Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Rockwell - Los niños en los intersticios de la cotidianeidad escolar. Resistencia, apropiación o subversión

Rockwell - Los niños en los intersticios de la cotidianeidad escolar. Resistencia, apropiación o subversión

Ratings: (0)|Views: 6 |Likes:
Published by Amanda Joyner

More info:

Published by: Amanda Joyner on Feb 22, 2014
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/22/2014

pdf

text

original

 
ESTE MATERIAL SE UTILIZA CON FINES EXCLUSIVAMENTE DIDÁCTICOS
E
LSIE
R
OCKWELL 
.
*
“L 
OS NIÑOS EN LOS INTERSTICIOS DE LA COTIDIANEIDAD ESCOLAR
:
 
¿
RESISTENCIA
,
 APROPIACIÓN O SUBVERSIÓN
?”
Ponencia presentada al XI Simposio Interamericano de Investigación Etnográfica en Educación, Buenos Aires, 20 al 24 de marzo de 2006. Ante todo, para aceptar que la cotidianeidad escolar tiene intersticios —ranuras, resquicios, cortes, o incisiones— debemos partir de cierta concepción de lo cotidiano. Sigue vigente la disyuntiva entre dos perspectivas fundamentales. Como lo plantea un historiador alemán, Wolfgang Kaschuba: o se comprende la vida cotidiana como
un dejarse llevar pasivamente por la corriente de coacciones, obligaciones y rutinas […] una reproducción estereotipada de pautas culturales dadas de antemano […] o bien, la vida cotidiana significa un modo especial de (re)apropiarse la experiencia. […] En suma: ¿debe concebirse la vida cotidiana como un mecanismo reflejo, repetitivo, controlado desde el exterior? ¿O bien, como una concatenación de acciones, una secuencia densa de cuestiones que involucran decisiones y orientaciones humanas... (Kaschuba, 1989: 169-170; traducción de la autora).
Es evidente que me sitúo en la segunda opción, sin por ello descartar la importancia de los aspectos estructurales de la sociedad. Creo que justamente al sumergirnos en lo cotidiano nos encontramos con la evidencia más sólida de los procesos estructurales, así como de los puntos de coerción que cierran salidas y los momentos de consenso que abren alternativas. La vida cotidiana es un espacio con rendijas, grietas, fisuras, junturas, y hasta fallas profundas. Es hacia estos intersticios donde hay que mirar para conocer y sopesar los procesos sociales que configuran a la realidad social. Desde estos puntos de referencia conceptuales, es posible generar las preguntas de investigación. ¿Qué se observa y qué se escucha en esos espacios cotidianos dentro las escuelas? Al principio, mucho movimiento y mucho ruido. Nada está quieto. Todo parece ser caótico. ¿Qué orden puede haber en los arrebatos de decenas de niños que se cruzan y se tropiezan en el patio de cualquier escuela? ¿Qué habrá de interesante en sus continuas conversaciones llenas de alusiones cotidianas, mediáticas y familiares? ¿Qué está en juego en sus juegos inventados o reinventados? ¿Cómo interpretar sus actos de violencia y de solidaridad? En el plano del análisis etnográfico: ¿cómo desagregar “el ruido” que se escucha en patios y salones escolares? ¿Cómo recuperar las múltiples voces de los niños? ¿Cómo sopesar su importancia real en la construcción cotidiana de la experiencia escolar? Finalmente, ¿cómo invertir la visión que sitúa a estos niños, para bien o para mal, como depositarios de una cultura “inculcada” por las generaciones precedentes y por las instituciones sociales, para observarlos como seres humanos en proceso de tomar decisiones y de reapropiarse la experiencia vivida?
U
N RELATO DE JUEGOS INFANTILES EN LOS PATIOS ESCOLARES
 
Quisiera iniciar la presentación con una metáfora: se trata de un relato que permite mirar con nuevos ojos el lugar que ocupan los niños en las escuelas. Un historiador inglés, Marc Armitage (2005), estudió la arquitectura de las escuelas
*
 Centro de Investigación y de Estudios Avanzados, México D.F.
 
ESTE MATERIAL SE UTILIZA CON FINES EXCLUSIVAMENTE DIDÁCTICOS
primarias, buscando alguna lógica en la distribución de los patios de recreo. Sostiene que no hubo ningún diseño intencional de estos espacios, sino que más bien se conformaron a partir de los espacios residuales que quedaban después de las sucesivas fases de construcción de edificios escolares en constante remodelación. No obstante, encontró que generaciones de niños habían ocupado estos espacios de manera deliberada, distribuyendo en diferentes lugares apropiados los juegos que organizaban. En los edificios antiguos, existían muchos recovecos y rincones que se prestaban, según el caso, para determinados tipos de  juego; por ejemplo, había muros sin ventanas para rebotar pelotas, o bien objetos diversos que servían de marcadores. En una escuela encontró la siguiente disposición. En este espacio los niños jugaban un juego de “escondidillas” que ellos llamaban “
block 
”, en el que ocupaban un tubo negro colocado en una pared del edificio como “base” donde esperaba con ojos vendados el niño que saldría a buscar a los compañeros escondidos y donde éstos podían llegar para “salvarse”. Alrededor del edificio había muchos refugios y resguardos donde esconderse. Lo interesante es que ningún maestro o empleado de la escuela se había dado cuenta de que esto ocurría. Sin embargo, en entrevistas con el investigador, algunos ex-alumnos de la escuela reportaban haber jugado el mismo juego, usando el mismo tubo negro como base, hacía siete u ocho décadas. Esta versión local del juego se había transmitido de generación en generación de niños, sin ninguna intervención adulta. Algunos años después de que se tomara esta foto, la escuela tuvo necesidad de agregar un aula nueva. Ésta se ubicó justo enfrente del tubo negro, frustrando toda posibilidad de continuar la tradición.
2
 
ESTE MATERIAL SE UTILIZA CON FINES EXCLUSIVAMENTE DIDÁCTICOS
Así como los niños de este relato ocuparon los resquicios del espacio que rodeaba los edificios escolares para reproducir un juego ancestral que ningún adulto les había enseñado, hay niños y niñas que ocupan espacios precisos en cada escuela, donde reproducen otras prácticas culturales, heredadas de sus antecesores inmediatos, los jóvenes de la generación escolar precedente. Entre compañeros, pueden reinventar prácticas espontáneamente, con recursos que no tienen idea de cómo les llegaron, recursos que van conformando culturas infantiles y juveniles en continua transformación. Si bien en los patios y los pasillos puede ser más evidente la construcción de las culturas infantiles, un reto pendiente para la etnografía es estudiar cómo este proceso ocurre también ahí donde los adultos creen tener el control, dentro de las aulas. Es posible estudiar las formas en que los niños ocupan los numerosos resquicios que se producen durante los tiempos y espacios dedicados a lo que la escuela supone ser su cometido legítimo, la enseñanza. Cabe preguntarse: ¿tiene sentido hacerlo? Algunos investigadores dirían que se trata de momentos marginales de la interacción en el aula, de cierto “ruido” que no es pertinente para entender lo que constituye el vínculo efectivo entre la enseñanza intencional y el aprendizaje académico en la escuela. Yo quisiera argumentar, al contrario, que no es posible comprender este vínculo entre lo que se enseña y lo que se aprende si no se examina con cuidado lo que sucede en los intersticios que encontramos en el quehacer cotidiano en las aulas. Estos acontecimientos también son constitutivos de la experiencia infantil de aprender en la escuela. Para acercarnos a ellos, es necesario articular estos pequeños sucesos aparentemente inconexos, aparentemente prescindibles, para ubicarlos dentro de procesos más profundos y continuos que caracterizan a la relación educativa en las escuelas. Propongo examinar tres procesos articuladores —la resistencia, la apropiación y la subversión— para luego dar algunos ejemplos.
3

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->