Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Sxxi.net-75[1]

Sxxi.net-75[1]

Ratings: (0)|Views: 2|Likes:

More info:

Published by: Jose Alexis Ramirez Perez on Dec 12, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/12/2013

pdf

text

original

 
75
 Sxxi 
.
 net 
Vistazo a un gran parque natural.
Chingaza
 Fotografía Cristiam Garcia.Archivo de Parques.
Mujeres que gobiernan a Bogotá:
La directora del IDU y la secretaria de Integración Social hablan sobre su gestión.
Gane el contol:
 El autodiminio es clave en las relacio-nes interpersonales.
Las dos caras de Colombia:
Semblanza de la victoria y derrota de la Selección.
Gestión en salud:
 El secretario de Salud del Distrito me- jora las condiciones de salud de los habitantes de la ciudad.
Deporte - 15
Nuestro deber proteger el agua
EDICIÓN 75 - 2013 BOGOTÁ COLOMBIA/AMERICA US 1 - UE 1 - ISSN 2011-5857
Salud - 4Personajes - 6/7Nicho - 13
 
2 | Sxxi.net
Edición 75 / 2013
Generalidades
El territorio de este parque, está consti-tuido por bosques andinos y ecosistemas de páramo, destacables por su biodiversi-dad y por la oferta de servicios ambienta-les, especialmente en lo relacionado con la producción y regulación hídrica, dado que allí se produce el agua con que se abastece Bogoy varios municipios de Meta y Cundinamarca. Adicionalmente encierra valores de im-portancia cultural, como sucede con las lagunas de Siecha y Chingaza, sitios sa-grados en la cosmogonía de las comuni-dades muiscas que poblaron el altiplano de Cundinamarca.Se ubica en la cordillera Oriental al nor-oriente de la capital de Colombia, en jurisdicción de diez municipios de los departamentos de Cundinamarca y Meta, y abarca una extensión de 76.167 hectáreas, en un rango altitudinal que os-cila entre 1000 y 4020 msnm. Su área incluye la Serranía de Chingaza, un ramal de la cordillera, que se origina en el páramo de Guasca y luego se bifur-ca en dos ramales conformando los Fara-llones de Gachalá y Medina y la Serranía de Los Órganos.Biogeográficamente forma parte de los distritos “Páramos Cordillera Orien-tal’’ y Selvas Nubladas inferiores, ver-tiente Oriental, Cordillera Oriental Meta- Cundinamarca- Casanare- Boya-cá- Arauca- Norte de Santander’’ de la provincia Norandina.
Aspectos Físicos
Los paisajes del Parque comprenden tanto terrenos planos y de topogra-fía suavemente ondulada, como zonas montañosas de pendientes escarpadas y valles profundos, en los cuales nacen nu-merosos ríos y quebradas que hacen de Chingaza una fábrica de agua. La mayor elevación corresponde al cerro San Luis a 4020 m. de altura. El basamento del conjunto montañoso es el Macizo de Quetame, conformado por rocas metamórficas de edad Paleo-zoica, a las que se sobreponen formacio-nes sedimentarias del cretáceo, de origen marino, como lo evidencian la presencia de fósiles de moluscos bivalvos. El paisaje del parque muestra en forma clara, los rastros de varias glaciaciones, las cuales se expresan en la existencia de morrenas, circos glaciales, artesas, valles delimitados por escarpas pronunciadas y cubetas que formaron lagos glaciales como la laguna de Chingaza.El clima varía según la elevación sobre el nivel del mar. Así por ejemplo, la preci-pitación encuentra hacia los 2000m. de altura su máximo valor con 4000mm.anuales, mientras que las temperaturas medias oscilan entre 21,4°C y 5 ºC. Gran parte del área es propensa a las he-ladas y hacia los meses de febrero y di-ciembre la temperatura mínima media está por debajo de los 0ºC.
Aspectos Bióticos
La cobertura del Parque está conformada por bosques de los pisos templado y frio y ecosistemas de páramo y subpáramo. Los primeros corresponden a comu-nidades con dosel de unos 25m. de altura y gran variedad de es-pecies que incluye elementos de piso cálido como La palma chuapo (Socrateasp) y el corneto (lriartea corneto). La selva del piso térmico frio, que su-pera los 3000m. de elevación, tiene un dosel que alcanza 15m de altura y gran abundancia de epifitas. En el subpáramo predominan comunidades de chusque (Swallenochloatessellata) asociado con numerosas especies de arbustos, mien-tras que el páramo está caracterizado por cobertura de pajas y frailejones. En lugares con drenaje deficiente o nulo aparecen turberas, donde es caracterís-tica la presencia de musgos del género Sphagnum. Se estima que la flora total del Parque puede sobrepasar las 2000 es-pecies con varias endémicas regionales, como los frailejones (Espeletia argéntea, killipii y E. uribei); esta última habita dentro del bosque y alcanza 12 m de al-tura. Otros endemismos son las árnicas (Seneciogarcibarrigae y S. formosissimus ) y el tuno (Miconiawurdackii ).En la aviafauna se destacan las pavas (Penelopeargyrotis y P. jacquacu), paujíl (Craxalector), gallito de roca (Rupicola peruviana) y tres especies amenazadas:paujil copete de piedra (Pauxipauxi), pato turrio (Oxyurajamaicensis andina) y águila (Oroaetusisidori). También sobresalen el oso andino (Tre-marctosornatus ), la danta de páramo (Tapiruspinchaque), y la guagua loba (Dynomisbranickii), por ser especies amenazadas, y una subespecie de ardilla (Sciurusgranatensisgriseimembra) por ser endémica.
Aspectos Socioeconómicos
La región de Chingaza fue parte del te-rritorio de los Chibchas o Muiscas, quie-nes tenían varios lagos de montaña como sitios de devoción, donde realizaban pe-regrinaciones y festejos y depositaban ofrendas de oro y esmeraldas que dieron origen a la famosa leyenda del “Dorado”. Entre estos lagos y lagunas figuran los de Siecha y Chingaza, incluidos dentro del Parque. Sumado a lo anterior se encuen-tra el embalse del rio Chuza construido en la segunda mitad del siglo XX y del cual proviene el agua para consumo hu-mano de la mayor parte de los habitantes de Bogotá, mediante un elaborado
sis-
tema de conducción que incluye 31 km de túneles.
Textos de “Las áreas naturales protegi-das de Colombia “ y fotos de Parques- Nacionales de Coombia.
Chingaza
Parque Nacional Natural
ECOLOGÍA
En la parte alta de Bogotá, se encuentra una de las fábricas de agua más grandes del mundo. En sus bosques vive el venado (foto portada), la danta de páramo, el puma, el cóndor de los Andes, el gallito de roca, el jaguar, pavas, el mono churuco, el mono nocturno, el tigrillo, la chucha y el tucán, se han registrado más de 383 especies de plantas y se estima que la flora total del Parque puede sobrepasar las 2.000 especies.
 Fotografía Cristian Garcia.Archivo de Parques.
Fundador - Director: José Darío Salazar Ramos 1998Dirección: Fundación S.XXI- periodico@sxxi.netCoordinadora Nicho / Corrección de Estilo: Ana Patricia Cerón Guerrero - nicho@sxxi.netPeriodista: Julian Camilo CárdenasColaboración: Max Hénriquez, Ecoestrategia, Andrés Salazar Fierro, Sebastián Salazar Cerón, Teobaldo Mozzo, Naturita, SDS.Diagramación: Diego Alexander Romero - S.xxI Ediciones.Fotografía: S.xxI Ediciones. Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad de los columnistas.
Publicidad: Tel. 220 9050Cel. 313 890 7205 Bogotá - Colombia publicite@sxxi.net
 
Edición 75 / 2013
Sxxi.net | 3
Naciones Unidas, (Ecoestrategia - Sxxi).
- Un reciente informe conjunto de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNU-MA) sobre las sustancias químicas que perturban la función del sistema endocri-no, reveló que muchos productos quími-cos sintéticos, cuyos efectos sobre el siste-ma hormonal todavía están por investigar, podrían tener importantes repercusiones en la salud.En el estudio titulado “State of the Scien-ce of Endocrine Disrupting Chemicals” se pide que se siga investigando para enten-der plenamente las relaciones entre esos denominados perturbadores endocrinos (PE), presentes en muchos productos do-mésticos e industriales, y determinadas enfermedades y trastornos. El informe señala que estudios más exhaustivos y me- jores métodos analíticos podrían reducir el riesgo de enfermedad y generar ahorros considerables para la salud pública.El sistema endocrino, también llamado sistema de glándulas de secreción interna, es el conjunto de órganos que segregan las hormonas, que son liberadas al torrente sanguíneo y regulan algunas de las funcio-nes del cuerpo, como por ejemplo el cre-cimiento, el metabolismo, el sueño y los estados de ánimo. Los PE pueden alterar el funcionamiento normal de este sistema hormonal y au-mentar el riesgo de efectos adversos para la salud. Algunos PE son naturales, pero también hay PE sintéticos que se pueden encontrar en los pesticidas, los compo-nentes electrónicos, los productos de aseo personal o los cosméticos, así como en los alimentos, ya sea como aditivos o conta-minantes.El informe de las Naciones Unidas, que es el más completo sobre los PE realizado hasta la fecha, destaca algunas relaciones entre la exposición a los PE y diversos pro-blemas de salud, en particular la posibili-dad de que contribuyan a la criptorquidia (ausencia de descenso de los testículos) en los jóvenes, al cáncer de mama en la mu- jer, al cáncer de próstata en el hombre, a problemas de desarrollo del sistema ner-vioso y al déficit de atención/hiperactivi-dad en los niños o al cáncer de tiroides. Según la directora del Departamento de Protección del Medio Humano de la OMS, María Neira, “necesitamos urgen-temente más investigaciones para obtener un cuadro más completo de las repercu-siones sanitarias y ambientales de los per-turbadores endocrinos”.
Cada vez más presentes en la vida mo-derna 
Los PE pueden contaminar el medio am-biente sobre todo a través de los vertidos industriales y urbanos, los desagües agrí-colas o la incineración y vertido de basu-ras. La exposición humana puede produ-cirse por ingestión de alimentos, agua o polvo, por inhalación de gases o partículas presentes en el aire o por contacto con la piel.En este sentido, el director ejecutivo del PNUMA y subsecretario general de las Naciones Unidas, Achim Steiner, afirmó que “los productos químicos están cada vez más presentes en la vida moderna y son importantes para algunas econo-mías nacionales, pero su gestión irracio-nal pone en peligro la consecución de objetivos de desarrollo fundamentales y un desarrollo sostenible para todos”. “La inversión en investigación y nuevos métodos analíticos puede contribuir a mejorar los conocimientos sobre los cos-tos de la exposición a los PE, a reducir los riesgos, a maximizar los beneficios y a identificar alternativas más inteligentes que vayan en el sentido de la transición a una economía verde”, añadió Steiner. Además de la exposición a las sus-tancias químicas, hay otros factores ambientales y no genéticos, tales como la edad o la nutrición, que podrían estar en el origen del aumento observado de algunas enfermeda -des y trastornos. Sin embargo, las grandes deficiencias de los cono-cimientos actuales hacen que sea extremadamente difícil señalar con exacti-tud las causas y los efec-tos.“Necesitamos urgente-mente más investigacio-nes para obtener un cua-dro más completo de las repercusiones sanitarias y ambientales de los per-turbadores endocrinos”, aseguró la Directora del Departamento de Protec-ción del Medio Humano de la OMS. “Los datos científicos más recientes revelan que la po-blación mundial está expuesta a los PE y a los riesgos que con-llevan. La OMS seguirá colaborando con sus asociados para establecer las prio-ridades en la investigación de los PE y sus repercusiones en la salud humana, a fin de mitigar los riesgos. La responsabilidad de proteger a las generaciones futuras nos in-cumbe a todos”, señaló María Neira.La fauna también se ve amenazada. El in-forme de la Organización Mundial de la Salud también señala problemas similares en relación con el efecto de los perturba-dores endocrinos en la fauna salvaje. En  Alaska, la exposición a los PE puede estar contribuyendo a las alteraciones repro-ductivas, a la infertilidad y a las malfor-maciones de la cornamenta observadas en algunas poblaciones de venados. La disminución de las poblaciones de al-gunas especies de nutrias y leones mari-nos también podría deberse, al menos en parte, a su exposición a diversas combina-ciones de PE, al insecticida DDT, a otros contaminantes orgánicos persistentes y a metales como el mercurio. Por otra parte, las prohibiciones y restricciones del uso de PE se han relacionado con una recu-peración de las poblaciones de diferentes animales salvajes y a una reducción de los problemas de salud. El informe formula una serie de recomendaciones para me- jorar los conocimientos mundiales sobre esas sustancias químicas, reducir los ries-gos de enfermedad y recortar los costes conexos. “En los últimos 10 años la investigación ha permitido grandes avances que revelan que las perturbaciones endocrinas pueden ser mucho más amplias y complicadas de lo que se creía en el decenio precedente”, indicó el profesor Åke Bergman de la Uni-versidad de Estocolmo y redactor jefe del informe. “A medida que la ciencia sigue avanzando, es hora de abordar la gestión de las sustancias químicas que perturban la función endocrina y de proseguir las in-vestigaciones sobre la exposición a ellas y los efectos que tienen en el ser humano y los animales salvajes”, concluyó Bergman.
Perturbadores endocrinos
Según la Organización Mundial de la Salud muchas de las sustancias químicas utilizadas diariamente podrían ser perjudi-ciales para los seres humanos. Somos lo que comemos. ...la posibilidad de que contribuyan a la criptorquidia (ausencia de descenso de los testículos) en los jóvenes, al cáncer de mama en la mujer, al cáncer de próstata en el hombre, a problemas de desarrollo del sistema nervioso y al déficit de atención/hiperactividad en los niños o al cáncer de tiroides, son algunas consecuencias.
INTERNACIONAL
El informe completo, (en inglés) puede leerse en: http://www.who.int/ceh/publications/endocrine/en/index.html

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->