Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Bal Mieke - Teoria de La Narrativa

Bal Mieke - Teoria de La Narrativa

Ratings: (0)|Views: 2,391|Likes:
Published by chinchillas

More info:

Published by: chinchillas on Aug 31, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/07/2013

pdf

text

original

 
TEORÍA DE LA NARRATIVA
Por Mieke Bal
IntroducciónLa Narratología es la teoría de los textos narrativos. Una teoría sedefine como conjunto sistemático de opiniones generalizadas sobre unsegmento de la realidad. Dicho segmento de la realidad, el corpus, entomo al cual intenta pronunciarse la narratología, se compone detextos narrativos. En realidad debería ser posible afirmar que el corpusse compone de todos los textos narrativos y sólo de aquellos que losean. Uno de los primeros problemas al adelantar una teoría es laformulación de las características con las que conferir límites a esecorpus. Aunque todos tienen una idea general de lo que sea un textonarrativo, no es ciertamente siempre sencillo determinar si un textodado debería o no considerarse como tal.Si cupiera definir con éxito las características necesarias, éstasmismas podrían entonces servir como punto de partida para lasiguiente etapa: una descripción de la forma en que se constituye cadatexto narrativo. Una vez conseguido, tendríamos una descripción deun sistema narrativo. Sobre esta base, podremos entonces examinarlas variaciones posibles cuando el sistema narrativo se concreta entextos narrativos. Este último paso presupone que un número infinitode textos narrativos pueda ser descrito con el número finito deconceptos que contiene el sistema narrativo. El presente libro ofreceuna exposición de una narratología coherente y sistemática, y de losconceptos que a ella incumben. Se le presenta al lector un instrumentocon el cual pueda describir textos narrativos. Ello no quiere decir quela teoría sea una especie de máquina en la que se inserte un texto porun extremo con la esperanza de que una descripción adecuada salgapor el otro. Los conceptos que aquí se presentan deben considerarseherramientas; serán útiles en cuanto nos capaciten para formular unadescripción textual de forma que sea asequible a los demás. Por otraparte, el descubrimiento de las características de un texto se puedefacilitar también por medio de la penetración en el sistema narrativoabstracto.La descripción textual que obtengamos con la ayuda de esta teoríano puede considerarse de ningún modo como la única descripcióncorrecta posible. Otro individuo podría, quizá, utilizar los mismosconceptos de forma distinta, hacer hincapié en otros aspectos deltexto, y por consiguiente, dar lugar a una descripción textual diferente.Si la descripción de un texto se entiende como propuesta que se pueda
 
presentar a otros, el hecho de que se formule dentro del marco de unateoría sistemática conlleva una ventaja importante: facilita cualquierdiscusión sobre la descripción propuesta. Con esto en mente, podemosvolver a la cuestión del corpus de los textos narrativos. ¿En quéconsiste este corpus? A primera vista, la respuesta parece evidente:novelas, novelas cortas, cuentos, cuentos infantiles, artículos deprensa, etcétera. Pero, con o sin justificaciones, estamos estableciendolímites con los que todo el mundo estaría de acuerdo. Algunos, porejemplo, afirman que las viñetas de los tebeos corresponden al corpusde los textos narrativos, pero otros lo niegan. Si estas personas esperanllegar a un acuerdo, tendrán que ser capaces de explicar primero cómollegaron a su decisión. En este caso, explicarlo es muy sencillo. Losindividuos que consideran las viñetas de los tebeos como textosnarrativos llevan a cabo una interpretación amplia del concepto texto.Desde su punto de vista, éste no tiene por qué ser lingüístico. En lasviñetas de los tebeos se usa otro sistema de signos, uno no lingüístico,a saber: la imagen. Otros individuos, que comparten unainterpretación más restringida de lo que constituye un texto, reservaneste término sólo para los lingüísticos.Como demuestra este sencillo ejemplo, es esencial que definamoscon precisión los conceptos que utilicemos. Una definición ha deformularse con tal claridad, que todo aquel que trabaje con el conceptocomparta la misma interpretación tal como se definió en un principio.Esta situación ideal es en ocasiones difícil de conseguir como, porejemplo, cuando el concepto en cuestión se ha usado tanto queempieza a adquirir vida propia, y a entenderse de forma algo diferentepor cada uno que lo usa. Este es el caso con nociones muy comunes yaparentemente obvias como literatura, texto, narrativa y poema. Si, altrabajar con una noción de este tipo, no nos sentimos capaces deresolver de forma definitiva el problema de la definición, será, porsupuesto, posible utilizar una que sea válida para un solo estudioconcreto (lección, debate, tesis, artículo, etc.) en el que estemoscomprometidos. El lector deberá entonces decidir si adoptar o nodicha definición para su uso en otro contexto; como fuere, losconceptos en cuestión se habrán aclarado. Un desacuerdo en tomo alcarácter de las viñetas de los tebeos recibirá solución si se llegaraprimero a un acuerdo sobre la definición de texto. Como se sugirióanteriormente, la definición de un cierto número de conceptos básicoses esencial al presentar una teoría sobre textos narrativos. Sin salimosde lo que es esta introducción, entonces, un texto es un todo finito yestructurado que se compone de signos lingüísticos. Un textonarrativo será aquel en que un agente relate una narración. Unahistoria es una fábula presentada de cierta manera. Una fábula es unaserie de acontecimientos lógica y cronológicamente relacionados queunos actores causan o experimentan. Un acontecimiento es latransición de un estado a otro. Los actores son agentes que llevan acabo acciones. No son necesariamente humanos. Actuar se define aquícomo causar o experimentar un acontecimiento. La afirmación de queun texto narrativo es aquel en que se relata una historia, implica que eltexto no es la historia. Si dos términos tienen claramente el mismo
 
significado, es preferible descartar uno de ellos. Lo que se quiere dar aentender con estos dos términos se ve claramente ilustrado con elejemplo siguiente. Todo el mundo en Europa está familiarizado con lahistoria de Pulgarcito. Sin embargo, no todo el mundo ha leído esahistoria en el mismo texto. Hay distintas versiones; en otras palabras,hay diferentes textos en los que se relata la misma historia. Existendiferencias notables entre los diversos textos. Algunos se consideranliterarios y otros no; algunos se pueden leer en voz alta a los niños,otros son demasiado difíciles. Evidentemente los textos narrativosdifieren entre sí aunque la historia que se relate sea la misma. Será,por lo tanto, de utilidad examinar el texto independientemente de lahistoria.Cabe usar de nuevo el ejemplo de Pulgarcito para ilustrar lasiguiente distinción, entre historia y fábula. La diferenciación se basaen lo que distingue a la secuencia de acontecimientos de la forma enque se presentan dichos acontecimientos. La diferencia no radica sóloen el lenguaje usado. A pesar de haber leído textos distintos, loslectores de Pulgarcito suelen estar de acuerdo en cuanto a cuál de lospersonajes merece su apoyo. Aplauden al niño listo y se alegran de lasdesgracias del gigante. Para que triunfe ante su enemigo, los lectoresestán dispuestos a contemplar inmutables cómo Pulgarcito cambia lascoronas de modo que el gigante se come estúpidamente a sus propioshijos. En realidad a los lectores les encanta este truco. Evidentemente,esta fábula, bastante cruel, se presenta de tal forma que en todos lostextos los lectores estén a favor del sacrificio de un grupo de niños acambio del otro. Cuando se «relata» Pulgarcito con otro sistema designos -por ejemplo en una película- se producen las mismasreacciones. Este fenómeno demuestra que algo sucede con la fábulaque trasciende a lo meramente lingüístico.Las definiciones anteriores sugieren que una distinción en tresestratos -texto, historia, fábula- sería una base razonable paraprofundizar en el estudio de los textos narrativos que presentamosaquí. Tal distinción conlleva que sea posible analizar los tres estratospor separado. Ello no quiere decir que dichos estratos tenganexistencias independientes. El único material que tenemos parainvestigar es el texto ante nuestros ojos. E incluso esa afirmación noestá planteada correctamente; el lector tiene sólo el libro, papel y tinta,y él mismo debe utilizar este material para determinar la estructura deltexto. Que un texto sea susceptible de ser dividido en tres estratos esuna suposición teórica basada en un proceso de razonamiento. Sólo esdirectamente accesible el estrato textual, encarnado en el sistema designos del lenguaje. El investigador distingue diferentes estratos en untexto para explicar los efectos específicos que tiene sobre sus lectores.Naturalmente, el lector mismo, al menos el «lector medio» -no elinvestigador- no realiza esta distinción. En la presente introducción,que se pretende un instrumento para examinar textos, la teoría se basaen la noción de distintos estratos, una distinción necesaria para elanálisis textual. Es, por lo tanto, inevitable que lo que es de hechoinseparable sea provisionalmente disgregado.Dentro de este marco se comentarán los temas que siguen. La

Activity (4)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
QGuidocc6529 liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->