Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
18Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Wright - La Politización de la Cultura

Wright - La Politización de la Cultura

Ratings:

5.0

(1)
|Views: 3,232|Likes:
Published by JL

More info:

Published by: JL on Nov 05, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

05/06/2013

pdf

text

original

 
La politización de la “cultura”
1
Susan Wright 
 2 
E
n los primeros años de la antropología social moder-na, losantropólogosanunciaron alaSección H dela Asociación Británica sus hallazgos y avances teóricos másimportantesparaelAvancedelaCiencia.Comopresiden-te de esta Sección en 1997, elegí encarar los desarrolloscontemporáneos de uno de nuestros más antiguos con-ceptos, “cultura”, como una manera de continuar esa tra-dición.
3
¿Porqué sertanaudazcomoparainvolucrarsecon unapalabra sobre la cual Williams (1976: 87) declaró que erauna de las dos o tres más complicadas del idioma inglés y que en la antropología británica, norteamericana y eu-ropea ha tenido historias complejas, disputadas y muy di-ferentes? Para mediados de siglo, Kroeber y Kluckhohnhabían encontrado164 definiciones en su famosarevisiónde lo que los antropólogos querían significar por cultura(1952: 149). Para 1970, cuando la antropología culturalse estableció en EE.UU. como uno de los cuatro camposde la antropología, en la antropología británica el término‘cultura’ casi había desaparecido de vista. En los últimosdiez años, con la ayuda de los estudios culturales, la ‘cul-tura’ ha recuperado el centro de la escena en la antropo-logía británica. El objetivo de este artículo no es hacer unrecuento de cuántas definiciones de ‘cultura’ han gene-rado los antropólogos hacia fin de siglo. Más bien, el ar-tículo profundiza en la observación de Kroeber y Kluck-honn de que “la aparición de estas [definiciones] en eltiempo es interesante –dado que de hecho la distribuciónde todo fenómeno cultural ya sea en el espacio o el tiemporevela significación” (
ibid.
). El objetivo es tratar la promi-nencia (o ‘distribución’ en términos de Kroeber y Kluck-honn) de la ‘cultura’ en los ‘90 como un fenómeno cul-turalensí.¿Cuáleselsignificadodelarecientereapariciónde la cultura como un concepto central en la antropologíabritánica? El asunto no está confinado al debate discipli-nario interno. En la última década, políticos y tomadoresde decisiones han introducido el término ‘cultura’ en eldiscurso de diferentes ‘campos’ (Bordieu 1991) de la so-ciedadcontemporánea.Amenudo,lostomadoresdedeci-siones y los comentaristas de los medios atribuyen legiti-midad a sus discursos refiriéndose a (la) ‘cultura, en unsentido antropológico’ –una frase que evita toda revisiónal pretender que hay un significado de cultura (el suyo)que es a la vez demasiado autoevidente como para que ga-rantice la explicación y demasiado hondo como para quese sumerjan en él los no antropólogos. ¿En qué forma lostomadores de decisiones (ya sean antropólogos o que seatribuyan legitimidad desde la antropología) están politi-zando la ‘cultura’ y desplegando el concepto en una gamade territorios de poder? ¿Cómo pueden los antropólogosusar sus nuevos enfoques teóricos para explorar y revelarlos efectos de los usos actuales de este concepto en la polí-tica contemporánea?Empezaré por discutir lo que llamo ‘viejos’ y ‘nuevos’acercamientos a la ‘cultura’. Luego utilizaré dichos enfo-ques para examinar cómo, y con qué efectos, los toma-dores de decisiones
*4
han introducido y desplegado el tér-mino ‘cultura’ en tres campos diferentes en los últimosquince años. Primero examinaré el uso que han hecho dela ‘cultura’ los políticos británicos de derecha para hablarde nacionalismo de forma tal que les permitiese distan-ciarsedelasmanchasdelracismobiológico,yalavezrein-troducir prácticas exclusivas bajo un insidioso disfraz cul-tural. En segundo término, haré una revisión de cómo es-
128
Capítulo 3: La construcción del otro por la desigualdad
1
Publicado en
Anthropology Today 
, Vol. 14, Nº 1, febrero de 1998.
2
La autora es catedrática en Estudios Culturales de la Universidad de Birmingham. Es una antropóloga social que ha investigado cultura política y los procesos de gobernabilidad en el Reino Unido e Irán.
3
Agradezco al Royal Anthropological Institute por esponsorear mi programa de oradores President’s Day sobre ‘Politización de la “Cultura”’, y lainiciativa, dirigida por la vicepresidenta, Delphine Houlton, para tratar de mejorar la cobertura de antropología por parte de los medios. Estoy agradecidaconJaneCowan,NancyLindisfarneyCrisShoreporsusmuyconstructivoscomentariossobreunaversiónpreliminardeestepaper.
4
NdT: en el sentido de políticos, o aquellas personas posicionadas con capacidad de tomar decisiones.
 
critores y consultores en gerencia de las organizacionesusan ideas de ‘cultura’ que ellos atribuyen a la antropo-logía, para proponer nuevas formas de organización: pre-tenden que ‘desmantelar los niveles’, ‘aplanar las jerar-quías’yformar‘equiposflexiblesprovenientesdeunacar-tera de trabajadores que continuamente se recapacitan,permitirá la creatividad de base y la autoadministración y el reforzamiento del poder de los trabajadores. Explorarélos costos inadvertidos de dicho fortalecimiento y cómobajo la rúbrica de ‘reforzar la cultura corporativa’ acechaunaviejaideadeculturaorganizacionalcomoherramientapara el control gerencial de arriba hacia abajo. El tercercampo es el del desarrollo exterior, donde la ‘cultura’ re-ciénestáingresandoeneldiscurso(Wright1997).Mayor-mente esto es el resultado de un informe de la UNESCOtitulado
Nuestra Diversidad Creativa
. Este informe habríade hacer por la ‘cultura’ lo que el reporte Bruntland hizopor el medio ambiente y el desarrollo, pero hasta ahora hapasado desapercibido. Los antropólogos jugaron un im-portante rol en la formulación de las ideas de cultura quesegún propone este reporte, deberían ser las bases para laspolíticas del desarrollo y la ética a nivel mundial. Los an-tropólogos del desarrollo durante largo tiempo han de-seado tener esa influencia. Algunos ven el propósito de laantropología como el de comprender los procesos locales,nacionaleseinternacionalesporloscualeslaspersonasem-pobrecidas son marginadas y alejadas del poder, a fin deinfluenciar dichos procesos, promover las perspectivas deaquellos que son silenciados, o permitirles hablar y actuarmás efectivamente por sí mismos. Cuando los antropó-logos tuvieron oportunidad de actuar como diseñadoresde políticas y dirigir el tren de la cultura, ¿desplegaron unconceptode‘cultura’quehiciera cualquieradeestosobje-tivos más alcanzable? En los tres ámbitos los políticos, losfuncionarios y los asesores académicos están usando ‘cul-tura’ como herramienta política. Ya sea que los conceptosestén siendo desplegados por antropólogos directamenteinvolucrados en influenciar y redactar políticas (como enla tercera instancia) o que las ideas estén siendo atribuidasa la antropología para su legitimación, en todos los casoséstaestáimplicadaen lapolitizacióndeltérmino‘cultura’.¿Cómo podemos utilizar nuestra comprensión de los pro-cesospolíticospararevelarlasformasenquelostomadoresdedecisionesestánutilizando ‘cultura’enunnúmerocre-ciente de ‘campos’, y analizar sus efectos sobre aquellosmarginados y empobrecidos?
 Viejos significados de cultura
 A principios del siglo XX tomaron un tono radical lasideasde‘cultura’promovidasporlosantropólogos.Lano-ción de Tylor (1871) de cultura como la totalidad del es-tilo de vida de un grupo o sociedad marcó un punto departida para los antropólogos sociales modernos:‘Cultura’ es ese todo complejo que incluye conoci-miento, creencias, arte, moral, leyes, costumbre, y cual-quier otra capacidad y hábito adquiridos por el hombre[sic] como miembro de la sociedad (Tylor 1871: 1: 1)Siéstefueelpuntodepartida,noconstituunabaseparaelconsenso:losantropólogossiguieron senderosdi-vergentes. El enfoque de Tylor consistió en combinar laidea romántica de Herder de que las naciones, los gruposal interior de las naciones y las personas en diferentes pe-ríodos tienen culturas distintivas, con una clara idea deque cada una de dichas culturas se encontraba en un es-tadio diferente en la evolución de la civilización o en unaprogresión hacia la racionalidad europea. Boas rechazó elevolucionismo social de Tylor. Puso el acento en la parti-cularidad de cada cultura como resultado de las res-puestas del grupo a condiciones medioambientales y desu desarrollo histórico específico. Al tratar a la ‘cultura’como el producto de fuerzas históricas y sociales, y nobiológicas, criticó el determinismo racial (Stocking1974: 221). En Gran Bretaña, Malinowski y sus estu-diantes promovieron una crítica diferente de la concep-ción racionalista victoriana de ‘hombre’ a través de argu-mentar que lejos de ser ‘salvajes’ e ilógicos, cada uno delos pueblos de África, Asia del Sur y el Pacífico tenían unestilo de vida distintivo, racional y legítimo que debía servalorado: ‘enfatizar la autenticidad y la coherencia de lasdistintas culturas era una manera de resistir la misión ci-vilizatoria fundamental al proyecto colonial europeo’(Merry 1997). Los antropólogos diferían profundamen-te en sus teorías y en los aspectos que cuestionaban delpensamiento occidental, pero compartían una idea delmundo como formado por ‘pueblos’, cada uno con unestilo de vida coherente, o ‘cultura’.Para1970,lejosdeserradical,estaideadequeun‘pue-bloteníauna ‘culturafuevistacomoun elementocrucialdel colonialismo. Para los críticos, esta idea de ‘cultura’creaba entidades fijas en las que Occidente pudiera inter-venir. Mediante la medición, categorización, descripción,representación y consecuente supuesto ‘conocimiento’ delosotros,losobjetosdedichoconocimientoerantransfor-mados en los sujetos de nuevas formas de poder y control(Asad 1973, Said 1978). Esta idea otrora progresista tam-bién fue tomada en forma regresiva (en sentido contrario)por nacionalistas extremos que la usaron no sólo para de-fender sus reclamos de independencia y soberanía, sinotambiénparaprofundizarlaspolíticasdexenofobia,exclu-sión y limpieza étnica.
129
Capítulo 3: La construcción del otro por la desigualdad
 
En el marco de una enorme crítica, los componentesde esta idea de cultura fueron desarmados. Los funciona-listas británicos, por ejemplo, fueron criticados por habertratado (una) ‘cultura’ en pequeña escala, como una en-tidad definida organizada a través de las instituciones eco-nómicas, sociales y políticas que interactuaban como un‘todo’ autocontenido basado en un equilibrio estático.Esto claramente había sido una ficción, dado que la ma-yoríadeloslugaresestudiados,porremotosquefueran,es-taban siendo visitados no sólo por antropólogos sino tam-bién por mercaderes, misioneros y administradores de lacolonia. Las sociedades no eran ni inmutables ni delimi-tadas, sino parte de un orden mundial dominado primeropor el colonialismo y más tarde por las naciones estado, elcapitalismo internacional y las agencias internacionales.Estoselementoshabíansidodejadosafueradeunaimagende las ‘culturas’ como entidades ahistóricas y autoconte-nidas (Gough 1968). Antropólogos de variadas creencias fueron tambiéncriticados por tratar a la ‘cultura’ como si fuera un con- junto de ideas o significados compartidos por toda unapoblación de individuos homogéneos –empíricamente,no era ese el caso.
5
 Asad (1979) criticó a los antropólogosbritánicos por buscar la ‘cultura auténtica’ única de otrasociedad en la forma de un sistema integrado de ‘signifi-cados esenciales’ auténticos que se autoreproducían sinimportar el cambio económico y político. Si los antropó-logos construían el orden social a partir de ‘significadosesenciales’ que no cambiaban en nuevas condiciones his-tóricas y económicas, ¿cómo podía ocurrir la transforma-ción social? En cambio, argumentó, los ‘significados esen-ciales’ eran discursos que algunas personas tenían auto-ridad de hacerlos autoritarios a través de vaciarcontinuamente el espacio de discursos radicalmente o-puestos. El problemaque según Asadlosantropólogosde-bían analizar es cómo un discurso autorizado es produ-cido en circunstancias históricas particulares. En un ar-tículo que yo tomo como punto de partida para eldesarrollo de lo que llamo ‘nuevos’ acercamientos a la cul-tura,
6
 Asad argumentaba que los antropólogos habían de-finidoequivocadamente,como‘culturaauténtica’,ideolo-gíasdominanteshistóricamenteespecíficaso discursos au-torizados que no eran atemporales ni uniformementecompartidos.Si bien los antropólogos han desarrollado nuevas ma-neras de pensar acerca de la ‘cultura’, estas ‘viejas ideas’ sehan filtrado del discurso académico y, como demostra-remosmásadelante,aúnseutilizanampliamenteenellen-guaje público. Las principales características de esta ‘viejaidea de cultura’ aún en curso son:
entidad definida de pequeña escala
características definidas (lista de rasgos o atributos)
inamovible, en equilibrio balanceado o autorepro-ducido
sistema subyacente de significados compartidos:‘cultura auténtica’
individuos homogéneos, idénticos.
Nuevos significados de cultura
Las condiciones políticas y económicas cambiantes a lasqueAsadserefeaeranelfindelcolonialismoeuropeoylaexpansión continuada hacia nuevas áreas de relaciones deproducción e intercambio basadas en el capital. Más re-cientemente,éstasincluiríanlaorganizacióninternacionalde la producción y el consumo, la difusión de las redes decomunicación globales, y la integración internacional delos sistemas financieros. Estos cambios han provocadomovimientos obreros al interior de los países y del sur alnorte del globo, como lo ejemplifica una mujer con la queme encontré en el parque de mi South Tottenham recien-temente.Ellaesuna asiáticaque creciócon una educacióninglesa en Trinidad y ha trabajado en Inglaterra durante15añosenenfermeríayadministración.Esaprendiendohindú en clases nocturnas a fin de poder conversar con losparientes a los que visita en India. Su experiencia, y la desu familia, de la migración obrera colonial, diáspora eco-nómica postcolonial y turismo ‘de base’ hablan de lo queHallllamó‘historiasdislocadasyetnicidadeshibridizadas’(1993: 356). Tal como los antropólogos han argumen-tadopormuchosaños(Cohen1974, Macdonald1993), y más recientemente Hall y otros exponentes (Morley y Chen 1996) de los estudios culturales en Gran Bretaña lohan dejado en claro, las identidades culturales no son in-herentes, definidas o estáticas: son dinámicas, fluidas, y 
130
Capítulo 3: La construcción del otro por la desigualdad
5
No intentaré resumir todos los debates de los ’70 en la antropología norteamericana, británica y francesa sobre dónde residía la ‘cultura’ –en unaestructura de actual relaciones sociales (Radcliffe-Brown), en un conjunto subyacente de valores, ideas y principios que informaban todos los do-minios de la organización social, económica ypolítica (Evans-Pritchard), en unpatrón superorgánico de fuerzas abstraído de eventos ycomporta-miento observados (Kroeber), en un plano de sistemas de símbolos culturales (Schneider), en los procesos de la mente humana que producensistemas simbólicos formalmente similares (Lévi-Strauss), en las mentes de los individuos, como un algoritmo etnográfico de lo que necesitan sa-ber para operar como miembros de la sociedad (Goodenough), o como sistemas interconectados de signos comprensibles, a través de los cuales laacción simbólica pública puede ser interpretada (Geertz). Existen numerosos resúmenes de ese tipo, como por ejemplo Keesing (1974).
6
Encontrasteconlausualdelineacióndeungiroenantropologíadeestructuraasignificado,alcentrarmeenelartículodeAsad,estoydandosigni-ficación a un giro de ‘significados esenciales’ a ‘disputa’.

Activity (18)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Gabriela Yar liked this
vicacarreto liked this
Sergito1975 liked this
Mercedes Biocca liked this
Evelyn Ferreira liked this
Beatriz liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->