Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Sube Conmigo. Ignacio Larrañaga.

Sube Conmigo. Ignacio Larrañaga.

Ratings: (0)|Views: 4,560|Likes:
Published by César Reyes
Para los que viven en común
EL AUTOR Y SUS OBRAS
Nacido en España, casi toda la vida sacerdotal de Ignacio Larrañaga transcurrió en América
Latina. En los últimos años se ha convertido en un poderoso instrumento del cual Dios se está
sirviendo para la transformación de las Comunidades religiosas en los países de América
Latina, principalmente en Brasil, Chile, Argentina, Venezuela... mediante los Encuentros de
Experiencia de Dios (seis días) y la Escuela de oración (quince días). Sus libros —de gran éxito
en muchos países e idiomas— llevan el sello típico de lo vital: claridad, profundidad y realismo.
Sube a nacer conmigo, hermano. Dame la mano desde la profunda zona de tu dolor
diseminado. Pablo Neruda
¡Qué cosa tan estupenda cuando los hermanos viven unidos bajo un mismo techo! Salmo 132
DESTINATARIO
Este libro fue escrito, primeramente, para los religiosos que viven en comunidad.
Fue escrito, también, para todos los cristianos que, en diferentes grados, están integrados en
los grupos comunitarios como Comunidades Cristianas de Base, en los grupos juveniles, y en
otras agrupaciones de laicos.
Las ideas y orientaciones de Sube Conmigo pueden ser transferidas casi en su totalidad —fuera
de algunos apartados específicos— a la esfera matrimonial, primera comunidad humana, y, en
general, al círculo del hogar.
En algunas páginas, he seguido el esquema del capítulo tercero de mi libro Muéstrame Tu
Rostro.
EL AUTOR
CAPITULO I
SOLEDAD, SOLITARIEDAD.
SOLIDARIDAD
Por su interioridad (soledad), el hombre es superior al universo entero. A estas profundidades
(de sí mismo) retorna, cuando entra dentro de su corazón...
(GS 14).
El hombre es, por su íntima naturaleza, un ser social, y no puede vivir ni desplegar sus
cualidades, sin relacionarse con los demás (GS 12).
1. SOLEDAD
Viaje al interior
Quien no sabe decir "yo", nunca sabrá decir "tú". Perdonar a los demás es relativamente fácil.
Perdonarse a sí mismo es mucho más difícil.
Es imposible descubrir y aceptar el misterio del hermano, si antes no se ha descubierto y
aceptado el misterio de sí mismo. Los que siempre se mueven en la superficie, jamás
sospecharán los prodigios que se esconden en las raíces. Cuanta más exterioridad, menos
persona. Cuanta más interioridad, más persona.
Yo soy yo mismo. En esto consiste, y aquí está el origen de toda la sabiduría: en saber que
sabemos, en pensar que pensamos, en captarnos simultáneamente como sujeto y objeto de
nuestra experiencia.
No se trata de hacer una reflexión auto analítica, ni de pensar o pesar mi capacidad intelectual
estructura temperamental, mis posibilidades y limitaciones. Eso sería como partir la conciencia
en dos mitades: una que observa y otra que es observada.
Cuando nosotros entendemos, siempre hay un alguien que piensa, y un algo sobre lo que se
extiende la acción pensante. El sujeto se proyecta sobre el objeto. Pero en nuestro caso
presente sucede otra cosa: el sujeto y el objeto se identifican. Es aleo simple y posesivo. Yo soy
el que percibo, y lo percibido soy yo mismo también. Es un doblarse de la conciencia sobre sí
misma. Yo soy yo mismo.
12 Cap. I SOLEDAD, SOLITARIEDAD, SOLIDARIDAD
Para comprender bien lo que estamos diciendo, se han de eliminar ciertos verbos como
entender, pensar y debemos quedarnos con el verbo percibir, porque de eso se trata,
precisamente: de la percepción de mí mismo. Tampoco podemos hablar de idea sino de
impresión.
¿Cómo es eso? ¿De qué se trata? Se trata de una impresión, en la que y por la que, yo me
poseo a mí mismo. La persona queda, concentradamente, consigo misma. Es un acto simple y
auto posesivo, sin reflexión ni análisis, como quien queda paralizado en sí mismo y consigo
mismo. A pesar de todo esto, explicado así, se parece al egoísmo, no tiene nada que con él,
antes bien, es todo lo contrario, como se verá en el contexto de estas páginas.
Al conseguir la percepción de sí mismo, uno queda como dominado por la sensación de qu
Para los que viven en común
EL AUTOR Y SUS OBRAS
Nacido en España, casi toda la vida sacerdotal de Ignacio Larrañaga transcurrió en América
Latina. En los últimos años se ha convertido en un poderoso instrumento del cual Dios se está
sirviendo para la transformación de las Comunidades religiosas en los países de América
Latina, principalmente en Brasil, Chile, Argentina, Venezuela... mediante los Encuentros de
Experiencia de Dios (seis días) y la Escuela de oración (quince días). Sus libros —de gran éxito
en muchos países e idiomas— llevan el sello típico de lo vital: claridad, profundidad y realismo.
Sube a nacer conmigo, hermano. Dame la mano desde la profunda zona de tu dolor
diseminado. Pablo Neruda
¡Qué cosa tan estupenda cuando los hermanos viven unidos bajo un mismo techo! Salmo 132
DESTINATARIO
Este libro fue escrito, primeramente, para los religiosos que viven en comunidad.
Fue escrito, también, para todos los cristianos que, en diferentes grados, están integrados en
los grupos comunitarios como Comunidades Cristianas de Base, en los grupos juveniles, y en
otras agrupaciones de laicos.
Las ideas y orientaciones de Sube Conmigo pueden ser transferidas casi en su totalidad —fuera
de algunos apartados específicos— a la esfera matrimonial, primera comunidad humana, y, en
general, al círculo del hogar.
En algunas páginas, he seguido el esquema del capítulo tercero de mi libro Muéstrame Tu
Rostro.
EL AUTOR
CAPITULO I
SOLEDAD, SOLITARIEDAD.
SOLIDARIDAD
Por su interioridad (soledad), el hombre es superior al universo entero. A estas profundidades
(de sí mismo) retorna, cuando entra dentro de su corazón...
(GS 14).
El hombre es, por su íntima naturaleza, un ser social, y no puede vivir ni desplegar sus
cualidades, sin relacionarse con los demás (GS 12).
1. SOLEDAD
Viaje al interior
Quien no sabe decir "yo", nunca sabrá decir "tú". Perdonar a los demás es relativamente fácil.
Perdonarse a sí mismo es mucho más difícil.
Es imposible descubrir y aceptar el misterio del hermano, si antes no se ha descubierto y
aceptado el misterio de sí mismo. Los que siempre se mueven en la superficie, jamás
sospecharán los prodigios que se esconden en las raíces. Cuanta más exterioridad, menos
persona. Cuanta más interioridad, más persona.
Yo soy yo mismo. En esto consiste, y aquí está el origen de toda la sabiduría: en saber que
sabemos, en pensar que pensamos, en captarnos simultáneamente como sujeto y objeto de
nuestra experiencia.
No se trata de hacer una reflexión auto analítica, ni de pensar o pesar mi capacidad intelectual
estructura temperamental, mis posibilidades y limitaciones. Eso sería como partir la conciencia
en dos mitades: una que observa y otra que es observada.
Cuando nosotros entendemos, siempre hay un alguien que piensa, y un algo sobre lo que se
extiende la acción pensante. El sujeto se proyecta sobre el objeto. Pero en nuestro caso
presente sucede otra cosa: el sujeto y el objeto se identifican. Es aleo simple y posesivo. Yo soy
el que percibo, y lo percibido soy yo mismo también. Es un doblarse de la conciencia sobre sí
misma. Yo soy yo mismo.
12 Cap. I SOLEDAD, SOLITARIEDAD, SOLIDARIDAD
Para comprender bien lo que estamos diciendo, se han de eliminar ciertos verbos como
entender, pensar y debemos quedarnos con el verbo percibir, porque de eso se trata,
precisamente: de la percepción de mí mismo. Tampoco podemos hablar de idea sino de
impresión.
¿Cómo es eso? ¿De qué se trata? Se trata de una impresión, en la que y por la que, yo me
poseo a mí mismo. La persona queda, concentradamente, consigo misma. Es un acto simple y
auto posesivo, sin reflexión ni análisis, como quien queda paralizado en sí mismo y consigo
mismo. A pesar de todo esto, explicado así, se parece al egoísmo, no tiene nada que con él,
antes bien, es todo lo contrario, como se verá en el contexto de estas páginas.
Al conseguir la percepción de sí mismo, uno queda como dominado por la sensación de qu

More info:

Published by: César Reyes on Apr 09, 2014
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/18/2015

pdf

text

original

 
SUBE CONMIGO
I󰁧󰁮ac󰁩󰁯 La󰁲󰁲a󰃱a󰁧a
 
 Pa󰁲a 󰁬󰁯󰁳 󰁱󰁵󰁥 󰁶󰁩󰁶󰁥󰁮 󰁥󰁮 c󰁯󰁭󰃺󰁮 EL AUTOR Y SUS OBRAS Nac󰁩d󰁯 󰁥󰁮 E󰁳󰁰a󰃱a, ca󰁳󰁩 󰁴󰁯da 󰁬a 󰁶󰁩da 󰁳ac󰁥󰁲d󰁯󰁴a󰁬 d󰁥 I󰁧󰁮ac󰁩󰁯 La󰁲󰁲a󰃱a󰁧a 󰁴󰁲a󰁮󰁳c󰁵󰁲󰁲󰁩󰃳 󰁥󰁮 A󰁭󰃩󰁲󰁩ca La󰁴󰁩󰁮a. E󰁮 󰁬󰁯󰁳 󰃺󰁬󰁴󰁩󰁭󰁯󰁳 a󰃱󰁯󰁳 󰁳󰁥 󰁨a c󰁯󰁮󰁶󰁥󰁲󰁴󰁩d󰁯 󰁥󰁮 󰁵󰁮 󰁰󰁯d󰁥󰁲󰁯󰁳󰁯 󰁩󰁮󰁳󰁴󰁲󰁵󰁭󰁥󰁮󰁴󰁯 d󰁥󰁬 c󰁵a󰁬 D󰁩󰁯󰁳 󰁳󰁥 󰁥󰁳󰁴󰃡 󰁳󰁩󰁲󰁶󰁩󰁥󰁮d󰁯 󰁰a󰁲a 󰁬a 󰁴󰁲a󰁮󰁳󰁦󰁯󰁲󰁭ac󰁩󰃳󰁮 d󰁥 󰁬a󰁳 C󰁯󰁭󰁵󰁮󰁩dad󰁥󰁳 󰁲󰁥󰁬󰁩󰁧󰁩󰁯󰁳a󰁳 󰁥󰁮 󰁬󰁯󰁳 󰁰a󰃭󰁳󰁥󰁳 d󰁥 A󰁭󰃩󰁲󰁩ca La󰁴󰁩󰁮a, 󰁰󰁲󰁩󰁮c󰁩󰁰a󰁬󰁭󰁥󰁮󰁴󰁥 󰁥󰁮 B󰁲a󰁳󰁩󰁬, C󰁨󰁩󰁬󰁥, A󰁲󰁧󰁥󰁮󰁴󰁩󰁮a, V󰁥󰁮󰁥󰁺󰁵󰁥󰁬a... 󰁭󰁥d󰁩a󰁮󰁴󰁥 󰁬󰁯󰁳 E󰁮c󰁵󰁥󰁮󰁴󰁲󰁯󰁳 d󰁥 E󰁸󰁰󰁥󰁲󰁩󰁥󰁮c󰁩a d󰁥 D󰁩󰁯󰁳 (󰁳󰁥󰁩󰁳 d󰃭a󰁳) 󰁹 󰁬a E󰁳c󰁵󰁥󰁬a d󰁥 󰁯󰁲ac󰁩󰃳󰁮 (󰁱󰁵󰁩󰁮c󰁥 d󰃭a󰁳). S󰁵󰁳 󰁬󰁩b󰁲󰁯󰁳 󲀔d󰁥 󰁧󰁲a󰁮 󰃩󰁸󰁩󰁴󰁯 󰁥󰁮 󰁭󰁵c󰁨󰁯󰁳 󰁰a󰃭󰁳󰁥󰁳 󰁥 󰁩d󰁩󰁯󰁭a󰁳󲀔 󰁬󰁬󰁥󰁶a󰁮 󰁥󰁬 󰁳󰁥󰁬󰁬󰁯 󰁴󰃭󰁰󰁩c󰁯 d󰁥 󰁬󰁯 󰁶󰁩󰁴a󰁬: c󰁬a󰁲󰁩dad, 󰁰󰁲󰁯󰁦󰁵󰁮d󰁩dad 󰁹 󰁲󰁥a󰁬󰁩󰁳󰁭󰁯. S󰁵b󰁥 a 󰁮ac󰁥󰁲 c󰁯󰁮󰁭󰁩󰁧󰁯, 󰁨󰁥󰁲󰁭a󰁮󰁯. Da󰁭󰁥 󰁬a 󰁭a󰁮󰁯 d󰁥󰁳d󰁥 󰁬a 󰁰󰁲󰁯󰁦󰁵󰁮da 󰁺󰁯󰁮a d󰁥 󰁴󰁵 d󰁯󰁬󰁯󰁲 d󰁩󰁳󰁥󰁭󰁩󰁮ad󰁯. Pab󰁬󰁯 N󰁥󰁲󰁵da 󰂡Q󰁵󰃩 c󰁯󰁳a 󰁴a󰁮 󰁥󰁳󰁴󰁵󰁰󰁥󰁮da c󰁵a󰁮d󰁯 󰁬󰁯󰁳 󰁨󰁥󰁲󰁭a󰁮󰁯󰁳 󰁶󰁩󰁶󰁥󰁮 󰁵󰁮󰁩d󰁯󰁳 ba󰁪󰁯 󰁵󰁮 󰁭󰁩󰁳󰁭󰁯 󰁴󰁥c󰁨󰁯! Sa󰁬󰁭󰁯 132 DESTINATARIO E󰁳󰁴󰁥 󰁬󰁩b󰁲󰁯 󰁦󰁵󰁥 󰁥󰁳c󰁲󰁩󰁴󰁯, 󰁰󰁲󰁩󰁭󰁥󰁲a󰁭󰁥󰁮󰁴󰁥, 󰁰a󰁲a 󰁬󰁯󰁳 󰁲󰁥󰁬󰁩󰁧󰁩󰁯󰁳󰁯󰁳 󰁱󰁵󰁥 󰁶󰁩󰁶󰁥󰁮 󰁥󰁮 c󰁯󰁭󰁵󰁮󰁩dad. F󰁵󰁥 󰁥󰁳c󰁲󰁩󰁴󰁯, 󰁴a󰁭b󰁩󰃩󰁮, 󰁰a󰁲a 󰁴󰁯d󰁯󰁳 󰁬󰁯󰁳 c󰁲󰁩󰁳󰁴󰁩a󰁮󰁯󰁳 󰁱󰁵󰁥, 󰁥󰁮 d󰁩󰁦󰁥󰁲󰁥󰁮󰁴󰁥󰁳 󰁧󰁲ad󰁯󰁳, 󰁥󰁳󰁴󰃡󰁮 󰁩󰁮󰁴󰁥󰁧󰁲ad󰁯󰁳 󰁥󰁮 󰁬󰁯󰁳 󰁧󰁲󰁵󰁰󰁯󰁳 c󰁯󰁭󰁵󰁮󰁩󰁴a󰁲󰁩󰁯󰁳 c󰁯󰁭󰁯 C󰁯󰁭󰁵󰁮󰁩dad󰁥󰁳 C󰁲󰁩󰁳󰁴󰁩a󰁮a󰁳 d󰁥 Ba󰁳󰁥, 󰁥󰁮 󰁬󰁯󰁳 󰁧󰁲󰁵󰁰󰁯󰁳 󰁪󰁵󰁶󰁥󰁮󰁩󰁬󰁥󰁳, 󰁹 󰁥󰁮 󰁯󰁴󰁲a󰁳 a󰁧󰁲󰁵󰁰ac󰁩󰁯󰁮󰁥󰁳 d󰁥 󰁬a󰁩c󰁯󰁳. La󰁳 󰁩d󰁥a󰁳 󰁹 󰁯󰁲󰁩󰁥󰁮󰁴ac󰁩󰁯󰁮󰁥󰁳 d󰁥 S󰁵b󰁥 C󰁯󰁮󰁭󰁩󰁧󰁯 󰁰󰁵󰁥d󰁥󰁮 󰁳󰁥󰁲 󰁴󰁲a󰁮󰁳󰁦󰁥󰁲󰁩da󰁳 ca󰁳󰁩 󰁥󰁮 󰁳󰁵 󰁴󰁯󰁴a󰁬󰁩dad 󲀔󰁦󰁵󰁥󰁲a d󰁥 a󰁬󰁧󰁵󰁮󰁯󰁳 a󰁰a󰁲󰁴ad󰁯󰁳 󰁥󰁳󰁰󰁥c󰃭󰁦󰁩c󰁯󰁳󲀔 a 󰁬a 󰁥󰁳󰁦󰁥󰁲a 󰁭a󰁴󰁲󰁩󰁭󰁯󰁮󰁩a󰁬, 󰁰󰁲󰁩󰁭󰁥󰁲a c󰁯󰁭󰁵󰁮󰁩dad 󰁨󰁵󰁭a󰁮a, 󰁹, 󰁥󰁮 󰁧󰁥󰁮󰁥󰁲a󰁬, a󰁬 c󰃭󰁲c󰁵󰁬󰁯 d󰁥󰁬 󰁨󰁯󰁧a󰁲. E󰁮 a󰁬󰁧󰁵󰁮a󰁳 󰁰󰃡󰁧󰁩󰁮a󰁳, 󰁨󰁥 󰁳󰁥󰁧󰁵󰁩d󰁯 󰁥󰁬 󰁥󰁳󰁱󰁵󰁥󰁭a d󰁥󰁬 ca󰁰󰃭󰁴󰁵󰁬󰁯 󰁴󰁥󰁲c󰁥󰁲󰁯 d󰁥 󰁭󰁩 󰁬󰁩b󰁲󰁯 M󰁵󰃩󰁳󰁴󰁲a󰁭󰁥 T󰁵 R󰁯󰁳󰁴󰁲󰁯. EL AUTOR
 
CAPITULO I SOLEDAD, SOLITARIEDAD. SOLIDARIDAD P󰁯󰁲 󰁳󰁵 󰁩󰁮󰁴󰁥󰁲󰁩󰁯󰁲󰁩dad (󰁳󰁯󰁬󰁥dad), 󰁥󰁬 󰁨󰁯󰁭b󰁲󰁥 󰁥󰁳 󰁳󰁵󰁰󰁥󰁲󰁩󰁯󰁲 a󰁬 󰁵󰁮󰁩󰁶󰁥󰁲󰁳󰁯 󰁥󰁮󰁴󰁥󰁲󰁯. A 󰁥󰁳󰁴a󰁳 󰁰󰁲󰁯󰁦󰁵󰁮d󰁩dad󰁥󰁳 (d󰁥 󰁳󰃭 󰁭󰁩󰁳󰁭󰁯) 󰁲󰁥󰁴󰁯󰁲󰁮a, c󰁵a󰁮d󰁯 󰁥󰁮󰁴󰁲a d󰁥󰁮󰁴󰁲󰁯 d󰁥 󰁳󰁵 c󰁯󰁲a󰁺󰃳󰁮... (GS 14). E󰁬 󰁨󰁯󰁭b󰁲󰁥 󰁥󰁳, 󰁰󰁯󰁲 󰁳󰁵 󰃭󰁮󰁴󰁩󰁭a 󰁮a󰁴󰁵󰁲a󰁬󰁥󰁺a, 󰁵󰁮 󰁳󰁥󰁲 󰁳󰁯c󰁩a󰁬, 󰁹 󰁮󰁯 󰁰󰁵󰁥d󰁥 󰁶󰁩󰁶󰁩󰁲 󰁮󰁩 d󰁥󰁳󰁰󰁬󰁥󰁧a󰁲 󰁳󰁵󰁳 c󰁵a󰁬󰁩dad󰁥󰁳, 󰁳󰁩󰁮 󰁲󰁥󰁬ac󰁩󰁯󰁮a󰁲󰁳󰁥 c󰁯󰁮 󰁬󰁯󰁳 d󰁥󰁭󰃡󰁳 (GS 12). 1. SOLEDAD V󰁩a󰁪󰁥 a󰁬 󰁩󰁮󰁴󰁥󰁲󰁩󰁯󰁲 Q󰁵󰁩󰁥󰁮 󰁮󰁯 󰁳ab󰁥 d󰁥c󰁩󰁲 "󰁹󰁯", 󰁮󰁵󰁮ca 󰁳ab󰁲󰃡 d󰁥c󰁩󰁲 "󰁴󰃺". P󰁥󰁲d󰁯󰁮a󰁲 a 󰁬󰁯󰁳 d󰁥󰁭󰃡󰁳 󰁥󰁳 󰁲󰁥󰁬a󰁴󰁩󰁶a󰁭󰁥󰁮󰁴󰁥 󰁦󰃡c󰁩󰁬. P󰁥󰁲d󰁯󰁮a󰁲󰁳󰁥 a 󰁳󰃭 󰁭󰁩󰁳󰁭󰁯 󰁥󰁳 󰁭󰁵c󰁨󰁯 󰁭󰃡󰁳 d󰁩󰁦󰃭c󰁩󰁬. E󰁳 󰁩󰁭󰁰󰁯󰁳󰁩b󰁬󰁥 d󰁥󰁳c󰁵b󰁲󰁩󰁲 󰁹 ac󰁥󰁰󰁴a󰁲 󰁥󰁬 󰁭󰁩󰁳󰁴󰁥󰁲󰁩󰁯 d󰁥󰁬 󰁨󰁥󰁲󰁭a󰁮󰁯, 󰁳󰁩 a󰁮󰁴󰁥󰁳 󰁮󰁯 󰁳󰁥 󰁨a d󰁥󰁳c󰁵b󰁩󰁥󰁲󰁴󰁯 󰁹 ac󰁥󰁰󰁴ad󰁯 󰁥󰁬 󰁭󰁩󰁳󰁴󰁥󰁲󰁩󰁯 d󰁥 󰁳󰃭 󰁭󰁩󰁳󰁭󰁯. L󰁯󰁳 󰁱󰁵󰁥 󰁳󰁩󰁥󰁭󰁰󰁲󰁥 󰁳󰁥 󰁭󰁵󰁥󰁶󰁥󰁮 󰁥󰁮 󰁬a 󰁳󰁵󰁰󰁥󰁲󰁦󰁩c󰁩󰁥, 󰁪a󰁭󰃡󰁳 󰁳󰁯󰁳󰁰󰁥c󰁨a󰁲󰃡󰁮 󰁬󰁯󰁳 󰁰󰁲󰁯d󰁩󰁧󰁩󰁯󰁳 󰁱󰁵󰁥 󰁳󰁥 󰁥󰁳c󰁯󰁮d󰁥󰁮 󰁥󰁮 󰁬a󰁳 󰁲a󰃭c󰁥󰁳. C󰁵a󰁮󰁴a 󰁭󰃡󰁳 󰁥󰁸󰁴󰁥󰁲󰁩󰁯󰁲󰁩dad, 󰁭󰁥󰁮󰁯󰁳 󰁰󰁥󰁲󰁳󰁯󰁮a. C󰁵a󰁮󰁴a 󰁭󰃡󰁳 󰁩󰁮󰁴󰁥󰁲󰁩󰁯󰁲󰁩dad, 󰁭󰃡󰁳 󰁰󰁥󰁲󰁳󰁯󰁮a. Y󰁯 󰁳󰁯󰁹 󰁹󰁯 󰁭󰁩󰁳󰁭󰁯. E󰁮 󰁥󰁳󰁴󰁯 c󰁯󰁮󰁳󰁩󰁳󰁴󰁥, 󰁹 a󰁱󰁵󰃭 󰁥󰁳󰁴󰃡 󰁥󰁬 󰁯󰁲󰁩󰁧󰁥󰁮 d󰁥 󰁴󰁯da 󰁬a 󰁳ab󰁩d󰁵󰁲󰃭a: 󰁥󰁮 󰁳ab󰁥󰁲 󰁱󰁵󰁥 󰁳ab󰁥󰁭󰁯󰁳, 󰁥󰁮 󰁰󰁥󰁮󰁳a󰁲 󰁱󰁵󰁥 󰁰󰁥󰁮󰁳a󰁭󰁯󰁳, 󰁥󰁮 ca󰁰󰁴a󰁲󰁮󰁯󰁳 󰁳󰁩󰁭󰁵󰁬󰁴󰃡󰁮󰁥a󰁭󰁥󰁮󰁴󰁥 c󰁯󰁭󰁯 󰁳󰁵󰁪󰁥󰁴󰁯 󰁹 󰁯b󰁪󰁥󰁴󰁯 d󰁥 󰁮󰁵󰁥󰁳󰁴󰁲a 󰁥󰁸󰁰󰁥󰁲󰁩󰁥󰁮c󰁩a. N󰁯 󰁳󰁥 󰁴󰁲a󰁴a d󰁥 󰁨ac󰁥󰁲 󰁵󰁮a 󰁲󰁥󰁦󰁬󰁥󰁸󰁩󰃳󰁮 a󰁵󰁴󰁯 a󰁮a󰁬󰃭󰁴󰁩ca, 󰁮󰁩 d󰁥 󰁰󰁥󰁮󰁳a󰁲 󰁯 󰁰󰁥󰁳a󰁲 󰁭󰁩 ca󰁰ac󰁩dad 󰁩󰁮󰁴󰁥󰁬󰁥c󰁴󰁵a󰁬 󰁥󰁳󰁴󰁲󰁵c󰁴󰁵󰁲a 󰁴󰁥󰁭󰁰󰁥󰁲a󰁭󰁥󰁮󰁴a󰁬, 󰁭󰁩󰁳 󰁰󰁯󰁳󰁩b󰁩󰁬󰁩dad󰁥󰁳 󰁹 󰁬󰁩󰁭󰁩󰁴ac󰁩󰁯󰁮󰁥󰁳. E󰁳󰁯 󰁳󰁥󰁲󰃭a c󰁯󰁭󰁯 󰁰a󰁲󰁴󰁩󰁲 󰁬a c󰁯󰁮c󰁩󰁥󰁮c󰁩a 󰁥󰁮 d󰁯󰁳 󰁭󰁩󰁴ad󰁥󰁳: 󰁵󰁮a 󰁱󰁵󰁥 󰁯b󰁳󰁥󰁲󰁶a 󰁹 󰁯󰁴󰁲a 󰁱󰁵󰁥 󰁥󰁳 󰁯b󰁳󰁥󰁲󰁶ada. C󰁵a󰁮d󰁯 󰁮󰁯󰁳󰁯󰁴󰁲󰁯󰁳 󰁥󰁮󰁴󰁥󰁮d󰁥󰁭󰁯󰁳, 󰁳󰁩󰁥󰁭󰁰󰁲󰁥 󰁨a󰁹 󰁵󰁮 a󰁬󰁧󰁵󰁩󰁥󰁮 󰁱󰁵󰁥 󰁰󰁩󰁥󰁮󰁳a, 󰁹 󰁵󰁮 a󰁬󰁧󰁯 󰁳󰁯b󰁲󰁥 󰁬󰁯 󰁱󰁵󰁥 󰁳󰁥 󰁥󰁸󰁴󰁩󰁥󰁮d󰁥 󰁬a acc󰁩󰃳󰁮 󰁰󰁥󰁮󰁳a󰁮󰁴󰁥. E󰁬 󰁳󰁵󰁪󰁥󰁴󰁯 󰁳󰁥 󰁰󰁲󰁯󰁹󰁥c󰁴a 󰁳󰁯b󰁲󰁥 󰁥󰁬 󰁯b󰁪󰁥󰁴󰁯. P󰁥󰁲󰁯 󰁥󰁮 󰁮󰁵󰁥󰁳󰁴󰁲󰁯 ca󰁳󰁯 󰁰󰁲󰁥󰁳󰁥󰁮󰁴󰁥 󰁳󰁵c󰁥d󰁥 󰁯󰁴󰁲a c󰁯󰁳a: 󰁥󰁬 󰁳󰁵󰁪󰁥󰁴󰁯 󰁹 󰁥󰁬 󰁯b󰁪󰁥󰁴󰁯 󰁳󰁥 󰁩d󰁥󰁮󰁴󰁩󰁦󰁩ca󰁮. E󰁳 a󰁬󰁥󰁯 󰁳󰁩󰁭󰁰󰁬󰁥 󰁹 󰁰󰁯󰁳󰁥󰁳󰁩󰁶󰁯. Y󰁯 󰁳󰁯󰁹 󰁥󰁬 󰁱󰁵󰁥 󰁰󰁥󰁲c󰁩b󰁯, 󰁹 󰁬󰁯 󰁰󰁥󰁲c󰁩b󰁩d󰁯 󰁳󰁯󰁹 󰁹󰁯 󰁭󰁩󰁳󰁭󰁯 󰁴a󰁭b󰁩󰃩󰁮. E󰁳 󰁵󰁮 d󰁯b󰁬a󰁲󰁳󰁥 d󰁥 󰁬a c󰁯󰁮c󰁩󰁥󰁮c󰁩a 󰁳󰁯b󰁲󰁥 󰁳󰃭 󰁭󰁩󰁳󰁭a. Y󰁯 󰁳󰁯󰁹 󰁹󰁯 󰁭󰁩󰁳󰁭󰁯. 12 Ca󰁰. I SOLEDAD, SOLITARIEDAD, SOLIDARIDAD

Activity (2)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->