Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Mesa 6: Agua, educación y ética - Fernando Eguren CEPES

Mesa 6: Agua, educación y ética - Fernando Eguren CEPES

Ratings:
(0)
|Views: 65|Likes:
Published by IPROGA
Foro Nacional del Agua
Mesa 6: Agua, educación y ética
Fernando Eguren - CEPES
Foro Nacional del Agua
Mesa 6: Agua, educación y ética
Fernando Eguren - CEPES

More info:

Published by: IPROGA on Oct 11, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/28/2010

pdf

text

original

 
INTERVENCIÓN DE FERNANDO EGUREN (2) en el Foro Agua:Políticas, Conflictos, Consensos. Setiembre 8, 2009.
En estos dos días hemos podido apreciar la complejidad del problemadel agua.Hemos escuchado análisis sobre los actuales problemas del uso y de lagestión del agua. Pero también hemos escuchado críticas de cuánimperfectas son las normas que pretenden organizar este uso y gestión;de cómo no se construye sobre la experiencia pasada, a pesar de queésta ha dejado importantes lecciones por aprender; de cómo el procesode dación de esas normas pasa por la decisión apresurada de personaspoco informadas, y como respuesta a situaciones coyunturales; de cómono toman en cuenta la diversidad hidrográfica, social y cultural del país.Por enésima vez hemos escuchado que el enfoque del manejo decuencas –o del manejo de las diferentes intervenciones que se hacen enlas cuencas, como aclara Dourojeanni – es esencial para la gestión delos recursos hídricos, y también de los demás recursos naturales, peronunca se terminan finalmente de adoptar las medidas que la promuevanrealmente. También se ha argumentado con énfasis que los problemas dedisponibilidad, gestión y uso del agua son previos a la ocurrencia delcambio climático, y que aún sin éste la mala gestión y el crecimientodemográfico son suficientes para enfrentar al país, y sobre todo la costa,a un futuro de stress hídrico. Es un problema de mal gobierno.Pero con igual énfasis se ha argumentado que el cambio climático, y enparticular el deshielo de los glaciares – hace algunas décadas los textosescolares se referían a ellos como ‘las nieves perpetuas’ –plantea unhorizonte drico muy problemático. Hablar del clima, afirmó NicoleBernex, es hablar del agua. Tambn afirque si bien el cambioclimático es un proceso global, es importante observar las ocurrenciasregionales, pues la deforestacn, el cambio del uso del suelo, laurbanización, las actividades ilegales y primarias, etc. producen cambiosen el clima local. En general, hay una pésima relación de la sociedad conla naturaleza.Hemos escuchado también algo que ya parece de sentido común: que elanálisis de la problemática del agua, y las propuestas derivadas parauna mejor gestn del recurso, requieren de una aproximacióninterdisciplinaria. Pero al mismo tiempo constatamos que estainterdisciplinariedad ocurre esporádicamente en foros y seminarioscomo este, en donde fugazmente nos encontramos físicos, geógrafos,economistas, agrónomos, hidrólogos, sociólogos y hasta filósofos, perono en las instituciones educativas que, por regla general, mantienen unavisión sectorial y especializada, con escaso o nula relación entre
 
disciplinas. (Me alegraría mucho que mis colegas de la PUCP y de laUNALM me contradigan.)El conjunto de ponencias nos han ayudado a convencer de que no hayuna entrada privilegiada para entender la gran variedad de factores queintervienen en la configuración de la problemática del agua, pues estosson de orden físico, económico, político, cultural, ecológico, social. Y, porlo tanto, que es necesaria la intervención y colaboracióninterdisciplinaria para analizar estos diferentes factores, la coordinacióny articulación entre las instituciones que de una u otra forma intervienenen la gestión del recurso, y la participación organizada de la diversidadde actores que lo usan.Nos hemos enterado de cómo se presentan estos problemas en lospaíses vecinos de Ecuador y Bolivia, cómo sus gobiernos responden, locual nos da nuevos elementos para evaluar mejor las nuevas reglas de juego que ordena en el Perú la gestión del agua.Quiero destacar un comentario de Julio Postigo, quien reclamaba a losexpositores una perspectiva –alo entenyo desde la economíapolítica, que indagase sobre las causas estructurales que estaban en labase no sólo de un inequitativo acceso al agua – sobre este accesoinequitativo se explaAxel Dourojeanni al referirse a la propiedadprivada sobre el recurso en Chile sino del concepto mismo deeficiencia en el uso del agua. ¿Qué es un uso eficiente del agua? En lanormatividad peruana, eficiencia está referida a la eficiencia económica,y ésta a su vez, a la relación costo beneficio, sin considerar otras formasde eficiencia: eficiencia social, ecológica. La eficiencia económica puedeconducir al agotamiento del recurso (como es el caso del agua delsubsuelo en Ica), a la salinización de los suelos (arroz), a la expropiaciónde los pequeños agricultores que no tienen capacidad económica.Recogiendo el comentario de Postigo, Nicole Bernex subrayó que, enefecto, la determinación de la eficiencia requiere de una visión complejaque no está presente – digo yo –, en lo absoluto en las normas queorientan las inversiones y el uso del agua.En los breves minutos que tengo para dirigirme a ustedes, quierovincular la temática del agua con los desafíos que en mi opinión planteaesta problemática a la educación.Por un lado es obvio que se requiere una aproximación interdisciplinaria,y que las instituciones educativas deberían tomar en cuenta que sin talaproximación no puede superarse una visión incompleta y sesgada deun problema complejo, y que menos podrán aportar con propuestasadecuadas. Ya mencioné este punto. Pero sobre él hay que agregar más.El ambientalista mexicano Enrique Leff se refiere al saber ambiental, yseñala con acierto que:
 
“el pensamiento ambiental implica una nueva manera decomprender la relación entre lo natural y lo socialy que “Elenfoque interdisciplinario no necesariamente supera esta falsainconexión. Es insuficiente. “La reintegración del mundo – continúa– nos remite…a un proyecto de reunificación del conocimiento. Laemergencia del saber ambiental concluye rompe el círculo‘perfecto’ de las ciencias, la creencia en una idea absoluta y lavoluntad de un conocimiento unitario, abriéndose hacia ladispersión del saber y la diferencia de sentidos.” (251)Se desprende de sus palabras un reto a una educación que se sustentaen la especialización de disciplinas y subdisciplinas, que corren el riesgode encerrarse en sí mismas en un “círculo perfecto”.Por otro lado, si bien es cierto que los problemas del agua en el Perúexistían ya antes de que los impactos del cambio climático se dejaransentir, también es cierto que éste ejerce y ejerceuna influenciacreciente en la configuracn de esta probletica, como handemostrado diversas exposiciones. Puesto que ha sido demostrado quehay una importante causalidad antrópica en la inducción del cambioclimático, es necesario indagar sobre cuál es este comportamientohumano que ha generado estos cambios, pues esta indagación deberíapermitirnos definir mejor cuál es la educación requerida para modificarestos comportamientos.Una manera de entender las causas antropogénicas del calentamientoglobal que produce el cambio climático, es considerar a éste como laacumulación de externalidades ambientales negativas de un modo deproducir, consumir y de relacionarse con la naturaleza que se iniciabásicamente con la revolución industrial, a fines del siglo XVIII. Con eltranscurso del tiempo, las sociedades de industrialización tempranafueron trazando el camino que otras sociedades luego seguirían. Cuantos una sociedad se identificaba con tales modos de producción yconsumo, tanto más externalidades negativas ambientales generaba.Con las obvias e importantes diferencias sociales, políticas y culturales,esos caminos fueron seguidos por los países capitalistas y socialistas.Estos países, a su vez, se convirtieron en modelos de aquellos queaspiraban a alcanzar los niveles de vida de los primeros, y así estasexternalidades negativas fueron incrementándose. Y esta es la situaciónactual.Hoy día son centenares - si no miles - de millones de hombres y mujeresque aspiran a alcanzar un nivel de vida construido sobre los patrones deconsumo de los hombres y mujeres de los países llamadosdesarrollados, y de los sectores más pudientes de los mismos países quese encuentran en as de desarrollo. s n: esos patrones deconsumo han sido internalizados de tal manera que llegan a convertirse

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->