Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
granjas y aleas altomedievales al norte de Toledo 450 800 dC.pdf

granjas y aleas altomedievales al norte de Toledo 450 800 dC.pdf

Ratings: (0)|Views: 0|Likes:
Published by losplanetas

More info:

Published by: losplanetas on Mar 20, 2014
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/20/2014

pdf

text

original

 
RESUMENUna caracterización arqueológica precisa de las más anti-guas formas del poblamiento rural altomedieval (siglos V-VIIId.C.) nos proporcionaría las herramientas analíticas con las queplantear un ensayo interpretativo ‘refundado’(B
ARCELÓ
1988,1995:66-7). Desde un enfoque como el planteado en este artí-culo se analizarán los procesos de recomposición territorial,social y política que siguieron a la quiebra del Imperio romanoy constituyen la base del entramado histórico medieval. Estacontribución se nutre de los trabajos arqueológicos llevados acabo durante los últimos diez años en la Comunidad de Madridy su objetivo se enmarca en el reto de formular contextos inter-pretativos que potencien el valor histórico de esos avances(A
ZKARATE
y Q
UIRÓS
2001:30).SUMMARYA detailed archaeological characterisation of earliestmedieval settlement features (V-VIII AD) provide valuableanalytical tools in framing interpretative models adapted torefunded archaeological narratives (B
ARCELÓ
1988,1995:66-7). These approaches match from an alternative perspective theprocesses of territorial,social and political readjustment thatfollowed the collapse of the Roman Empire and sustained themedieval historical framing. This paper deals witharchaeological works carried out in the Comunidad de Madridduring the last ten years,and its objective is directed to supplythe interpretative models that may support the historical valueof these data in the sense recently asked for some authors(A
ZKARATE
y Q
UIRÓS
2001:30).PALABRAS CLAVE:Asentamientos,necrópolis,campesinos,análisis territorial,jerarquías sociales,arqueología alto-medieval.KEY WORDS:Settlements,burials,peasants,territorialanalysis,social hierarchies,early medieval archaeology.
INTRODUCCIÓNEl considerable avance logrado durante los últimosdiez años en el conocimiento arqueológico del pobla-miento rural altomedieval en el Sur de la Comunidad deMadrid será aprovechado en este trabajo para formularun modelo de geografía política del territorio de la ciu-dad de Toledo que creemos puede ser extensible a unbuen número de distritos urbanos del interior peninsular.Según la colección de datos disponible,los dos expe-dientes básicos y mayoritarios que conforman el pobla-miento rural en el territorio de las ciudades de la Mese-ta entre mediados del siglo V d.C. y al menos la octavacenturia serían la granja y la aldea.A lo largo de las siguientes páginas abordaremos larelevancia que puede llegar a tener la consecución deuna caracterización precisa y detallada de los en ciertamedida atípicos registros arqueológicos concernientesal poblamiento rural altomedieval. Se explorarán ade-más algunos de sus posibles diferentes significados através de descripciones densas (G
EERTZ
1973) de suespecífica contextualización para tratar de leer lo que nose manifiesta habitualmente de forma explícita. Comosostenía Vicent en la formulación conceptual de lanaciente arqueología del paisaje agrario,se “exige unenfoque arqueológico no convencional,cuyo objetivono sea la reconstrucción positiva de los hechos,sino lacontrastación de hipótesis sobre los aspectos no directa-mente observables del proceso (…) a partir de los que sí lo son(V
ICENT
1991:37). A partir de una serie de cri-terios arqueológicos discriminantes se establecerán losrasgos distintivos de esas dos categorías como sendasformas de asentamiento campesino provistas,comoveremos,de una serie de connotaciones específicas.Detrás de cada una de ellas sería posible reconocer,porejemplo,vías propias de desarrollo identitario asociadasa procesos pluriseculares de territorialización,variablescategorías sociales y formas diferenciadas de vincula-ción con la propiedad de la tierra o,en términos másgenerales,con el Poder (P
AYNTER
2005:399-400).A lo largo de este trabajo,las formas de poblamien-to en tanto construcciones sociales serán consideradascomo un rasgo más de la cultura material dentro de unaperspectiva según la cual ésta es a la vez el producto yresultado de acciones articuladas a través de las relacio-
GRANJAS Y ALDEAS ALTOMEDIEVALES AL NORTEDE TOLEDO (450-800 D.C.)
ALFONSO VIGIL-ESCALERA GUIRADO
1
AREA,SCH.Archivo Español de Arqueología 2007,vol. 80,págs. 239-284ISSN:0066 6742
1
Este artículo es una versión de la tesina (DEA) leída ennoviembre de 2006 dentro del programa de doctorado “Medioambiente,Territorio y Cultura:perspectivas desde la Geografía,la Prehistoria y la Arqueología”(bienio 2004-2006),de la Uni-versidad del País Vasco bajo la dirección del profesor Dr. J.A.Quirós Castillo. Trabajo realizado en el marco del proyecto deinvestigación HUM2006-02556/HIST financiado por el Minis-terio de Educación y Ciencia en el ámbito del Plan Nacional deI+D+I titulado “La génesis del paisaje medieval en el NortePeninsular:Arqueología de las aldeas de los siglos V al XII”.
 
nes sociales y uno de los medios por los que esas mis-mas relaciones sociales se construyen
2
. De esa manera,la cultura material deja de ser un elemento
 pasivo
de lapráctica social y un reflejo inmediato de la producciónde identidad y se convierte en una intervención
activa
enla construcción y reproducción de esas mismas formassociales y en la afirmación continuada de la propia iden-tidad (M
ORELAND
2001:82; P
AYNTER
1989:379-80;S
ILLIMAN
2001:195). De acuerdo a nuestra interpretación de lotesamplios de evidencias de distinta naturaleza proporcio-nadas por la documentación arqueológica utilizada,lared de asentamientos rurales a la que haremos referen-cia en este trabajo formaría parte integrante de lo quepuede inequívocamente definirse como un territoriourbano,es decir,de un espacio condicionado por elPoder,legible en términos políticos
3
. Aunque los ámbi-tos estudiados constituyan sectores relativamente ‘peri-féricosdel suburbio toledano (en cualquier caso a nomenos de 45 kilómetros de distancia de la capital),hasta allí se manifestaría y sería posible reconocerarqueológicamente la subalternidad de estos enclavescampesinos que,en cierto sentido,formarían parte de loque podría denominarse ‘la base social del régimen’(S
ALRACH
1997:14). La homogeneidad de las regiones interiores de lapenínsula Ibérica en cuanto a su trasfondo histórico,grado de desarrollo de las fuerzas productivas y orien-tación económica general durante el Bajo Imperio (fig. 1) habría conllevado una evolución relativamentesincrónica de los procesos que se desencadenan unavez consumado el colapso del sistema político impe-rial. Esta quiebra se materializa a lo largo del periodoque se inicia el año 409 en medio de una disputadinástica,con el cruce de suevos,vándalos y alanospor los pasos pirenaicos,la posterior instalación dealgunos grupos sobre el territorio de la diócesis y elconstante trasiego de fuerzas armadas de distintosbandos y finaliza aproximadamente con las dos gran-des revueltas bagáudicas de mediados de siglo citadaspor las fuentes (441-454). Estas han sido explicadasde forma convincente como revueltas sociales decarácter campesino
4
,que explotan precisamente en
 AEspA
2007,80,págs. 239-284Madrid. ISSN:0066 6742240ALFONSO VIGIL-ESCALERA GUIRADO
2
“El modo en que una comunidad dispone de su espaciopara vivir se ciñe sólo en parte a consideraciones técnicas:lasrelaciones sociales juegan igualmente un papel principal condi-cionando el diseño de los asentamientos”(H
AMEROW
2002:52,citando a Rapoport 1980:9).
3
Una primera aproximación a estos temas en el ámbito delcuadrante NW de la península Ibérica ha sido abordada recien-temente (cfr. Q
UIRÓS
,V
IGIL
-E
SCALERA
2006).
4
Wickham (2005:530-2) resume la abundante bibliografíaal respecto y expone un breve estado de la cuestión sobre lasmismas. La opinión contraria en Arce (2005:161).Figura 1. Situación del ámbito de estudio.
 
sectores hasta entonces controlados por la administra-ción imperial (nominalmente,o al menos en su parte oextremo más débil). El estado de las regiones del inte-rior contrasta seguramente con el de una serie dezonas costeras cuya integración en sistemas políticosy económicos más amplios (mediterráneos e inclusoatlánticos) determina la existencia de ritmos diferentesde adaptación a las nuevas coordenadas sociopolíticasy económicas y toda una serie de rasgos específicos.Las condiciones de esta amplia región interior condifíciles comunicaciones hacia la costa nunca fueronapropiadas para el desarrollo de actividades orientadas ala comercialización de un alto volumen de excedentesbasadas en grandes explotaciones llevadas de acuerdo alos patrones clásicos del régimen esclavista. El altocoste del transporte terrestre,la escasez de centros urba-nos capaces de generar una demanda realmente signifi-cativa (o de un estrato sociodemográfico consumidor) yla inexistencia de materias primas de alto valor estraté-gico habrían sido algunos de los principales impedimen-tos en este sentido
5
. Una de las posibles escasas excepciones serían losgrandes talleres alfareros de TSHT que durante todo elsiglo IV surten con sus abundantes productos hasta losmás recónditos enclaves del interior peninsular. Aun-que parece demostrada la existencia de varios centroso zonas productoras,tanto en el Norte (P
AZ
1991)como en el Sur de la península (O
RFILA
1993),los delalto valle del Ebro (La Rioja) parecen ocupar unasituación preeminente en cuanto a volumen y comer-cialización de sus productos
6
. El final de la producciónde estos alfares industriales (al menos a la escala ante-riormente conocida) coincide no por casualidad con laprofunda crisis política y social que afecta por igual alconjunto del entramado de ciudades de la Meseta y alde las grandes
villae
. Hacia mediados del siglo V d.C.,las últimas heterogéneas y atípicas variedades de laTSHT dejan de llegar a los yacimientos del centro dela Península Ibérica y sólo muy en parte su antiguolugar será ocupado por importaciones de DSP proven-zales. De ello podría inferirse que una parte de lademanda potencial pervivió,aunque el entramadosocial y productivo en el que estaban insertos los talle-res de TSHT nunca pudo recuperarse. Lo mismo suce-dería con las antiguas grandes haciendas rurales,las
villae
tardorromanas.Desde hace ya algún tiempo,la mayor parte de losautores coincide en descartar lo que en otro tiempo seinterpretó como una secuencia generalizada de des-trucciones en las
villae
tardías de la Meseta a conse-cuencia de las invasiones de inicios de la quinta centu-ria (A
RCE
2005:37; 2006; C
HAVARRIA
2006:34). Lalectura reciente más habitual de sus ‘transformacio-nes’,en cualquier caso,peca cuando menos de circuns-tancial dado el insuficiente encuadramiento histórico,social y cultural de los procesos involucrados en esoscambios y las verdaderas magnitudes que desde unaperspectiva de larga duración esas mismas transforma-ciones dejan inferir
7
. La verdadera cuestión radicaríaen lo que se esconde detrás de esos cambios funciona-les documentados,mientras que las propuestas deinterpretación mayoritarias siguen dando vueltas alre-dedor de conceptos tan vagos como las reocupacionesbárbaras (dada la proximidad de cementerios de tipovisigodo),la militarización de la sociedad o cambiosen los valores culturales
8
. Algunos contextos arqueoló-gicos precisos nos dotan sin embargo de pistas sobre lacrisis general de confianza que desembocó en el aban-dono precipitado de una serie difícilmente cuantifica-ble de instalaciones rurales tardoantiguas,en todo casomayoritaria por cuanto respecta al mantenimiento desus partes urbanas o de representación. Algunas ocul-taciones monetarias y más explícitamente las de ajua-res domésticos relativamente modestos documentadasen distintos asentamientos,tanto rurales como urbanos(P
OZUELO
,V
IGIL
-E
SCALERA
2003:281),atestiguan elprofundo impacto sociológico de los acontecimientosde distinta índole que marcaron la época. Tras ese
 AEspA
2007,80,págs. 239-284Madrid. ISSN:0066 6742GRANJAS Y ALDEAS ALTOMEDIEVALES AL NORTE DE TOLEDO (450-800 D.C.)241
5
Estas mismas condiciones harían vano el intento deencontrar en ambas mesetas formas de explotación directamodélicas como las definidas bajo el epígrafe ‘villa carolingia’o ‘dominio bipartido’(S
ALRACH
1997),que serían igualmenterespuestas y soluciones a situaciones sociopolíticas y económi-cas muy concretas (W
ICKHAM
2005:264-5,284-290).
6
Al margen de los grandes talleres debieron existir centrosproductores menores,como demuestra el hallazgo de punzoneso moldes en un número cada vez más alto de sedes. El comple- jo fenómeno de las imitaciones,esbozado hace ya algún tiem-po (J
UAN
,B
LANCO
1997) requeriría un análisis en profundidadque recogiera las últimas evidencias al respecto. Estas produc-ciones secundarias (deslocalizadas) podrían cubrir una parteespecífica de la demanda con posterioridad al colapso de losgrandes centros industriales.
7
En algunos trabajos recientes el grado de confusión siguesiendo considerable (L
ÓPEZ
Q
UIROGA
2006),mientras que en lamayoría es central la perspectiva del propietario (R
IPOLL
,A
RCE
2000:69). Los matizados trabajos de A. C
HAVARRÍA
(2006,2005,2004,e.p.) son un punto de partida referencial. “Un piccolovillaggio,una fattoria,una casetta attive in presenza di una villanon sono la stessa cosa se si sviluppano o continuano a sussiste-re in assenza dell’elemento dominante nel sistema insediativo”(M
ANACORDA
2000:7-8).
8
El problema se ve acrecentado por la deficiente caracte-rización arqueológica de la mayor parte de las secuencias fina-les de ocupación en las
villae
,donde lo visible (la estratifica-ción preservada sobre los suelos) formaría parte esencialmen-te de la historia posterior (sobrevenida) al uso original de lasinstalaciones.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->