Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
7Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
e Aquinas La Belleza Segun Santo Tomas 1136124230

e Aquinas La Belleza Segun Santo Tomas 1136124230

Ratings: (0)|Views: 1,612|Likes:
Published by farolito7

More info:

Published by: farolito7 on Sep 09, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/09/2013

pdf

text

original

 
Revista electrónica mensual del Instituto Santo Tomás (Fundación Balmesiana)
e-aquinas
Año 4 Enero 2006 ISSN 1695-6362
© 
Copyright 2003-2006 INSTITUTO SANTO TOMÁS (Fundación Balmesiana)
Este mes...
LA BELLEZA SEGÚN SANTO TOMÁS DE AQUINO
(Cátedra de Estudios Tomistas del IST)
 
Aula Magna:
 HUG BANYERES,
La belleza según santo Tomás de Aquino
2-19
Documento:
 ABELARDO LOBATO,
Los tres elementos de la belleza categorial
20-31
Publicación:
 ABELARDO LOBATO,
Ser y belleza
32-34
Noticia:
 
La Capilla «Redemptoris Mater»: monumento de piedad, crisol debelleza y profecía de unidad
35-41
 
Abelardo Lobato,
Los tres elementos de la belleza categorial
 
p. 20
Los tres elementos de la belleza categorial
Abelardo Lobato, O.P.Presidente emérito de la Pontificia Academia de Santo Tomásy de la Sociedad Internacional Tomás de Aquino
La belleza esta ahí, al menos en algunos seres privilegiados, patente ymisteriosa, como un envolvente fulgor de meteoro. Su presencia propina al
homo viator
reposo y fruición. La belleza es para ser vista y gustada. Pero elhombre le pide más. No contento con el paladeo de su delicia, le exige que lediga su nombre, desvele su rostro, haga patente su incitante misterio.Averiguada la existencia, el hombre caviloso inquiere por la esencia de lo bello.Ya sabemos que aquí las cosas cambian de signo, que lo bello se tornaimpenetrable. La faena fruitiva cede el paso a la difícil intelección. Es justoponer en juego todo lo humano para dar alcance a la belleza, pero esobligado, al tratar de indagar su naturaleza, que en el juego no entre más quela inteligencia. Sólo ella puede distinguirla de todo lo que no es, de obtener sunoción, precisar la definición, y en la definición condensar la esencia.Procediendo de lo común a lo específico, el intelecto resuelve en términosclaros la naturaleza de los entes. Su camino de circunvalación puede ir de losefectos a la causa, del análisis por el que descompone los diversos elementosde un todo, a la síntesis en la que comprende el puesto y la función de cadauno en relación con la unidad del todo. Entender es el alto privilegiohumano; las vallas que lo condicionan hasta hacerlo limitado, lento y difícil,son el precio de ese don. En el mismo entender se entrecruzan el esplendory la miseria del hombre.El entender humano se ha ocupado y necesita ocuparse de la belleza.Ahí están, testimonio de ello, las llamadas definiciones de lo bello.
1
Hemosencontrado algunas en el decurso de la historia. Las hay precisas, acertadas.Pero en su abstracción se ha diluido el misterio de lo bello. Muchos andaríancien leguas por encontrar alguna belleza perseguida y pagarían gustosos loscien taleros por su contemplación deleitosa, pero serán muy contados los
1
 
Cf. M. F
EBRER
 ,
 Metafísica de la belleza
. «Rev. de Fil.» (1948), 92.
 
 
 
e-aquinas
4 (2006) 1
p. 21que muevan un pie o paguen uno solo por entender la definición de lo belloque algunos filósofos han brindado.La dificultad en entender lo bello, anotada ya por Platón,
2
ha movido aalgunos a buscar su explicación por caminos irracionales. Pero por ninguna deesas vías es posible responder a la cuestión de la esencia. En lo irracionalpodremos encontrar vivencias, pero no explicaciones. Además, el mundo de loreal esta traspasado de inteligibilidad. El intelecto y el ser se compenetran enmutua y total abertura. Por lo tanto, hay que hacer un esfuerzo por remontarla dificultad. Para ello hay que proceder por el camino seguro. Es preciso volveral punto de partida. Tenemos ante nosotros el ente concreto que designamoscomo bello. Sobre el hay que aplicar la intelección. ¿Qué es lo que hace bello aeste ser? ¿En qué se diferencia de los seres que no son bellos y en qué convienecon los que lo son? ¿Es la belleza algo añadido al ser o más bien se identifica consu entidad? Así nos ceñimos al ser concreto, y por la vía de lo óntico podemoscomprender la relación entre la belleza y el ser.Ahora bien, el ente concreto es un compuesto. Consta, por lo tanto, dediversos elementos y de una estructura que los enlaza. Nos será preciso unanálisis para descubrirlos y una síntesis que los unifique bajo la dirección deun principio. Ya desde antiguo se ha penetrado en la esencia de lo bello porestos caminos. Los diversos esfuerzos confluyen en el pensamiento de santoTomás de Aquino, para quien lo bello resulta de la fusión ordenada y coherente detres elementos. He aquí sus palabras: «Tres cosas se requieren para la belleza. Enprimer lugar,
integridad
o perfección, pues las cosas empequeñecidas son por esomismo feas. Y
 proporción
debida o consonancia. Y también
claridad,
de dondeprocede que las cosas que tienen color nítido se digan bellas».
3
Guiados por estaorientación, podemos proceder al análisis y a la síntesis de los elementos queconstituyen la belleza del ente concreto. Así habremos superado la dificultad y dealgún modo haremos posible la respuesta a la cuestión sobre la esencia de lo bello en los entes concretos.
2
 
P
LATÓN
 ,
 
Hipp.
304e,
Lysis,
216c.
 
3
 
S
ANTO
T
OMÁS DE
A
QUINO
 ,
Summa Theologiae
1, 39, 8.
 

Activity (7)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
jafmcr liked this
sijnesio liked this
ALVARO liked this
EstebanEO liked this
megafona liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->