Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
SIGILES DIVINOS & GEOMETRÍA SAGRADA

SIGILES DIVINOS & GEOMETRÍA SAGRADA

Ratings: (0)|Views: 181|Likes:

More info:

Published by: Joshua Nazirh Pennielle Orozco on Dec 10, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/11/2014

pdf

text

original

 
 
SIGILES DIVINOS
Es común oír de: formáculos, pentáculos, receptáculos, círculo de poder, círculo de sangre, círculo de magia, círculo alquímico, círculo de transmutación, círculo de almas, círculo de fuego, sello sagrado, sello divino, sello de magia,
sello de autoridad, sello espiritual; ó cómo deseen llamar a estos “Sigilos” (“
Sijíl 
”,
 palabra latina derivada del hebreo, que
significación “acción”, “labor”, “faena”; algo
que ejerce fuerza, y movimiento; pero enfocada en el campo espiritual,
secreto, místico; por eso de ella nace el “sigilo”, cómo una acción que se hace en silencio, con sumo cuidado y
casi siempre sin llamar la atención ó sin conocimiento general de otros).
Estos, lejos de la idea que se tenga de ellos, son realmente la base, de un olvidado arte de “Geometría Sagrada”,
que se práctico por la cristiandad del Segundo Siglo en adelante. De esta práctica, nacen las estructuradas catedrales
góticas, las cuadradas abadías, los acomodados templos urbanos, y otros edificios cristianos que emplearon la “Geometría Sagrada” cómo parte de su cotidianidad. Sin embargo, los “sigiles”, se remontan de mucho antes del
 gnosticismo, la cristiandad e incluso la alquimia, tal y cómo hoy se percibe. Los sigilos, se usaron muchos por los judíos, pero son más antiguos que su Cábala, la cuál está llena de estos simbolismos; son mucho más viejos. Se sabe a ciencia cierta, que el Rey Salomón los usaba, y que el Templo de Salomón, fue construido basándose en estos conocimientos; por eso se trajo para dirigir su construcción a un gran y sabio artesano, muy conocedor; que era por mucho el arquitecto más recomendado de la Biblia. Este sujeto de la Tribu de Dan, que servía a reyes paganos; ha sido relacionado con los masones, los gnósticos, y otros grupos esotéricos; no solo porque se sabe que
era un “geómetra” arquitecto muy habilidoso, que se puso al frente de toda la obra del Temp
lo de Salomón; sinó que también aparece en otros tiempos, sectores y relatos de la Biblia, relativamente lejos en tiempo uno del otro, lo que ha llevado a muchos a pensar que incluso él podría ser un ángel ó hasta un demonio.
Sin embargo, la “geometría divina” va más atrás aún, y nos remontamos a Moisés, y su tabernáculo, y el arca del  pacto. Las creaciones que Dios indicó a Moisés hacer, tenían sin duda, una aplicación de la “Geometría Sagrada”, que
muchos usan para indicar que el primer arquitecto preocupado por formas, figuras, símbolos y similares, fue Dios mismo, el creador de TODO; y en parte tendría cierta lógica que Dios mostrara al hombre algo tan sagrado y valioso cómo la importancia de las formas, y las tergiversaciones egipcias, caldeas, griegas, romanas, árabes, matemáticas, modernas, y  post-modernas; han ido haciendo que este baluarte se valla perdiendo. Prácticas cómo el Fen-Shui chino, está basado en la idea de las formas y los espacios; y cómo la energía fluye a través de los lugares y su orden; aunque están en muchos aspectos muy equivocados, y en mucho es más esoterismo
mágico que otra cosa, esta práctica demuestra que la “Geometría Sagrada” heredada de nuestros antepasados, fue muy
apreciada en muchas culturas del mundo. Dato que se nota en las figuras mayas, choltecas, mexicas, toltecas, aztecas, bri- bries e incas; que aún lejos del antiguo mundo, ellos tuvieron reverencia por las formas. Pero la cultura de la que se tiene más seguridad, antigüedad y referencia aún actual, sobre el valor, culto, aplicación y reverencia por las formas; es la cultura Egipcia. Los antiguos egipcios reverenciaban las formas, los
rectángulos, los triángulos, los círculos y los rombos sobre todo…y son los primeros en sacar estas figuras en planos multi
-dimensio
nales, creando cubos, pirámides, cilindros, ruedas y otros…
 Si seguimos retrocediendo en cultura, la caldea, la acadia; son las más viejas que se saben usaban figuras, las culturas proto-sumerias; en sus pictogramas y jeroglíficos, sobre todo de cuevas, muestran que líneas, círculos, y figuras geométricas básicas, les permitía la interacción, expresión y comunicación, y estas figuras rupestres, para ellos eran  primordiales. Si nos basamos en antigüedad bíblica, aún antes de la Torre de Babel (la cuál pretendía alcanzar a Dios), y aún antes del Arca de Noé; ya ha señas de vestigios de figuras y formas con valores éticos y espirituales, cómo los altares y
las “armas”.
 Ya ir más allá de Adán, sería volver a Dios, lo que probaría, que esta importancia nace desde la creación misma  por parte de Dios; y el hombre la ha ido desechando poco a poco. Pero lejos de permitir la pérdida de esta práctica, y también a modo de ayudar a que creen sus propios sigiles, y piensen en los sigilos que deben llevar sus casas; les daré mi apreciación personal, sobre el significado, valor, importancia, relación y simbolismo, de las diversas figuras que podemos usar. Quién conozca las fuerzas de estas figuras y cuerpos, sus relaciones, símbolos, significancias, y propiedades; podrá realizar con ellos muchas maravillas, y obviamente la divina gracia, misericordia y poder de Dios; que si ÉL así no lo quisiese, nada se podría hacer.
 
 
En primer lugar, y el más importante, y sobre el cuál se basan casi que todos los sigilos, está el CÍRCULO. Esta figura corresponde a la
unidad 
, y al número 10. La unidad constituye el centro y la circunferencia de todas las cosas; el número diez, por acumulación, vuelve a la unidad, cómo a su principio, en la relación de 1::0; que es el fin, y la cima de todos los números. El círculo, es una línea sin fin, ó carece al menos, de partes que puedan llamarse comienzo ó fin. Su comienzo y fin, están en cada punto, y a la vez en ninguno; por eso se dice que el movimiento circular es infinito, un círculo que se mueve en forma circular, no cambia de aspecto, ni se altera, ó tergiversa; es constante y continuo, infinito y completo, sin diferencia entre el tiempo de su rotación cíclica; esto no respecto al tiempo, sinó al lugar. Es círculo es constante, y por lo tanto, es el símbolo que representa a Dios. Este puede crecer infinitamente sin perder su forma, y encogerse infinitamente, sin perder su forma. El círculo, es entonces, la mejor representación geométrica de Dios. Por eso es el más importante, y el que sustenta todo en un sigilo. Un sigilo sin un círculo, es poco común, y comúnmente poco efectivo; pues sin círculo, no hay acceso a los planos superiores del cosmos. Por eso la figura redonda, se considera la más grande, importante y, perfecta de TODAS; y la más apropiada para ligaduras, protección, y exorcismos. Ya por entendida la importancia del círculo, entendamos el concepto cosmológico del sigilo, con base al principio
universal hermético: “A cómo es arriba, es abajo”; que fue estudiado en los Siete
Principios Universales. Este principio de correspondencia, nos daba a entender que lo que pasaba en este primer cielo del plano terrenal; era constante, simétrico y equitativo, con respecto al paralelismo superior del plano universal en el segundo cielo, de este plano humano. Y por lo tanto, nos enseña, que las leyes fundamentales del Tercer Cielo, que está en el plano divino celestial, superior; son aplicables en este primer plano de la existencia humana; pues las Leyes Superiores se anteponen a las Leyes Inferiores. Ahora, debido a nuestra limitada capacidad de romper la barrera tridimensional, que nos une a este plano, separándonos del plano espiritual; hemos desarrollado cómo Guerreros de Luz, métodos que nos dan libre acceso a la Cuarta Dimensión, por medio de nuestras almas, espíritus, y uso de la sub-conciencia, y la mente; pues lo concebido por medio de estos, interactúan con los demás planos de existencia, y rompen la barrera de la tercera dimensión, atrayendo desde la Cuarta Dimensión la capacidad sobrenatural. Esto siempre y cuándo, y según nos enseñó el Pastor Paul Yonggi
Cho, vaya de la mano con el “Rhema” de Dios.
 Ya por entendido este sistema de planos, correspondencias y dimensiones; vamos ah aclarar los cosmos. Los cosmos están divididos en dos diversos grupos:
El primer grupo, corresponde al “micro
-
cosmos”, ó cosmos interno.
 Este alude a contemplar un universo completo, dentro de este gran universo cosmológico. El ser humano, dependiendo del caso, puede ser contemplado cómo un microcosmos. Pero la idea general, es que el sigile que crearemos, debe representar un cosmos completo, oh sea, dibujar (crear, imaginar), un microcosmos completo, que se relacione con el cosmos y el macrocosmos. Las leyes cosmológicas, rigen en los tres cosmos. El hombre se considera un microcosmos, debido a que es obra de Dios, lo más bello, y parecido a la existencia celestial, aquí en la Tierra. Está hecho a su imagen y semejanza, y por lo tanto, es el resumen del mundo universal, expresado en su propio vacío. El microcosmos por consiguiente, enseña una composición completísima, en su suave y delicada armonía, y una obra digna de todos los números, medidas, pesos, movimientos, elementos, el vacío; y todas las cosas que componen. Y puesto que todas las cosas están en él, cómo en obra acabada de elevada, por encima de la concordancia común que tienen los demás compuestos. En el microcosmos, se encierra la energía interior, la energía humana, la energía propia del ser. El dibujo bien hecho del sigilo, demostrará ó exteriorizará, lo que llevamos dentro; será una creación, de nosotros cómo creación, y por lo tanto, será un microcosmos del microcosmos. Este al ser completado, y gracias a nuestro empeño, deseo y esfuerzo, llevará nuestra energía personal en él. Sin embargo, solo el diseño gráfico en sí mismo, no conlleva la capacidad real del sigilo.
 
 
Lo que nos lleva al segundo grupo, que corresponde al “cosmos”, ó universo dependiente. Este alude a
contemplar un universo completo superior al microcosmos, pero inferior al macrocosmos. El ser humano, siendo contemplado cómo un microcosmos, corresponde a un cosmos, al que llamamos Universo ó Segundo Cielo. Pero la idea general, es que el sigile que crearemos, debe depender de un cosmos completo, oh sea, ellos dependen de nosotros, el diseñador y arquitecto del sigilo, por eso, no siempre es bueno pensar del ser humano cómo un microcosmos, porque dependiendo del caso, también somos un cosmos, pero nunca un macrocosmos. Ahora, el diseño no solo dependerá de nosotros cómo humanos, sinó también del lugar, tiempo y espacio en el que lo creamos; esto demuestra que el plano físico humano-terrenal, SIEMPRE será un cosmos; pues lo que en él hay (los microcosmos, componentes y elementos), dependeremos de él; pero él mismo, depende del macrocosmos; esta es la relación que hay entre los tres tipos de cosmos; y les recordamos que las leyes cosmológicas, rigen en los tres cosmos. El sigilo se considera un microcosmos dependiente del universo y del hombre en él, debido a que es obra del hombre, y es parecida a la existencia terrestre, según se diseña. Está hecho por su mano, y por lo tanto, es el resumen del mundo que deseamos visualizar, expresado en su propio dibujo. Por eso los golems y robots, también son microcosmos,  pues son creaciones propias del hombre, buscando semejanza, prueba de esto está en el libro Frankenstein de Merry Shelley. El cosmos por consiguiente, demuestra la dependencia y sustento de la composición creada; y es la manifestación minimizada en el microcosmos. En el cosmos, se encierra la energía natural ó de la naturaleza, la energía del ambiente, la energía propia del contorno que nos rodea, del mundo que nos encierra. El dibujo bien hecho del sigilo, demostrará ó exteriorizará, la energía del mundo dónde está siendo manifestado; será una creación, de nosotros cómo creación, y de una dependencia del planeta Tierra y el Universo mismo; y por lo tanto, será un microcosmos del cosmos. Este al ser completado, en este plano, en esta Tierra, ojala con elementos naturales de este ambiente, cómo tierra, fuego, elementos químicos, minerales, piedras, hojas, madera; ó cualquier otro factor de la naturaleza, llevará la energía del mundo, del ambiente en él. Por eso, para que el Frankenstein funcionara, debía ser cargado con un rayo de la naturaleza, con energía del mundo, y no con electricidad humana convencional. Lo mismo con los golems, estos deben ser hechos de elementos naturales, cómo barro, piedra, arcilla, madera, nieve ó algo propio de la naturaleza. Sin embargo, solo el diseño gráfico en sí mismo, no conlleva la capacidad real del sigilo.
Lo que nos lleva, finalmente, al Tercer y último grupo, que corresponde al “macro
-
cosmos”,
o universo superior, o cosmos supremo. Este alude a contemplar a un universo completo superior a TODO lo demás, un cosmos máximo, supremo; un sentido superior de la existencia, que está más allá de lo alcanzable. Obviamente, aquí hablamos de una existencia más allá del plano terrestre. Lastimosamente, los satanistas, brujos, magos, hechiceros, zoroastros, alquimistas, curanderos, chamanes, gnósticos y demás similares; pueden acceder a un macrocosmos, que no es Celestial, sinó que acceden al macrocosmos del plano infernal. Sin embargo, los Guerreros de Luz, cómo cristianos que somos, y fieles servidores de Dios Padre YHWH; podemos acceder a un macrocosmos superior a TODOS los demás cosmos de la existencia. Un plano que está por encima de TODO, un plano supremo, lleno de Luz, fuerza, poder, esperanza y Amor. El  plano Celestial de Dios, el macrocosmos del Tercer Cielo. Pero la idea general, es que el sigile que crearemos, debe obtener de un macrocosmos su poder sobrenatural, oh sea, ellos dependen del poder Supremo al que invoquemos nosotros, y en nuestro caso, vamos directo al Diseñador y Arquitecto por excelencia de TODO lo que existe y lo que NO existe. Ahora, el diseño no solo dependerá de nosotros cómo humanos, ni solo del lugar, tiempo y espacio en el que lo creamos en el plano físico humano-terrenal; pues lo que en él hay (los microcosmos, cosmos, componentes y elementos), dependeremos de la fuerza mayor, masiva y suprema, de en nuestro caso, Dios. Esta es la relación que hay entre el macrocosmos y el resto de cosmos; pero las leyes cosmológicas, que rigen en los tres cosmos; pueden ser alteradas ÚNICAMENTE en el plano Celestial de DIOS; pues el plano infernal, aunque es un macrocosmos, NO puede alterar las Leyes Divinas de Dios; pues solo Dios, puede cambiar la realidad de lo que hay, y no hay.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->