Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
7Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La Victima en El Proceso Penal II

La Victima en El Proceso Penal II

Ratings: (0)|Views: 2,172 |Likes:
Published by Guillermo_Berto

More info:

Published by: Guillermo_Berto on Sep 15, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/07/2012

pdf

text

original

 
LA PARTICIPACION DE LA VICTIMA EN EL PROCESO PENAL.SINOPSIS DE LO OCURRIDO EN NEUQUEN Y EN EL ORDENNACIONAL DURANTE EL SIGLO XX.
En su versión original (Ley 1677) el sistema procesal mixto neuquinoprácticamente desconocía los derechos de la víctima. Escribía su autor,Ricardo Levene (hijo) en la exposición de motivos sobre el particular: “…el proyecto establece el ejercicio exclusivo del Ministerio Fiscal en lo querespecta a la acción pública…se suprime el querellante en este tipo deacciones. Es hoy inadmisible en materia penal, donde predominanconceptos de reeducación y defensa social, que el estado se ponga alservicio del interés pecuniario o de la venganza personal, que son casisiempre los viles que llevan al damnificado a ejercer la acciónpública…casi siempre el acusador particular es, según la vieja frase, laquinta rueda del carro, destinada a dilatar los términos, demorar losincidentes de excarcelación y, en una palabra, a entorpecer elprocedimiento, para prolongar, nada s que por venganza, ladetencn del acusado…”(R. Levene (hijo)digos procesalespenales…”, Depalma, p.8 , noviembre de 1987). Sabido es que esteCódigo es un símil del que, casi cincuenta años antes, los Dres. VélezMariconde y Soler haan llevado a rdoba. A su vez, aquellos loimportaron de Italia (Código de Procedimiento Penal Italiano de 1.913).En el orden nacional también se sancionó el mismo código en 1.991 (Ley23.984, que rige actualmente), aunque en tal ocasión Levene debióaceptar que se contemplara la figura del querellante, si bien en elmodelo llamado “adhesivo”. Por su parte, la Provincia de Bs.As, sancionóen 1915 el conocido “Código Jofré” (rigió hasta hace poco más de unadécada) y también suprimió al querellante por delito de acción pública.Esta sintética referencia histórica basta para mencionar una paradoja yun dato a tener muy en cuenta: el famoso “código Obarrio”, sancionadosobre fines del siglo 19, y que rigió en el orden federal hasta 1.991 y enNeuquén hasta 1.987, permitía a la víctima ejercer la acción penal,
 
autorizando ingresar al plenario con la sola acusación del particular. Enla exposición de motivos su autor refería que “…la acusación no quedacentrada exclusivamente en el Ministerio blico, sino que tambiéncompete al querellante, debiendo pasar la causa al plenario aún en elcaso de que el procurador fiscal reclamare el sobreseimiento delimputado…”(citado por Roberto Atilio Falcone, en “El particulardamnificado…”, Revista de Derecho Procesal Penal, 2008-2, Rubinzal –Culzoni, p.129). La rareza a la que hacía referencia tiene que ver conque, invariablemente, la exclusión de la víctima tiene lugar en losdigos de características inquisitivas (sin dudas el que venimoscomentando lo era: escrito, secreto, el Juez investigaba y juzgaba, etc).Sin embargo , el ordenamiento procesal que lo reemplazó, en materiade víctima y querellante , trajo aparejado un muy cuestionado retrocesosobre el tema víctima y sus facultades en el proceso. Y, lo relevante pararecordar de esta presencia autónoma del querellante en el códigoObarrio, es que a la época de la sanción del Código Penal en 1.921, lamayoría de la doctrina defendía aquél papel que el Código de formaprecitado guardaba a la víctima y, entonces, es relativo el argumentoque muchos asignan al arculo 71 del digo Penal para repelercualquier intento de ejercicio de la acción penal pública por parte delparticular. El mismo autor citado trae a colacn una afirmación deEusebio Gómez sobre la cuestión: “…los términos en que está redactadoel artículo 71 del Código Penal no autoriza a sostener , en la acciónblica, que se haya querido proscribir el ejercicio simultáneo de laquerella, como alguna vez se ha pretendido…”(trabajo mencionado,p.129).La ignorancia del importantísimo rol de la víctima en el proceso penal,en el que incurrían los mencionados Levene, Jofré, Vélez Mariconde,entre otros, respondía a una decisión política ideológica, denominadapor Michael Foucault como “confiscación de los conflictos”( “La verdad ylas formas jurídicas”, traducción de E.Lynch, Gedisa , xico, 1990,
 
conferencia tercera) apropiación llevada adelante por el estado con eldeclarado propósito de “proteger los bienes jurídicos”.Es la concepcióndel delito como una mera infracción a la ley del estado, sin atender que–antes que ello- hay un conflicto entre personas de carne y hueso.
LA VICTIMA RECUPERA PROTAGONISMO. REFORMACONSTITUCIONAL Y FALLOS DE LA CORTE NACIONAL .
En el año 1.994 se reforma la Constitución Nacional y varios TratadosInternacionales adquieren idéntica jerarquía (art.75 inc.22 CN), entreellos la Convención Americana de Derechos Humanos, que en su artículo25, en forma categórica, reconoce el derecho de la víctima a una tutela judicial efectiva. Durante la década anterior a tal reforma constitucional,nuestro país y la mayoría de las naciones hermanas de la región, habíandejado ats un oscuro peodo de dictaduras militares y haanrecuperado la democracia. Con ello llegaba también la posibilidad deexpresarse en libertad y, en ese sentido, la ciudadanía tambncomenzó a hacer sentir su voz crítica respecto al funcionamiento de laadministración de justicia. Todo esto aparejó uno de los motivos quellevaron a la víctima a recobrar su importancia en el proceso penal. Lainternacionalizacn y globalizacn de los derechos humanosrepresentan los nuevos principios inspiradores de una ctimaprotagonista frente al delito. Así, la gran cantidad de digos deprocedimientos sancionados en la región a partir de aquella época, entresus principales lineamientos, establecieron sin ambages el protagonismode la víctima en los respectivos articulados. Escribía por aquellos díasAlberto Bovino que “ después de años de exclusión y olvido la víctimareaparece en la actualidad, en el escenario de la justicia penal, comouna preocupación central de la potica criminal(“Problemas deDerecho Procesal Penal Contemporáneo”, Del Puerto, p.87).En lo atinente a lo normativo, y por mencionar solamente algunos casos,los siguientes son países de la región y provincias argentinas que hanreconocido legislativamente los derechos de la víctima en el proceso

Activity (7)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Cecilia Calvente liked this
Patricia Yone liked this
napoleon_58 liked this
Alonso Salinas liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->