Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Los mitos de la escolarización - Juan Miguel Batalloso

Los mitos de la escolarización - Juan Miguel Batalloso

Ratings: (0)|Views: 6|Likes:
Published by Aprendiz de la Vida

More info:

Published by: Aprendiz de la Vida on Apr 11, 2014
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/11/2014

pdf

text

original

 
1
Los mitos de la escolarización
Juan Miguel Batalloso
Los mitos cumplieron una importantísima función en el pasado ya que fueron fuente de cosmovisiones que servían para articular la cohesión y la identidad social. Con el triunfo del “logos”, del pensamiento racional y científico y de la revolución tecnológica e industrial, los mitos se convirtieron en narraciones fantásticas a las que se  presta una escasísima atención porque se entiende que son falsedades ilusorias que poco pueden aportar a la ciencia, al mercado o a la vida cotidiana. Sin embargo, esta situación es paradójica, porque a pesar del triunfo de la razón, la ciencia y la tecnología, los humanos seguimos  produciendo mitos que alimentan y reproducen nuestras formas de vivir y convivir, aunque estas sean insostenibles. Hoy, el término “mito”, se asocia más bien a la idealización de un acontecimiento, un hecho, un personaje, una institución. Y son estas idealizaciones, las que muchas veces condenan a los individuos a vagar  por la rutina, el mecanicismo, la conformidad, la conciencia ingenua o la mediocridad, incapacitándolos para encontrar respuestas originales y creativas a los problemas del presente. Y éste es a mí entender, el caso del mito de la Escuela y la escolarización. De los análisis fenomenológicos más originales y fructíferos que a mi  juicio se han realizado de la mitología escolar y de otras instituciones, sobresale sin duda alguna, la obra de Iván Illich (1926-2002), hoy por desgracia, bastante olvidada por los grandes maquinarias de las  burocracias escolares y por las llamadas instituciones académicas de las
 
2
“Ciencias de la Educación”. No obstante, las nuevas realidades de la globalización, las tecnologías de la información y la comunicación, así como la notoria incapacidad de los sistemas educativos actuales para educar integralmente a los individuos como ciudadanos, seres complejos y capaces de aprender por sí mismos, hacen posible que gran  parte de las ideas de Illich, sigan vigentes. Los dos primeros mitos de los que Iván Illich nos advirtió ampliamente en relación a la Escuela y sus funciones sociales, fueron el de la escolarización y el del progreso incesante. Desgraciadamente, ni sus advertencias, ni tampoco sus propuestas y experiencias en el Centro Intercultural de Documentación (CIDOC) de Cuernavaca (México), fueron suficientemente recogidas por los mandarines de los grandes aparatos escolares de los países enriquecidos, ni tampoco por los administraciones educativas de los empobrecidos. Y es que se trataba de un tiempo plagado de falacias acerca de la igualdad de oportunidades, el capital humano, la redención salvadora de la Escuela, la importancia del credencialismo y la meritocracia para subir de estatus y otras de diversa índole que aún permanecen intocables. Respecto al mito de la escolarización, entiendo que su vigencia es clara y aunque mantengo que las Escuelas siguen siendo necesarias hoy, aunque con funciones diferentes, lo cierto es que de la misma manera que no todo aprendizaje es educativo, ni tampoco un conjunto de ellos se transforma por arte de magia en educación, tampoco el hecho de estar escolarizado y acreditado significa que se esté educado. Y es que la Educación es otra cosa bien diferente, que no es reducible al
Respecto al mito de la escolarización, entiendo que su vigencia es clara y aunque mantengo que las Escuelas siguen siendo necesarias hoy, aunque con funciones diferentes, lo cierto es que de la misma manera que no todo aprendizaje es educativo, ni tampoco un conjunto de ellos se transforma por arte de magia en educación, tampoco el hecho de estar escolarizado y acreditado significa que se esté educado.
 
3
sometimiento a normas, horarios, modas, leyes, tecnologías, profesores, títulos y demás elementos de la burocracia escolar. Y esto es así porque la Escuela tal y como la conocemos hoy, es un invento del siglo XIX que emerge como consecuencia de factores ideológicos y religiosos (Reforma y Contrarreforma); del industrialismo y su necesidad de tener mano de obra alfabetizada y cualificada técnica e ideológicamente y de la construcción de los estados nacionales y su necesidad de generar identidad cultural para cohesionar socialmente a los ciudadanos en torno a rasgos y valores establecidos como exclusivos y característicos. Siguiendo la lógica de la escolarización, tendríamos que aceptar entonces que no ha existido educación más que en los últimos doscientos años, y que todo aquel individuo que no haya terminado su escolaridad o que no haya pasado por la Escuela no puede estar educado. ¿Es qué acaso nuestros padres y abuelos que no fueron a la Escuela no eran personas educadas? ¿Cómo explicar entonces el hecho de que en las sociedades  plenamente escolarizadas haya planteados problemas sociales e individuales cuya base puede encontrarse en la falta o en la ausencia de educación? Es obvio que hoy, no podemos prescindir de las escuelas, dado que se han especializado e institucionalizado obligatoriamente y en unos tramos de edad, como la condición indispensable para integrarse en sociedad, acceder al mundo de las profesiones y los estudios universitarios. Pero a su vez, su necesidad se justifica también porque son un instrumento para hacer posible la alfabetización, el acceso a la cultura y un desarrollo  básico de capacidades en aquellas capas sociales que han permanecido siempre marginadas del desarrollo humano y comunitario. Sin embargo, hoy la revolución tecnológica y de los medios de información y comunicación ha puesto al alcance de grandes capas de población, a  pesar de la brecha digital, la posibilidad de aprender de forma autónoma y extraescolar, e incluso de forma más eficaz y operativa. La Escuela  pues, ni tampoco las instituciones académicas formales y presenciales,

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->