Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
DESESTABILIZACIÓN Y RESPUESTA, por el Lic. Pedro Bollea. 14/02/2014.

DESESTABILIZACIÓN Y RESPUESTA, por el Lic. Pedro Bollea. 14/02/2014.

Ratings:
(0)
|Views: 46|Likes:
Published by litocoso
Desestabilización y respuesta, crisis económica enero 2014, Cristina Kirchner, bicicleta financiera, Pedro Bollea, ensayo, economía, devaluación, rodrigazo,
Desestabilización y respuesta, crisis económica enero 2014, Cristina Kirchner, bicicleta financiera, Pedro Bollea, ensayo, economía, devaluación, rodrigazo,

More info:

Published by: litocoso on Feb 14, 2014
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/26/2014

pdf

text

original

 
1
DESESTABILIZACIÓN Y RESPUESTA Parte I - Desestabilización En las últimas semanas hemos sufrido un intento de desestabilización? Digamos  prudentemente que de hecho lo ha sido. En política los fenómenos deben caracterizarse por sus efectos y no por sus intenciones. A quién le importan las intenciones, que por otra parte son siempre de imposible demostración. El conato de desestabilización que hemos sufrido no es el primero en la historia argentina contemporánea, y en lo que va del ciclo cristinista es el quinto o sexto. Se trata de corridas cambiarias, que ponen presión devaluatoria al peso (o apreciadora del dólar, que es lo mismo) con todas las consecuencias que ello trae sobre el salario real y el empleo, y obligan al Estado a salir a atajarla gastando sus reservas. La disminución de las reservas (cuando las hay, porque otros gobiernos anteriores no las tuvieron), le quita poder de maniobra futura en la fijación controlada del tipo cambiario y lo que es más serio empuja a la restricción externa. Vale decir que se pierden reservas internacionales (U$) indispensables para las importaciones que son necesarias en el eternamente inacabo proceso de industrialización argentino. El segundo gobierno de Perón empezó a hacer aguas justamente por estas causas, de modo que el golpe de la fusiladora lo encontró débil. El ominoso gobierno de Isabel Martínez sufrió en vísperas del golpe militar, una devaluación del setecientos y pico  por ciento. El primer gobierno de la restauración institucional, el de Alfonsín, sufrió en el 89 un golpe de mercado que devaluó alrededor de un doscientos por ciento. Alfonsín, en plena crisis de la deuda externa, casi toda heredada, no contó con las reservas para atajar la corrida y fue desalojado 6 meses antes de cumplir con lo que la constitución prescribe. En el caso de la segunda Década Infame (la del innombrable riojano), la bomba encendida en ese período le estalló al siguiente gobierno, el de la Alianza. La consecuencia fue, durante el interinato de Duhalde, una devaluación asimétrica que fijó el precio del U$ a 1,40$ para los deudores y 3 (que llegó a 4 y luego se estabilizó en 3) para el resto de la población. Luego durante el gobierno de  Néstor, la economía en gral., en estado agónico, debió recomponerse y ningún sector encontró la suficiente fortaleza como para hacer jugarretas indeseables. Lo que sí hubo fue la ya folklórica fuga de divisas, bajo sus dos variables: el ahorro doméstico y las remesas al exterior (esto da para un desarrollo que dejaremos para otra oportunidad).
 
2
Volviendo a la corrida cambiaria de las últimas semanas, tenemos una mala y una  buena. La mala, es que esta vez a diferencia de las 4 o 5 anteriores lograron forzar al gobierno a una devaluación del 30 %. La buena, que fue del 30 y no del 200 o del 700 como en el Rodrigado y el golpe a Alfonsín. Ese seguramente era el deseo del tándem especuladores-desestabilizadores.  Naturaleza obliga Cómo caracterizar la desestabilización en tanto hecho político y cómo hacerlo con los desestabilizadores, es decir con todos aquellos que como causa primera o como causa eficiente, la han producido. La primera diferenciación que es necesario hacer es la que anticipáramos arriba. Una cosa es la corrida cambiaria y otra la desestabilización con intenciones de voltear un gobierno. Una cosa son los especuladores y otra los golpistas. En los hechos todos ellos son desestabilizadores. Algunos de manera consciente y deliberada y los otros como agentes inconscientes de un mismo movimiento. Hay especuladores netos y especuladores que además desean desestabilizar al gobierno. De los primeros, pongamos a los que están en la cadena de la especulación cambiaria, desde el arbolito a la gran entidad bancaria o empresaria en general, pasando por las cuevas y los búnkeres. Su metier cotidiano (por eso nacieron en la década de los 70, y de eso viven) es la de hacer una diferencia por la intermediación entre las dos cotizaciones del U$, la oficial y la paralela. Comenzaron cuando comenzó a haber un a doble cotización en épocas del gobierno de Martínez de Hoz (que tenía al gral. Videla como su ministro de represión, desaparición y tortura). Se dedicaron a otras cosas y se mantuvieron latentes durante los períodos en que no hubo mercado negro y volvieron a la vida cuando en 2011 las restricciones a la compra del dólar por parte del gobierno, hizo reaparecer el mercado negro (ahora
glamorosamente llamado “blue”). Permítanme una digresión para explicar de manera
sucinta su modus operandi. Digresión: la nueva bicicleta financiera Los exportadores (sobre todo cerealeras y agroindustriales) subfacturan sus ventas al ext. De modo que un porcentaje de ellas les llega al margen de la visibilidad fiscal. Otra bicicleta y esta vez no es de uso exclusivo de los exportadores, sino de los importadores: es la pedir a los proveedores externos que sobrefacturen sus ventas. Así  por ej. el importador argentino pide comprar dólares al precio oficial para
 
3
importaciones por 10. Paga con ellos la parte real de la factura, por ej. 6 y los otros 4 los comercializa en el mercado paralelo a mucho mayor precio. Esos 4 dólares que el
Estado les da “gratis” son los que les “regalamos” el resto de los argentinos.
 Entiendo que hay otras formas nuevas de bicicletas financiera, pero aquí me limito sólo a dos. Todas tienen la característica de que la toma de ganancia se realiza en el mercado paralelo.
Estas maniobras tienen la finalidad inmediata (económica) de hacer “ganancias de nada”, pero al mismo tiempo tienen una finalidad mediata que es netamente política.
Lade provocar la debilidad del gobierno mediante un procedimiento de coerción económica. Verbigratia, la restricción externa. Dejar al gobierno sin divisas para continuar con su política de industrialización (por vía de la cual, la creación de empleo y la mayor participación en el PIB de los trabajadores mediante el salario) y obligar a la devaluación que reduce el salario real, significando una transferencia automática de recursos del sector trabajador al sector patronal. En éste punto se benefician tanto exportadores como mercadoiternistas, aunque estos últimos vean disminuida la
demanda. Transferencia que es como decía “automática”, en razón que a la
devaluación los patrones la cargan directamente a los precios mientras que los salarios no pueden hacerlo. Las maniobras con el dólar de la actualidad vienen a ocupar el lugar que tuvieron en época de la primer década peronista, las maniobras implementadas por la oligarquía rural para provocar la restricción externa. Estas consistieron en disminuir la disponibilidad de divisas mediante la reducción de las exportaciones agropecuarias (en ese momento las únicas que acaparaban la consecución de la totalidad de divisas). Desde la prédica corporativa (léase Sociedad Rural) se redujeron áreas sembradas y se liquidaron vientres. De esa manera consiguieron jaquear a un gobierno que había tenido el tupé de imponerles el Estatuto del peón rural, que captaba parte de sus rentas y las transfería al sector industrial y a la política social y que amenazaba con aplicarles un impuesto a la renta potencial del suelo. Fin de la digresión y disculpen. Quienes hacen de agentes de la bicicleta financiera son los mencionados especuladores  profesionales, desde el arbolito, la cueva y el bunker, ilegales, hasta entidades  bancarias o de bolsa, que siendo legales están a la cabeza del negocio ilegal: ellos son los mayoristas y tramitan en el circuito ilegal los dólares de sus grandes clientes, ya sea los obtenidos por diestra o por siniestra. Si hacemos un aislamiento analítico, digamos que estos especuladores puros, tienen por único objetivo el hacer ganancias fáciles y no les interesa desestabilizar a nadie. Harían lo mismo y les daría lo mismo si

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->