Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword or section
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Coomaraswamy

Coomaraswamy

Ratings: (0)|Views: 43|Likes:
Published by titobur

More info:

Published by: titobur on Oct 04, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/22/2012

pdf

text

original

 
ESTUDIOS AFINES
 
A.K. COOMARASWAMY, ORNAMENTO
ORNAMENTO
*
Como lo observó Clemente de Alejandría, el estilo escriturario esparabólico, pero si la profecía hace uso de figuras de lenguaje, no es enrazón de la elegancia de la dicción. Por otra parte, «las formas [de losartefactos] sensibles, en los que había primeramente un equilibrio polarde lo físico y de lo metafísico, se han vaciado cada vez más de contenidoen su vía de descenso hasta nosotros: nosotros decimos así, “esto es unornamento”… una “forma de arte”… [¿Está el símbolo], porconsiguiente, muerto, porque su significado vivo se había perdido,porque se negaba que fuera la imagen de una verdad espiritual?. Yopienso que no» (W. Andrae,
@e
 
ekjeo_d
 
Oqha6 
 
>]qbkn
 
k`an 
 
Oui^kh
Berlín, 1933, «Conclusión»). Y como me he dicho tan a menudo a mí mismo, un divorcio de la utilidad y el significado, conceptos que estánunidos en una única palabra sánscrita,
]npd
, habría sido inconcebiblepara el hombre primitivo o en cualquier cultura tradicional
1
.Sabemos que en la filosofía tradicional la obra de arte es unrecordador; la convocación de su belleza es hacia una tesis, hacia algo 
*
[Publicado por primera vez en el
=n
 
>qhhape
, XXI (1939), este ensayo se incluyósubsecuentemente en
Becqnao 
 
k
 
Olaa_
 
k
 
Becqnao 
 
k
 
Pdkqcd
.—ED.]
1
Como observó T. W. Danzel, en una cultura primitiva —y por «primitiva» el antropólogo amenudo entiende nada más que «no completamente de nuestros días»— «sind auch die KulturgebieteKunst, Religion, Wirtschaft usw, noch nicht als selbständige, gesonderte, geschlosseneBetätigungsbereiche vorhanden» (
Gqhpqn 
 
qj
 
Nahecek
 
`a
 
 lneiepera
 
Iajo_daj 
, Stuttgart, 1924, p.7). Esto es, incidentalmente, una crítica devastadora de aquellas sociedades que no son «primitivas», yen las que las diferentes funciones de la vida y las ramas del conocimiento se tratan comoespecialidades,
caokj`an
 
qj
 
cao_dhkooaj 
desde un principio unificante.
 
A.K. COOMARASWAMY, ORNAMENTO
que ha de comprenderse, antes que gozarse. Por renuentes que seamos aaceptar esta proposición hoy día, en un mundo que se vacíaincesantemente de significado, todavía nos resulta más difícil creer queel «ornamento» y la «decoración» son, hablando propiamente, factoresintegrales de la belleza de la obra de arte; no ciertamente partes in-significantes, sino más bien partes necesarias para su eficacia.Bajo estas circunstancias, lo que nos proponemos es apoyar, con elanálisis de ciertos términos y categorías familiares, la proposición de quenuestra moderna preocupación por los aspectos «decorativos» y«estéticos» del arte, representa una aberración que tiene poco o nada quever con los propósitos originales del «ornamento»; demostrar, desde ellado de la semántica, la posición que ha expresado Maes con referenciaespecial al arte negro, a saber, que «¡Querer separar el objeto de susignificación social, de su papel étnico, para no ver en él, ni admirar nibuscar en él más que el lado estético, es arrebatar a estos recuerdos delarte negro su sentido, su significación y su razón de ser!. No busquemosborrar la idea que el indígena ha incrustado en el conjunto y en cada unode los detalles, para no ver en ello más que la belleza de ejecución delobjeto sin significación, razón de ser, o vida. Esforcémonos al contrarioen comprender la psicología del arte negro y acabaremos por penetrartoda su belleza y toda su vida» (
F]dn^q_d 
 
b
 
 lndeopkneo_d
 
qjapdjkcn]ldeo_da 
 
Gqjo
, 1926, p. 283); y que, como lo observó Karsten,«los ornamentos de los pueblos salvajes sólo pueden estudiarsepropiamente en relación con un estudio de sus creencias mágicas yreligiosas» (
`ai 
, 1925, p. 164). Sin embargo, insistimos en que laaplicación de estas consideraciones no es meramente al arte negro,«salvaje», y folklórico, sino a todas las artes tradicionales, por ejemplo,las de la Edad Media y de la India.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->