Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword or section
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
cap10_15_dosvidas

cap10_15_dosvidas

Ratings: (0)|Views: 107 |Likes:
Published by ccristal

More info:

Published by: ccristal on Sep 14, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/11/2014

pdf

text

original

 
LAS DOS VIDAS DEL HÉROEDigitalizado por “EL ARTE DE LOS BOSQUES”
LAS DOS VIDAS DEL HÉROE CAP.10-15
x
Levantamiento de Matabele
Año: 1896 Edad: 39 años1Después de su regreso al hogar desde Ashanti, Baden-Powell estuvo muy ocupado los primeros días en la Oficina de Guerra, pues tenía informes que elaborar.-Pero un día se presentóen las oficinas de “
The Graphic”,
y fue saludado con los brazos abiertos.-Hasta ahora habíarecibido 150 libras en pago por los dibujos de la campaña que les había enviado. El editor teníaahora otra tarea para él: ¿estaría interesado en tornar parte en la Expedición Dongola al SudánAnglo-Egipcio, como corresponsal de
“The Graphic”,
 bajo sus propias condiciones? A B-P legustaría ciertamente pero lamentablemente no podría:- no había posibilidad de obtener lalicencia que necesitaría.-Fue recibido con entusiasmo aún mayor cuando fue a ver al editor del “
 Daíly Chronicle”.-
Y bien que lo merecería: había suministrado al “
Chronicle”
importantes primicias periodísticasque habían tenido lugar en la campaña de Ashanti,.-El día que llegó a Kumasi con sus reclutas,B-P había transmitido la noticia a la costa por telégrafo de campaña, desde donde habían sidoenviadas a la Oficina del “
Chronicle”
en Londres. Fue el primero y único despacho que la prensa tuvo del evento durante dos días. Una inesperada tormenta tropical había cortado la líneatelegráfica después de que el mensaje de Baden-Powell había pasado.-Baden-Powell tenía pensado convertir en libro los artículos enviados a la patria desdeAshanti y ya había recibido proposiciones de un publicista interesado en el proyecto. Perodebido a que tanto el
“Graphic”
como el “
Chronicle”
estaban clamando por más artículos sevio forzado a reconsiderar sus proyectos literarios. Después de discutir el punto consigo mismo,se decidió a olvidar el libro y concentrarse en la preparación de artículos. Era más fácil y podríaganar más dinero.-Posiblemente B-P se había olvidado de la idea del libro, pero sus publicistas potenciales no.La casa editora de “Methuen & Co.” se le presentó con una oferta inmediata de 100 libras y unarreglo tentador sobre regalías.B-P flaqueó
. “Me ofrecieron una ganancia, mis deudas me acosaban y caí”.
—escribió a sutía Connie. -Repasó su material de Ashanti. los artículos que había enviado a casa para los periódicos, las cartas a su madre, su diario y sus informes de Estado Mayor.-Todo lo que senecesitaría era una cierta compaginación lógica, algunas correcciones, unos pocos dibujo más,una “apología al lector” de su parte, y un corto análisis político como epílogo, por su hermanoGeorge—y el trabajo estaría listo
“... Me hicieron la oferta el domingo y el jueves habíaenviado el manuscrito para el libro... espero que esté publicado para el final de mes, bajo algúntítulo como “La Caída de Prempeh”.
Por sus servicios en la campaña de Ashanti, B-P fue condecorado con la correspondientemedalla y ascendido al grado de Teniente Coronel. Pero éstas no eran de ninguna manera“noticias halagadoras” para él. Quería acción, excitación, y en su opinión el principal obstáculo para una promoción era “que cuanto más alto el rango, menor la oportunidad para ser utilizadoen una de esas pequeñas expediciones que tanto deseo”.Pero tomó menos de un mes para que los eventos le demostraran que su preocupación eratotalmente infundada.El 28 de abril de 1896 recibió orden de la Oficina de Guerra informándole que se le había
 
 provisto de un pasaje en el S.S. “
Tantallon Castle”,
que partía para la Ciudad de El Cabo el 2 demayo. Sería Jefe de Estado Mayor en el ejército de Sir Frederick Carrington, en la operacióncontra las tribus rebeldes de Matabelelandia, en Rodesia..-Sus servicios haan sidoexpresamente solicitados por Sir Frederiek, quien habían tenido la oportunidad de apreciar lashabilidades de B-P en la expedición’del General Henry Smith a Zululandia, ocho años antes.-Baden-Powell exhaló un gran suspiro de alivio. Se había unido a su escuadrón del l3° deHúsares, estacionado ahora en Belfast
. “¡Qué sitio para apostar allí una caballería!.- Con laotra mitad acuartelada en los galpones del tranvía, allá en el suburbio de Falls Road.”
Eso eralo que había obtenido por andar buscando.- No era extraño que brincara ante la oportunidad deir de nuevo al Africa. y a la parte de Africa que tanto le había llegado a gustar.-El
Tantallon Castle”
llegó a la Ciudad de El Cabo a las cuatro de la mañana del 19 demayo. A las nueve de esa misma noche Baden-Powell estaba a bordo del tren que se dirigía alnorte, rechinando durante tres noches y dos días y 900 millas (1.440 kms.) hasta Mafeking, elterminal del ferrocarril de la Colonia del Cabo, una pequeña ciudad que consistía de “unas pocas casas con techos de latón (acero corrugado)”.-B-P se encontró en Mafeking con el General Carrington.-Al siguiente día el General y él,con otros dos miembros del Estado Mayor. se embarcaron en un viaje de 447 millas (891 kms) aBullawayo, en el centro de Matabelelandia.-Viajaron en carruaje
:-“una diligencia regular tipo Buffalo Bill-Salvaje Oeste, suspendida por grandes ballestas de cuero a una armazón pesada yde construcción fuerte, tirada por diez mulas”
 —con dos conductores, tres soldados deservidumbre y equipaje en el techo, los oficiales de Estado Mayor adentro, cada uno en su propia esquina.-Durante diez días y nueve noches los pasajeros fueron “bamboleados y zarandeados,lanzados y cabeceados” en el crujiente y gimiente coche, a lo largo de los profundos surcos decarretas en la calcinada sabana. Paraban de tiempo en tiempo para cocinar las provisiones quehabían traído de Mafeking, deteniéndose de noche en alguna estación al borde del camino, enalgún
“kraal”
de nativos amistosos, continuando después de una parada de pocas horas conmulas “nuevas”, pero igualmente débiles.-El viaje fue tedioso, el sol ardiente, el mosquerío “tan tupido como polvo”.-Y diariamentetenían evidencia de los estragos de la temible fiebre aftosa, la contagiosa plaga del ganado queestaba extendiéndose a través de Sur Africa.-Pasaron carretas que habían sido abandonadasdebido a que los bueyes de tiro habían caído muertos en sus arneses.-Viajaron a través de unárea donde el terreno estaba cubierto con los esqueletos de los bueyes y mulas muertas (“
3.200bestias muertas en este sitio
”).-El hedor de la carne podrida era tan fuerte que “
uno podíaapoyarse en él”
. Y un día, una de nuestra propias mulas murió “sobre la marcha”.-Pero a pesar de todo B-P estaba contento. Para él, todas las incomodidades e inconvenientes“estaban compensados por el espléndido clima, las noches estrelladas y la vida en camisa defranela,”A medida que la diligencia se aproximaba a su destino el paisaje cambió, de la sabanaabierta a una serie de fantásticos montecillos —“kopjes”— pedregosos, separados por planiciesde altas hierbas. A través del Paso Mangwe. al final de la Montaña Matopo y hasta los espaciosabiertos de la meseta de Matabele, pasando pequeños fortines separados de 6 a 8 millas (9.6 a12.8 kms. entre sí.-Y finalmente la llegada a Bulawayo, a la una de la madrugada del 3 de junio.- 2El General Carrington y su Estado Mayor habían llegado para una tarea que. en los términosmás crudos, podría describirse como sacarle las castañas del fuego de la hoguera africana aCecil Rhodes —el Constructor del Imperio— y salvar a Rodesia para Rhodes y su CompañíaBritánica de Sur Africa.-Cecil Rhodes. el hijo de un clérigo inglés. había venido a Sur Africa en busca de salud en1870 a la edad de 17 años.-Había llegado en el pináculo de la fiebre de los diamantes einmediatamente había partido para los campos diamantíferos de Kimberley.-Para la época enque tenía 20 años, ya había hecho una fortuna.-Para cuando tenía 27 años era multimillonario yel fundador y director de la Compañía Minera “De Brees”.- Ese año se presentó a las eleccionesy resultó electo miembro de la Legislatura de la Colonia del Cabo.-A los 28 años estaba deregreso en Inglaterra, estudiando en Oxford y obteniendo el grado de
 Bachelor of Art,
que sumala salud le había impedido lograr anteriormente. A los 33 anos, de regreso a Sur Africa, hizoun gran descubrimiento de oro que culminó con la organización de la Compañía Consolidada deCampos Auríferos, con él como Director.-Rhodes tenía el toque de Midas. Pero sus gustos eran diferentes de los del rey Midas.-Nocodiciaba el oro únicamente con el propósito de llenar sus arcas.-Para él la riqueza significaba poder. Y solo por medio del poder podía llevar a la realidad el sueño que le apasionaba:-hacer 
 
 británica a toda Africa, convirtiendo todos los dominios, “desde El Cabo al Cairo”, en unacolonia británica.-¿Y por qué no?. La carrera por la partición de Africa del Centro y del Sur, estaba en suapogeo. Los belgas en el Congo. los franceses en el Camerún, los portugueses a ambos lados delcontinente negro, los alemanes dondequiera pudieran poner un pie. Y los Boers atrincherados enel Transvaal. No había tiempo que perder. Rhodes miró hacia el norte. Bechuanalandia seria el primer paso.-El joven político millonario se puso de pie en la Cámara del Parlamento de la Colonia delCabo y exigió respaldo para su proyecto de expandir la Colonia. de llevar un “gobiernocivilizado” a Bechuanalandia.-En ese momento el Presidente del Transvaal Roer, el propio “Oom Paul’ Kruger, vinoinconscientemente en ayuda de Rhodes.-Kruger tenía puesto sus ojos desde hace tiempo enBechuanalandia. Había enviado una fuerza de saqueadores Boers al área.-Eso era demasiado para la Gran Bretaña. Al cabo de un año, se anexó formalmente a Bechuanalandia.- Desde Bechuanalandia, Rhodes miró nuevamente al norte, hacia las tierras de Matabele, unvasto territorio rico en minerales. Los Matabeles (una rama de los Zulúes) habían sidodesalojados de Sur Africa por los Boers, cuarenta años antes habían marchado al norte bajo elliderazgo de su Rey M’silikatsi, subyugando las pacíficas tribus Shona y ocupando su territorio.Rhodes no tuvo suerte en convencer al Parlamento de la Colonia del Cabo de apoderarse deMatabelelandia. Pero había otras maneras de desollar ese gato. Lo que no podía ser hecho por un cauteloso gobierno, podía ser hecho por una temeraria compañía privada.-En 1887 Rhodes envió agentes de su compañía a Logenbula. el sucesor de M’sílikatsi.Ambos tuvieron éxito en efectuar lo que era probablemente la más astuta negociación de bienesraíces. desde un día en 1626 en que Peter Minuit compró a los indios Manahatín, por el valor desetenta guineas holandesas en abalorios, una isla en las afueras del territorio americano.Logenbula convino en darle a la compañía de Rhodes “custodia completa y exclusiva sobretodos los metales y minerales de mi reino, principados y dominios, junto con el poder de hacer todas las cosas que se consideren necesarias para obtener y producir los mismos y para cobrar ydisfrutar los beneficios y rentas, cualesquiera que sean. derivados de tales metales y minerales”.¿Y que fue lo que Lobengula recibió a cambio de esos derechos sobre un área de unas75.000 millas cuadradas (194.250 kms.2) ?Un “principesco” estipendio de 100 libras esterlinas, mil rifles “Martini-Henry”, cien milcartuchos y —por inspiración brillante de Rhodes— ¡un barco a vapor, armado, en el ríoZambesi!.-Sobre la base de este descarado negocio, Rhodes —ahora Primer Ministro de la Colonia delCabo— estableció la Compañía Británica de Sud África que muy pronto solicitó y recibió unaCarta Real de Privilegio.-Pero, ¿por qué detenerse en Matabelelandia cuando Mashonalandia. al norte, estabaesperando todavía a sus “libertadores”? ¿Por qué. ciertamente? A renglón seguido la CompañíaPrivilegiada envió al norte a un grupo de pioneros. bajo la dirección del profesional de cazamayor Frederick Curtney Selous.-En un sitio adecuado —graciosamente llamado Salisbury enhonor de Lord Salisbuiy, el Primer Ministro británico que había firmado la cédula de lacompañía —la bandera británica fue izada el 13 de septiembre de 1890. Rhodes designó a su buen amigo. Dr. Leander Starr Jameson, como administrador de Mashonalandia.- No pasó mucho tiempo antes de que Lobengula descubriera que había sido embaucado, Noestaba particularmente afretado por los minerales. Lo que constituía su mayor preocupacióneran los miles de mineros que se habían presentado para sacarlo de sus tierras y los miles decolonos que los habían seguido inmediatamente después. El Rey de Matabele presentó susquejas a su colega real, la Reina Victoria, pero recibió muy poca satisfacción del SecretadoColonial de Su Majestad.-
“La Reina
(escribió Lord Knutsford)
le recomienda a Lobengula no otorgar concesionesapresuradas de tierras o permisos de explotación, sin considerar muy cuidadosamente las solicitudes. No es prudente poner demasiado poder en manos de los primeros que lleguen yexcluir a otros hombres meritorios, Un rey concede a un extranjero un buey, pero no todo el rebaño de ganado, pues de otra manera, ¿que tendrían que comer los demás extranjeros?”
Tanto Rhodes como la Compañía Privilegiada tenían el derecho sobre los minerales. Ahoraambicionaban las propias tierras de Lobengula..-Comenzaron a desarrollarse “incidentes” a lolargo de la frontera entre Mashonalandia y Matabelelandia. En 1893, Jameson decidió que el

Activity (2)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->