Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
9Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Fundamentos de Filosofía política y Teoría del Estado

Fundamentos de Filosofía política y Teoría del Estado

Ratings: (0)|Views: 933 |Likes:
Published by jose martinez

More info:

Published by: jose martinez on Aug 20, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/11/2012

pdf

text

original

 
Fundamentos de Filosofía política y Teoría del Estado
1.Naturaleza de lo político y autoridad política2.El bien común3.El orden judico4.Estado de derecho5.Soberanía6.Concepto de Estado7.Objeto de la teoa del Estado8.Elementos del Estado moderno9.Actividad y objetivos del Estado10.Referencias bibliográficas
El Estado surge como un mal necesarioa fin de garantizar paz y seguridad, asícomo para terminar con el estado naturalde guerra perpetua entre los hombres.
THOMAS HOBBES1. Naturaleza de lo político y autoridad política
Para hablar de la naturaleza del régimen político se hace necesario repasar un poco sobre laobra del filósofo cristiano Santo Tomás de Aquino, quien dice que el hombre es el producto másnotable de la naturaleza, pues viene a este mundo desnudo, descalzo y desarmado, pero que,en cambio, la naturaleza lo ha dotado de la razón, el habla y las manos, con las que logra conel tiempo cuidar de sí mismo y satisfacer sus necesidades según van surgiendo (Fortin, 1996 p.248).Sin embargo –dice Ernest L. Fortin (1996 p. 248)–, obtener todo lo que necesita paramantenerse está más allá de la capacidad de un solo individuo. Así, con objeto de subsistir durante los años que preceden al desarrollo de la razón y la adquisición de habilidadesmanuales, como para vivir más convenientemente en años posteriores, el hombre depende dela ayuda que recibe de otros.A partir de esta primera concepción se desarrolla una serie de ideas sobre el tema, empezandopor la fundación de la familia como la primera institución social y base de la sociedad misma.Es el caso del autor Luis Pérez Cruz (1998 p. 19), quien sostiene que es a partir de laconvivencia con otros individuos como el hombre pudo sobrevivir y desarrollar sus instrumentosde trabajo.Desde los orígenes del hombre –dice rez Cruz (1998 p. 20)–, la transmisión de losconocimientos ha sido a través de la enseñanza y esto se traduce en una convivenciaprolongada con otros hombres. Las actividades de caza y recolección, entre otras, se hacíancon la colaboración comunitaria y, en consecuencia, el reparto era colectivo. Esta forma deorganización era muy elemental; antes de que el hombre integrara una sociedad existieron unaserie de pequeños grupos con objetivos precisos y con una trayectoria de muchos años. Asísurgió, como ya se ha dicho, la familia.Pero la familia por sí sola no puede aportar todos los bienes materiales que el hombre necesitapara su sustento y protección, ni es capaz de conducir a todos sus miembros a la perfección dela virtud (Fortin, 1996 p. 249). De tal manera, el hombre se vio en la necesidad de aliarse conotras familias para lograr objetivos comunes de acuerdo con las capacidades propias de cadagrupo.
 
Dice Rousseau (1996 p. 9) que, como los hombres no pueden engendrar nuevas fuerzas, sinosolamente unir y dirigir las que existen, no tienen otro medio de conservación que el de formar por agregación una suma de fuerzas capaz de sobrepujar la resistencia, de ponerlas en juegocon un solo fin y de hacerlas obrar unidas y de conformidad.Así, la asociación auténticamente autosuficiente, única capaz de asegurar las condiciones de lavirtud y de satisfacer todas las necesidades y aspiraciones terrenales del hombre es la ciudad(Fortin, 1996 p. 249).Como sociedad perfecta, la ciudad abarca todas las otras asociaciones que los seres humanosson capaces de formar incluyendo la familia, cuyo fin está subordinado al suyo propio, que es elbien humano completo (Fortin, 1996 p. 249) o bien común, mismo que se ampliará un pocomás adelante.Pero esa sociedad está compuesta por partes diferentes que en lo individual pueden tener ideas o deseos que no coincidan entre sí, por lo que es esencial que tenga una autoridad cuyatarea consista en velar por el bien del conjunto de grupos e individuos y mantener su orden yunidad. La autoridad política es, por tanto, el elemento clave para lograr tales objetivos.Así, se tiene que la autoridad política constituye el gobierno de hombres libres sobre hombreslibres y que tiene por objeto el bien de todos los ciudadanos que, como hombres libres, existenpara sí mismos. Por tanto, el bien común y el fin de la autoridad política son la paz y la armoníade las diferentes partes que se combinan para integrar la ciudad –entendida ésta como"sociedad"– (Fortin, 1996 p. 250).
2. El bien común
El filósofo italiano Nicola Matteucci (1991 p. 144) dice que el concepto de bien común –que esanálogo al de
naturaleza del régimen político
 – es propio del pensamiento calico y,particularmente, de la escolástica en sus diversas encarnaciones desde Santo Tomás –dequien ya se habló– hasta Jacques Maritain. El bien común es el principio que da forma a lasociedad y el fin al que ésta debe tender, desde el punto de vista natural y temporal: conciernea la felicidad natural y por consiguiente al valor político por excelencia, aunque siempresubordinado a la moral.El bien común se distingue del bien individual y del bien público, ya que el bien público es detodos en cuanto que están unidos –dice Matteucci– , y el individual es el objetivo de cadapersona en cuanto ser aparte de los demás ciudadanos. En contraparte, el bien común es delos individuos en cuanto que son miembros de un Estado. De esta manera, no importa que lapersona no lo busque: basta con que alguien más lo busque para que ésta, incluso siendoapática o indiferente, goce del privilegio de tenerlo.Matteucci (1991 p. 145) dice que el concepto de bien común presenta analogías con el devoluntad general –tan importante para la presente investigación, como se verá más adelante– ,aun cuando aquél es objetivista mientras que éste es subjetivista, precisamente por el mismomodo de comportarse frente a los bienes individuales o a las voluntades particulares, ya quetanto el bien común como la voluntad general representan la voluntad moral de los individuos.Para los efectos de la presente tesina se hace urgente aclarar que ambos conceptosencuentran las mismas dificultades en el nivel de la práctica –situación de la que se han validolos políticos, al menos los mexicanos, para cometer algunos excesos y/u omisiones–: como noes posible comprobar empíricamente quién es el portavoz de la voluntad general, pudiendo ser la voluntad de la mayoría únicamente la voluntad de todos, así es difícil saber quién es elintérprete del bien común (Matteucci, 1991 p. 145). Este hecho es, precisamente, el que seintentará revisar y aclarar en el transcurso de esta investigación.
3. El orden jurídico
 
Orden jurídico es el sistema de normas y disposiciones públicamente sancionadas, reconocidasy practicadas dentro de una comunidad política (el Estado) así como dentro de los diversosgrupos sociales que se ven involucrados en su creación (Sociedad Civil).Por tales hechos, el orden jurídico debe ser ubicado como un vínculo instrumental quehomologa y extiende un marco de regulación de la conducta individual y colectiva que se dirigehacia la consecución de ciertos fines materiales o ideales -v. g. bienestar social, justicia, paz,pero sobre todo, la obtención de seguridad y estabilidad- (Alarcón y Bermúdez, 1988 p. 84).
4. Estado de derecho
La ley norma las relaciones entre individuos y gobierno, entre las autoridades y entre losmismos individuos. Este orden se rige por una ley suprema, es decir, la Constitución, y por lasnormas, reglas o actos que se derivan de ella (Stein Velasco, 1998 p. 7). Este es, propiamente,un orden jurídico.Así, por Estado de Derecho debemos entender que toda acción social y estatal debe estar mediada por una ley o norma orgánicamente dispuesta dentro de un sistema. Por tanto, elcorrecto funcionamiento del poder político estatal debe estar subordinado a un cumplimientoabsoluto del orden jurídico vigente sintetizado, en la mayoría de los casos, por el textoconstitucional (Alarcón y Bermúdez, 1988 pp. 87-88).Finalmente, se debe mencionar que el Estado de derecho moderno establece dos premisasfundamentales (Stein Velasco, 1998 p. 8):1.Ningún hombre está por arriba de la ley, es decir, cada hombre está sujeto a la ley, y2.Ningún hombre puede ser castigado o sufrir pena sobre su cuerpo o sus bienes, salvoque haya cometido una violacn a la ley y así lo determinen las autoridadescompetentes a través de un proceso imparcial.De tal manera, puede considerarse al
orden jurídico
como la base de la convivencia humana,toda vez que, por medio de reglas y normas escritas, regula las relaciones y la conducta entreindividuos para obtener, en el caso que nos interesa, seguridad para ellos mismos.Para ello, dicho orden se establece a través de un conjunto de leyes que, de manera expresa,marcan la pauta de dichas relaciones así como las sanciones a las que se harán acreedoresaquellos que incumplan con lo dispuesto en ellas atentando en contra de la estabilidad y la pazsocial al igual que en contra de la tranquilidad, integridad y derechos de los demás.En un régimen democrático como el mexicano, el orden jurídico se resume en la Constitución,las leyes y reglamentos emanados de ella y las leyes locales de las entidades federativas y losmunicipios (constituciones de los estados, bandos de policía y buen gobierno, etc.). Igualmente,el
Estado de derecho
es la situación en la cual, dicho orden jurídico sirve para dar igualdad deprerrogativas y obligaciones para todos los ciudadanos, sean gobernantes o no, de manera queninguno tenga derechos especiales o privilegios que le den una posición de superioridad.Por tanto, en esta condición, los hombres y las mujeres, sin distinción racial, sexual, económicao social, son iguales entre sí, y ello se hace tangible por medio del orden jurídico vigente.
5. La soberanía
El concepto de Soberanía no es, desde su origen, tal como hoy se conoce, sino que haevolucionado con el paso del tiempo y el avance de las ideoloas liberales. Hay,fundamentalmente, dos conceptos de Soberanía.
5.1 Concepto clásico y antecedentes históricos

Activity (9)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
oswcorp liked this
Enrique Rello liked this
ernestolopes8804 liked this
karolyne4 liked this
juanelonlines liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->