Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
9Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Las Sirenas de Sarhua

Las Sirenas de Sarhua

Ratings: (0)|Views: 2,963 |Likes:
Published by Sarhuino0
El presente articulo es producto de una investigación sobre uno de los motivos más llamativos y recurrentes en las Tablas Pintadas de Sarhua: La sirena.
El presente articulo es producto de una investigación sobre uno de los motivos más llamativos y recurrentes en las Tablas Pintadas de Sarhua: La sirena.

More info:

Categories:Topics, Art & Design
Published by: Sarhuino0 on Sep 16, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF or read online from Scribd
See more
See less

02/19/2013

 
L
ETRAS
, A
ÑO
LXXV, 107-108, 2004
15
Resumen
El presente artículo es producto de una investigación sobre uno de losmotivos más llamativos y recurrentes en las
Tablas de Sarhua
: la sirena.Realizamos una aproximaci
ó
n a este motivo, que originalmente aparece enla literatura cl
á
sica occidental, con la finalidad de explicar las razones de supresencia en el arte andino. Para tal efecto transcribimos algunos testimo-nios que, desde una cosmovisi
ó
n netamente andina, dan cuenta de unaserie de creencias vinculadas con el
á
mbito musical, en el que las sirenasjuegan un papel central.
Palabras claves:
Tablas de Sarhua, sirena, arte andino, m
ú
sica andina.
 
Las sirenas de Sarhua
L
UIS
M
ILLONES
Universidad Nacional Mayor de San Marcos
H
IROYASU
T
OMOEDA
Universidad de Hiroshima
ESTUDIOSESTUDIOSESTUDIOSESTUDIOSESTUDIOS
Introducción
¿
Cu
á
les son los caminos que recorre la imaginaci
ó
n europea paraenraizarse en Am
é
rica?
¿
C
ó
mo selecciona la sociedad ind
í
genaaquellos elementos extra
ñ
os a su historia que luego incorpora comosuyos? Cuando podamos responder a estas preguntas, sabremos la
 
16
L
UIS
M
ILLONES
 
Y
H
IROYASU
T
OMOEDA
L
ETRAS
, A
Ñ
O
LXXV, 107-108, 2004
manera en que la sirena, personaje inseparable de los paisajes marinosde Occidente, ha llegado a chapotear en las lagunas y r
í
os de los Andes.No las trata bien la mitolog
í
a griega. Son la contraparte maligna delas musas, mientras
é
stas desarrollan sus artes para deleite de loshombres y dioses, las sirenas cantan y seducen, pero para devorar a loshombres que est
á
n al alcance de su voz. No existe episodio m
á
s conocidoen la literatura universal que las angustias de Odiseo cuando decideescuchar el canto de las sirenas, para evitar su hechizo. Circe le dijo:
 Aquel que imprudentemente se acerca a ellas y oye su voz, ya novuelve a ver a su esposa, ni a sus hijos peque
ñ
uelos rode
á
ndole llenosde j
ú
bilo, cuando torna a sus hogares, sino que le hechizan las sirenascon el sonoro canto, sentadas en una pradera y teniendo alrededor [un]enorme mont
ó
n de huesos de hombres putrefactos cuya piel se vaconsumiendo. Pasa de largo pero tapa las orejas de tus compa
ñ
eros concera blanda, previamente adelgazada, a fin de que ninguno las oiga, massi t
ú
desearas o
í
rlas, haz que te aten a la velera embarcaci
ó
n de pies ymanos, derecho y arrimado a la parte inferior del m
á
stil, y que las sogaste liguen al mismo; y as
í
podr
á
s deleitarte escuchando a las sirenas. Y[en] caso de que supliques o mandes a los compa
ñ
eros que te suelten,
á
tente con m
á
s lazos todav
í
a
(Homero 1956: 269-270).
De acuerdo con la descripci
ó
n de Homero, las sirenas aparecen
sentadas en una pradera
, no tienen la forma consagrada por laiconograf
í
a posterior con la parte inferior del cuerpo en forma de pez.M
á
s bien son aves rapaces con cara de mujer que devoran a loshombres, que al ser atra
í
dos por su canto, desembarcan en las orillasde su territorio. Su canto, adem
á
s, no promete sensualidad alguna:
¡
Ea, c
é
lebre Odiseo, gloria insigne de los aqueos! Ac
é
rcate y det
é
n lanave para que oigas nuestra voz. Nadie ha pasado en su negro bajel sinque oyera la suave voz que fluye de nuestra boca, sino que se vandespu
é
s de recrearse con ella, sabiendo m
á
s que antes, pues sabemoscu
á
ntas fatigas padecieron en la vasta Troya argivos y teucros, por lavoluntad de los dioses y conocemos, tambi
é
n, todo cuanto ocurre en laf
é
rtil tierra
(Homero 1956: 275-276).
Estas son las palabras que no pudieron escuchar los marineros, yque tentaban sin efecto a Odiseo, que no pod
í
a zafarse de sus ligaduras.N
ó
tese que el ofrecimiento concreto de las sirenas es de conocimiento,las voces de ellas anuncian a quien se les acerque, que ganar
á
 
sabiendo
 
17
L
 AS
 
SIRENAS
 
DE
 
SARHUA
L
ETRAS
, A
Ñ
O
LXXV, 107-108, 2004
m
á
s que antes
, promesa que nos recuerda la tentaci
ó
n de la serpientea Ad
á
n y Eva en el Para
í
so Terrenal. Al rev
é
s de las musas que suelen asociarse con Febo, el dios del soly la vitalidad, las sirenas aparecen vinculadas al mundo inferior. Unatradici
ó
n recogida siglos despu
é
s por Ovidio, las hace servidoras deCeres, cuya hija Proserpina hab
í
a sido raptada por Hades (el Plut
ó
n delos romanos). Luego de una b
ú
squeda in
ú
til, su fracaso sirve paraexplicar el tr
á
nsito de criaturas del aire a seres marinos. Su asociaci
ó
ncon la muerte y el mundo interior, adonde se resign
ó
a vivir Proserpina,es evidente por la conducta de las sirenas, dispuestas a atraer y devorara quienes fascinan con su canto. En palabras del poeta de Sulmona,ciudad del Abruzzo Citerior, la transformaci
ó
n es narrada as
í
:
¿
De d
ó
nde os provienen las plumas y los pies de ave cuando ten
é
is unrostro de virgen?
¿
O por qu
é
cuando Proserpina recog
í
a las floresprimaverales, os hallasteis entre el n
ú
mero de sus compa
ñ
eras, o doctassirenas? Despu
é
s de que buscasteis en vano por todo el mundo, alinstante, para que el mar se diera cuenta de nuestra inquietud, deseasteispoder sosteneros sobre las aguas con los remos de vuestras alas ytuvisteis propicios a los dioses y visteis que vuestros miembros secubrieron de pronto de amarillo plumaje. Mas para que vuestros cantosmelodiosos, nacidos para recrear los o
í
dos y aquel don extraordinariode vuestra boca no se perdiera, os qued
ó
el rostro de doncella y la vozhumana
(Ovidio 1991: 111).
Con la conversi
ó
n al cristianismo, se divulga la imagen y simbolog
í
ade los peces como seres justos. Y aunque apenas se le menciona en el Antiguo Testamento, esta representaci
ó
n se multiplica en los evangelios,sobre todo a ra
í
z de la promesa que Cristo ofrece a sus ap
ó
stoles:
Yo oshar
é
pescadores de hombres
(Mateo 4:19; Marcos 1: 17; Lucas 5: 10).Esta percepci
ó
n que adopta la Europa cristiana tiene consecuenciasen la imagen de la sirena. Mientras que el Salvador pesca, es decir,rescata a sus fieles de las incertidumbres del mundo (representado porel oc
é
ano), la sirena los arrastra hacia el fondo del mar que equivale alinfierno. Esto no quiere decir que desapareciese de la arquitectura oesculturas cristianas; al contrario, su presencia se multiplica con elarte rom
á
nico entre los siglos VI y XII especialmente en Francia. Cabedestacar que su representaci
ó
n marina (con cola de pez) desplazalentamente a la de ave rapaz, y que los intentos de condenar su figura

Activity (9)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Paola Borja liked this
Paola Borja liked this
supedgar liked this
Eduardo Evanán liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->