Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
9Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La investigación latinoamericana de la comunicación

La investigación latinoamericana de la comunicación

Ratings: (0)|Views: 161 |Likes:
Published by vareleyva
"La investigación latinoamericana y su entorno social: notas para una agenda"
"La investigación latinoamericana y su entorno social: notas para una agenda"

More info:

Published by: vareleyva on Aug 31, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/04/2012

pdf

text

original

 
25
   E .   S   á  n  c   h  e  z   R  u   i  z
   E  n  r   i  q  u  e   E .   S   á  n  c   h  e  z   R  u   í  z
 
 
La investigaciónlatinoamericanade la comunicacióny su entorno social:notas para unaagenda
diálogos
de la comunicación
Profesor-investigador de la Universidad deGuadalajara, México.E-mail: rock@foreigner.class.udg.mx
2425
 
diálogos
de la comunicación
   L  a   i  n  v  e  s   t   i  g  a  c   i   ó  n  y  e   l  e  n   t  o  r  n  o  s  o  c   i  a   l
   E  n  r   i  q  u  e   E .   S   á  n  c   h  e  z   R  u   í  z
¿Desde dónde deben re-pensar-se las posibles articulacionesentre la investigación latinoame-ricana de la comunicación, y larealidad social en el Siglo XXI?La comunicación no es una cien-cia. Es un «objeto de estudio».Tampoco es una disciplina, porlo menos en el sentido fuerte quedenota sinonimia de «disciplina»con «ciencia», aunque incluye losdominios humanísticos. La co-municación es (o debería ser) unobjeto privilegiado de práctica-mente todas las ciencias y/o dis-ciplinas sociales o humanas,puesto que no hay probablemen-te nada humano ni social, que nopueda entenderse
mejor 
sin to-mar en cuenta la comunicaciónentre los humanos.
1
Las investi-gaciones empíricas autorre-flexivas, sistematizaciones docu-mentales y recuentos bibliográ-ficos que conocemos sobre las
67
investigaciones «de la comunica-ción» en América Latina, mues-tran que la inmensa mayoría delos estudios han tenido comoobjetos privilegiados a los
me-dios de difusión masiva
.
2
Peroinvestigar a los medios y/o lasllamadas industrias culturalesno es necesariamente «investigarla comunicación»: Las dimensio-nes propiamente comunica-cionales, los procesos de pro-ducción y «puesta en común» desentido, han sido más que esca-sos en los inventarios sobre laindagación (Sánchez Ruiz, 1999).Los medios son la síntesis demúltiples dimensiones: cuandolos medios de difusión son ana-lizados en su operación como
industrias
culturales, producien-do y haciendo circular mercan-cías, se hace investigación eco-nómica, o en su caso, de econo-mía potica (Sánchez Ruiz 1992).Cuando se analiza el papel de losmedios como actores políticos yen los procesos electorales, elénfasis es en los medios comoactores políticos: es un objeto deciencia política.
3
O pueden serexaminados como organizacio-nes complejas, para lo que ayu-da la perspectiva de la sociolo-gía de las organizaciones, la so-ciología de las profesiones, elanálisis institucional, etc.(Sánchez Ruiz 1992). El enfoqueque ha prevalecido en los análi-sis latinoamericanos de mediosha sido el político (Marques deMelo 2002).Los medios son
objetos comple- jos
, que operan socialmente des-de diversas dimensiones (econó-mica, política, cultural, social,tecnológica, organizacional, pro-fesional, etc.), articuladas en unmismo entramado histórico so-cial, que se desenvuelven en eltranscurrir del tiempo histórico(Sánchez Ruiz, 1992). Si a estosumamos que muchos de losobjetos de estudio de, por ejem-plo, los llamados estudios cultu-rales, son procesos socialescomplejos, debemos llegar nue-vamente a la conclusión de quela llamada comunicación es uncruce de múltiples caminos: Po-siblemente la formulación deWilbur Schramm (1973) en lossesenta, de que el campo de lacomunicación es más que nadauna
encrucijada
, a la que poten-cialmente pueden concurrir ycontribuir todas las ciencias so-ciales y humanas, siga teniendovigencia.
4
Todo esto implica la necesidadde que los estudios sobre comu-nicación social, o sobre mediosde difusión e industrias cultura-les, así como los «estudios cul-turales» que se convirtieron du-rante la última década del siglopasado en el enfoque hegemóni-co sobre el campo académico,deben ser inter-, multi- y trans-disciplinarios (Vassallo de Lopes2002; Mattelart y Neveu 1997;Mato, 2001; Follari 2002). Haypropuestas interesantes de«postdisciplinarización» (Fuen-tes Navarro 2002), pero en lamedida en que el prefijo «posconnota muy fuertemente «supe-ración», o «dejar atrás» (a lo quemodifica el prefijo, en este casoa la disciplina), no entendería-mos cómo dejar atrás algo quenunca en realidad ha existido(una «ciencia de la comunica-ción» o una disciplina «comuni-cológica», o algo así, que al«postdisciplinarizarse» se disuel-ve en una ciencia social genéri-ca).
5
Pero si la comunicaciónnunca ha sido una disciplina,sino ese objeto-encrucijadamultidimensional que siempreha necesitado de la inter- ytransdisciplina, no se puede«desdisciplinarizar». Otro proble-ma con las formulaciones «poses que con mucha frecuencia
 
27
   E .   S   á  n  c   h  e  z   R  u   i  z
soslayan o confunden qué tantolo son en términos
descriptivos
,sobre procesos que ya estánocurriendo, con respecto a loque tienen de
 proyecto
,
o pro- puesta
de origen ético, utópico,etc.
6
Sin embargo, en la medidaen que este tema se desligue delas modas «posmodernas» y sesiga articulando una propuesta(que tendría que ser más quenada epistemológica y metodo-lógica, pues ya nadie cree queuna sola teoría -por muy«postdisciplinaria» que sea- pue-da dar cuenta de
todo
), podríade ahí surgir un enfoque fructí-fero para guiar la investigaciónempírica.
7
Ojo: Si bien no hay
disciplina
, sí hay
campo
,
8
en unsentido más sociológico queepistemológico: tenemos obje-tos de estudio (todo el dominiode la comunicación social, losmedios, etc.,) y
una comunidad 
que se interesa de manera siste-mática por los mismos. De he-cho, consideramos que este esun tema primordial para la agen-da: la continuación de una dis-cusión fundamentada sobre elestatuto epistemológico de lasllamadas «ciencias de la comuni-cación», sobre su estatuto
 
disci-plinar, su relación con otros do-minios científicos, etc. (Vassallode Lopes, y Fuentes Navarro2002; Martín Barbero s/n).Lo que usualmente llamamos«campo académico» de la comu-nicación está constituido porvarios «subcampos», que no ne-cesariamente se han desarrolla-do en forma articulada (Galindoy Luna 1995). En primer lugar,preexisten al campo académicolos dominios profesionales de lacomunicación. Estos fueron el«referente empírico» y fuentes dedemanda social para la emergen-cia de la
enseñanza universitaria
del periodismo, que posterior-mente coexistiría -ya comosubcampo académico- con el dela
investigación
. Con posteriori-dad se generaron más o menosexplícita y articuladamente lasactividades de
extensión
univer-sitaria relacionadas con la comu-nicación y las de
vinculación
(ar-ticulaciones explícitas ya no so-lamente a través de los merca-dos de trabajo, sino por ejemplo,mediante la prestación de cier-tos servicios como la investiga-ción aplicada hecha desde launiversidad, para el sector pri-vado, o para otros sectorescomo organismos no guberna-mentales, o para el gobierno mis-mo, etc.). De todas estas, lassubáreas centrales del campoacadémico son la de la enseñan-za y la de la investigación.El primero de los campos profe-sionales de la comunicación quesurgió en todos nuestros paísesfue el periodismo y necesaria-mente la primer articulación fuede la docencia universitaria conel mismo. Los recuentos sobreel desarrollo de nuestro campoacadémico muestran que, preci-samente, las primeras escuelas«de comunicación» lo fueron deperiodismo (Fuentes Navarro1992; Marques de Melo 1998;Fuentes Navarro 1998). Después,los medios crecieron y sediversificaron (y algunos de ellosincluso dejaron de ser «propia-mente de comunicación»;Sánchez Ruiz, 1999), y así lo hi-cieron los estudios profesiona-les en las escuelas que ya paralos años sesenta se denomina-ban con algún nombre relaciona-do con las «ciencias de la comu-nicación». Algunos de los inves-tigadores actuales del campo,posiblemente la mayoría, prime-ro estudiamos una licenciaturaque básicamente nos habilitabaprofesionalmente como comuni-cadores y posteriormente hici-mos estudios de posgrado -nonecesariamente en comunicación-que nos habilitaron más biencomo investigadores (de hecho,algunos incluso sostenemos que«estudiamos
 para
investigado-res»), a fin de hacer buenos
estu-dios sobre
la comunicación, losmedios, las mediaciones, etcéte-ra.
9
Esto vino ya en un períodomás reciente, durante el cual noshemos ido profesionalizandocomo
investigadores
o, quizásmás ampliamente, como
acadé-micos
. En los años sesenta secomenzó a abrir el espectro deáreas de aplicación de «saberescomunicacionales» a partir dedesarrollos en los campos de tra-bajo y de la invención de las
cien-cias de la comunicación
.El primer período al que nos re-ferimos fue netamente
 pragmáti-co
. La educación universitaria sediseñaba estrictamente paraprofesionalizar periodistas yotros comunicadores, usualmen-te empleados de los medios decomunicación
.
Había un acopla-miento más o menos simple ydirecto entre esta oferta de edu-cación superior y las demandasdel campo profesional. En lossesenta surge un nuevo modelo,humanístico, con las «ciencias dela comunicación» (Fuentes Nava-rro, 1998). Durante esa década,llegan también investigadores es-tadounidenses a Latinoaméricaa realizar indagaciones empíri-cas para «modernizar a los cam-pesinos», como por ejemploEverett Rogers en Colombia, omás en general, aparece la in-fluencia empirista como modelopara la investigación científica,durante la primer época deCIESPAL
10
(Sánchez Ruiz, 1988;Fuentes Navarro 1992). Paradó- jicamente, casi al mismo tiempollega una suerte de reduc-cionismo cientificista en elempirismo norteamericano en lainvestigación, y surge un univer-
2627

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->