Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
31Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La Revolución Capitalista en el Perú

La Revolución Capitalista en el Perú

Ratings: (0)|Views: 8,307|Likes:
Published by roman_aller4501
Introducción del libro "La Revolución Capitalista en el Perú" de Jaime de Althaus
Introducción del libro "La Revolución Capitalista en el Perú" de Jaime de Althaus

More info:

Categories:Business/Law, Finance
Published by: roman_aller4501 on Oct 06, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/11/2013

pdf

text

original

 
La Revolución Capitalista en el Perú
Jaime de Althaus
Introducción
Durante la segunda vuelta del proceso electoral del 2006 se produjo un fenómeno mediático sin precedentes:prácticamente todos los diarios y canales de televisión manifestaron
 –
más o menos explícitamente- su apoyo a AlanGarcía frente a Ollanta Humala. Esa casi unanimidad fue percibida por algunos sectores de izquierda comosospechosa, asfixiante y sublevante. Veían detrás de ella la acción de grupos de poder o, en el mejor de los casos, elmiedo instintivo del Perú criollo, dominante y discriminatorio al Perú real, andino, cholo, un miedo que era, en elfondo, el temor a perder posiciones de privilegio en una revolución democrática.Y hubo miedo, sin duda. Pero no a un cambio democrático y justiciero, sino a una involución estatizante y populistaque pusiera en marcha nuevamente todos los mecanismos que nos habían llevado al enfrentamiento, a ladescapitalización del país y a la larga crisis económica que desembocara en la hiperinflación de fines de los ochenta.Pero más que miedo, era la sensación de impotencia y desesperación de constatar que no habíamos aprendido nadade la historia, que el fantasma de Velasco podía regresar y pasearse como Pedro por su casa. Era la anticipación a undesaliento nacional muy grande.Por eso, incluso sectores de izquierda más modernos se inclinaron también por García en la segunda vuelta, y pudoganar casi milagrosamente el candidato que más desaprobación y voto negativo había registrado en los dos últimosaños en todas las encuestas. Entonces, la pregunta era, más bien, por qué Ollanta Humala convocaba tal rechazo enlos sectores que podríamos llamar, algo petulantemente, "modernos", tanto de derecha como de izquierda.No es novedad la enorme brecha con el Perú mayoritario y excluido, que no se siente partícipe ni de la democracia, nidel mercado ni de esta sociedad a la vez ilusoria y racista. Pero para el humalismo eso significaba que había poco derescatable en el modelo económico y en el sistema político, y lo único que quedaba era, efectivamente, patear eltablero para comenzar de cero, con nuevas reglas. Así se decía en las plazas. Refundar la República, como proponía suplan de gobierno.Eso era, exactamente, lo que se rechazaba. De alguna manera el país había comenzado un nuevo camino económico apartir de los noventa que, pese a la recesión 98-01 y a que no incluía a todos por igual, daba nuevamente clarasseñales de vitalidad y crecimiento. No tenía sentido destruir el lado sano y vigoroso para curar el lado enfermo yexangüe. De lo que se trataba es de hacer crecer el lado dinámico hasta abarcar a todos. Extender el mercado y lademocracia. Integrar, no eliminar.No sólo eso. Para cualquiera que hubiese seguido la trayectoria económica del país, era claro que una recuperaciónimportante había comenzado a partir de los noventa, luego del retroceso operado desde los setenta. En efecto, elgráfico ilustra claramente cómo el producto per cápita, que venía creciendo de manera sostenida desde 1950 gracias auna política de apertura económica y estabilidad fiscal, empezó un proceso de caída libre a partir de la década del 70cuando la nueva estrategia de desarrollo basada en la estatización de la economía y la industrialización por sustituciónde importaciones no pudo seguir ocultando sus efectos y estalló en inflación y pérdida de reservas. La caída del PBIper cápita se siguió pronunciando durante los ochenta debido al mantenimiento y acentuación de los rasgos másnocivos de ese modelo de desarrollo, hasta la implosión final del Estado - en medio de la hiperinflación de finales de ladécada, acompañada, como en una pesadilla sin salida, del avance sin pausa de Sendero Luminoso. En cambio, y enclaro contraste, el paso a un modelo económico basado en una mayor libertad y apertura económicas y a lareprivatización de la mayor parte de la economía invirtió rápidamente la curva del producto per cápita devolviéndolaa una trayectoria ascendente hasta la actualidad, con la sola y temporal pausa de los años 1998-2001, ocasionada porshocks externos que no fueron bien manejados por el Banco Central, que no fue capaz de soltar parte de las ingentesreservas acumuladas cuando los bancos del exterior cortaron las líneas de crédito provocando el corte de la cadena depagos en nuestro país.No obstante, ese pequeño interludio, doloroso porque cortó el vuelo ascendente de la economía durante tres añosprovocando la quiebra de muchas empresas, no logró alterar la notoria velocidad de la subida del PBI per cápita desdelos noventa, en contraste con la caída abrupta desde los setenta. Porque superado ese trance la economía se recuperópor sí misma gracias a sus nuevos fundamentos. Por eso, que una opción electoral pretendiera afectar el mecanismoclave de la acumulación
 –
la inversión privada- para retornar a algunos de los conceptos estatizantes de los setenta,luego de la experiencia tan claramente expresada en el gráfico expuesto, reflejaba, como hemos dicho, una severaincapacidad para aprender las lecciones de la historia, lo que echaba una sombra de pesado desaliento sobre lasposibilidades del país de construir sobre sus experiencias, e implicaba una involución en los consensos tan duramenteconquistados en el país en torno a la democracia y la economía de mercado.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->