alimentos en el exterior e impulsar el sector industrial a los campesinos se les confisca-ba a la mayor parte de lo que producían; el experimento fue un fracaso colosal. Los críme-nes del periodo maoísta sobrepasan las 60 millones de personas, cifra que supera la suma de los asesinados por Hitler, Stalin, Mussolini y otros dictadores. Fue hasta la muerte de Mao en 1978, que una víctima de las purgas maoístas, Deng Xiao-ping, comenzó a eliminar el asfixiante control económico del estado y se abrió al mundo. Desde entonces la China inició un vertiginoso desarrollo económico. Este crecimiento no se debió al Partido Comunista Chino, sino: a) la decisión de Deng Xiaoping de reconocer el fracaso comunista y corregirlo, b) la capacidad de tra-bajo del pueblo chino, c) el importante respaldo de los Estados Unidos abriendo su mercado a China, proporcionándole inversiones
, tecnología
y entrenando a cientos de miles de estudiantes chinos; más Japón, el archí enemigo de China, que también hizo un gran aporte a ese desarrollo, c) el capital chino en el exterior que fue igualmente un factor considerable. El modelo de desarrollo capitalista/estatista en China esta agotán-dose y su éxito no es ningún secreto porque ha dependido del acceso a los mercados capitalistas y el pago de mano de obra barata. Los cuba-nos no queremos pasar del castrismo comunista al castrismo capitalista. No queremos mas explotación. (D)
EDICIÓN 102 NOVIEMBRE
 18
DE
 2013

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->