Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
15Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El experimento Miller

El experimento Miller

Ratings:

4.13

(8)
|Views: 6,727 |Likes:
Published by Hildorien

More info:

Published by: Hildorien on Feb 20, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as RTF, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/27/2013

pdf

text

original

 
2do3eraTTBiología (Valerani)página 1
Reflejos Desde un Pequeño Charco Caliente
 
(David Pacchioli, Universidad del Estado de Penn
)
v
Los científicos teorizan sobre posibles escenarios en los cuales la vida podría haber empezadoa desarrollarse en la Tierra.Hacia 1953, nos cuenta Jim Kasting, los científicos creían saber cómo había comenzado lavida terrestre. Los químicos Stanley Miller y Harold Urey, de la Universidad de Chicago,simularon el crucial instante, ocurrido hace cerca de 3900 millones de años, cuando unpuñado de moléculas simples inorgánicas, impulsadas por la caída de un rayo (o quizássimplemente el calor del Sol penetrando un ocasional agujero en las nubes), se juntaronformando los prototipos de las moléculas complejas de las cuales la vida en la Tierra estáhecha. |Ahora, eso solo fue una época. ¿Lo recuerda, en Star Trek? ¿El fangoso charco de barro en loslímites de ninguna parte? ¿La horrible humedad? Antes, todo estaba muerto como los Play-Doh. Después, vino una cadena de sucesos impactantes que han permanecido ocultos, por untiempo indefinido, y que han dado lugar a los cocodrilos y los astronautas, mascotas yplátanos, mosquitos y líquenes, partículas del virus Ébola...En su laboratorio, Miller y Urey dispararon ráfagas de rayos, en forma de cascadas dechispas, en un frasco conteniendo un “océano” de agua líquida, y una “atmósfera” de gasesricos en hidrógeno (metano, amoniaco, ácido sulfhídrico, y vapor de agua). Tras unos días,comprobaron los resultados: “Obtuvieron todo tipo de compuestos”, dice Kasting, “incluyendograndes cantidades de aminoácidos”, las moléculas que se unen formando proteínas. Éstesimple experimento parecía corroborar la visión que Darwin (y no Gene Rodenberry) describiócien años antes, que sostenía que la vida había emergido “en algún pequeño estanquecaliente, con toda clase de amoniaco y sales de fósforo, luz, calor, electricidad, etc...presentes'.Pero el experimento de Miller-Urey, a pesar de la importancia que tuvo, tenía un fallo. Ureyhabía basado su idea de atmósfera primitiva en datos astronómicos que por aquel entoncesse obtenían, como el primer espectrograma de los planetas gigantes del Sistema Solar:Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Éstas características bandas de color mostraron que losgigantes estaban relacionados con atmósferas ricas en metano y amoniaco, que se pensóeran originarios de la formación de los planetas.Hasta el momento, seres de todos los planetas han compartido una atmósfera “primordial”, elresultado de su nacimiento común. A causa de su gran gravedad, se creía que los giganteshabían retenido esa atmósfera inicial, mientras que atmósferas de la Tierra y otros planetasmás pequeños habían perdido parte de sus gases ligeros, hidrógeno entre ellos, al espacio.No obstante, poco después de la publicación del experimento de Miller-Urey, los geólogosanunciaron nuevos hallazgos en las emisiones volcánicas de la Tierra, dando un giro de 360grados a la antigua teoría. “Lo que expulsan los volcanes no es metano ni amoniaco”, diceKasting, “sino un 80% vapor de agua, del 15% al 20% del dióxido de carbono, así comotrozos de monóxido de carbono y moléculas de hidrógeno.”. James C. G. Walker, uno de losmecenas de Kasting durante su graduación en la Universidad de Michigan en los años 70,cogió los datos de éstas emisiones y los comparó con la cantidad de hidrógeno a partir de lacual se esperaría que escapara de un planeta con la gravedad terrestre. (“Hizo esto en laparte de atrás de un sobre”, cuenta Kasting). Lo que Walker encontró fue una imagen muchomás distinta de la primitiva atmósfera terrestre: una mezcla rica en oxígeno de dióxido decarbono, nitrógeno, y vapor de agua.Lo curioso es que el oxigeno, a pesar de ser absolutamente necesario para la vidamulticelular, es veneno para la síntesis pre-biótica. “Realiza el experimento de Miller-Urey enuna atmósfera rica en oxígeno”, dice Kasting, “y no obtendrás nada que se parezca a unaminoácido. Hay demasiados átomos de oxígeno para eso”. Así que, durante los últimos años, “el entusiasmo por la teoa del pequeño charco caliente ha sido en vano..Entre tanto, dos teorías s o menos contrapuestas han ido desarrolndose. Eldescubrimiento de microbios y otros pequeños organismos viviendo en afloramientoshidrotermales (puntos de ebullición muy calientes en el fondo oceánico) ha conducido a laidea de que la vida se habría originado en el fondo del mar. Violentas diferencias en latemperatura y la concentración al límite de oxígeno alrededor de éstos afloramientos losconvierte en buenos catalizadores para las reacciones químicas, comenta Kasting. “El

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->