Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Hijos de Dios

Hijos de Dios

Ratings: (0)|Views: 1 |Likes:
Published by Ramiolra

More info:

Published by: Ramiolra on Dec 28, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/28/2013

pdf

text

original

 
 La Biblia nos enseña que son hijos de Dios vivo aquellos hijos que cumplen y viven conforme dice su palabra muestra de ello tenemos muchas referencias en nuestras biblias por ello es interesante que leas y compartas esta interesante información Uno de los himnos más bellos y profundos de alabanza y agradecimiento a Dios lo hace San Pablo en el comienzo de su Carta a los Efesios:(Ef. 1, 3-14):
“Bendito sea Dios, Padre de nuestr
o Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en El con toda clase de bienes espirituales y celestiales. Él nos eligió en Cristo -antes de crear el mundo- para que fuéramos santos e irreprochables a sus ojos, y determinó -por pura iniciativa suya- que fuéramos sus hijos, para que por la gracia que nos ha concedido por medio de su Hijo amado,
lo alabemos y glorifiquemos”.
 ¡Maravilloso himno de alabanza y maravilloso programa de vida! ¡Qué alegría saber que Dios nos eligió -desde antes de crear el mundo- a ser sus hijos y a ser santos e irreprochables ante sus ojos! Y que este inmensísimo privilegio ha sido por pura iniciativa suya. Esto significa que es Dios Quien ha tomado la iniciativa primero. Es Dios Quien da el primer paso: es El Quien nos busca primero y nosotros tenemos la opción de responderle o de no responderle. ¿Y en qué consiste responderle? El indicio nos lo da el mismo San Pablo en este maravilloso
himno a los Efesios: “Él nos ha prodigado el tesoro de su gracia... dándonos a conocer el
misteri
o de su Voluntad”.
 San Pablo nos dice también que por pura iniciativa divina, y por la gracia que nos ha concedido Dios en su Hijo Jesucristo, podemos ser hijos de Dios. Veamos bien: todos los seres humanos somos creaturas de Dios. Pero, tal como lo dice San
Pablo en otra de sus cartas, “son hijos de Dios los que se dejan guiar por el Espíritu de Dios”
(Rom. 8, 14). Y, no es sólo San Pablo quien pone condiciones a la filiación divina, también San
Juan al comienzo de su Evangelio: “vino a los suyos y los
 suyos no lo recibieron... Pero los que
lo recibieron, que son los que creen en su Nombre, les concedió ser hijos de Dios” (Jn. 1, 11
-12). Y, por supuesto, al ser hijos, también somos herederos. De hecho, somos coherederos con Cristo y podemos llamar a Di
os “Padre” (cf. Rm. 8, 14
-17). ¿Nos damos verdadera cuenta del
privilegio que es poder llamar ¡nada menos que a Dios! “Padre”, porque si cumplimos las
condiciones realmente somos hijos suyos? Significa, entonces, que el llegar a ser hijos de Dios y herederos del Cielo es una opción. Y esa opción supone condiciones. Una de estas condiciones es la fe en Dios y en su Hijo Jesucristo y
en todo lo que Él nos ha propuesto y nos exige. Esto es lo que significa el “recibir” a Jesucristo
de que nos habla San Juan. Recibirlo es aceptarlo a Él y aceptar su mensaje de salvación. Otra condición, necesaria consecuencia de una fe cierta, es la que propone San Pablo: son hijos
de Dios “los que se dejan guiar por el Espíritu de Dios”. Y dejarse guiar por el Espíritu de
 Dios

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->