Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
7Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
HARRIS Nuestra Especie

HARRIS Nuestra Especie

Ratings: (0)|Views: 293 |Likes:
Published by MAVI

More info:

Published by: MAVI on Aug 28, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/07/2013

pdf

text

original

 
MARVINHARRIS
NUESTRA
ESPECIE
 
 Título original: Our Kind.Copyright © 1989 by Marvin Harris. All rights reserved.© Ed. cast.: Alianza Editorial, S. A.; Madrid, 1991 Calle Milán, 38; 28043 Madrid; teléf. 200 00 45ISBN: 84-206-9633-1Depósito legal: M. 41.291-1991Compuesto en EFCA, Avda. Doctor Federico Rubio y Galí, 16. 28039 MadridImpreso en Lavel, Los Llanos, nave 6. Humanes (Madrid)
P
REFACIO
¿Les interesa tanto como a mí saber cómo, cuándo y dónde surgió porprimera vez la vida humana, cómo eran las primeras sociedades y los primeroslenguajes humanos, por qué han evolucionado las culturas por vías diferentespero a menudo notablemente convergentes, por qué aparecieron las distincionesde rango y por qué las pequeñas bandas y aldeas dieron paso a jefaturas y éstasa poderosos Estados e imperios? ¿Sienten la misma curiosidad que yo por saberqué aspectos de la condición humana están inscritos en nuestros genes y cuálesforman parte de nuestra herencia cultural, en qué medida son inevitables loscelos, la guerra, la pobreza y el sexismo, y qué esperanzas de sobrevivir tienenuestra especie? En tal caso, sigan leyendo.A juzgar por la difusión universal de los mitos que explican cómo se creó elmundo y cómo adquirieron los antiguos las facultades del habla y del dominio delas artes útiles, en todo el mundo las gentes desean conocer las respuestas aestos interrogantes. Pero quedan advertidos: la historia que voy a contar no vadirigida a ningún grupo ni a ninguna cultura en particular, sino a los sereshumanos de todas partes. ¿Están dispuestos a mirar más allá del humo de suspropias chimeneas? ¿Están dispuestos a ver el mundo en primer lugar comomiembros de la especie a la que todos pertenecemos y sólo después comomiembros de una tribu, nación, religión, sexo, clase, raza, tipo o muchedumbrehumanos particulares? ¿Sí? En tal caso, sigan leyendo.
2 / 305
 
El descubrimiento de que un buen número de estudiantes universitariosson incapaces de reconocer los contornos de su propio país en un mapa mudo ode determinar de qué lado lucharon los rusos en la Primera Guerra Mundial hasuscitado acalorados debates en torno al problema de los conocimientos quecualquier persona debe poseer para ser considerada culta. Un remedio muy enboga consiste en elaborar listas definitivas de nombres, lugares, acontecimientosy obras literarias capaces, se garantiza, de sacar al inculto de su impenetrableignorancia. Como antropólogo me preocupa tanto la promulgación de tales listascomo el vao que pretenden colmar. Redactadas fundamentalmente porhistoriadores y celebridades literarias, se centran en acontecimientos y logros dela civilizacn occidental. Ades, guardan silencio sobre las grandestransformaciones biológicas que llevaron a la aparición de nuestros antepasadossobre la faz de la Tierra y dotaron a nuestra especie de una singular capacidadpara las adaptaciones de base cultural. Y también guardan silencio sobre losprincipios evolutivos que configuraron la vida social de nuestra especie a partirdel momento en que nuestros antepasados iniciaron el «despegue cultural». Dehecho, por tratarse de listas son intrínsecamente incapaces de enseñar nadaacerca de los procesos biológicos y culturales que condicionan nuestras vidas yenmarcan nuestro destino. O para expresarme de una forma s positiva,considero, como antropólogo, que la misión mínima de toda reforma educativamoderna consiste en impartir una perspectiva comparativa, mundial y evolutivasobre la identidad de nuestra especie y sobre lo que podemos y no podemosesperar que nuestras culturas hagan por nosotros.Al defender una perspectiva panhumana, biosocial y evolutiva no deseorestarle importancia al tradicional conocimiento local y particular. Vivimos yactuamos en contextos locales y particulares y no tenemos más elección queempezar a conocer el mundo desde dentro hacia fuera. Pero un exceso departicularismo, no poder ver el mundo desde fuera hacia dentro, constituye unaforma de ignorancia que puede ser tan peligrosa como no saber las fronteras delos Estados Unidos. ¿Tiene sentido conocer la historia de unos pocos Estados,pero no saber nada de los orígenes de todos los Estados? ¿Debemos estudiar lasguerras de unos cuantos países, pero no saber nada de la guerra en todos lospaíses?Ahora que ya he hecho constar mi protesta contra los redactores de listas,permítaseme confesar que tenía algo parecido in mente al escribir este libro. Enefecto, me he preguntado qué he aprendido como antropólogo sobre nuestraespecie que considere que todos sus miembros deberían conocer. Y he tratado depresentar los resultados de esta autorreflexión, ciertamente no en forma de lista,pero sí en forma de narración concisa y ágil.
3 / 305

Activity (7)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
PATXITM liked this
larralde liked this
300363 liked this
300363 liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->