Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
EL CASO DE LA VARA

EL CASO DE LA VARA

Ratings: (0)|Views: 114|Likes:
Published by CAP
Cuento del escritor brasileño Machado de Assis.
Cuento del escritor brasileño Machado de Assis.

More info:

Published by: CAP on Oct 27, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/27/2009

pdf

text

original

 
JOAQUIM MARIA MACHADO DE ASSIS(1839-1908)
 
EL CASO DE LA VARA
Traducción: Carlos A. Paserohttp://pasero-zxq.netDamián huyó del seminario a las once de la mañana de unviernes de agosto. No sé bien el año; fue antes de 1850. Pasadosalgunos minutos se detuvo avergonzado; no había tomado encuenta el efecto que producía a los ojos de la gente eseseminarista que iba espantado, temeroso, fugitivo. Desconocía lascalles, iba de aquí para allá; finalmente se detuvo. ¿A dónde iría?A casa, no; allá estaba su padre que lo devolvería al seminario,después de un buen castigo. No había resuelto el tema delrefugio, porque la salida estaba determinada para más tarde;una circunstancia fortuita la apuró. ¿A dónde iría? Se acordó delpadrino, Juan Carneiro, pero el padrino era un flojo sin voluntad,que por sí solo no haría nada útil. Fue él quien lo llevó al seminarioy lo presentó al rector:-Le traigo al gran hombre que ha de ser, -le dijo al rector.-Venga, -intervino éste-, venga el gran hombre, contando conque también sea humilde y bueno. La verdadera grandeza esllana. Mozo...Tal fue la entrada. Poco tiempo después huyó el muchachodel seminario. Aquí lo vemos ahora en la calle, espantado,incierto, sin atinar con el refugio y ni el consejo; recorrió con lamemoria las casas de parientes y amigos, sin quedarse conninguna. De repente, exclamó:-¡Voy a buscar protección en casa de la señora Rita! Ella mandaa llamar a mi padrino, le dice que quiere que yo salga delseminario... Tal vez así...La señora Rita era una viuda, querida de Juan Carneiro;Damián tenía una vaga idea de esa situación, y trató deaprovecharla. ¿Dónde vivía? Estaba tan aturdido, que sólo luego
 
de algunos minutos le vino a la memoria la ubicación de la casa;estaba en el
Largo do Capim
(1).-¡Santo nombre de Jesús! ¿Qué es esto?, -gritó la señora Rita,sentándose en el canapé, donde estaba reclinada.Damián acababa de entrar asustadísimo; apenas llegaba ala casa vio pasar a un padre, y dio un empujón a la puerta, quepor fortuna no estaba cerrada con llave ni con cerrojo. Despuésde entrar espió por la celosía, para ver al sacerdote. Éste noreparó en él y seguía andando.-¿Pero qué esto, señor Damián? -gritó nuevamente la señora de lacasa, que sólo ahora lo había reconocido-. ¿Qué viene a hacer aquí?Damián, trémulo, pudiendo apenas hablar, le dijo que notuviera miedo, que no era nada; le iba a explicar todo.-Descanse y explíquese.-Ya le cuento; no cometí ningún crimen, se lo juro; pero espere.La señora Rita lo miraba espantada, y todas las criadas (2),de la casa y de afuera, que estaban sentadas en la sala, delantede sus almohadones de encaje, todas hicieron detener sus bolillosy sus manos. La señora Rita vivía principalmente de enseñar ahacer encajes, cribado y bordado. Mientras el muchachotomaba aliento, ordenó a las pequeñas que trabajasen, y esperó.Finalmente, Damián contó todo, el disgusto que le daba elseminario; tenía la certeza de que nunca podría ser un buenpadre; habló con pasión, le pidió que lo salvase.-¿Así, no más? No puedo en absoluto.-Si quiere, puede.-No, -replicó ella sacudiendo la cabeza-; no me meto en losasuntos de su familia, que apenas conozco; ¡y menos con supadre, que dicen que tiene mal carácter!Damián se vio perdido. Se arrodilló a sus pies, le besó lasmanos, desesperado.-Usted puede hacer mucho, señora Rita; se lo pido por amor deDios, por lo que usted tenga por más sagrado, por el alma de sumarido, sálveme de la muerte, porque yo me mato si vuelvo aaquella casa.La señora Rita, lisonjeada con las súplicas del muchacho,intentó despertarle otros sentimientos. La vida de padre era santay hermosa, le dijo ella; el tiempo le mostraría que era mejor vencer las repugnancias y un día... «¡No, nada, nunca!» replicaba
 
Damián, moviendo la cabeza y besándole las manos; y repetíaque era su muerte. La señora Rita dudó aún un buen rato;finalmente, le preguntó por qué no iba a ver a su padrino.-¿Mi padrino? Ése es todavía peor que papá; no me prestaatención, dudo que le preste atención a alguien...-¿No presta atención? -lo interrumpió la señora Rita herida en suamor propio-. Ahora yo le demuestro si presta atención o no...Llamó a un negrito (3) y le ordenó que fuese hasta la casadel señor Juan Carneiro a llamarlo, al instante; y si no estuviese encasa, que preguntara dónde podía encontrárselo, y corriese adecirle que tenía mucha necesidad de hablarle inmediatamente.-Ve, negrito.Damián suspiró profunda y tristemente. Ella, para disimular laautoridad con había dado esas órdenes, le explicó al joven queel señor Juan Carneiro había sido amigo del marido y que lehabía conseguido algunas criadas para enseñar. Después, comoél continuara triste, recostado en un portal, le tiró de la nariz,riendo:-Vamos, padrecito, descanse que todo se va a arreglar...La señora Rita tenía cuarenta años en la partida denacimiento, y veintisiete en los ojos. Era bien parecida, vivaz,divertida, amiga de la risa; pero, cuando era necesario, bravacomo el diablo. Quiso alegrar al muchacho, y, a pesar de lasituación, no le costó mucho. Un momento después, ambos reían,ella contaba anécdotas, y le pedía otras, que él contaba consingular gracia. Una de éstas, extravagante, que lo obligó agestos y muecas, hizo reír a una de las criadas de la señora Rita,que había olvidado el trabajo, para mirar y escuchar al joven. Laseñora Rita tomó una vara que estaba al pie del canapé y laamenazó:-¡Lucrecia, mira la vara!La pequeña bajó la cabeza, defendiéndose del golpe, peroel golpe no llegó. Era una advertencia; si a la nochecita la tareano estaba lista, Lucrecia recibiría el castigo de costumbre.Damián miró a la pequeña; era una negrita, flacucha, unestropajo sin valor, con una cicatriz en la frente y una quemaduraen la mano izquierda. Tenía once años. Damián reparó en quetosía, pero para adentro, sordamente, para no interrumpir laconversación. Tuvo pena de la negrita, y resolvió apadrinarla, sino terminaba la tarea. La señora Rita no le negaría el perdón...

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->