Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
7Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Dioses de América

Dioses de América

Ratings:

4.86

(7)
|Views: 5,147 |Likes:
Published by gzavarce
Luis Angel Duque
Luis Angel Duque

More info:

Published by: gzavarce on Aug 01, 2007
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/13/2012

pdf

text

original

 
 Dioses de América
Por Luis Angel DuqueDirector Museo de Arte Contemporáneo de CaracasI. TERRE INCOGNITA DI ANTROPOFAGUIAunque el primer mapamundi esférico, obra de Martín Behaim, circuló en Europaen 1492 (el mismo año cuando Piero della Francesca publica el tratado QuinqueCorporibus, sobre los cinco sólidos platónicos que se inscriben en una esfera; el mismoaño cuando Cristóbal Colón emprende su primer viaje más allá del finis terrae cruzandolos abismos del Mar Tenebroso) no fue hasta 1507, justo hace 500 años, cuando en elpoblado de Saint-Dié, en Lorraine, se imprimió el primer mapamundi donde está incluida,por primera vez, la América como una masa continental independiente. El impresor sellamó Martín Waldseemüller y tituló su xilografía Cosmographiae Introductio. Él estuvomuy influido por las lecturas de las cuatro cartas del florentino Américo Vespucio, elprimero que supuso que las supuestas Cipango y Cathay no correspondían a Japón yChina, sino que eran en realidad un nuevo continente.Ahora, cinco siglos después del planisferio de Waldseemüller, (que bien parece unmodelo para armar), a lo largo del continente americano, país por país, desde Argentinahasta Canadá, en un proceso interesantísimo los pueblos autóctonos van recuperandosus derechos naturales como los señores originarios de las tierras que le fueronarrebatadas o desconocidas por las culturas invasoras, que impusieron casi siempre a lafuerza, su raza, credo, lengua y costumbres.En el país que representamos se están creando nuevos modelos dereconocimiento. Gran prueba de ello es la nueva Constitución de 1999, cuyo artículo 9reza: «El idioma oficial es el castellano. Los idiomas indígenas también son de uso oficialpara los pueblos indígenas y deben ser respetados en todo el territorio de la República,por constituir Patrimonio Cultural de la Nación y de la humanidad».Igualmente el Capítulo VIII está enteramente consagrado a los Derechos de losPueblos Indígenas, reconociendo «su hábitat y derechos originarios sobre las tierras queancestral y tradicionalmente ocupan y que son necesarios para desarrollar y garantizar sus fuentes de vida». (artículo 119). (Ver anexo N° 1).Uno de los grandes procesos que se están dando en Venezuela es el de laautodemarcación territorial, como lo hacen los yukpas, del occidente de Venezuela,inscribiendo en los mapas realizados por el colectivo, tanto las regiones de las plantassagradas o las zonas en reclamación. Aún otros, como los panares, utilizan la tecnologíasatelital para demarcar sus territorios.En una toma de conciencia, el gran colectivo está comprendido la razón delaislamiento fronterizo que les permitió a nuestras etnias originarias resistir y subsistir ensilencio, casi en el margen anónimo del olvido. Inclusive la gran industria estadounidensedel entretenimiento se ha hecho eco recientemente de este paradigma, y de allí las obrascinematográficas recientes de Terrence Malinck New World y Mel Gibson Apocalypto.
 
 II. LA BELLEZA DEVORA LA BELLEZAAntonio Briceño concentró su visión en la inmensa América y en los últimos cincoaños se ha propuesto la tarea descomunal de reseñar, en un acercamiento profundo,humano y artístico a la vez, a los microcosmos culturales en que se convirtieron losseñores naturales de seis países.Y ahora, cinco siglos después, es como si la cartografía de Martin Waldseemüller se animara y cobrara vida.Briceño muestra sus espléndidas fotografías, que son el resultado de intensos ysolitarios trabajos de campo, realizados en México, Panamá, Colombia, Perú, Brasil yVenezuela, pero obviando las divisiones políticas territoriales, él reseña a las nacionesindígenas asentadas en territorios independientes, por lo que acertadamente estáninscritas en el gran mapa de las regiones florísticas de Good, postulado en 1976, puescada etnia está asentada en un ecosistema específico; sea la selva, los altos páramos, eldesierto o un archipiélago de islas.De esa manera, cartográficamente hablando, los huicholes, los kunas, los koguis,los wiwas y los wayuu pertenecen a la región florística caribeña, los queros a la regiónflorística andina, los kayapós a la región florística amazónica, y, por último, los piaroas ala región florística venezolano-guayanense.Anatemizados o celebrados por los cronistas de las Indias, los señores naturalesfueron muy bien tratados por casi todos los cronistas visuales desde el comienzo de laConquista de América. Apenas un año después de que los portugueses ocuparon elBrasil, un espléndido guerrero tupinamba representaba a Melchor, uno de los reyesmagos en un famoso altar portugués (circa 1501-1502). Y según entendemos fue JohnWhite, el primer gobernador de la Virginia en lo que ahora es Estados Unidos, uno de losprimeros que retrató a los indígenas del norte de América. En el caso de la imagen quenos interesa, de 1585-1587 es pues, según creemos, la primera representación de unchamán. El personaje mercurial con un ave como tocado, es en realidad el fidedignoretrato de un algonquino, que bajo el título de Indian conjuror, actualmente se exhibe en elMuseo Británico.Ya establecida como nuevo arte mecánica, como suele suceder, la fotografíacoincidió con la figura emblemática del etnógrafo Edward Curtis, quien, entre 1900 y 1934en una saga nunca antes igualada fotografió y publicó los 20 volúmenes de The NorthAmerican Indian, que compedía a los miembros principales de las naciones indígenas delSuroeste, del Noroeste, de las Grandes Planicies y de Alaska «quedando como unmonumento a lo que alguna vez fue diversidad, territorio y lenguaje propios, aunque en laactualidad muchos de esos pueblos indígenas solo sobreviven como imágenes en unaemulsión de nitrato de plata».Unificando los significados conceptuales de estos antecedentes (la devoción delanónimo de Viseu; la fidelidad visual del personaje del personaje danzante de White y lahierática dignidad de los retratados de Curtis), en lo que va de milenio Antonio Briceño haestado compilando un fuerte y hermoso discurso visual, centrado en el rescate de los

Activity (7)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
SamuelDhalmat liked this
Danilo Scharahe liked this
mezarate liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->