Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
30Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Bolcheviques y mencheviques

Bolcheviques y mencheviques

Ratings: (0)|Views: 14,665|Likes:
Published by yankohaldir

More info:

Published by: yankohaldir on Sep 08, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/06/2013

pdf

text

original

 
Bolcheviques y mencheviques
autor Raquel E. Andreuviernes, 05 de diciembre de 2003
El 17 de julio de 1903 se celebró en Bruselas primero, luego en Londres por motivos de seguridad, el II Congreso delPartido Obrero Socialdemócrata Ruso (POSDR). Con 43 delegados que representaban a miles de militantes, a diferenciadel primer congreEl 17 de julio de 1903 se celebró en Bruselas primero, luego en Londres por motivos de seguridad, el II Congreso delPartido Obrero Socialdemócrata Ruso (POSDR). Con 43 delegados que representaban a miles de militantes, a diferenciadel primer congreso, el partido ya tenía una influencia entre centenares de miles de trabajadores.Este congreso fue elprimero en el que realmente se tuvo la oportunidad de discutir a fondo las cuestiones políticas y organizativas másimportantes. Una de primer orden fue la cuestión nacional, que enfrentó a la mayoría (los iskristas, que tomaban el nombredel periódico marxista Iskra, representados por Lenin, Mártov y Plejánov) con el Bund, la organización socialdemócrata judía. Durante décadas la Rusia zarista había oprimido brutalmente a las minorías nacionales y Lenin anticipó queinevitablemente eso llevaría a tendencias centrífugas dentro de Rusia. Por eso su defensa del derecho a laautodeterminación tenía el objetivo de atraer el potencial revolucionario de los trabajadores de las nacionalidadesoprimidas al programa de la revolución socialista. Esto significaba que estos pueblos pudieran disponer de sí mismos,decidiendo libremente el tipo de vinculación con el resto del Estado, incluso en el caso que decidieran independizarse.Junto a la cuestión nacional, el congreso debatió el modelo de partido. Aunque pareciera contradictorio, Lenin defendía quepara acabar con la opresión centralista del estado zarista, el partido que debía derribarlo tenía que basarse en la unidad delos trabajadores por encima de diferencias nacionales, de raza o religión, a la vez que insistía en la necesidad de unaorganización centralizada y disciplinada.Una organización revolucionaria no es el prototipo del estado futuro sino el instrumento para conseguirlo y todoinstrumento debe ser adecuado para fabricar el producto, pero no tiene porqué asimilarse a él. Los futurosbolcheviques se oponían a organizar el partido en federaciones nacionales, dividiendo a los trabajadores en líneasnacionales dentro de su propia organización. Años más tarde se comprobó lo acertado de esta posición, ganando a lamayoría del proletariado de las nacionalidades oprimidas para la revolución socialista.Por primera vez,bolcheviques y mencheviquesEl desarrollo de un partido obrero no se da en el vacío, sino en medio de enormes presiones de clases ajenas y lasluchas entre las diferentes fracciones en el POSDR eran su reflejo: los economicistas reflejaban la tendencia de losintelectuales a no creer en la capacidad de la clase obrera, limitándose a consignas reformistas; los bundistas alnacionalismo pequeño burgués, elevando los intereses nacionales por encima de los del conjunto de la clase obrera.Sólo entre los iskristas parecía que todo era unidad, hasta que una discusión ensombreció el desarrollo de la reunión.Un tema organizativo enfrentó a Lenin y Mártov: la cláusula que trataba sobre “¿Quién debe ser considerado unmiembro del partido?” El borrador de Lenin declaraba: “un miembro del POSDR es aquel que acepte suprograma, apoya al partido económicamente y participa personalmente en una de las células del partido”. Mártovse opuso y propuso como alternativa: “un miembro del POSDR es aquel que acepte su programa, apoya alpartido económicamente y dé regularmente al partido su cooperación personal bajo la dirección de una de las células delpartido”. A primera vista sólo había una pequeña diferencia, pero detrás de la propuesta de Mártov había unaactitud conciliadora, que suponía empañar las diferencias entre militantes y simpatizantes. En palabras de Axelrod:“debemos tener cuidado de no dejar fuera de las filas del partido a gente que conscientemente, aunque quizásno muy activamente, se asocia con el partido”.La presión de las capas medias e intelectuales que rodean al partido exigen a éste que adapte su programa y susestructuras organizativas a sus intereses. Los miembros más antiguos del POSDR como Axelrod, Zasúlich y Mártovmantuvieron una gran vinculación en sus años de exilio con abogados, doctores, profesores universitarios, que aunqueradicalizados llevaban consigo enormes prejuicios: “apoyo sus objetivos, pero revelarme abiertamente comosocialista sería inconveniente y arriesgado. Piense en mi trabajo, mi posición, mis posibilidades de carrera”.En un primer momento Plejánov apoyó el borrador de Lenin: “...si algún profesor de Egiptología considera que,como sabe de memoria los nombres de todos los faraones [...] entrar en nuestra organización se encuentra por debajo desu dignidad, no tenemos necesidad de ese profesor”. Lenin ganó la mayoría del congreso a su propuesta. PeroPlejánov pronto rompería con los “mayoritarios” (“bolcheviques”) para pasarse a los“minoritarios” (“mencheviques”). Las estrechas relaciones personales con Axelrod y otrosviejos del partido le hicieron ceder. El gran teórico marxista, que puso las bases para el futuro desarrollo del partido,claudicó en un momento clave. Aunque años más tarde Lenin y Plejánov llegaron a colaborar en algunas cuestiones,sus caminos se separaron totalmente en 1912.
El Militantehttp://www.elmilitante.orgMotorizado por Joomla!Generado: 16 August, 2009, 15:43
 
La verdadera razón de la escisión...Desde un punto de vista marxista las cuestiones organizativas no pueden ser decisivas. Lenin que en 1903 abogaba porla restricción de la militancia, en 1912, cuando el partido se transformaba en una fuerza de masas, abogó por que elpartido se abriera a cualquier obrero que se considerase bolchevique. Pero en un principio, una casa tiene queconstruirse sobre cimientos sólidos. En 1903 el partido daba sus primeros pasos y era necesario poner énfasis en losprincipios políticos y organizativos básicos, creando cuadros obreros preparados en el programa y en los métodosmarxistas.Las diferencias organizativas entre bolcheviques y mencheviques reflejaron diferencias más profundas que semanifestaron sólo después del Congreso. Mártov rehusó someterse a la decisión de la mayoría, llevando una campañadesleal contra la dirección elegida, exigiendo que la minoría tuviese la capacidad de imponer las decisiones. Elindividualismo, la falta de respeto por la democracia de la minoría, reflejaba el punto de vista de la pequeña burguesíaque desprecia la disciplina. Con Plejánov en contra de los bolcheviques, los mencheviques tomaron la dirección delIskra.Las bases del partido estaban confundidas pues no entendían la división cuando aparentemente no había diferenciaspolíticas. Pero estas salieron pronto a la luz. En 1904 ante una oleada huelguística creciente, el zarismo entró en pánico:“para evitar la revolución nos hace falta una pequeña guerra victoriosa” (Pleve, ministro del Interior ruso).Las insaciables ambiciones colonialistas del régimen en el Extremo Oriente chocaron con la naciente potencia de Japón.En febrero de 1904 estalló la guerra ruso-japonesa. Once meses más tarde Rusia perdía la guerra y comenzaba laprimera revolución rusa de 1905....Independencia de claseo reformismoLa postura del nuevo Iskra menchevique sobre la guerra fue un llamamiento ambiguo a favor de la paz. Losbolcheviques defendían una agitación incansable contra la guerra sin perder de vista que las guerras son inevitablesmientras exista el capitalismo. Los cálculos del zarismo eran contener la revolución forjando un bloque basado en launidad nacional. Los liberales corrieron detrás del régimen, instando a las masas a apoyar manifiestos patrióticos. Peroel movimiento contra la guerra se radicalizaba y extendía. El régimen cambió de táctica y optó por una reforma liberal paradescabezar la revolución, dando pequeñas concesiones democráticas a los liberales, como las elecciones en loszemstvos (ayuntamientos). El menchevique Iskra propuso el apoyo a los liberales de forma vergonzante: “Siechamos un vistazo al terreno de la lucha en Rusia ¿qué es lo que vemos? Sólo dos fuerzas: la autocracia zarista y laburguesía liberal, que ahora está organizada y posee un peso específico gigantesco. La clase obrera, no obstante estáatomizada y no puede hacer nada; no existimos como una fuerza independiente y, así, nuestra tarea consiste en apoyarla segunda fuerza, la burguesía liberal, animarla y, desde luego, no intimidarla con la presentación de nuestras propiasreivindicaciones proletarias independientes”.Lenin criticó contundentemente esta política de colaboración de clases que abandonaba cualquier defensa de los interesesde los trabajadores con tal de no asustar a la burguesía. Bajo la presión de los liberales, los mencheviques se alejaban delmarxismo revolucionario.Los trabajadores instintivamente se rebelaron contra la idea de una alianza con la burguesía. Como defendían losbolcheviques, los obreros utilizaron la campaña de los zemstvos para organizar manifestaciones de protesta contra elzarismo y la burguesía, utilizando la propaganda que le daba tanto miedo a los mencheviques y a los liberales:“¡Viva la asamblea Constituyente elegida por todo el pueblo!”. “¡Viva el sufragio universal, directo,igualitario y secreto!”.Trotsky, que desde su cooptación por Lenin seguía escribiendo en el Iskra, publicó en marzo de 1904 un artículo en el quellamó a los liberales “imprecisos, desganados, faltos de decisión e inclinados a la traición”. Esto supuso que apartir de ese momento el nombre de Trotsky desapareciera del Iskra junto con su colaboración con los mencheviques.Las mentiras vertidas por el estalinismo sobre que Trotsky fue un menchevique desde 1903 fueron algunas de las tantascalumnias contra este gran revolucionario. El “crimen” de Trotsky durante esos años, igual que el demuchos bolcheviques en la base y en la dirección, fue abogar por la conciliación entre bolcheviques y mencheviques. Peroesto no tenía nada que ver con la actitud conciliadora con la burguesía de los mencheviques. Trotsky defendía quepolíticamente “la salida sólo puede encontrarse mediante una huelga general, seguida por un levantamiento delproletariado que se pondrá a la cabeza de las masas contra el liberalismo”.La auténtica diferencia entre bolcheviques y mencheviques se reducía a independencia de clase y revolución, ocolaboración de clases y reformismo. Pero costó varios años, la experiencia de la guerra, la revolución y lacontrarrevolución, para que la auténtica naturaleza de estas diferencias se volviera absolutamente clara.Esta es una enorme lección para los luchadores hoy en día. Igual que al comienzo del siglo XX, en el siglo XXI las guerras
El Militantehttp://www.elmilitante.orgMotorizado por Joomla!Generado: 16 August, 2009, 15:43

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->