Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
5Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Haciendo Lo Mejor de Una Mala Decision

Haciendo Lo Mejor de Una Mala Decision

Ratings: (0)|Views: 544|Likes:
Published by Luis Huerta
Este es un texto traducido de un articulo de una revista de los gedeones. Es del hermano el Dr. Erwin Lutzer, quien ha escrito varios libros.

En este articulo se habla acerca de la enorme Gracia de Dios mostrada cuando, a pesar de haber tomado una mala decision, sigue con nosotros mostrandonos y capacitandonos para mejores cosas.

Bendiciones.

http://sirkerberosworld.bllogspot.com
http://temasselectoscristianos.wordpress.com
Este es un texto traducido de un articulo de una revista de los gedeones. Es del hermano el Dr. Erwin Lutzer, quien ha escrito varios libros.

En este articulo se habla acerca de la enorme Gracia de Dios mostrada cuando, a pesar de haber tomado una mala decision, sigue con nosotros mostrandonos y capacitandonos para mejores cosas.

Bendiciones.

http://sirkerberosworld.bllogspot.com
http://temasselectoscristianos.wordpress.com

More info:

Published by: Luis Huerta on Aug 15, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/07/2012

pdf

text

original

 
Haciendo lo mejor de una mala decisi
ó
n
Dr. Erwin LutzerTodos nosotros hemos tomado malas decisiones, y las hemos lamentado profundamente. Tal vezcomo resultado de una mala decisi
ó
n puede que ahora est
é
s en medio de la bancarota, tienes unmatrimonio infeliz debido a que hiciste una muy mala decisi
ó
n. Cuando
é
sto pasa, com
ú
nmente nospreguntamos, d
ó
nde est
á
Dios en medio de la situaci
ó
n. ¿D
ó
nde est
á
Dios cuando fallamos? Megustar
í 
a animarle, a pesar de, viendo el caso de la vida de Mois
é
s.Mois
é
s hizo una mala decisi
ó
n cuando mat
ó
a un hombre en Egipto, y termin
ó
en el desiertopor cuarenta a
ñ
os por homicidio. En
É
xodo 2 encontramos la historia de Mois
é
s y lo que sucedi
ó
en suvida debido a una mala decisi
ó
n. En el Nuevo Testamento, la Biblia dice que Mois
é
s fue criado en todasabidur
í 
a de los Egipcios y que era poderoso en hecho y palabra. Ten
í 
a la mejor educaci
ó
n que Egiptole pudo haber dado, y ten
í 
a maravillosas oportunidades ante
é
l debido a que fue criado en los tribunalesdel Fara
ó
n. Sin embargo, hab
í 
a algo dentro de Mois
é
s que le hizo darse cuenta que su destino no estabaen el palacio del Fara
ó
n. Se identific
ó
a si mismo con el pueblo de Dios. Adem
á
s dice que fue y mat
ó
aun Egipcio que estaba maltratando a un Israelita, y cuando Fara
ó
n lo escuch
ó
, busc
ó
matar a Mois
é
s.Imagine la desepci
ó
n que debi
ó
haber sentido. Mois
é
s asumi
ó
que sus hermanos entender
í 
an c
ó
moDios los liberar
í 
a por Su mano, pero no fue as
í 
. As
í 
que Mois
é
s se encontr
ó
en el desierto, sentado a unlado de un pozo, como resultado de su propia mala decisi
ó
n.Lo que me gustar
í 
a que vi
é
ramos son las leciones que Dios le ense
ñó
mientras estaba en eldesierto. Creo que algunos de nosotros nos sentimos como si estuvi
é
ramos en el desierto, y nospreguntamos d
ó
nde est
á
Dios. Necesitamos ser animados de tal manera que sepamos que Dios tienecuidado de su puelo mientras que ellos est
á
n en el desierto, y que no nos ha abandonado.Tal y como leemos atrav
é
s de
É
xodo 2, aprendemos c
ó
mo Mois
é
s vino al hogar de Reuel y quele fue dada su hija S
é
fora, para casarse. Dios lo hab
í 
a llevado a un lugar que no se le hac
í 
a familiar,rodeado de gente no conocida, y encontr
ó
un hogar ah
í 
.Aqu
í 
hay algo que debemos de asimilar: el
é
xito es un mal maestro, pero el fracaso es unexcelente maestro. Lo que estoy a punto de darte son tres lecciones que Mois
é
s aprendi
ó
en el desierto,las cuales el
é
xito nunca le hubieran podido ense
ñ
ar. Permaneciendo en el palacio, inclusive con todassus oportunidades, no se le hubiera podido haber ense
ñ
ado a Moises las lecciones que
é
l aprendi
ó
en eldesierto.
Servidumbre
Notar
á
s que Mois
é
s sirvi
ó
en la oscuridad. Nadie lo conoc
í 
a. Pero entonces vino a la familia deReuel y comenz
ó
a servir en el desierto por 40 largos a
ñ
os. Encuentro muy interesante el hecho de quela Biblia diga que los pastores eran una abominaci
ó
n a los Egipcios. A Mois
é
s le fue dada la m
á
s bajatarea que pudo haber imagino para s
í 
mismo. Ah
í 
estaba, sin posibilidad de prosperar, y sin algunamanera de distinguirse. Ver
á
s, es m
á
s
á
cil servir a Dios en la luz, donde la personas saben qui
é
nes
 
somos y donde tenemos un maravilloso y bien remunerado ministerio. Pero es m
á
s dif 
í 
cil servir a Dioscuando nos encontramos en el desierto. Sin embargo, ah
í 
es a donde Dios gui
ó
a Mois
é
s de tal maneraque pudiera aprender esa lecci
ó
n de servidumbre.
Confianza
No creo que Mois
é
s alguna vez se haya sentido como en casa mientras estaba en el desierto.Cuando tuvo un hijo, lo llam
ó
“Gers
ó
n” que significa “extranjero”. Mois
é
s fue transplantado desde elpalacio en Egipto, directo al desierto, y la transici
ó
n fue muy, muy dif 
í 
cil. No creo que alguina vez lohaya superado.En el verso 23, le
í 
mos que durante ese tiempo, el rey de Egipto muri
ó
y el pueblo de Israel sequej
ó
por su esclavitud. Gimieron por ayuda, y su llanto por libertad vino delante de Dios. El Se
ñ
or
escuch
ó
 
su queda, y
record 
ó
 
Su Pacto con Su pueblo, y
vio.
¿Estaba haciendo Dios algo mientrasMois
é
s estaba en el desierto? ¿Hace Dios algo en tu desierto y en mi desierto? La respuesta es, s
í 
.Sabemos esto por aquellos tres verbos: Dios estaba
escuchando
, Dios estaba
recordando
, y Dios estaba
viendo.
Dios est
á
siempre est
á
haciendo algo, incluso cuando nosotros no nos damos cuenta de que
É
ltrabaja.Dice en Deuteronomio que la naci
ó
n de Israel estaba en el desierto, y Dios cuidaba de elloscomo un
á
guila cuida a su cr
í 
a. Un
á
guila construir
á
un nido en la punta de rocas filosas y ramasespinozas, y entonces hace una cama agradable y c
ó
moda de sus plumas para los peque
ñ
os aguiluchos.Pero cuanod crecen, la madre empiea a quitar las plumas del nido, peque
ñ
a por peque
ñ
a, hasta que lepeque
ñ
a ave siente el filo de aquellas ramas y las rocas y se dice para s
í 
mismo, “Las cosas van tan malque voy a tener que salir de
é
ste nido y aprender a volar”. Eso es lo que Dios hace cuando estamos en eldesierto. Quita todas las plumas, y todas las cosas que nos hacen felices y c
ó
modos, y sacude un poconuestro nido, pero
É
l est
á
trabajando todo el tiempo por nuestro bienestar.Ver
á
s, es f 
á
cil confiar en Dios cuando el arbusto est
á
ardiendo, cuando las aguas se parten,cuando las monta
ñ
as est
á
n estremeci
é
ndose, y cuando el dinero est
á
fluyendo. Pero es muy dif 
í 
cilconfiar en Dios cuando todo lo que ves es desierto. Cuando Dios te lleva de una vocaci
ó
n a otra, de unasituaci
ó
n a otra, de una transici
ó
n a otra, es muy dif 
í 
cil confiar. Pero es especialmente durante esemomento cuando
necesitamos
confiar. Incluso en su desierto, Dios estaba con Mois
é
s, y lo estabapreparando para grandes cosas.
Obediencia
En el cap
í 
tulo 3, Dios viene a Mois
é
s y el arbusto arde. Dios viene a
é
l en el cap
í 
tulo 4 y le diceque vuelva a Egipto. Mois
é
s dice, b
á
sicamente, “No. Dejar
é
simplemente que esas personas se pudranen Egipto. No volver
é
a ese lugar.” Tu tal vez pensaste que Mois
é
s estar
í 
a emocionado. Tal vez pensasteque su reacci
ó
n pudo haber sido, “¿D
ó
nde hab
í 
as estado Dios? He estado en
é
ste desierto, perdiendo el
 
tiempo durante 40 a
ñ
os. Ya era hora de que me trajeras a mi lugar por derecho.” Pero Mois
é
s dijo queno iba a ir, y empieza a con todas esas excusas. Mientras Mois
é
s est
á
parado en suelo santo, discutecon Dios. El dice simplemente que no. ¿Porqu
é
es Mois
é
s reacio? Es porque sigue herido. No haolvidado el hecho de que su pueblo no lo acept
ó
como su l
í 
der hace 40 a
ñ
os.Puedo decirte que es posible haber tenido una mala experiencia en el ministerio 30 o 40 a
ñ
osantes y decir para ti mismo, “No me unir
é
a esa iglesia o estar
é
envuelto en el ministerio otra vez,debido a que todav
í 
a no he lidiado con la herida.” Eso es lo que creo que sucede aqu
í 
cuando Diosviene a Mois
é
s. En el cap
í 
tulo 4, Mois
é
s se queja con Dios, y le dice “
 He aqu
í 
ellos no me creer 
á
n, nioir 
á
n mi voz; porque dir 
á
n: No te ha aparecido El Se
ñ
or”.
Puedes escuchar claramente que Mois
é
ssigue herido, y que sigue molesto por lo que le sucedi
ó
en Egipto. As
í 
que El Se
ñ
or le dice, “
 Mois
é 
s,¿qu
é 
es eso en tu mano?”
El dijo, “Es una vara”. Entonces Dios le dijo, “T
í 
rala al suelo.” CuandoMois
é
s lo hizo, se convirti
ó
en una serpiente. Cuando Dios le dijo que la recojiera, y lo hizo, seconvirti
ó
en vara de nuevo.¿Qu
é
intentaba hacer Dios aqu
í 
? Le ped
í 
a a Mois
é
s que aquello que tiene que consigui
ó
en eldesierto, y todo aquello que ten
í 
a era aquella vara en su mano. As
í 
que Dios le estaba diciendo, “Voy ausar esa vara que conseguiste en el desierto, y la vara de Mois
é
s se convertir
á
en la vara de Dios.”Entonces, donde quiera que mois
é
s era visto despu
é
s de su encuentro, esa vara estaba con
é
l. Recuerdacuando parti
ó
el Mar Rojo – Mois
é
s tom
ó
su vara y la extendi
ó
sobre el mar y las aguas se partieron.Cuando el pueblo necesitaba agua, Mois
é
s usaba su vara para golpear la roca. El punto de todo
é
sto esque Dios tom
ó
lo poco que Mois
é
s consigui
ó
en el desierto, y lo us
ó
para mostrar Su Gran Poder.Yo hablo a aquellos de ustedes que ahora sienten estar en su desierto. Tal vez debido a que tupareja ha muerto y est
á
s en duelo y en un per
í 
odo de soledad. Dios te dice, “Voy a llevarte al desiertopara que as
í 
pueda usar aquello que aprendiste en el desierto como transici
ó
n para un nuevoministerio.” Eso es lo que Dios le dice a Mois
é
s en
é
sta historia.¿Qu
é
has aprendido en tu desierto? ¿Acaso es tolerancia? ¿Es acaso un coraz
ó
n incomprensible,debido a que has pasado tu propio dolor?Recientemente tuve un desayuno con un hombre que hab
í 
a estado felizmente casado, pero suesposa muri
ó
, y se cas
ó
de nuevo. Desafortunadamente, su nuevo matrimonio era algo dif 
í 
cil. Hab
í 
apensado ingenuamente que todas las mujeres Cristianas ser
í 
an agradables como su primera esposa, perofue un grande error. As
í 
que ah
í 
estaba, viviendo con una mujer que era imposible de complacer, unamujer con toda clase de equipaje de sus matrimonio pasado, y me dijo, “Sabe pastor, sol
í 
a criticar apersonas que hab
í 
an estado teniendo problemas en el matrimonio. Siempre pens
é
que ellossimplemente deb
í 
an mejorar, lidiar con el problema y terminar con
é
ste. Pero ahora tengo una nuevaperspectiva acerca de de su situaci
ó
n.” Hab
í 
a aprendido que el desierto puede hacer su trabajo, y Diosest
á
usandolo por otras razones ahora, en maneras en la que Dios nunca lo hubiera podido usar antes.Dios usa nuestras experiencias del desierto.En conclusi
ó
n, aqu
í 
hay dos buenas lecciones de l
í 
nea de fondo:Dios est
á
con nosotros en el desierto: Nunca interpretes elk silencio de Dios como indiferenciade Dios. Mois
é
s pens
ó
que Dios estaba en siulencio que era indiferente a su vida. Pero incluso cuandono vemos a Dios trabajando tras las escenas de la vida, El contin
ú
a trabajando. Qui
é
n sabe, alg
ú
n d
í 
a tu

Activity (5)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
M Look Vht liked this
mafamude liked this
mcilds liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->