Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
15Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
cys_27_56-58 Lipidosis hepática

cys_27_56-58 Lipidosis hepática

Ratings: (0)|Views: 4,157|Likes:
Published by Axoncomunicacion
hígado graso, lipidosis hepática, transición, triacilgliderios, TAG, ácidos grasos no esterificados, NEFA, beta-hidroxibutirato, haptoglobina
hígado graso, lipidosis hepática, transición, triacilgliderios, TAG, ácidos grasos no esterificados, NEFA, beta-hidroxibutirato, haptoglobina

More info:

Categories:Business/Law, Finance
Published by: Axoncomunicacion on Oct 14, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

04/20/2013

pdf

text

original

 
56
Bovino
Coincidiendo con el inicio de la lactación, se re-duce el consumo de alimento y la vaca moviliza lagrasa corporal, lo que aumenta la concentración deácidos grasos circulantes y los depósitos grasos enel hígado. El hígado graso favorece la aparición deotras afecciones metabólicas, en particular el despla-zamiento del abomaso y la cetosis, está relacionadocon una mayor incidencia y severidad de distintaspatologías como mastitis o metritis y, a largo plazo,se asocia con un menor éxito reproductivo y una re-ducción de la producción láctea.
¿Por qué se produceesta patología?
Durante las 2-4 últimas semanas de gestaciónse produce un aumento de las necesidades ener-géticas debido al desarrollo del feto y a la síntesisde calostro. Esta situación se acompaña de unadisminución en la ingestión de materia seca (fun-damentalmente en la última semana de gesta-ción). Estas dos circunstancias son, con frecuencia,responsables del desarrollo de un balance ener-gético negativo que se inicia unas semanas an-tes del parto. El déficit energético conduce a unadisminución de los niveles de glucosa e insulinaen sangre que estimulan la movilización de grasa.La movilización de grasa resulta en un aumentoen los ácidos grasos no esterificados (AGNE/NEFA)en sangre. Estos ácidos grasos habitualmente seutilizan en el hígado como fuente de energía, perocuando la movilización es excesiva se saturan lasvías de metabolización y exportación de lípidos yse generan vías hepáticas alternativas, entre ellasla formación de cuerpos cetónicos y triacilglicerol(TAG).Los factores de riesgo para el hígado graso sepueden agrupar fundamentalmente en dos cate-gorías: nutricionales y de manejo, aunque hay quetener también en cuenta una posible predisposi-ción genética.
Lipidosis hepática
Antonio Jiménez, Veterinario
El hígado graso o lipidosis hepática es un importante desorden metabólico de muchas vacaslecheras durante el periodo de transición. En vacas de leche, el hígado graso se desarrollaprincipalmente en las 4 primeras semanas tras el parto, cuando hasta el
5
0 % de las vacastienen alguna acumulación de triacilgliceridos en el hígado.
 
57
nº 27
El principal factor nutricional es la obesidad. Enlas vacas obesas, con una condición corporal supe-rior a 4, la lipolisis del tejido adiposo en situacionesde estrés metabólico o inmunológico es mayor queen vacas con una condición corporal óptima. En es-tas situaciones suele disminuir bruscamente la in-gesta de alimentos lo que desencadena un balanceenergético negativo. Sin embargo, la obesidad noproduce necesariamente hígado graso, sobre todocuando el estatus sanitario es correcto o cuando laingestión de alimentos se acomoda a las necesida-des para la producción de leche.Los cambios bruscos de dieta y las dietas congran proporción de concentrados incrementan elriesgo de acidosis ruminal y endotoxemia bacteria-na, ambas involucradas en la aparición del hígadograso. Restricciones de alimentación de un 30-
5
0%durante solo 4 ó 6 días previos o posteriores al par-to pueden inducir la aparición de esta patología. Elhígado graso también se desarrolla frente a deter-minadas hormonas, alimentos o toxinas que alterenel metabolismo hepático.Una gran proporción de vacas viejas tienen hí-gado graso, este incremento podría estar relaciona-do con alta producción de leche, un largo intervaloentre partos, etc. Otros factores de riesgo son lafalta de espacio, una limpieza insuficiente, hume-dad elevada, calor o mala ventilación. Todos ellosfavorecen la aparición de distintas patologías quegeneran un balance energético negativo y propicianla movilización de tejido adiposo, particularmenteel desplazamiento de abomaso, la hipocalcemia, laretención de placenta, las mastitis y las metritis.
¿Cuándo hablamos de hígado graso?
Generalmente, el hígado graso se define en fun-ción del porcentaje de TAG o lípidos almacenados ysu repercusión negativa sobre la salud, producción,índices reproductivos, etc., si bien es cierto que es-tos efectos difieren de unas vacas a otras. Podemoshablar así de hígado graso leve (1-
5
% TAG), mode-rado (
5
-10% TAG) o severo (> 10% TAG).Entre un
5
-10% de las vacas lecheras presenta-rán hígado graso severo tras el parto. El hígado gra-so severo o clínico a menudo es precedido por con-centraciones elevadas de cuerpos cetónicos en ori-na, pérdida considerable de peso y una ingesta dealimentos menor o insuficiente para la producciónde leche. Estas vacas también pueden tener dismi-nuidas las concentraciones de glucocorticoides. Encasos extremos, las vacas desarrollan encefalopatíahepática que se caracteriza por depresión, ataxia,somnolencia y coma. La muerte puede sobrevenirpor un fracaso hepato-renal o por paro cardíaco.La tasa de recuperación de estas vacas es menordel 7
5
%, porque algunas permanecen anoréxicas apesar del tratamiento intensivo.
¿Cómo diagnosticamosel hígado graso?
Los indicadores tradicionales de lipomoviliza-ción utilizados en rumiantes son los ácidos grasoslibres o ácidos grasos no esterificados (AGL o NEFA-AGNE) y el beta-hidroxibutirato (BHB). Los NEFAmiden la movilización de grasa y su determinaciónes importante en vacas secas (3-10 días antes delparto). Los valores normales son de
0,4 mmol/L.El
-hidroxibutirato es un cuerpo cetónico que seincrementa en el plasma cuando existe deficienciade energía. El nivel óptimo para vacas en lactaciónes de
1,2 mmol/L.Más recientemente existen nuevas líneas de tra-bajo con el estudio de proteínas de fase aguda. Lareacción de fase aguda comprende una serie de pro-cesos destinados a prevenir el daño tisular, eliminarlos organismos infecciosos y mejorar el proceso derecuperación de la homeostasis en el organismo. Lahaptoglobina (Hp) es una de las principales proteínasde fase aguda en rumiantes. Tiene un gran potencialcomo indicador precoz de condiciones inflamatorias,traumas y trastornos metabólicos y, además, es útilpara determinar el pronóstico y monitorizar trata-mientos de enfermedades específicas.En vacas con hígado graso se produce un au-mento de Hp, con un valor medio de Hp de 0,466g/L en las vacas clasificadas con lipidosis (>30 mgde triglicéridos/g de tejido) contra valores de Hpde <0,01 g/L en las vacas normales (<20 mg detriglicéridos/g de tejido). De esta manera, la deter-
Lipidosis hepática

Activity (15)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Judyana Aguirre liked this
Lety León liked this
lenysntanna liked this
xadaxi liked this
klau_fdo liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->