Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Principios Del Derecho Administrativo

Principios Del Derecho Administrativo

Ratings: (0)|Views: 12 |Likes:
Published by Randy Diaz

More info:

Published by: Randy Diaz on Mar 18, 2014
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/11/2014

pdf

text

original

 
PRINCIPIOS DEL DERECHO ADMINISTRATIVO
Legalidad: Las autoridades administrativas deben actuar con respeto a la Constitución, la ley y al derecho, dentro de las facultades que le estén atribuidas y de acuerdo con los fines para los que les fueron conferidas.
Razonabilidad:
Las decisiones de la autoridad administrativa, cuando creen obligaciones, califiquen infracciones, impongan sanciones, o establezcan restricciones a los administrados, deben adaptarse dentro de los límites de la facultad atribuida y manteniendo la debida proporción entre los medios a emplear y los fines públicos que deba tutelar, a fin de que respondan a lo estrictamente necesario para la satisfacción de su cometido.
Imparcialidad:
 Las autoridades administrativas actúan sin ninguna clase de discriminación entre los administrados, otorgándoles tratamiento y tutela igualitarios frente al procedimiento, resolviendo conforme al ordenamiento jurídico y con atención al interés general.
Presunción de Veracidad
: En la tramitación del procedimiento administrativo, se presume que los documentos y declaraciones formulados por los administrados en la forma prescrita por esta Ley, responden a la verdad de los hechos que ellos afirman. Esta presunción admite prueba en contrario.
Predictibilidad:
La autoridad administrativa deberá brindar a los administrados o sus representantes información veraz, completa y confiable sobre cada trámite, de modo tal que a su inicio, el administrado pueda tener una conciencia bastante certera de cuál será el resultado final que se obtendrá.
Predictibilidad:
Son aquellas personas naturales o jurídicas que realizan operaciones de venta de bienes o prestación de servicios de manera habitual o en establecimientos abiertos al público.
Simplicidad:
Los trámites establecidos por la autoridad administrativa deberán ser sencillos, debiendo eliminarse toda complejidad innecesaria; es decir, los requisitos exigidos deberán ser racionales y proporcionales a los fines que se persigue cumplir.
Uniformidad:
La autoridad administrativa deberá establecer requisitos similares para trámites similares, garantizando que las excepciones a los principios generales no serán convertidos en la regla general. Toda diferenciación deberá basarse en criterios objetivos debidamente sustentados.
Conducta procedimental:
La autoridad administrativa, los administrados, sus representantes o abogados y, en general, todos los partícipes del procedimiento, realizan sus respectivos actos procedimentales guiados por el respeto mutuo, la colaboración y la buena fe.
DERECHO ADMINISTRATIVO: LIBERTAD Y AUTORIDAD
o
 
El derecho administrativo es por excelencia la parte del derecho que más agudamente plantea el conflicto permanente entre la autoridad y la libertad.
o
 
Estado e individuo, orden y libertad: la tensión encerrada en estas ideas sintéticas es insoluble.
o
 
Ese equilibrio primario es equilibrio espiritual y político, es sensibilidad jurídica y también humana; es preocupación constante por llenar no sólo formal sino también sustancialmente los requerimientos de la justicia.
o
 
Cuando el que analiza la controversia concreta entre un individuo y el Estado se deja llevar por la comodidad de la solución negativa para el primero; cuando en la duda condena, resolviendo en contra del particular; cuando en la dif 
icultad del problema jurídico se abstiene de ahondarlo y lo resuelve favorablemente al poder público (…)
 
o
 
(…) cuando crea, prohija y desarrolla supuestas “teorías” que sin fundamento ni análisis dan ésos y aquéllos poderes
al Estado o sus licenciatarios monopólicos; cuando niega los argumentos que reconocen un ámbito de libertad; cuando se inclina hacia el sol de los poderosos, entonces está destruyendo desde adentro una de las más bellas y esenciales tareas del derecho administrativo: La protección de la libertad humana.
o
 
El equilibrio político, la sensibilidad jurídica, no se satisfacen con nuevas palabras sobre la libertad; deben ser el leit motiv de todo lo que se piensa y resuelve sobre derecho administrativo; deben ser la preocupación constante del  jurista, no sólo en los grandes problemas institucionales, sino también en los pequeños y a veces tediosos problemas diarios.
ANTECEDENTES:
 
o
 
El derecho administrativo en cuanto conjunto de normas que regula las relaciones del Estado con los particulares, puede decirse que ha existido siempre, desde el nacimiento del Estado.
o
 
Pero ello no ha sido suficiente ab origene para la creación de una disciplina.
 
o
 
En la época monárquica el derecho administrativo se agota en un único precepto: Un derecho ilimitado para administrar.
o
 
No se reconocen derechos del individuo frente al soberano; el particular es un objeto del poder estatal, no un sujeto que se relaciona con él.
o
 
Esta concepción ha sido denominada Estado de policía.
o
 
En él, al reconocerse al soberano un poder ilimitado en cuanto a los fines que podía perseguir y los medios que podía emplear, mal podía desarrollarse un análisis metodológico de ese poder.
o
 
Con el nacimiento del constitucionalismo en los EE.UU., con la eclosión de la Revolución Francesa y la Declaración de los Derechos del Hombre, se acelera a fines del siglo XVIII un proceso de cambio en la vida política ya iniciado anteriormente con la Carta Magna y continuado en los fueros juzgos, pero que ahora afectará más aun la relación entre el Estado y los habitantes.
o
 
El objetivo de estos cambios no es propiciar la mayor “eficacia” del gobierno, sino a la inversa, frenarlo en tutela de las
libertades públicas. De ahí las distintas formas de expresar la misma idea: Que el poder controle al poder, que haya un sistema de frenos y contrapesos, que exista una fractura del poder, que no exista un poder absoluto, que nadie tenga todo el poder.
o
 
En este momento se da el germen del moderno derecho administrativo, pues al tomarse conciencia de que existen derechos del individuo frente al Estado y que el primero es un sujeto que está frente a él, no un objeto que éste pueda simplemente mandar, surge automáticamente la necesidad de analizar el contenido de esa relación entre sujetos y de construir los principios con los cuales ella se rige.
o
 
No fue ni es fácil, sin embargo, la evolución desde el “Estado de policía” al “Estado de Derecho,” en lo que respecta al
derecho administrativo. El cambio institucional no se produjo de un día para otro y en todos los aspectos, ni está todavía terminado.
o
 
De tal modo, algunas doctrinas y principios que habían comenzado a nacer con anterioridad ganaron mayor importancia y alcance, sin llegar sin embargo a sustituir del todo a las viejas concepciones. Aún sin considerar el importante retroceso de tantos gobiernos de facto que hemos sufrido en el país, varios ejemplos pueden demostrarlo.
LA INDEMANDABILIDAD DEL SOBERANO
 
El soberano no podía en el antiguo Estado de policía o del Ancien Régime ser llevado ante los tribunales como un litigante común.
 
El reclamo administrativo previo, todavía subsiste parcialmente como necesidad de agotar previamente la vía administrativa antes de acudir a la judicial, resultando así un injustificado privilegio de la administración frente al particular. Aún superado parcialmente ese aspecto del problema, todavía cuesta entre nosotros demandar al Estado.
LA IRRESPONSABILIDAD DEL SOBERANO
 
El Rey “no podía dañar,” esto es, no cometía daños desde el punto de vista jurídico y por lo tanto era irresponsable
por los daños materiales que causara. Hoy, si bien es posible demandar al Estado una indemnización, requiere volver a la máxima del año 1610, que
 para demandar hace falta bolsillo de banquero, paciencia de ermitaño, tener razón, saberla exponer, encontrar quien se la escuche, y se la quiera dar, y deudor que pueda pagar.
FUTURO DEL DERECHO ADMINISTRATIVO
El creciente derecho supranacional. En la medida en que la integración latinoamericana o subregional vaya convirtiéndose en realidad, se producirá igualmente una modificación del derecho administrativo. Por ahora han aumentado sensiblemente las normas administrativas cuya fuente son estos acuerdos regionales. Se trata de un lento proceso que va modificando los ordenamientos jurídico administrativos nacionales, pero cuyo fortalecimiento a mediano plazo parece inevitable en el orden internacional. Cambio social. Los problemas sociales que existen tienen también directa relación con el modo en que funciona la administración pública, que puede mejorarse por reformas en el derecho administrativo. Ya no basta el imperio de la autoridad de quien ejerce ocasionalmente el poder; ya no satisface la voz de mando, sea quien fuere el que manda. Ahora se intenta conseguir una sociedad cada vez más participativa, y la sociedad se queja cuando un gobierno intenta decidir y actuar sin consensuar con nadie, sin consultar, sin acordar ni ceder posiciones. El consenso y la adhesión
. Ya no satisface la decisión “unilateral ejecutoria” de la administración, semejante a la relación
 jerárquica castrense. Ahora se tiende a un liderazgo fundado en el consenso de los liderados, en el cual la ejecución de las decisiones exige cada vez más la adhesión del sujeto al que ella será aplicada, y del funcionario que será su órgano ejecutor. Los gobiernos que se apartan de estos principios elementales de la teoría política y jurídica contemporánea y trabajan desde la hegemonía, caen inexorablemente en el descrédito y terminan por perder el poder a través de las elecciones, o incluso deben abandonar el poder por iniciativa propia al advertir la profundidad de su fracaso.
 
Motivación.
En el pasado fue sólo exigencia jurídica que el acto administrativo contuviera una “motivación” o explicitación
de sus fundamentos; hoy es hoy también una exigencia política, un deber jurídico y político, social y cultural, de explicar al particular por qué se le impone una norma y hay que convencerlo; pues si no se le explica satisfactoriamente, faltará su consenso, que es base esencial del concepto democrático actual y futuro del ejercicio del poder y de la eficacia en el cumplimiento de la decisión. Participación Administrativa. La administración no puede ni debe administrar sola: El pueblo administrativo debe participar
en la decisión administrativa misma. “El control social permanente, su or
ganización y difusión a nuevos ámbitos podrán asegurar una mayor democratización y una más efectiva satisfacción de las aspiraciones sociales.
RELACIONES CON OTRAS RAMAS DEL DERECHO
Con el Derecho Civil
 
Hay ciertos valores y principios generales del derecho, conceptos de lógica jurídica, etc., que están en el derecho privado y también en el derecho administrativo.
 
Entre otros: Responsabilidad, el principio de buena fe y la doctrina de los actos propios o principio de no contradicción, la necesaria motivación de los actos, la desviación de poder y el abuso del derecho.
 
Por lo general cuando el derecho administrativo toma principios del derecho común no los mantiene con sus
caracteres iniciales y por ello aparecen, sea deformados o “publicizados”; es el caso
de las obligaciones, extinción de las obligaciones, actos jurídicos de la administración, contratos administrativos, etc., de forma tal que ya no es posible identificarlos positivamente como principios del derecho civil.
Con el Derecho Constitucional
 
De todas las ramas del derecho público, ninguna está más estrechamente ligada al derecho administrativo que el derecho constitucional.
 
Ningún derecho está más subordinado y conformado a las directivas políticas del Estado que el derecho
administrativo” y por ello, “el derecho administrativo tiene el carácter o la fisonomía del derecho constitucional de
cada Estado.
 
Constitución y administración se influyen recíprocamente; pero mientras que la influencia de la primera sobre la segunda es de sistema, la de la administración sobre ella es de eficacia.
 
La función administrativa es una actividad que se realiza dentro del marco y las directivas básicas fijadas por aquella estructura. En la Constitución predomina lo estático, en la función administrativa lo dinámico; en la primera hay estructuración y establecimiento de límites, en la segunda hay expresión de actividad concreta y choque contra los límites prefijados.
 
Hay principios generales de derecho que si bien se hallan más fuertemente protegidos por encontrarse en la Constitución, no son exclusivos del derecho constitucional como los derechos humanos básicos.
 
Hay disposiciones de derecho administrativo que están contenidas en la Constitución.
 
Hay pues una superposición temática entre ambas disciplinas, lo que se justifica por la necesidad contemporánea de reenfatizar estos problemas.
Con el Derecho Penal
 
Las decisiones de los agentes de seguridad son actos administrativos cuya presunción de legitimidad, ejecutoriedad, etc., son objeto de estudio por el derecho penal y el derecho administrativo; lo mismo ocurre con el derecho penitenciario, la situación material de las cárceles, etc.
OBJETO DE STUDIO
Un elemento de síntesis que refleja el primer objeto de estudio de e
sta rama del derecho es “el ejercicio de la función administrativa.” Esta perspectiva de síntesis abarca:
 
 –
 
El estudio del sujeto que ejerce dicha función o sea la administración pública.
 –
 
Las formas jurídicas que dicho ejercicio presenta.
 –
 
Los límites sustantivos y adjetivos de tales facultades, como contrapartida necesaria al ejercicio del poder en un Estado de Derecho. No sólo estudia las relaciones de la administración pública. No será suficiente con indicar que el derecho administrativo estudia las relac
iones “entre los entes públicos y los particulares o entre aquéllos entre sí,” porque también estudia la organización interna de la administración, su estructura orgánica y
funcional, los medios de la actividad administrativa y la forma que ella adopta. P
or tales razones se prefiere denominar al derecho administrativo en el sentido que abarca “la estructura y el funcionamiento de la administración y el ejercicio de la función administrativa,” o “la organización y la actividad de la administración pública,”
 
o “la organización y el funcionamiento de la administración pública, así como la regulación de las relaciones interorgánicas, interadministrativas y las de las entidades administrativas con los administrados.”
 
Las formas administrativas son los modos de exteriorización la función administrativa. En el Perú so
n:
 –
 
Reglamento.
 –
 
Acto Administrativo.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->