Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
39Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El Hombre Estelar - John Baines

El Hombre Estelar - John Baines

Ratings: (0)|Views: 4,595 |Likes:
Published by John Smith
El homo sapiens es una paradoja viviente. No sabríamos decir si es la más grande o la más insignificante de las criaturas, que habitan la tierra. En él se aúnan las cualidades más excelsas con las pasiones más ruines, viles y perversas. Hay mucha gente buena, pero los malos son más numerosos. Llamamos bueno al que cumple con las leyes, respeta a su prójimo, y hace el bien en general, es decir, trata de ayudar a los demás en la medida de sus fuerzas. Denominamos malo al sujeto destructivo, amoral, que goza perjudicando a la gente de alguna manera.
Por desgracia, tanto el bueno como el malo son de esa manera sin que intervenga para nada en ellos mismos su propia volición. El bueno es bondadoso a pesar de sí mismo. El malo no puede evitar ser como es. Aún más, lo justifica y acepta. La situación se complica al observar que hay hombres buenos pero “tontos”, y muchos malos inteligentes.
¿Cómo hacer para seleccionar nuestras amistades? ¿Cómo medir a quién haremos depositario de nuestro afecto? ¿De qué manera podemos autocalificarnos para valorar nuestra ubicación como personas vivientes?
No podemos dividir el mundo en buenos y malos, ricos y pobres, inteligentes y tontos, o personas importantes o insignificantes. Generalmente el sapiens se agrupa por simpatías instintivas que escapan a todo análisis. Esta alineación se establece comúnmente por las cualidades o defectos. Lo similar busca lo similar, salvo en la relación amorosa, donde lo contrario es más frecuente.
Los hombres de ciencia estudian constantemente la psicología del sapiens, procurando justificar, de algún modo, sus infinitas contradicciones. Se han escrito incontables tratados y ensayos sobre la moral, el amor, la ética, la vida, la muerte, lo finito, y lo infinito. No obstante, muy poca luz ha surgido sobre la verdadera naturaleza del sapiens. No se debe esto a que la ciencia ignore demasiadas cosas, sino al hecho sorprendente de la inutilidad que reviste el saber, al comprobar la incapacidad de la persona humana, de “aquilatar” o “tomar el peso” a los alcances o proyecciones de conceptos determinados.
El homo sapiens es una paradoja viviente. No sabríamos decir si es la más grande o la más insignificante de las criaturas, que habitan la tierra. En él se aúnan las cualidades más excelsas con las pasiones más ruines, viles y perversas. Hay mucha gente buena, pero los malos son más numerosos. Llamamos bueno al que cumple con las leyes, respeta a su prójimo, y hace el bien en general, es decir, trata de ayudar a los demás en la medida de sus fuerzas. Denominamos malo al sujeto destructivo, amoral, que goza perjudicando a la gente de alguna manera.
Por desgracia, tanto el bueno como el malo son de esa manera sin que intervenga para nada en ellos mismos su propia volición. El bueno es bondadoso a pesar de sí mismo. El malo no puede evitar ser como es. Aún más, lo justifica y acepta. La situación se complica al observar que hay hombres buenos pero “tontos”, y muchos malos inteligentes.
¿Cómo hacer para seleccionar nuestras amistades? ¿Cómo medir a quién haremos depositario de nuestro afecto? ¿De qué manera podemos autocalificarnos para valorar nuestra ubicación como personas vivientes?
No podemos dividir el mundo en buenos y malos, ricos y pobres, inteligentes y tontos, o personas importantes o insignificantes. Generalmente el sapiens se agrupa por simpatías instintivas que escapan a todo análisis. Esta alineación se establece comúnmente por las cualidades o defectos. Lo similar busca lo similar, salvo en la relación amorosa, donde lo contrario es más frecuente.
Los hombres de ciencia estudian constantemente la psicología del sapiens, procurando justificar, de algún modo, sus infinitas contradicciones. Se han escrito incontables tratados y ensayos sobre la moral, el amor, la ética, la vida, la muerte, lo finito, y lo infinito. No obstante, muy poca luz ha surgido sobre la verdadera naturaleza del sapiens. No se debe esto a que la ciencia ignore demasiadas cosas, sino al hecho sorprendente de la inutilidad que reviste el saber, al comprobar la incapacidad de la persona humana, de “aquilatar” o “tomar el peso” a los alcances o proyecciones de conceptos determinados.

More info:

Published by: John Smith on Oct 13, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/04/2013

pdf

text

original

 
 
PALABRAS DE ISIS
“Yo ISIS, señora de los misterios de la naturaleza, me dirijo a ti:“Tú,
neófito que buscas atravesar el portal de la iniciación, y tú, profano que lees por curiosidad,serena tu espíritu, aclara tu mente, calma tus emociones. Apártate del mundanal ruido cobíjate en elmanto de tu propio YO para que puedas trasponer sin peligro el umbral que conduce a la moradade los brujos. Arroja tus prejuicios; despójate de tu egoísmo, huye por un instante del personalismo
y la irreflexividad; analiza con serena mirada”.“No temas sino a ti mismo, no dudes sino de lo que analices superficia
lmente, no niegues sinprimero reflexionar. Sepárate de la multitud que opaca tus ideas; sé tu mismo y piensa por ti mismo;
no te limites.”“Tú, buscador de maravillas, tú, candidato a la iniciación, no mires hacia la distancia, reúne todas
tus energías en ti mismo. Olvídate de la India y del Tíbet, no clames a
Dios 
,
Alá 
, ni
JesuCristo 
. Loque buscas está allí mismo donde tu estás en este momento. Sí, deja de mirar hacia afuera ysepulta tu mirada en lo más profundo de ti mismo. Aguza tu percepción, afina tus sentidos, y allí enel centro de tu ser estás tu mismo, tu YO, tu verdadera esencia, la verdad detrás de la mentira, laenergía inmortal que anima al barro. Mira con unción y reverencia porque es luz..., esa luz que teciega, es
Dios.
Escucha como dice:
Yo soy el camino y la vida.” 
“Más..., ¡cuidado!, no se puede contemplar a
Dios 
cara a cara sin morir. ¿Estás dispuesto aseguir? Puedo concederte un gran don. Te ofrezco... ¡la muerte! No tiembles, esta muerte es el donde los inmortales, es la del fénix que renace glorioso de entre sus propias cenizas.
Para ser, es preciso no ser; para nacer y ser, se debe morir primero.
Si lo logras, serás llamado el
Dos veces nacido.
No desdeñes mi oferta, piénsalo bien; más vale morir ahora que vivir a la espera de lamuerte. No creas que si me rechazas podrás seguir indemne tu camino, por el contrario, todos loscaminos conducen hacia mí; ignórame y serás como los huérfanos, que no conocen a sus padres.Solamente tienes dos caminos: o te devoro o te desposas conmigo. Tuya, y sólo tuya es la
elección.”“Si eliges ser devorado, dedícate a gozar de la vida, apura la copa del placer hasta la última gota,
cierra la mente a la voz de tu espíritu, entrégate a la bestia, y disfruta del placer sensual de lamateria. Así, casi sin darte cuenta, llegará el momento de la antropofagia final. ¿Crees acaso queme compadeceré de ti? Te engañas, no tengo sentimientos, estoy más allá del placer y del dolor,más allá del bien y del mal, soy como el sol que se levanta en las mañanas para alumbrar a todos
por igual. Después de tu muerte serás sólo un despojo y un recuerdo. Después... ni siquiera eso.”“Si anhelas desposarte conmigo debes estar dispuesto a sufrir 
la
muerte iniciática 
, tendrás quepasar por las pruebas a las cuales te someterá sin piedad la terrible Esfinge para aquilatar tu valorespiritual y la calidad de tu temple. Yo me entrego solamente al que llegó a la crucifixión, resistiendolos embates de los cuatro elementos. Amo solamente a los que han sabido apurar la copa de laamargura, de las traiciones, del escarnio y la mofa, persecuciones, calumnias y difamación; a losiniciados que han persistido con valor, sufriendo la soledad del espíritu en medio de un mundo deanimales.A mí se llega después de haber recibido la calumnia y la difamación, que son las pruebas del aire;los golpes y persecuciones que son las pruebas de la tierra; los vicios y las tentaciones sensualesque son las pruebas del agua, y después de haber dominado las ambiciones descontroladas, que
son las pruebas del fuego.”“Este cuaternario corresponde a cada uno de los extremos de la cruz, donde fue clavado uno de
los que arribó a mi regazo:
Jesús 
, el
Cristo 
. No obstante, otros aún más grandes han vivido y viven
en el secreto; nadie conoce su existencia porque así conviene a sus labores.”“No creas que en el mundo existen sólo los nacidos una vez y los dos veces nacidos; también
existen, por desgracia, los una y media vez nacidos, y los abortados. Guárdate de engrosar sus filasconvencido por su maquiavélico lenguaje, ya que éstos no viven ni en este mundo ni en el otro; son
 
aquéllos que en verdad no son iniciados ni profanos, los imitadores de los maestros, los semisabios,los sembradores de mano sucia, los seguidores de la letra muerta, y los magos negros, que mecodician y se ufanan de mi amor, cuando no son dignos ni siquiera de mi sonrisa.
Unos pueden vestir sari o túnica; otros, collarines y mandiles, otros, los atavíos “rosacruces”;algunos, se proclamarán los “únicos dueños de la verdad”, creyendo tener su monopolio; todos se
 jactan de mi amistad, pero son solamente pordioseros que me imploran una migaja de sabiduría. Nose nace dos veces parándose de cabeza o meditando, ni en el ataúd de ceremonias puramente
simbólicas, como tampoco, por obra y gracia del espíritu santo.”“Si me
desdeñas 
, recibe mi bendición y prosigue tu camino; destinado estás a ser alimento de los
;no todos pueden ser “hombres”; algunos, solamente animales, o peor todavía, vegetales. Si
vienes a mí por curiosidad, piénsalo dos veces: es fácil ser temerario con lo que no se conoce. Si notienes el valor necesario, retrocede, escúdate en tu vanidad y en tu orgullo, confórmate con mirar elsuelo como tus congéneres. Si no estás preparado, no aspires a conocer mi rostro: desgraciado deaquél que poseído de animal codicia o insana curiosidad, contemplare aunque fuera mi reflejo,
porque no me olvidará jamás, y morirá atormentado por el ansia de poseerme.”“Si estás preparado, si tienes ojos para ver y oídos para escuchar, si tu intención
es noble y pura,prosigue sin desmayo, y sabe que a partir desde el momento en que cruces la puerta de la ocultamorada, yo te esperaré ansiosa como la novia adolescente con su primer amor. Este libro puedeayudarte mucho, puede ser el guía que te lleve hacia la escondida puerta que tantos buscan y quetan pocos encuentran. Busca y encontrarás; no eleves preces a los
Dios 
es, lucha por mí. Me
conquistarás por la fuerza de tu decisión, y no orando.”
EL ANTICristo 
Resulta sorprendente cómo el ser humano, sabiendo tantas cosas, comprende tan pocas. Al igualque en la homeopatía, el producto noble (conocimiento), se encuentra diluido infinitesimalmente,debido a la incapacidad de comprensión.El
homo sapiens 
dedica sus más importantes esfuerzos al aumento de su saber, pero esprecisamente en este empeño donde se pierde cada vez más en la bruma de la incertidumbre y ladesorientación. Teórico del conocimiento, devora incansablemente cuanta tesis o nuevo estudioaparece, pero al igual que en el suplicio mitológico de Tántalo, su sed, lejos de saciarse, seacrecienta.Paradójico destino es el de esta criatura alucinada: saber cada día más y comprender cada vezmenos. Exteriorizarse cotidianamente de manera inevitable, hasta perder la propia identidad,alejándose obligadamente de sí mismo para fundirse con lo externo. El
sapiens 
ha avanzado conrapidez extraordinaria en la conquista de la ciencia, y con la misma celeridad se ha perdido a símismo para vivir en un mundo de fantasmas nacidos de la alucinación colectiva de un mundo cadavez más artificial, estereotipado, y programado. En este mundo, por lo general, triunfa el hombrecolectivizado que exhibe una perfecta sumisión a las pautas de la muchedumbre, y que renuncia a
temprana edad a pensar con su propio cerebro, haciéndolo en cambio, con “la mente colectiva” de
la multitud.Éste es el seguro pasaporte para el éxito material, pero el precio que se paga es de unadesigualdad exorbitante con la recompensa. Este precio es la propia individualidad, alegoría central
del lema délfico “conócete a ti mismo”. Precisamente, quien se conoce a sí mismo, y por ende a los
demás, es vejado, postergado y marginado. El liderazgo pertenece a los mediocres; se glorifica albecerro de oro y se celebra el cliché hueco del sujeto programado. El templo de Delfos y su ideal yano existen. Han sido reemplazados por el templo de la Universidad, el templo de la ley, el templo delas religiones, el templo de las ideologías políticas y sistemas económicos y el templo de las

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->