Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
5Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Alegría, Ciro, Diálogos en el Cuzco o la cultura puesta a prueba

Alegría, Ciro, Diálogos en el Cuzco o la cultura puesta a prueba

Ratings: (0)|Views: 1,277|Likes:
Published by ovalencia
Texto de Ciro Alegría Varona (parte del proyecto sobre pueblos recluidos y sociedades estatales)
Texto de Ciro Alegría Varona (parte del proyecto sobre pueblos recluidos y sociedades estatales)

More info:

Published by: ovalencia on Sep 03, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/07/2013

pdf

text

original

 
Diálogos en el Cuzco o la cultura puesta a pruebaEl proyecto “Amautas y Qullanas” del Centro de Estudios Andinos Bartolomé de lasCasas celebra encuentros de líderes indígenas desde el 2006 para dialogar sobre lasrelaciones entre las actuales formas de vida indígena y la sociedad moderna en el Perú.Los encuentros tienen la forma de “experiencias educativas” para los participantesindígenas, hombres y mujeres designados por sus comunidades en respuesta a lainvitación del Centro. Ellos acuden a estas reuniones con la expectativa de salir fortalecidos para tratar con las múltiples formas de poder de la modernidad. Estefortalecimiento empieza por un cambio del pensamiento, un acto de autocomprensiónindividual, social e histórica que permite recobrar la capacidad de actuar y comunicar, laque es más importante que el dominio de cualquier conocimiento o técnica. Así lo plantean los organizadores, que son estudiosos de la cultura andina, formados enantropología y filosoa y comprometidos con los ideales democráticos. Los participantes indígenas (
amauta
y
qullana
significan en quechua sabio y sabia) sesienten motivados a participar ampliamente en las discusiones y agradecidos por lahospitalidad de los organizadores que los acogen en la “Casa Campesina”, un belloalbergue dedicado a estos propósitos en la ciudad del Cuzco. Más que nada, sinembargo, se aprecia la sagaz preparación de la agenda, los temas, ejercicios, materialesgráficos y audiovisuales y dimicas que han sido diseñados pensando en los participantes, sus preocupaciones e intereses. La lengua común de las reuniones es elquechua. Presentar los temas en el idioma de los incas y acompañar las exposiciones delos especialistas con traducciones es un logro especial de los organizadores. Lasgenerosas muestras de atención, que son mutuas, no impiden, sin embargo, más bienhacen inevitable que afloren a lo largo de las sesiones, por un lado, la profundaextrañeza de los invitados frente a los ideales educativos y políticos de los anfitriones, y por otro, el recurso de estos últimos a la autoridad de la ciencia.El puesto de observador imparcial de los diálogos que ha sido concedido al autor deestas páginas por los conductores del proyecto
1
es un privilegio comprometedor. Desdeesta ubicación se ve cómo estos diálogos han puesto a prueba los conceptos dedemocracia, interculturalidad, educación y formación con que han sido iniciados. Esmás, ha surgido de entrada la pregunta de si se trata realmente de un diálogo entre
culturas
. En un tal diálogo se supone que personas cultas de diversas procedencias seentienden, en virtud de lo que ya comparten implícitamente, para enriquecerse por medio de mutuas traducciones y formar una sociedad s amplia, un ámbitointercultural de pensamiento y cooperación. El diálogo entre los sabios de distintas
1
Me refiero a los siguientes documentos internos del Centro de Estudios Andinos Bartolomé de lasCasas, que son todos manuscritos inéditos elaborados en los años 2007 y 2008: “Apuntes para la memoriay la sistematización de los cursos de formación intercultural de los líderes indígenas campesinos del sur andino”; “Pedagogía intercultural bilingüe de líderes campesinos quechuas. Una propuesta para eltrabajo” por Javier Monroy; “Gamonalismo, asimetrías interétnicas y conflicto cultural en lascomunidades indígenas campesinas del sur andino”, por Adhemir Flores; “Las relaciones de pareja y elderecho a decidir en las esferas de la sexualidad en las comunidades campesinas” por Ligia Alencastre;“Lo sagrado, el mito y el conflicto cultural en las comunidades indígenas campesinas del sur andino”, por Adhemir Flores; “los valores y la pedagogía en el mundo campesino quechua”, por Ligia Alencastre; “Dela orfandad, la violencia y el conflicto cultural en las comunidades indígenas campesinas del sur andino”, por Adhemir Flores; “Violencia contra la mujer”, por Ligia Alencastre; “Violencia Política y ConflictoCultural en el Sur Andino” por Adhemir Flores.
 2
 
 partes del mundo sería una aclaración de la cultura universal sobre sí misma, sobre suunidad oculta por la aparente diversidad de los pueblos. La tan socorridainterculturalidad supone que la común humanidad de las diversas sociedades se expresa principalmente en sus logros culturales, y por eso se les llama culturas a las sociedadesen tanto que, siendo distintas, son capaces de cooperar. Pero cualquiera sabe que esto noes así. Estos diálogos entre ingenas y decratas sugieren s bien unareconsideración del
valor 
de la cultura. ¿Acaso se han reunido para poner en común sustesoros culturales? ¿Son ellos las personas indicadas para hacerlo? ¿No es un halagoexagerado llamar a los deres ingenas participantes amauta y qullana? Siconsideramos a la cultura en sus logros más preciados, la lengua, la elaboracióncanónica y jerárquica del culto y de los saberes, la memoria organizada, el cultivo de latradición y las bellas artes, la organización de la autoridad y del trabajo, el derecho y elrefinamiento de la sensibilidad, vemos fácilmente que la cultura, en su realidad positiva,es tesoro de algunos y no ayuda siempre a todos por igual. En otras palabras, los queasistimos como espectadores a este diálogo terminamos preguntándonos ¿qué se ganacon declarar que las formas de vida de los indígenas de las tierras altas son una
cultura
,que cada uno de ellos debe reconocerse como un sujeto libre, que debe surgir una pedagogía propia de la cultura andina, que ellos deben comprometerse con el proyectode una democracia intercultural? El uso resuelto y abundante que hacen losorganizadores de las ventajas de la cultura no siempre resulta cómodo para los invitadosindígenas. Llega el momento en que el tacto, la discreción, los circunloquios y lassugerencias de los anfitriones son interrumpidos por la franqueza de los invitados.Sucede, a más tardar, cuando ellos revalorizan ciertas prácticas suyas que están lejos delos ideales de autonomía individual e igualdad de derechos, como las rondas o comitésde autodefensa y los castigos físicos en la educación y la familia. ¿Es posible que unintercambio de ideas ayude a modificar las condiciones reales de penuria y falta deoportunidades en que se reproduce una forma de ser habituada a correr altísimosriesgos, a rudas pruebas de fuerza con la naturaleza y con otros seres humanos?Mientras el estudioso invita al indígena a descubrir dentro de sí una subjetividad, unaautobiografía y una autoconciencia que se expresa como una voz ciudadana dentro deuna democracia de nuevo tipo (¡cantidad de suposiciones!), el indígena alecciona alestudioso sobre los límites del discurso moral y político.Los organizadores tienen el singular mérito de haber roto el dique conceptual quemantenía embalsada esta problemática. Basados en estudios y observaciones anteriores, partieron de que el espacio de comunicación que ellos pueden ofrecer a los líderesindígenas no es uno de intercambio de contenidos culturales, sino un diálogo “paratratar juntos los temas del reconocimiento de la cultura indígena, la discriminación y laciudadanía”.
2
Sin embargo, desde mi puesto de observador de los diálogos, he percibidoclaramente que el bautizo de la identidad étnica indígena con el nombre de culturaindígena responde a una serie de esperanzas intelectuales y políticas bastante borrosasde los organizadores que se fueron desvaneciendo por efecto de los diálogos mismos. Ladialéctica de la ilustración, y con ella, de las ideas universalistas de cultura, deeducación y de democracia, es tan completa, que es imposible usar estos términos sinincurrir en el equívoco de llamarle cultura al mismo tiempo al refinamiento erudito y ala sinceridad moral; se le llama educacn, al mismo tiempo, a la sujeción del pensamiento a disciplinas argumentativas y a la emancipación de cada singular forma deser; y se llama democracia, al mismo tiempo, al sistema político de igualdad dederechos y a la democratización social que da poder a los marginados. Esto genera una
2
Monroe, Javier. “Pedagogía intercultural bilingüe de líderes campesinos quechuas.” Ms. inédito. p. 3.
3

Activity (5)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Camila Oña liked this
napoleaodebh3513 liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->