Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
7Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Dialogo-octubre 2009

Dialogo-octubre 2009

Ratings: (0)|Views: 1,467 |Likes:
Published by Diálogo Digital
Diálogo periódico de la UPR
Diálogo periódico de la UPR

More info:

Published by: Diálogo Digital on Oct 16, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/29/2012

pdf

text

original

 
OCTUBRE - NOVIEMBRE 2009$1.80
WWW.DIALOGODIGITAL.COM
   F  o   t  o  p  o  r   R   i  c  a  r    d  o   A    l  c  a  r  a  z
 
     d     i    a     l    o    g    o     d     i    g     i     t    a     l .    c    o    m
    F   o   t   o   s   p   o   r    R    i   c   a   r    d   o    A    l   c   a   r   a   z
Director: Marcos Pérez RamírezEditora: Odalys Rivera MontalvoEditora Desafío: Mariana García BenítezSubeditora: Edmaris Otero JoverRedacción: Dalila Rodríguez Saavedra,Hermes Ayala, Luis Grande y Jessica Ríos VinerCorrección: Manuela GarcíaFotografía: Ricardo Alcaraz DíazArte: Verónica I. Prats SalgadoEditor Diálogo Digital:Eduardo Andrade GressSubeditora Diálogo Digital:Karisa Cruz RosadoAdministración, ventas y suscripciones:Noemí Núñez DíazGerente de Proyectos Especiales y Ventas: Isiana Natal
Se aceptan colaboraciones. Diálogo se compromete a examinarlas, pero nonecesariamente a publicarlas, ni contestar correspondencia relacionada. Lascolaboraciones deben enviarlas a doble espacio y no deben exceder de las trescuartillas (papel 8 1/2 x 11). Diálogo se reserva el derecho de editar los textos porrazones de espacio y hacer correcciones de estilo pertinentes.La Universidad de Puerto Rico es un patrono con igualdad de oportunidadesen el empleo. No se discrimina en contra de ningún miembro del personaluniversitario o en contra de aspirante a empleo, por razón de raza, color, género,nacimiento, edad, impedimento físico o mental, origen o condición social, ni porideas políticas o religiosas.
Universidad de Puerto Rico • Año 23 - núm. 221 • octubre-noviembre 2009
2
diálogo
 
¿Cómo reacciona la comunidad universitaria ante los despidosde 17,000 empleados gubernamentales? ¿Tiene la Ley 7 algúnefecto sobre el futuro del proyecto universitario público? ¿Estácambiando el rol social de la Universidad de Puerto Rico (UPR),ante la nueva lógica empresarial impulsada por el nuevo gobiernopara el manejo de los asuntos públicos? ¿Será real el espectro dela privatización que acecha a la UPR en medio de su proceso detransición administrativa? ¿Cómo debe posicionarse la instituciónpara formar parte integral de la sociedad del conocimiento que sequiere fraguar para el País?
Diálogo
palpa y analiza el porvenir dela universidad del estado en este momento histórico de grandestransformaciones para la sociedad puertorriqueña.
Jardín Botánico Sur #1187 calle Flamboyán, San Juan Puerto Rico 00926-1117E-mail: periodicodialogo.upr@gmail.com • Teléfono: (787) 763-1399 • Fax: (787) 250-8729
En esta edición, el columnista Luis Trelles reseña eldocumental
 Aquel rebaño azul: Brutalidad policiaca enPuerto Rico
, que muestra las dinámicas históricas en-tre la Policía de Puerto Rico y la población civil. Estemes, dedicamos
 Zeitgeist 
a las bandas que componenla escena del rock en la Isla. Además, mostramos unmapa de direcciones cibernéticas para encontrar lamúsica de estas agrupaciones.El Consejo de Educación Superior quedó truncadoluego de que se despidiera a más del 50 por ciento desu personal, en cumplimiento con lo que dicta la Ley 7. ¿Cómo puede afectarse la calidad de la educaciónsuperior en el País tras la desición gubernamental?Los catedráticos de la Escuela Graduada de SaludPública de la Universidad de Puerto Rico RobertoRamírez García e Hiram V. Arroyo reiteran lanecesidad de un nuevo modelo de salud encaminadoa crear una generación de trabajadores saludables y educados que aporten de manera más efectiva a lasmetas económicas y sociales de Puerto Rico y el papelde la Universidad como promotora de la salud.Hermes Ayala indaga sobre las medidas que hantomado los programas atléticos de la Universidadde Puerto Rico para lidiar con la crisis económica y presenta un resumen de los pormenores de lamudanza, después de 16 años, de las Justas de laLiga Atlética Interuniversitaria de Ponce a Mayagüez,como preámbulo a la celebración de los JuegosCentroamericanos y del Caribe.
octubre - noviembre 2009
 
   F  o   t  o  s  p  o  r   R   i  c  a  r    d  o   A    l  c  a  r  a  z
 
     d     i    a     l    o    g    o     d     i    g     i     t    a     l .    c    o    m
 
diálogo
3
 
DOLORES
El país duele y cómo. Los síntomas no están ya larvados y no se mitigan con aromaterapias y conjuros de Feng Shui; son erupciones y venasabiertas. ¿Cómo oímos y atendemos sus ayes y quejas? ¿Cómo poner a cierta distancia al paísde nuestras querencias y temores, al país que noshabita, para auscultarlo mejor? ¿Qué vacunasinoculan, qué ansiolíticos podemos ingerirpara escapar de la incontinencia emocional,de los retortijones de tripas crediticias y laspalpitaciones por un destino incierto? Ya sueno a Manuel Zeno Gandía y sus pres-cripciones para salvar a Puerto Rico, contenidasen su seriado de novelas con el clínico título de“Crónicas de un mundo enfermo”. Recordaránsus nombres:
La Charca, El Negocio, Garduña
 y 
Redentores
 , cuadros dolientes de vorágines y bajos fondos sociales que ni la estadísticamejor calibrada o la denuncia del tribuno pudorepresentar mejor.En
La Charca
 , una historia terrible de vio-lación y violencia, de fatalismo y animalidad, varios personajes ilustrados y sensibles, discutencómo superar el estancamiento, esa aguaempozada sin oxígeno, sin movimiento, quees el Puerto Rico de fines del siglo 19. Uno deellos propone más escuelas; otro, más iglesias;el tercero, gimnasios e instalaciones higiénicasque prodiguen salud. Son espíritus nobles, bienintencionados, pero con una falla geológica: susmedicinas, aunque más dulces que las actuales,son recetadas desde la comodidad del sillón depajilla de la casa solariega, no desde el barrancodonde se despeñan honras y esperanzas. Aquel Puerto Rico era un país en llagas, apuro dolor. Bajo los españoles y bajo los ameri-canos (las novelas son escritas antes y despuésde la invasión de 1898), el cuerpo exangüe dela patria exigía cirugía con premura o un lídermesiánico como proclama
 Redentores
. Esa erala terapéutica social de entonces. Lo increíble esque a cien años de aquel ciclo de enfermedad y sanaciones, regresamos al viejo protocolo. Así lo vio
 Juntillas
el pasado enero:
En esta nueva crónica de un mundo enfermo, al paciente no le toca otro destino que apurar purgantes y tragar culpas. Ciertamente, la nueva administra-ción del País se topa con una coyuntura difícil deinsuficiencia en las finanzas gubernamentales quecomplica el estancamiento económico. No obstante,las primeras recetas no equilibran el dolor de cabezainmediato con las deficiencias de mayor duración y consecuencia. Incluso, para muchos profesionales y para la sabiduría cotidiana, la medicina amarga podría terminar por matar al paciente.
La metáfora del país como cuerpo enfermo y de los puertorriqueños lastrados por la enfer-medad nos revisita. Los desahucios oficiales, lasprognosis a rajatabla, las decisiones de extirpar laextremidad para salvar el resto, los hermetismos y las cegueras componen el lenguaje oficial de lacrisis y formatean su recepción por nosotros, losciudadanos. Ciertamente, el país duele por todoslos costados y la sintomatología es incontrolable.Pero los riesgos también. Especialmente, que sólonos tomemos el pulso como pacientes.La ensayista y fotógrafa Susan Sontag, a la queinvoco muchas veces cuando reflexiono sobre lasturbulencias de la historia, señaló a propósito dela desgracia del 11 de septiembre, que más que lasmedicinas lo realmente regenerador frente a unacatástrofe es hacernos las preguntas adecuadas.Que convirtamos el sufrimiento, el ajeno y elpropio, en conocimiento. Que nos preguntemoscomo se pregunta Sontag. ¿Qué causa lo que vemos, lo que oímos, lo que hacemos? ¿Quiénessomos responsables? ¿Es excusable? ¿Ha sidoinevitable? ¿Hay algún estado de situaciónque hemos aceptado hasta ahora que debió sercuestionado antes?
Diálogo Digital
 
presenta “Pa’ fuera…pa’ la calle”, vídeore-portaje grabado a minutos de que se anunciara la cifra de 16,970empleados públicos cesanteados. Este trabajo periodístico-documental recoge expresiones de un pueblo donde habita laincertidumbre. En la Placita de Santurce, lugar que cada viernesse convierte en la tertulia por excelencia de cientos de trabaja-dores, se respiraba un aire distinto. La pluralidad de opinionesencontradas evidenciaron a su vez la heterogeneidad de losgrupos que allí se congregan. Al ritmo de un trío que canta“La última lágrima”, nuestro ojo digital capturó la nostalgiade una no tan típica tarde santurcina.
octubre - noviembre 2009
Quizás sea propio atisbar en esta crisis lo que hay en ellade trágico, de desastre ético, de inhibición de la razón o detruculencia de los sentimientos. Quizás lo importante seaque, una vez comprendida la crisis en su complejidad de ele-mentos y en su distribución de responsabilidades, podamossuperar la condición decretada y, peor aún, auto-decretada,de paciente, que es el abretesésamo conveniente para la apa-rición de ciertas drogas mágicas (los mesianismos políticos,los muros de lamentaciones y de diezmo abundante o loséxodos, con mudanza pagada, al otro lado del charco).Décadas de participación de todos nosotros en lasculturas del subsidio y en las culturas de la evasión nos hananestesiado de muchos dolores. Este dolor nuestro requiereque estemos en nuestros cinco sentidos, no menos paraidentificar las heridas auto-infligidas.
Silvia Álvarez CurbeloPresidenta Junta Editorial Diálogo

Activity (7)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
titoroque liked this
Milady44 liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->