Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Varios abuelos y abuelas debaten junto a Manuel Herrero

Varios abuelos y abuelas debaten junto a Manuel Herrero

Ratings: (0)|Views: 863|Likes:
Published by Leo
Foro Social II:abuelos y abuelas, TIC, familias y educación.
Varios abuelos y abuelas debaten junto a Manuel Herrero, profesor de Sociología. UNED.

Más Información: http://fad.es/sala_lectura/Congreso2013.htm#programa
Foro Social II:abuelos y abuelas, TIC, familias y educación.
Varios abuelos y abuelas debaten junto a Manuel Herrero, profesor de Sociología. UNED.

Más Información: http://fad.es/sala_lectura/Congreso2013.htm#programa

More info:

Categories:Types, Presentations
Published by: Leo on Dec 03, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/16/2014

pdf

text

original

 
 
Ponencia: “EDUCACIÓN, NUEVAS TECNOLOGÍAS Y CRISIS ECONÓMICA EN EL HORIZONTE DE LA TERCERA EDAD”
-Manuel Herrera Gómez (Profesor titular de Sociología. UNED)
El siglo XX ha sido una etapa de profundas transformaciones para las sociedades avanzadas. Los cambios políticos, económicos, sociales y culturales que se han producido durante esta centuria (entre otros, la consolidación de unos modelos democráticos de convivencia, las concentraciones urbanas, el acelerado descenso de la población activa agraria e incremento en el sector industrial y de servicios, el aumento de trabajo extradoméstico de la mujer, la elevación de las tasas de escolarización de los dos sexos, la secularización, la difusión del bienestar económico y de las sociedades de consumo, el cambio de la estructuras ocupacionales y la reducción del paro, etc.) han permitido el tránsito de unas sociedades industriales, a unas dinámicas sociedades post-industriales que se adentran en el tercer milenio. No resulta arriesgado afirmar que, posiblemente, el fenómeno de mayor trascendencia económica, social y política durante esta centuria ha sido el
Welfare State 
. El Estado de Bienestar, con sus diferentes configuraciones, ha articulado la vida social y ha marcado la pauta del progreso económico en los distintos países desarrollados. Esta realidad ha afectado también, y de manera decisiva, al propio Estado, que se ha transformado, con el correspondiente refrendo constitucional en la mayor parte de los casos, en Estado Social de Derecho. Ahora bien, en el tránsito del siglo XX al siglo XXI, las sociedades post-industriales, tienen que seguir avanzando y profundizando en los problemas del bienestar, es decir, de la seguridad y protección social, de los servicios sociales y sanitarios, de la lucha contra las antiguas y nuevas formas de pobreza, mediante políticas de creciente
 
 
inclusión social 
”. Dicho en otros términos, se abre una nueva fase histórica en la que es preciso reflexionar sobre el sentido de la protección social y cómo realizarla. Una reflexión que, en mi opinión, debería llevarnos a afrontar temas tales como: El equilibrio de la individualización de las intervenciones con la producción de nuevas solidaridades, ya sea entre los destinatarios de tales intervenciones, ya sea entre los sujetos implicados en la ayuda social. El mantenimiento de conexiones significativas entre todas las necesidades de la vida cotidiana a la luz de un concepto de bienestar “
como vida buena 
”, que requiere, en concreto, la movilización de los recursos potenciales y latentes de los sujetos concebidos no como individuos aislados, sino como elementos de redes más complejas de apoyo en continua actividad de asistencia. Tener como referente operativo no al individuo, sino a la familia como sujeto social en el que las necesidades encuentran su sentido cualitativamente más significativo y la primera respuesta. Coordinar las diferentes intervenciones de bienestar y asistencia, de tal forma que la combinación de los diversos factores compense y resuelva las eventuales carencias de una particular dimensión o aspecto del problema a afrontar. El envejecimiento de la población es un hecho en todos los países europeos. Cada día son más las personas que pasan a engrosar el colectivo de la Tercera Edad. El progresivo incremento de los índices de esperanza de vida, unido a la baja natalidad está consiguiendo que algunos países como España, las personas mayores puedan llegar en las próximas décadas a alcanzar el 30 % del total de la población, lo que pondría en peligro la ya precaria situación económica existente en la actualidad No todas las personas incluidas en el colectivo de la Tercera Edad o Mayores son ancianas, dependientes o con mala salud. Muchas de las personas catalogadas bajo el epígrafe de dependientes o jubiladas, han debido abandonar precozmente el mercado laboral a causa de ajustes de plantillas, sustitución de los trabajadores por otros de menor coste, prejubilaciones, ERE’s (Expediente de Regulación de Empleo), etc.
 
 
No son ancianos, ni siquiera han llegado a la edad de jubilación obligatoria, son personas que desde los 50 años, en plenas facultades físicas, mentales y laborales pasan a formar parte de un grupo que deja de ser considerado activo por la sociedad. Una gran mayoría de estas personas vivirán todavía 30, 40 ó más años, lo que representa, tan sólo, unos años menos de lo que han vivido hasta ahora; años que han empleado en crecer, formarse y producir, y en la plenitud de sus capacidades, se les aparta del sistema productivo para engrosar las filas de dependientes de las arcas de la Administración. Las personas en esta situación, una vez pasados los primeros meses de euforia, y entretenidos en realizar alguno de sus anhelos, generalmente, algún viaje soñado durante años, etc., buscan llenar el vacío de sus días en actividades que comuniquen contenido y significado a su existencia: tareas humanitarias, voluntariado, asistencia a cursos de todo tipo y condición e incluso volviendo a la Universidad en cualquiera de sus modalidades, pública, privada, a distancia o para mayores. Desgraciadamente, no todos los Mayores tienen las mismas inquietudes y deseos de continuar la actividad que su capacidad les permite, por el contrario, son muchos los que se encierran en sus hogares obviando cualquier tipo de actividad física, social e intelectual y desarrollando, en poco tiempo, un alto grado de dependencia y falta de autonomía en su vida diaria. Según estudios realizados se ha puesto de manifiesto la relación entre el nivel educativo y el deterioro cognitivo, habiéndose demostrado que éste, es el factor principal de riesgo de demencia en las personas a partir de los 55 años. El mantenimiento de la actividad intelectual y social compensa los efectos negativos del envejecimiento mientras que la falta de ejercicio mental conduce a un envejecimiento patológico. En esta mesa redonda vamos a abordar tres ejes fundamentales estrechamente vinculados con el anterior contexto.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->