Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
7Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
tipologia empresarial

tipologia empresarial

Ratings: (0)|Views: 2,785 |Likes:
Published by darksoul2601

More info:

Published by: darksoul2601 on Sep 29, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/16/2012

pdf

text

original

 
 Joaquín Guzmán Cuevas
*
F. Rafael Cáceres Carrasco
*
FACTORESCUALITATIVOSDELAESTRUCTURAEMPRESARIAL:HACIAUNATIPOLOGÍAMACROECONÓMICADELASEMPRESASENELANÁLISISREGIONAL
 En este artículo se desarrolla un análisis sobre las principales características de lasempresas atendiendo a su contribución al crecimiento económico regional. Junto a losrasgos que tradicionalmente se consideran al estudiar el tejido productivo de unaeconomía, se incorporan otros que ponen énfasis en las distintas relaciones dedependencia que pueden existir entre las empresas. El objeto es poner de manifiesto laexistencia de diferencias entre las empresas de economías con distinto grado dedesarrollo económico y reflexionar sobre los efectos de éstas en el crecimientoeconómico territorial.
 Palabras clave:
tejido productivo, calidad empresarial, dependencia productiva, vulnerabilidad patrimonial,desarrollo regional, cooperación empresarial.
Clasificación JEL:
L20, L22, L26, O10, O12, O15, O18.
1. Introducción
En todo proceso de crecimiento económico se produceun mecanismo que la teoría tradicional entiende que esautomático: ahorro-inversión productiva-crecimiento eco-mico.Sinembargo,estemecanismo,divididoendosfa-ses, que transforma los recursos financieros en crecimien-toeconómiconoesautoticoniuniformeparatodotiem-po y lugar. Y ello por dos razones fundamentales:
·
No siempre, en cualquier economía, existen agen-tes empresariales que sepan, puedan o quieran conver-tir el ahorro financiero en inversión productiva.
·
No todas las acciones de inversión productiva con-tribuyen en igual proporción al proceso de crecimientoeconómico.
EL PAPEL DE LOS EMPRENDEDORES EN LA ECONOMÍAMarzo-Abril 2008. N.º 841
55
ICE
* Departamento de Economía Aplicada I. Universidad de Sevilla.
 
En base a estas dos razones, se pueden distinguir enla empresarialidad (
entrepreneurship
) dos componentesfundamentales: a) el empresario (función empresarial) yb) la empresa (tejido empresarial). Cada uno de estoscomponentes se proyecta respectivamente sobre cadauna de las dos fases del mecanismo ahorro-inversiónproductiva-crecimiento. Es decir, de una parte, el em-presario es el agente económico que convierte el ahorroen inversión productiva y, de otra, la acción del conjuntode las empresas que funcionan en la economía es loque incide en la elaboración de bienes y servicios en for-ma de crecimiento económico.Desde hace varias décadas, los estudios sobre em-presarialidad o
entrepreneurship
vienen centrándosemayoritariamente en las características de los empresa-rios, sus motivaciones, los problemas que les afectan,su relación con las instituciones y poderes públicos, et-cétera (Dubini, 1989; Aghion y Howit, 1992; Guzmán,1994; Guzmán y Santos, 2001; Acs y Audretsch, 2003;Fayoll
et al.,
2005). No obstante, son muchos menos lostrabajos que ahondan en la segunda fase del procesode crecimiento: la acción del tejido empresarial en arasde convertir la inversión en el máximo crecimiento eco-nómico posible. Naturalmente, esta acción productivadel tejido empresarial, en el contexto de una determina-da economía regional, viene condicionada por la tipolo-gía de unidades de producción que caracteriza al con- junto del colectivo de empresas. Y en esas coordenadasse inserta precisamente el contenido fundamental deeste trabajo: analizar los distintos factores que incidenen la calidad del tejido empresarial. Pero esa calidad nodebe entenderse aquí desde un punto de vista individualo del
management 
—lo que se plasmaría en la búsque-da, en última instancia, de un objetivo de maximizacióndel beneficio de una empresa determinada—, sino des-de un enfoque estrictamente macroeconómico, es decir,valorando la contribución del tejido empresarial al creci-miento económico, especialmente dentro del contextodel análisis regional, donde los factores políticos e insti-tucionales presentan menos relevancia que en el ámbitointernacional a nivel de países. Todo lo anterior es inde-pendiente, obviamente, del enfoque individual o micro,en el que lo esencial es la rentabilidad de cada empresay en el que es muy posible la existencia simultánea deempresas muy rentables y poco rentables en un mismotejido empresarial regional.
2. Características cualitativas del tejido empresarial
Desde la perspectiva de las modernas teorías del cre-cimiento endógeno, se puede afirmar que cada empre-sa contribuye en diferente medida al crecimiento delconjunto de la economía. No todas las unidades produc-tivas contribuyen por igual a la mejora de la competitivi-dad de un territorio, ya que, por ejemplo, los diferentessectores económicos no tienen la misma tasa de creci-miento, ni la misma potencialidad de arrastre y capaci-dad de crear empleo o mayores niveles de valor añadi-do (Solé y Martínez, 2003).Desde un punto de vista macroeconómico, se puedenseñalar diferentes características cualitativas en el ám-bito empresarial que afectan, en mayor o menor medi-da, a los procesos de crecimiento y desarrollo de unaeconomía regional.
La densidad empresarial
Una primera variable que explica la fortaleza o debili-dad de la estructura productiva regional es el número deempresas existente en la economía. En principio, cuan-to mayor sea el número de empresas respecto a la po-blación total, mayor probabilidad existe de que la pro-ducción de bienes y servicios (PIB regional) alcance ni-veles más altos y, simultáneamente, que también seamayor el nivel de empleo, de inversiones, de exportacio-nes, etcétera. La densidad empresarial constituye la va-riable básica, necesaria aunque no suficiente, para laformación de un tejido empresarial competitivo en cual-quier economía, no sólo a nivel regional sino también enel marco nacional. Ahora bien, existen muchas economías nacionales yregionales —por ejemplo en regiones del sur de Europa,
56
EL PAPEL DE LOS EMPRENDEDORES EN LA ECONOMÍAMarzo-Abril 2008. N.º 841
J
OAQUÍN
G
UZMÁN
C
UEVAS Y
F. R
 AFAEL
C
 ÁCERES
C
 ARRASCO
ICE
 
e incluso en países en desarrollo— en las que la densi-dad empresarial respecto a la población es elevada,pero la estructura empresarial adolece de un alto nivelde atomización, donde un alto porcentaje de las empre-sas son muy pequeñas y su creación se debió más a unmotivo de «necesidad» —como por ejemplo, el desem-pleo— que a un motivo de «oportunidad». Lógicamente,esas pequeñas empresas contribuyen en muy poca me-dida al crecimiento económico y en muchos casos per-tenecen al sector informal de la economía.
Tamaño empresarial
Tradicionalmente, ha habido una cierta unanimidaden pensar que las grandes empresas eran las que ma-yor contribución realizaban al dinamismo económico ensus distintas facetas —valor añadido, innovación, em-pleo, etcétera—. No obstante, a partir de la crisis econó-mica de los setenta, han surgido diversos estudios so-bre el creciente protagonismo de las Pyme en el proce-so de crecimiento económico (Birch, 1979; Storey,1988). Pero si bien es cierto que el creciente protagonis-mo de las Pyme es asumido en diferentes investigacio-nes empíricas, no son menos ciertas otras consideracio-nes. En primer lugar, que las grandes empresas siguenostentando un peso específico dominante en el comer-cio internacional, mientras que en el contexto de laseconomías nacionales presentan un claro protagonismoen el volumen de producción y también en el ámbito delas actividades de I+D+i. No es casual que la inmensamayoría de las grandes empresas multinacionales, do-minadoras de los grandes mercados, pertenezcan a laseconomías más avanzadas como Estados Unidos, Ja-pón y los principales países de la Unión Europea.Por otra parte, aunque las pequeñas y medianas em-presas tengan un protagonismo importante e inclusocreciente en los procesos de crecimiento económico ygeneración de empleo, ello es debido a su mayor volu-men cuantitativo respecto a las grandes empresas. Deotro lado, es necesario distinguir en ese ámbito dimen-sional las auténticas Pyme de las microempresas. En lamayor parte de los casos, este tipo de empresas de muyreducido tamaño responden a una motivación de «nece-sidad» —según la terminología utilizada por el GeneralEntrepreneurship Monitor (GEM)—, es decir, de merasupervivencia o medio de vida, con escasas aspiracio-nes de hacer crecer una organización empresarial entérminos de generación de empleo, ampliación de acti-vos, internacionalización, innovación, etcétera (Cáceresy Romero, 2006).Por consiguiente, es necesario subrayar que los paí-ses y las regiones económicamente más avanzadas, secaracterizan por un tejido empresarial, no solamentecon una proporción importante de grandes empresas,sino también con una densa presencia de auténticasPyme —con un mínimo de diez trabajadores, según lasestadísticas más extendidas—. Por el contrario, las eco-nomías más atrasadas, bien sea en el plano nacional oregional, suelen presentar un elevado grado de atomi-zación empresarial que se refleja en la mayor presenciade microempresas.
Nivel de vulnerabilidad patrimonial
En los análisis empíricos sobre el tejido empresarialreferidos a una determinada región, es frecuente con-fundir el concepto de «empresa» con el de «estableci-miento» o incluso con «sucursales» o «empresa filial».Más allá de las repercusiones de carácter jurídico, ladistinción de estos conceptos relacionados con la uni-dad productiva, puede conllevar importantes conse-cuencias económicas.En concreto, la variable «vulnerabilidad patrimonial»hace referencia a la propiedad de la empresa y a su lo-calización geográfica. La propiedad patrimonial conllevael control y la toma de decisiones fundamentales. Eneste sentido, un tejido empresarial con un elevado nivelde vulnerabilidad patrimonial supone, por tanto, un altogrado de penetración de la inversión exterior. Esto siem-pre es positivo y saludable para el crecimiento económi-co y la generación de empleo, y tanto más cuando la in-versión interna presenta serias debilidades e insuficien-F
 ACTORES CUALITATIVOS DE LA ESTRUCTURA EMPRESARIAL: HACIA UNA TIPOLOGÍA
...
EL PAPEL DE LOS EMPRENDEDORES EN LA ECONOMÍAMarzo-Abril 2008. N.º 841
57
ICE

Activity (7)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Jones Camargo G liked this
natalisita liked this
Astrid Hernandez liked this
gospeed liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->